PortadaChinaEconomíaMundoIberoaméricaOpiniónCiencia-TecDeportesCulturaSociedad-SaludVídeoÚltimas noticias

Información Bilingüe

Actualizado a las 2011:05:12.16:00

Un antídoto contra el afán de lucro en la educación

La escritora Wang Li está decidida a redescubrir el estilo de educación que predominaba en los años 20 y 30 del siglo pasado. Su libro “En busca de la tradición docente perdida” merece atención, y no sólo por parte del Gobierno, sino también de los padres.

Lo que otorga trascendencia a su investigación son sus propias experiencias como maestra de primaria y profesora de secundaria, de ahí su conocimiento de causa sobre los problemas que lastran nuestro sistema educativo.

Lo que el sistema de educación tradicional exigía de los alumnos hace casi un siglo es lo que falta a muchos de sus pares contemporáneos. Las exigencias del pasado no han perdido vigencia hoy.

Tal parece que las comodidades y riquezas materiales que han mrchado parejas al desarrollo industrial han minado nuestra capacidad de ampliar la mente en lo tocante al progreso social. La educación no es excepción en ese sentido.

La tradición perdida, que ponía el énfasis en dotar al estudiante de suficientes cualidades, de modo que fueran capaces de colocar su granito de arena en la construcción de un mundo mejor, debe recuperarse, para que la misma ejerza función de antídoto contra una educacióna que pone el acento en preparar bien al educando para aprobar exámenes.

Es compresnible que los padres quieran que sus hijos sean los mejores y obtengan el máximo de la vida. Sin embargo, el mundo sería un lugar mucho más habitable si la mayoría de la gente dejara de pensar solamente en lo que pueden conseguir, en lugar de analizar qué pueden dar.

Tanto padres como escuelas deben desarrollar una visión que les permita ir más allá del beneficio inmediato que puede suponer una buena nota de examen para los estudiantes y sus centros docentes.
Para lograr este objetivo, no sólo se impone rediseñar el sistema educacional, se requieren además esfuerzos para generar un ambiente en el cual no hagan falta clases adicionales que supongan una presión sobre padres y alumnos. En resumen, que las escuelas no deben ser una industria que ponga las ganancias como prioridad suprema.(Pueblo en línea)
12/05/2011

Noticias relacionadas
·Preocupante tendencia entre ginecólogos
·Detrás de la bella golosina está el peligro
·La batalla por los alimentos seguros (3)
·La batalla por los alimentos seguros (2)
·La batalla por los alimentos seguros
 Más  
  • Comentario
  • Nombre y apellido           Anónimo
Noticias de PCCh