PortadaChinaEconomíaMundoIberoaméricaOpiniónCiencia-TecDeportesCultura-EntreSociedad-SaludVídeo

Información Bilingüe

Actualizado a las 2011:03:23.16:26

El humanitarismo, cortina de humo para atacar a Libia

Tras calificar de exitosas sus incursiones militares iniciales contra territorio de Libia, la fuerzas castrenses de EE.UU, Gran Bretaña y Francia han encarado una creciente oposición por parte de la comunidad internacional, que se cuestiona la legitimidad de tales operaciones ante el gran número de civiles muertos y heridos que han dejado los ataques.

Los argumentos occidentales, en el sentido de que se trata de ataques de tipo “quirúrgico” contra instalaciones de defensa enemigas, en procura de garantizar la zona de exclusión aérea y evitar el avance de las tropas de Muamar el Gadafi hacia Bengasi, han sido puestos en tela de juicio, habida cuenta de que en apenas un día perecieron por la arremetida occidental 64 libios, mientras que otros 150 quedaron heridos, de acuerdo con la televisión estatal del país norafricano. Todo apunta a un posterior incremento en el saldo de bajas civiles, ya que las operaciones tienden a extenderse gradualmente. Para colmo, los efectivos de Gadafi no se han detenido.

Desde la óptica occidental, la zona de exclusión aérea evitaría una catástrofe humanitaria en Libia y nuevas víctimas civiles a manos de Gadafi. Sin embargo, la realidad es que el número de muertos y heridos a consecuencia de los ataques aéreos aliados supera la cifra de muertes supuestamente ocurridas antes del ataque. Súmese a ello que el conflicto interno libio conduciría eventualmente a un mayor involucramiento occidental y, por consiguiente, a la temida catástrofe.

La cortina de humo de la intervención por causas humanitarias sirvió de socorrido recurso a Occidente en los años 90 del siglo XX, en la ex Yugoslavia. El argumento salió a relucir de nuevo en 2003, con la invasión a Irak, donde los resultados bordean el descalabro. En ambos casos, el común denominador fue procurar el derrocamiento del poder político, a lo cual siguió mayor agitación. La experiencia histórica sugiere que la llamada intervención humanitaria es apenas un asidero moral para consolidar aviesos intereses políticos y económicos, en busca de recursos como el petróleo, o de apuntalar cierta hostilidad ideológica contra figuras incómodas para Occidente al estilo del ejecutado líder iraquí Saddam Hussein, o el libio Muammar el Gadafi.

【1】 【2】

Noticias relacionadas
·¡Persignaos, mortales, que se acerca el 2012! (primera parte)
·La política detrás de los ataques contra Libia
·Una crisis a la medida del consumidor
·Violencia doméstica a debate
·Libia: Otra vez el mismo cuento
 Más  
  • Comentario
  • Nombre y apellido           Anónimo
Noticias de PCCh