PortadaChinaEconomíaMundoIberoaméricaOpiniónCiencia-TecDeportesCulturaSociedad-SaludÚltimas noticias

Información Bilingüe

Actualizado a las 2011:08:15.14:57

Impulsar la educación rural

La decisión del Gobierno chino de inyectar más dinero a la educación rural es un paso loable para dar mejor uso a las abultadas arcas públicas del país.

Cabe esperar ahora que las autoridades chinas adopten medidas más audaces aún en ese sentido, y que traten de impulsar la igualdad en la educación, con vistas a reducir la brecha de desarrollo entre las zonas rurales y urbanas.

Y lo que resulta aún más importante, el aumento del gasto público en educación es esencial para que el país esté preparado, tanto para los choques a corto plazo, como el que puede derivarse de una posible doble recesión de la economía mundial, como para los desafíos a largo plazo, que entraña la adaptación del crecimiento económico a la realidad de una población envejecida.

El Ministerio de Finanzas anunció el jueves la emisión de 7. 930 millones de yuanes adicionales ($ 1,240 millones) del presupuesto central de este año, con vistas a apoyar la educación obligatoria de nueve años para todos los estudiantes en las zonas rurales del país. El gasto adicional representa un incremento del 20 por ciento de los gastos presupuestarios del Gobierno central en la educación rural de este año.

Es cierto que esta erogación por sí misma hará poca diferencia a nivel de la distribución de recursos educativos entre las zonas rurales y urbanas.

A menos que se produzcan aumentos considerables en los gastos públicos durante décadas, más que años, las instituciones de enseñanza pública rural de China seguirán impedidas de competir con sus contrapartes urbanas.

Sin embargo, la decisón de aumentar el gasto público en la educación rural será bienvenida sobre todo por los maestros y estudiantes de esas zonas. Y es alentador que el Gobierno central haya actuado con un sentido de urgencia.

La asignación de fondos públicos adicionales a la educación rural es el más reciente esfuerzo por parte del Gobierno para aumentar la proporción del gasto fiscal en educación en la economía nacional, llevándolo hasta 4 por ciento para el año 2012.

Este objetivo es uno de los dos considerados como más importantes que la tasa de crecimiento del PIB, según lo expresado por el primer ministro chino, Wen Jiabao, en la Asamblea Popular Nacional, a principios de este año.

Los crecientes ingresos fiscales tiene toda la capacidad para absorber la necesaria expansión del gasto público en la educación.

Durante los primeros siete meses de este año, los ingresos fiscales nacionales subieron en un 30,5 por ciento con respecto al año anterior, para llegar a 6,67 billones de yuanes. Tal crecimiento de los ingresos ha dejado al país con un superávit fiscal de 1,53 billones de yuanes, a pesar de que los gastos se incrementaron en un 29,7 por ciento, hasta 5,14 billones de yuanes en el mismo período.

Dado que la lucha de China contra la inflación no permite la emisión de otro paquete de estímulo basado en la infraestructura, para apuntalar el crecimiento económico en caso de una recaída de la economía mundial, el país está en la capacidad y deber de hacer de la inversión vinculada a la educación un motor clave del crecimiento.

Además, en comparación con la descomunal tenencia de bonos de gobiernos extranjeros de bajo rendimiento, un mayor volumen de gasto público en la educación para mejorar el capital humano en general del país, será una inversión más prometedora, en momentos en que la envejecida población china hace de la transformación del modelo de crecimiento una realidad de cara a las próximas décadas .(Pueblo en Línea)

13/08/2011

Noticias relacionadas
·Combatir el engaño en la vivienda social
·Nuevo embajador, nueva esperanza
·¿Por qué insiste EEUU en recibir más explicaciones sobre el portaaviones chino?
·La cooperación ASEAN+3 es el “motor de Asia Oriental”
·La absurda teoría del “descarrilamiento de la economía china”
 Más  
  • Comentario
  • Nombre y apellido           Anónimo
Noticias de PCCh