PortadaChinaEconomíaMundoIberoaméricaOpiniónCiencia-TecDeportesCulturaSociedad-SaludÚltimas noticias

Información Bilingüe

Actualizado a las 2011:08:12.17:13

El golf o el agua

El desarrollo de campos de golf es un claro ejemplo de cómo algunos gobiernos locales están dispuestos a alcanzar un interés inmediato al costo de la sostenibilidad.

Teniendo en cuenta el hecho de que 400 de las más de 600 ciudades en China sufren de escasez de agua, el acelerado agotamiento del manto freático para mantener el verdor de los cientos de campos de golf podría tener graves consecuencias para muchas ciudades en un futuro próximo.

Beijing es un ejemplo de ello. Para garantizar el mantenimiento de las áeras verdes durante todo el año, los 60 campos de golf usan cerca de 40 millones de toneladas de agua subterránea en esos 12 meses. Esto es igual a la cantidad de agua consumida por más de 1 millón de habitantes al año.

El per cápita de agua disponible en Beijing es de 100 metros cúbicos, sólo una décima parte de la norma internacional, de 1.000 metros cúbicos per cápita. La escasez de agua ha devenido un atolladero para el desarrollo económico y social de la ciudad.

Sin embargo, aún con la deficiencia conocida de este preciado recurso y la prohibición del Consejo de Estado de la construcción de instalaciones deportivas, el número de campos de golf en la capital ha aumentado de 20 en 2004 a 60 hoy en día.

Y Beijing no está sola en este tema. En la septentrional provincia china de Hebei hay cientos de campos de golf que aprovechan los recursos hídricos subterráneos de los que dependen los agricultores locales para irrigar sus cosechas. En algunos lugares, es necesario profundizar más de 100 metros para encontrar agua subterránea.

Uno de los casos más extremos es el de algunos habitantes de la ciudad de Dalian, que carecen de agua potable del grifo, porque la misma se utiliza para regar un campo de golf.

Además, los campos de golf son también contaminantes, por los pesticidas que se utilizan para mantener el buen aspecto del césped.

La sobreexplotación de las aguas subterráneas ha sido un flagelo que amenaza tanto el desarrollo de la industria como la vida de las personas.

Tal vez haya otras maneras de obtener el agua que necesitamos. Algunos sugieren la desalinización de agua de mar. Sin embargo, los recientes derrames de petróleo en la bahía de Bohai y el flujo de las aguas residuales y contaminantes en los océanos significa que tal empeño resultaría un proceso costoso.

Ya es hora de que el Gobierno central adopte medidas enérgicas para reducir el número de campos de golf y castigue a los que dan luz verde a su construcción y el uso de las aguas subterráneas.(Pueblo en Línea)

12/08/2011

Noticias relacionadas
·Hora de tomar medidas
·Revueltas en el Medio Oriente: lo extrordinario se hace rutina
·Los 5 aspectos más llamativos de la ceremonia de apertura de los Juegos Mundiales Universitarios de Shenzhen
·Un espectáculo diferente
·Análisis: ¿Puede España seguir obteniendo financiación en los mercados?
 Más  
  • Comentario
  • Nombre y apellido           Anónimo
Noticias de PCCh