PortadaChinaEconomíaMundoIberoaméricaOpiniónCiencia-TecDeportesCulturaSociedad-SaludÚltimas noticias

Información Bilingüe

Actualizado a las 2011:08:04.16:49

Hora de reconsiderar la compra de activos de EEUU

Por Dean Baker

A pesar de que el Gobierno chino ha expresado sin ambages su incomodidad por la posibilidad de que EEUU se declare incumplidor en los pagos que adeuda a la nación asiática, no es menos evidente que las preocupaciones de China no son un factor importante en la política de EEUU.

EEUU siempre ha sido un país increíblemente insular. La abrumadora mayoría de su público tiene intereses muy reducidos respecto al acontecer exterior, a menos que el mismo afecte directamente a la nación.

Predomina entre los estadounidenses también un grado notable de ignorancia sobre el resto del mundo, y no sólo en lo que compete al público en general, sino que se extiende por igual a nuestros líderes políticos.

Consecuentemente, cuando otros países esgrimen preocupaciones por las posibles consecuencias que les pueden acarrear las políticas domésticas de EEUU, lo más probable es que sus quejas sean ignoradas, por decir lo menos. O tanjantemente rechazadas en otros casos. La respuesta al malestar chino por su deuda con EEUU queda en algún punto intermedio entre estas dos posiciones.

La visión de que el déficit del Gobierno de EEUU constituye un problema porque buena parte de esa suma se le adeuda precisamente a China, no es sólo un argumento que esgrimen unos pocos xenófobos. A menudo el aserto encuentra eco en círculos respetables, en las voces de líderes políticos y en los textos de respetados columnistas. Dicho argumento encierra un razonamiento increíblemente confuso.

Las solicitudes de préstamos de EEUU a China se vinculan a su déficit comercial, no a su déficit presupuestario. El déficit comercial es el que garantiza a China los dólares que le permitirán comprar activos de todo tipo a EEUU, incluidos los bonos del Gobierno estadounidense. Sin embargo, la predisposición de prominentes políticos estadounidenses a apoyarse en una premisa obviamente engañosa para hacer valer sus preocupaciones respecto a China, demuestra hasta qué punto llega la ojeriza que en los mentideros políticos estadounidenses vende la imagen de China como enemigo.

Cualquier amenaza de que China dejaría de comprar la deuda del Gobierno carece de sustento real. Lo que sí podría producirse a la larga es una apreciación del yuan contra el dólar.

La respuesta que se brinde a China por sus preocupaciones en lo tocante al riesgo de impagos por parte de EEUU puede devenir enseñanza para sus diseñadores de políticas, al demostrarles que su actual tendencia a comprar masivamente los activos de EEUU, en lo que constituye una forma de apoyar el valor del dólar, no es una estrategia viable a largo plazo, por razones políticas y económicas. Entender esta particularidad sería un resultado muy positivo en medio de tanto desbarajuste. (Pueblo en Línea)

04/08/2011

El autor es co-director del Centro para las Investigaciones Económicas y Políticas en Washington, D.C.

Noticias relacionadas
·Honradez y emergencias
·Precios inmobiliarios en la encrucijada
·La saga de un continente llamado África
·Sólo el diálogo podrá resolver la situación en Libia
·Las relaciones China-EEUU requieren de nuevo pensamiento y nuevas acciones para progresar
 Más  
  • Comentario
  • Nombre y apellido           Anónimo
Noticias de PCCh