PortadaChinaEconomíaMundoIberoaméricaOpiniónCiencia-TecDeportesCulturaSociedad-SaludÚltimas noticias

Información Bilingüe

Actualizado a las 2011:07:26.15:14

Garantizar la seguridad es la mayor prioridad de los trenes de alta velocidad


La noche del 23 de julio, una colisión de trenes en la línea Ningbo-Wenzhou dejó un saldo de 35 muertos y 192 heridos. La seguridad del ferrocarril se ha convertido en el foco de atención de todo el país. Dos días antes del accidente, el portavoz del Ministerio de Ferrocarriles hizo declaraciones con respecto a los fallos en la línea de alta velocidad entre Beijing y Shanghai, y expresó que el ministerio está llevando a cabo una investigación para inspeccionar de manera completa los problemas de las instalaciones, para acortar el periodo de rodaje y entrar en un funcionamiento estable lo más pronto posible. Inesperadamente sucedió el accidente de la línea Ningbo-Wenzhou, la lección fue muy dolorosa.

Aunque tenemos razones para estar orgullosos de que China se haya convertido en el país en donde las líneas de ferrocarril de alta velocidad se han desarrollado con mayor rapidez, e incluso los occidentales no dudan de que “China realmente está liderando al mundo”. Sin embargo, en comparación con los países desarrollados, los ferrocarriles de alta velocidad en China llevan poco tiempo. Aunque el ministerio dice que pronto se entrará en la “era de la alta velocidad”, todavía queda un largo camino por recorrer para llegar al mismo nivel en lo que respecta al sentido de servicio, normas de seguridad y gestión de seguridad, entre otros puntos.

Si vemos que los ferrocarriles chinos ocupan el primer puesto en cuanto al kilometraje a nivel mundial, debemos tener en cuenta que sólo la velocidad no es suficiente, sino más bien hay que poner la mano en el corazón y preguntarse: ¿es realmente meticuloso y preciso el sistema de funcionamiento de los trenes de alta velocidad? ¿Son suficientes los planes de emergencia por adversidades climáticas? ¿Es lo suficientemente seguro el equipamiento técnico para hacer frente a las emergencias y para funcionar sin problemas? Si se corta la electricidad, o se atrasan los trenes, ¿sabemos cómo tranquilizar a los pasajeros o cargar con la responsabilidad de las pérdidas? Por eso, si faltan los planes integrales de contingencia y un servicio de calidad, decir que nuestro servicio “está orientado a las personas”, ¿no es una mentira?

Aunque los trenes de alta velocidad cuentan con la más alta tecnología, son un nuevo medio de transporte y no es raro que se puedan producir algunos desperfectos en su funcionamiento. Anteriormente, para garantizar la “absoluta seguridad” de estos trenes, se bajó la velocidad durante una oportunidad. Esta medida no provocó la crítica o el descontento del público, porque fue una muestra de que la seguridad es lo más importante, y esta es justamente la principal exigencia de los pasajeros. Más bien, la reducción de la velocidad fue el primer paso racional en el desarrollo de trenes de alta velocidad. Si luego de bajar la velocidad, todavía se produjeron tantos problemas, esto señala que todavía hay mucho que aprender acerca de la seguridad. Sobre todo, luego de una investigación completa sobre el accidente del 23 de julio, debemos aprender la lección y hacer de la seguridad nuestra prioridad número uno, para que no ocurra más una tragedia similar.(Pueblo en Línea)

26/07/2011

Noticias relacionadas
·Escapemos de la “paradoja de Huntington”
·Ayuda a la pequeña empresa
·Socio responsable para el crecimiento
·Razones para el empeño chino en su cooperación pragmática con la ANSEA
·El“poder disuasivo de Internet” es un juego peligroso
 Más  
  • Comentario
  • Nombre y apellido           Anónimo
Noticias de PCCh