PortadaChinaEconomíaMundoIberoaméricaOpiniónCiencia-TecDeportesCultura-EntreSociedad-SaludVídeo

Información Bilingüe

Actualizado a las 2011:03:09.14:20

La estabilidad pesa más que la política callejera

El mantenimiento de la estabilidad se ha convertido en un tema candente para la sociedad china. Todos los chinos se preocupan por la estabilidad nacional, cuya garantía resulta un imperativo en momentos en que surgen varias corrientes de pensamiento.

Recientemente, las autoridades chinas han tomado medidas con el apoyo mayoritario de la población para disuadir a un reducido número personas que se han lanzado a impulsar la “política callejera” en varias ciudades.

Por otra parte, en atención a su tamaño y ritmo de evolución, la sociedad china ha incrementado su nivel de tolerancia hacia estos perturbadores, lo cual también resulta de notable importancia para la estabilidad del país.

La “estabilidad absoluta” no debe ser una meta. La “paz absoluta” es tan preocupante como el “caos”, porque la primera indica que se está ocultando o se está suprimiendo algo, hasta que estalle en algún momento.

Y no es que defendamos la “política callejera,” pero sí consideramos que la prevención y el control de esa expresión deben convertirse en un elemento de vida social que no revista preocupaciones para la población.

La estabilidad de China a largo plazo depende en lo fundamental de que mejoren de continuo los niveles de vida de su población y crezca el poderío integral del país. Sin embargo, la estabilidad de un país no sólo se vincula a su “ausencia de incidentes” en la cotidianidad, sino que se relaciona asimismo con los sentimientos y estados de opinión del público sobre esa situación.

Hoy por hoy, China sobresale en el concierto mundial como una de las naciones con mayor grado de estabilidad, a pesar de que varias personas adoptaron una actitud de confrontación política en la calle, ofreciendo lo más semejante a un “performance”. Pero lo ocurrido no pasó de ser un episodio ocasional, que se inscribe dentro del rango de tolerancia que se puede permitir nuestra sociedad.

El Gobierno y la sociedad deben tener confianza en que estos incidentes no serán de mayor trascendencia, seguros de que los perturbadores no conseguirán el apoyo de la mayoría.

Para un país grande como China, no siempre resulta fácil mantener la estabilidad. Sin embargo, también creemos que puede ser aún más difícil perturbar dicho orden. Debemos convivir con la realidad de que no todos aceptan de buen grado a las autoridades, y no necesitamos esconder que existen opositores en China.

Lo que constituye un hecho incontestable es que la mayoría del pueblo de China apoya al Gobierno. Ello explica lo exiguo de las manifestaciones referidas.

Tal noción permite concluir que China es un país donde abundan los elementos estabilizadores, y si bien todos los países enfrentan alguna posibilidad de caer en la inestabilidad, no será China la que encabece la lista.(Pueblo en Línea)

09/03/2011

Noticias relacionadas
·Una jubilación con igualdad de género
·¡Delegados, no le teman a la prensa!
·El futuro está en las energías alternativas
·No valen banderas rojas si la corrupción no tiene color
·Sector estatal debe ponerse al día sobre cambios del país
 Más  
  • Comentario
  • Nombre y apellido           Anónimo
Noticias de PCCh