PortadaChinaEconomíaMundoIberoaméricaOpiniónCiencia-TecDeportesCulturaSociedad-SaludÚltimas noticias

Información Bilingüe

Actualizado a las 2011:08:12.11:12

Un espectáculo diferente

Por Dao Kou

¿Qué significa la apertura de los Juegos Mundiales Universitarios en Shenzhen, cuna de la reforma y apertura de China? El Comité de la Universiada de Shenzhen propuso un eslogan muy adecuado: “Aquí comienza un espectáculo diferente”.

Las Universiadas son una gran reunión de atletas universitarios de todo el mundo, cuyo tema principal gira en torno al intercambio, la amistad, la juventud y la salud. Excepto algunas disciplinas, el nivel de competición es claramente inferior al de las Olimpíadas y por eso el efecto de las medallas de oro será menor. En los últimos años, hemos prestado demasiada atención a la cantidad de medallas de oro obtenidas en las competencias deportivas, y esto ha generado un efecto secundario. En los medios de comunicación sólo importan los ganadores y los perdedores son considerados “enemigos”. De hecho, el padre de las Olimpíadas, Pierre de Coubertin, desde un comienzo mencionó que “participar es más importante que el juego en sí”. Sin embargo, ya han pasado más de cien años. A medida que el espíritu olímpico se va erosionando sin parar y se vuelve cada vez más comercial, hace que muchas personas olviden el objetivo final del espíritu olímpico.

Además, hay un fenómeno digno de mencionar. A medida que más y más competiciones se llevan a cabo en China, los organizadores quieren superar a los Juegos Olímpicos de Beijing, ya sea en el tamaño de los estadios o la utilización de equipos de alta tecnología durante la ceremonia de apertura, que dejan a todos deslumbrados. Esto obliga a gastar enormes sumas de dinero. Aunque China se ha enriquecido bastante, todavía hay muchas regiones pobres en el centro y oeste del país. Allí mucha gente apenas ha solucionado el problema de subsistencia mínima en cuanto a comida y albergue, ni hablar de tener un mínimo de vida relativamente acomodada. Esto nos exige no olvidar la difícil misión que todavía tenemos que recorrer. Los esfuerzos de Shenzhen son dignos de ser elogiados: se construyó un escenario con botellas viejas y la ceremonia de clausura se realizó en un parque.

En 1997 tuve la oportunidad de cubrir la 19ª edición de los Juegos Mundiales Universitarios en la isla de Sicilia, Italia. Aunque los estadios no eran lujosos y la ceremonia de apertura fue bastante sencilla, me dejaron una profunda impresión.

En 1990, Beijing organizó los Juegos Asiáticos. Esa fue la primera vez que se realizaba en China un evento deportivo internacional de gran magnitud. Han pasado 20 años y numerosas ciudades del país se han preparado para organizar grandes acontecimientos deportivos. Parece ser la norma. Sin embargo, no debemos olvidar nunca que somos 1.300 millones de chinos y que todavía estamos en la etapa inicial del socialismo. Los organizadores y patrocinadores de todos los espectáculos deportivos deben tener esto en cuenta.(Pueblo en Línea)

12/08/2011

Noticias relacionadas
·Análisis: ¿Puede España seguir obteniendo financiación en los mercados?
·Los intelectuales necesitan un pensamiento independiente
·Sin tiempo para la complacencia
·El drama de la democracia en el teatro del terrorismo
·Gran interés mundial por los bonos en RMB
 Más  
  • Comentario
  • Nombre y apellido           Anónimo
Noticias de PCCh