PortadaChinaEconomíaMundoIberoaméricaOpiniónCiencia-TecDeportesCulturaSociedad-SaludVídeoÚltimas noticias

Información Bilingüe

Actualizado a las 2011:05:09.17:16

Responsabilidades de EEUU hacia Pakistán en la lucha antiterrorista


La muerte de Osama bin Laden ha provocado numerosos comentarios sobre el papel que desempeñó Pakistán en la operación estadounidense contra el líder de Al Qaeda, hecho que ha supuesto una reevaluación de las relaciones de EEUU con el país asiático. A este tenor, el Congreso estadounidense ha convocado audiencias sobre Pakistán y Afganistán. Por su parte, las autoridades militares paquistaníes también han abordado las secuelas que pudieran derivarse de la operación castrense inconsulta de EEUU en su territorio.

Los estadounidenses ponen en dudas el alegado desconocimiento de la inteligencia paquistaní sobre el paradero de Bin Laden en el país, e incluso aventuran que pudo haberle facilitado refugio. También se preguntan hasta qué punto resulta viable que EEUU mantenga la colaboración en la lucha antiterrorista con Pakistán, pues al abatir a Bin Laden EEUU ha demostrado su capacidad para alcanzar sus metas con recursos propios.

El director de la CIA, Leon Panetta, afirmó que Pakistán no conocía detalle alguno sobre la operación de EEUU, el cual temía que la parte paquistaní divulgara informaciones. En un artículo publicado en el Washington Post, el presidente paquistaní, Asif Ali Zardari, dice que son infundadas las críticas a Pakistán, en el sentido de que éste carece de iniciativa antiterrorista. En el comunicado conjunto publicado tras la reunión de consulta sobre la defensa EEUU-Pakistán, ambas partes eluden mencionar las divergencias y se limitan a declarar que la operación antiterrorista contra Bin Laden ha mostrado la importancia de la colaboración bilateral.

Las diferentes declaraciones de ambos países han corroborado la profunda desconfianza recíproca y las graves divergencias entre ellos. La decisión unilateral de EEUU de abatir a Bin Laden ha puesto a Pakistán en un atolladero. Si reconoce que debió ayudar a EEUU en la operación, estaría condonando la violación de su jurisdicción territorial soberana, con lo cual devendría blanco de la revancha de Al Qaeda. Si no lo hace, quedarán al descubierto las contradiciones estratégicas entre ambos países y sus divergencias en la lucha antiterrorista. El jefe del Estado Mayor del ejército paquistaní, el general Ashfaque Pervez Kayani, dijo que cualquier acción violatoria de la soberanía paquistaní obligará a su país a reevaluar la cooperación con EEUU en los terrenos militar y de información.

Es imperativo que EEUU aquilate en todo su alcance las contribuciones y sacrificios paquistaníes en la lucha contra el terrorismo. En los últimos diez años, las autoridades paquistaníes han abatido o detenido a más de 400 integrantes de Al Qaeda, incluidos presuntos cabecillas acusados de los ataques del 11-S, como Khalid, al costo de las vidas de más de 3.000 militares y policías paquistaníes. Las cifras reveladas por Islamabad muestran que las pérdidas económicas originadas directa e indirectamente por el terrorismo durante los últimos diez años alcanzan los 100.000 millones de dólares, cifra que supera con mucho los 20.000 millones de dólares de ayuda estadounidense en el mismo periodo. Las autoridades paquistaníes también han pagado caro en el terreno socioeconómico, con un desarrollo social desordenado, un empeoramiento de la situación de seguridad y el aumento de la cifra de refugiados tribales. A partir de 2004, EEUU envió aviones sin tripulación a bombardear zonas tribales paquistaníes, dejando un saldo en muertes de civiles, si bien se abatieron asimismo unos 1.000 terroristas. Como país en la avanzada antiterrorista, Pakistán ha hecho notables contribuciones.

Al diseñar su estrategía antiterrorista tras la muerte de Bin Laden, algunos políticos y académicos estadounidenses han propuesto desencadenar operaciones especiales unilaterales y tácticas de asesinatos selectivos. Esto podría ser muy peligroso. El hecho de que EEUU recurra al uso unilateral de la fuerza armada en la lucha antiterrorista, desatendiendo la ley internacional y la soberanía e integridad territoriales de otros países, causará inmensas calamidades futuras.

EEUU ha declarado que retirará gradualmente sus tropas de Afganistán a partir de julio de 2011. Con la muerte de Bin Laden, es posible que EEUU acelere la aplicación de la estrategia de retirada en Pakistán y Afganistán. Pakistán desempeñará un importante rol en la seguridad regional y la lucha internacional contra el terrorismo. EEUU debe adherirse al principio de respetar la soberanía de Pakistán, ayudarle a hacer realidad la estabilidad política social y la recuperación económica y arrancar de raíz el terrorismo y extremismo regionales. Esta es la responsabilidad que debe asumir un país grande. (Pueblo en Línea)

09/05/2011

Noticias relacionadas
·China vista por la prensa extranjera
·Instalaciones públicas para todos
·Por unas finanzas limpias
·Los malos ejemplos crecen como la verdolaga
·Pequeñas empresas necesitan de apoyo estatal para pagar salarios justos
 Más  
  • Comentario
  • Nombre y apellido           Anónimo
Noticias de PCCh