PortadaChinaEconomíaMundoIberoaméricaOpiniónCiencia-TecDeportesCulturaSociedad-SaludÚltimas noticias

Información Bilingüe

Actualizado a las 2011:08:12.16:55

Revueltas en el Medio Oriente: lo extrordinario se hace rutina

Por Wu Jainmin

Las revueltas del Medio Oriente, foco de la atención internacional desde su estallido, han llegado a lo que se puede calificar de punto muerto. Al principio, algunos medios de prensa occidentales afirmaron que se trataba de una oleada democrática que barría al mundo árabe, como preámbulo a la aceptación tácita de los valores occidentales. Pasados unos seis meses, sin embargo esta afirmación comienza a perder validez.

Al entrevistarse con el autor de este artículo en una conferencia internacional celebrada en julio de 2011 en París, algunas personalidades árabes compartieron la opinión de que es imposible que el mundo árabe vuelva a su situación anterior. El cambio de la situación se debe principalmente a los factores internos de la zona, tales como el lento desarrollo económico, el aumento poblacional y el creciente desempleo. Cade vez más jóvenes graduados universitarios están sin empleo. La corrupción desconcierta a la juventud. Las recientes revueltas en el Oriente Medio muestran el anhelo de las sociedades de cambiar la situación.

A juzgar por la actual situación del Oriente Medio y Africa del Norte, las revueltas del mundo árabe podrían permanecer en el actual punto muerto durante largo tiempo. Es preciso que se genere una conciencia sobre el carácter prolongado de esta preocupante situación.

En la comunidad internacional prima la opinión de que los problemas económicos son el sustrato de las revueltas. Para poner fin a esta situación, es imperativo promover el desarrollo económico y crear más empleos para los jóvenes graduados universitarios. Sin embargo, todavía no se vislumbran perspectivas halagüeñas en ese sentido en la zona. Por su parte, las revueltas han impedido el desarrollo económico. Instituciones de estudios de asuntos árabes han pronosticado que la tasa de crecimiento económico en Jordania, Líbano, Marruecos, Siria y Túnez bajará del 4,4 por ciento en 2010 al -0,5 por ciento en 2011, y la del Egipto podría reducirse al -0,25 por ciento.

Ante la turbulenta situación del mundo árabe los inversionistas internacionales se mantiene expectantes, en tanto se agrava la fuga de capitales hacia otra regiones. No pocos adinerados de la zona se han trasladado al extranjero para protegerse del flagelo. En el primer trimestre de 2011 las reservas de divisas de Egipto se redujeron en más de un 30 por ciento. En el referido periodo de tiempo, un total de 30.000 millones de dólares fueron retirados del país árabe. Las bolsas de los países árabes sufrieron graves caídas. El valor del mercado egipcio ha descendido en un 23 por ciento, en comparación con la etapa anterior a la crisis. Se pronostica asimismo que la inflación monetaria de la zona superará el 12 por ciento para finales del año.

Egipto y otros países árabes dependen en gran margen de la ayuda occidental para su desarrollo. Sin embargo, se ha desacelerado la recuperación económica occidental y continúa la crisis de deuda en EEUU y Europa. La gente se preocupa de que EEUU y los países europeos sufran una recaída recesionista. Es casi imposible que los países occidentales destinen fondos para apoyar a los países árabes sumidos en la agitación.

Hasta ahora la mayoría de los países árabes envueltos en conflictos no han llegado al punto de la guerra, pues las diversas fuerzas políticas parecen apegadas a la vía pacífica, en su afán por alcanzar el poder del que estuvieron apartados por largo tiempo. Sin embargo, no es fácil formar un partido político bien organizado, elaborar un programa político capaz de granjearse el apoyo de las masas populares y conducir al país por el camino de la recuperación económica y el desarrollo.

En junio de 2011, el autor de este artículo tuvo la oportunidad de intercambiar opiniones sobre la situación del Oriente Medio con el doctor Henry Kissinger. Este se mostró pesimista al respecto. La situación de la zona, dijo, es como una obra teatral de cinco actos, de los cuales se acaba de iniciar el primero. Todavía queda un largo trecho por recorrer y es difícil pronosticar desenlaces, explicó.

El mundo depende en gran margen del Oriente Medio para cubrir sus necesidades energéticas, pues esa zona está dotada de la mayor abundancia de recursos de hidrocarburos. En consecuencia, sólo cabe desear que la zona se mantenga estable y que no se interrumpa el abastecimiento. Este deseo común debe actuar como el mayor acicate para seguir impulsando la cooperación internacional. (Pueblo en Línea)

12/08/2011

(El autor del artículo, Wu Jianmin, comentarista especial del Diario del Pueblo, también catedrático y subdirector de la Academia Europea de Ciencias.)

Noticias relacionadas
·Los 5 aspectos más llamativos de la ceremonia de apertura de los Juegos Mundiales Universitarios de Shenzhen
·Un espectáculo diferente
·Análisis: ¿Puede España seguir obteniendo financiación en los mercados?
·Análisis: ¿Puede España seguir obteniendo financiación en los mercados?
·Los intelectuales necesitan un pensamiento independiente
 Más  
  • Comentario
  • Nombre y apellido           Anónimo
Noticias de PCCh