PortadaChinaEconomíaMundoIberoaméricaOpiniónCiencia-TecDeportesCulturaSociedad-SaludVídeoÚltimas noticias

Información Bilingüe

Actualizado a las 2011:05:16.17:21

Hurto de reliquias en Ciudad Prohibida es falta de sentido de responsabilidad

Por Li Hongbing

Con el robo de objetos exhibidos en el Museo de la Ciudad Prohibida de Beijing, ha quedado al decubierto la carencia de sentido de responsabilidad por la seguridad de las reliquias culturales e historicas.

También es necesario elevar el nivel cultural, enfatizar la naturaleza cultural pública de la Ciudad Prohibida y mejortar el nivel de servicio del estabecimiento, como portadora simbólica de la civilización y cultura chinas.

Reliquias culturales e históricas tales como la Ciudad Prohibida y la Gran Muralla, así como todos los objetos que los antiguos chinos usaban en su cotidianidad dan fge de lo expresado, según afirma el famoso estudioso Liang Suming. Los chinos abrigan muy profundos sentimientos por las reliquias arqueológicas, explica Li.

Lo más preocupante para la soceidad china es que un ladrón “no muy profesional” logró sustraer reliquias en un museo tan herméticamente guardado como la Ciudad Prohibida, dotada de más de un millón de reliquias y medio millón de libros y archivos antiguos, todos de altísimo valor cultural e histórico. Desde luego, hay muchos museos de fama internacional que han sufrido pérdidas por el hurto. E incluso, no faltan quienes afirman que muchos casos de robo de reliquias estrictamente guardadas han sido cometidos por ladones “estúpidos”. Esto muestra que no son suficientes las sofisticadas instalaciones contra el robo, pues lo más importante es elevar el sentido de responsabilidad del personal a cargo de los museos. Hay un dicho chino según el cual “no es demasiado tarde para reparar el redil aun después de que las ovejas se hayan perdido”. Más vale tarde que nunca, hay que atender siempre a esta lección.

La dirección del Museo de la Ciudad Prohibida obsequió una bandera de seda en señal de gratitud y elogio al Departamento Municipal de Seguridad Pública de Beijing, que esclareció el robo en 58 horas.

Otro aspecto que ha generado crítica es la tentativa de abrir un exclusivo club en unos de los palacios de la Ciudad Prohibida, el Jingfugong, convirtiéndolo en un salón confortable para las reuniones de los magnates adinerados. La Ciudad Prohibida, reliquia bajo protección especial estatal y sede del Museo Nacional China, es de propiedad pública y la decisión de su uso debe ser tomada de manera transparente y bajo la vigilancia pública. Por eso, hay que fortalecer la conciencia sobre el uso de los bienes de esta índole.

Gracias a los arduos esfuerzos de los arquólogos, valiosas reliquias como las ruinas de la dinastía Yin, los Guerreros de Terracota, la Gran Muralla y la Ciudad Prohibida, están bien protegidas a pesar de su existencia milenaria. Los trabajadores son dignos de respeto. Hay que hacer mayores esfuerzos para elevar el nivel cultural, enfatizar la naturaleza cultural pública de la Ciudad Prohibida y mejorar el nivel de servicio del establecimiento. (Pueblo en Línea)

16/05/2011

Noticias relacionadas
·Pakistán hace aportes notables a lucha antiterrorista
·¿Quién sustituirá a bin Laden?
·El diálogo entre China y EEUU por buen camino
·La democracia de base pone a prueba las capacidades de los idealistas
·La verdad es la mejor forma de evitar perjuicios
 Más  
  • Comentario
  • Nombre y apellido           Anónimo
Noticias de PCCh