PortadaChinaEconomíaMundoIberoaméricaOpiniónCiencia-TecDeportesCulturaSociedad-SaludÚltimas noticias

Información Bilingüe

Actualizado a las 2011:08:12.17:17

La absurda teoría del “descarrilamiento de la economía china”

Por Qiao Xinsheng

En un comentario publicado el 29 de julio, el periódico inglés The Daily Telegraph afirma que el milagro económico chino se acabó con el accidente de trenes de alta velicidad ocurrido en Wenzhou, en el este de China. También hay medios del ultramar que, al alegrarse por el mal ajeno, aprovechan la oportunidad para difamar a China y expresar su descontento y celos por los progresos del país asiático. Estas acciones han puesto al descubierto su estrechez mental y miopía.

La experiencia de manejar bicicleta indica que hay que conducirla a la velocidad requerida para mantener equilibrado el aparato. China se encuentra en el período inicial de su industrialización. Para crear más empleos y mejorar el bienestar social, China tomó en consideración tanto la eficacia como la igualdad, y actualmente pone énfasis en la igualdad. Ha logrado progresar tras superar las dificultades y problemas. Ha hecho concienzudos esfuerzos por ajustar sus políticas de desarrollo, subrayando el principio de tomar el hombre como lo primordial y de considerar la seguridad de la producción como lo más importante. Aquellos que desatienden intencionadamente estos esfuerzos chinos y califican obstinadamente el accidente del 23 de julio como “muestra en escala reducida de la economía y los problemas sociales de China”, deben tener problemas psicológicos o abrigan intenciones secundarias.

Si fuera verdad el “descarrilamiento económico chino”, propagado celosamente por los medios occidentales, ¿serviría esto para ocultar el titubeo de la economía occidental? Aquí no hace falta ocultar los sangrientos accidentes ocurridos en las numerosas maquiladoras que hubo en la etapa inicial de desarrollo de la economía de mercado occidental. En la época post-industrialización, los países capitalistas occidentales también han encarado numerosos problemas. La agitación del mercado bursátil causado por la rebaja de la calificación crediticia de EEUU y las revueltas en algunas ciudades de Gran Bretaña muestran que el carro económico y social occidental también se descarrila, e incluso se podría volcar, con efectos más desastrosos.

Aparentemente, la absurda metáfora de “descarrilamiento económico chino” serviría de “alerta” a China. Pero aquí se evidencian los deseos de hacer mal a China, aprovechando para difamarla. Este prejuicio les ha impedido juzgar objetivamente los acontecimientos del país.
Entonces, ¿porqué imprecan incesantemente a China, aún cuando sus mentiras han sido rechazadas por los hechos fehacientes?

El desarrollo económico de China en los últimos más de 30 años ha corroborado que pronosticar sucesos al país recurriendo a la ley de desarrollo político y económico occidental no tiene éxito. Tampoco es fácil hacer que ciertos occidentales acepten la realidad. Inevitablemente habrá otros que continúen difundiendo absurdos por el estilo. De otra manera, será repudiada la “verdad” que tanto han propagado.

El hecho que China haya superado a algunos países occidentales en el total del PIB ha provocado naturalmente recelos entre ciertos occidentales. Los chinos serán capaces de fomentar la magnanimidad necesaria sostener una gran nación y encarar los diversos absurdos.

Por su parte, aquellos periodistas occidentales que abrigan prejuicios contra China deberían cambiar su mentalidad anormal y dejar de difundir absurdos. Es preciso que exhiban algo de humanidad en sus comentarios sobre el mal ajeno. Aprovechar los desastres para difundir absurdos contra los países víctimas niega el concepto de valor universal que tanto han propagado los medios occidentales. Es hora de que depongan su aviesa mentalidad. (Pueblo en Línea)

12/08/2011

(El autor de la nota, Qiao Xinsheng, es catedrático de la Universidad Zhongnan de Finanza, Economía y Ciencia Política y Jurídica)

Noticias relacionadas
·Ética moribunda en manos de los médicos
·¿Quién es el verdadero entrometido?
·El golf o el agua
·Hora de tomar medidas
·Revueltas en el Medio Oriente: lo extrordinario se hace rutina
 Más  
  • Comentario
  • Nombre y apellido           Anónimo
Noticias de PCCh