PortadaChinaEconomíaMundoIberoaméricaOpiniónCiencia-TecDeportesCulturaSociedad-SaludÚltimas noticias

Información Bilingüe

Actualizado a las 2011:08:09.16:50

Legado de un sueño deportivo

Los aniversarios constituyen hitos arbitrarios en el tiempo, pero también nos ofrecen la oportunidad de establecer conexiones desde una perspectiva más amplia y reflexionar sobre ellas. Vistos con el lente de la individualidad, los efectos de la Olimpiada de China como un todo se pueden medir de varias maneras tangibles.

Nadie habrá olvidado que los preparativos infraestructurales para los Juegos de Beijing desataron más de una agria polémica, porque traían aparejado el desplazamiento de muchos residentes de la urbe. Aunque sigue pendiente un cálculo certero de las posibles pérdidas arquitectónicas derivadas del plan de trabajo, sí es posible calibrar ya las ventajas que para la infraestructura dejó el magno evento deportivo. Los icónicos Nido de Pájaros y Cubo de Agua han devenido dos de las más visitadas atracciones turísticas de Beijing. Colocados sobre el mismo eje de norte a sur que el Museo del Palacio Imperial, estos monumentos al diseño e ingeniería modernos señalan hacia el futuro de China, a la vez que honran su pasado.

Otros legados físicos de la Olimpiada que continúan beneficiando a China incluyen la ampliación del sistema del tren subterráneo, que ha facilitado en gran medida el traslado de pasajeros por toda la ciudad.

El legado olímpico se debe medir tanto por el qué sucedió como por lo que no ocurrió.

Como resulta imposible ignorar la presencia del terrorismo internacional y doméstico, como amenaza latente sobre todos los acontecimietnos de gran escala, la seguridad se convierte en incómoda pero imprescindible prioridad. A excepción de incidentes aislados, es preciso reconocer que los organizadores de los Juegos de Beijing garantizaron la seguridad de las sedes. Beijing ofrece en ese sentido un ejemplo a seguir para todas las futuras ciudades anfitrionas, Londres incluida, de cómo conseguir el éxito sin hacer concesiones al miedo.

El éxito de la Olimpiada de Beijing demuestra que China no necesita seguir dando muestras de su capacidad. En una reciente visita a Shanghai, Jacques Rogge, presidente del Comité Olímpico Internacional, COI, dijo que también esa ciudad china tiene la capacidad para acoger los Juegos Olímpicos. Y, cosa rara, a los chinos parece no causarles sorpresa el elogio. De hecho, la mayoría de los internautas chinos han dicho que las inconveniencias asociadas a tales acontecimientos sobrepasan las ventajas. La confianza creciente de la comunidad internacional en la capacidad de China y el escepticismo de sus ciudadanos respecto a tales acontecimientos, demuestran hasta qué punto el poderío y la capacidad han cambiado de manos en apenas tres años.

Tras cumplirse otro aniversario de los Juegos Olímpicos de 2008 , se han producido otros momentos definitorios en la historia deportiva china. Hace apenas dos semanas, el abanderado en la apertura de esa olimpiada, el basquebolista Yao Ming, se retiró de la NBA. Aun cuando Yao es ya un veterano, solamente tiene 30 años, una edad en extremo joven para la jubilación de cualquier persona fuera del mundo de los deportes. En menos que una década, Yao se anotó éxitos rayanos en el milagro. Su fama y renombre le convirtieron en el más exitoso de los embajadores culturales de China.

En momentos en que las relaciones entre China y Occidente siguen siendo complicadas, la modesta afabilidad de Yao desafió las visiones estereotipadas que el segundo ha mantenido sobre el país asiático. Con su exitoso desempeño dentro y fuera de las canchas, Yao disipó las dudas iniciales sobre su capacidad para romper esquemas y adaptarse al estilo agresivo y a la cultura egocéntrica de la NBA. Y más allá de sus victorias personales, queda su legado como inspirador de mayores conexiones entre los seres humanos. (Pueblo en Línea)

09/08/2011

Noticias relacionadas
·La necesaria transparencia
·Menos grasa
·El Gobierno está en el deber de responder a las necesidades públicas
·Las angustias de la humanidad
·Mercados bursátiles desconfían de EE.UU. y Europa
 Más  
  • Comentario
  • Nombre y apellido           Anónimo
Noticias de PCCh