PortadaChinaEconomíaMundoIberoaméricaOpiniónCiencia-TecDeportesCulturaSociedad-SaludÚltimas noticias

Información Bilingüe

Actualizado a las 2011:09:29.16:06

Tiangong-1, piedra angular de la odisea espacial china

Por Li Hongmei

El primer laboratorio espacial de China, el Tiangong-1, está programado para salir hacia su órbita el jueves, sobre las 13:13 horas GMT, justo un día antes del Día Nacional de China, el 1 de octubre. Dicho acontecimiento será la más reciente muestra de destreza de la nación en el espacio, y se produce en momentos en que las restricciones presupuestarias y una avasalladora crisis económica han retrasado las misiones de EE.UU, que una vez dominaron el espacio.

Si todo va bien, de acuerdo al plan, éste será el primer éxito de China en el acoplamiento, que es considerado un factor sine qua non para una exploración más prolongada del espacio.

El Tiangong-1, o Palacio Celestial en chino, irá a bordo del cohete Larga Marcha 2F, que será lanzado desde el Centro de Lanzamientos de Satélites de Jiuquan, en el noroeste de China. El módulo de prueba está diseñado para probar la tecnología de acoplamiento con la nave espacial Shenzhou, lo que constituye un paso importante hacia la meta de China de contar con una estación orbital tripulada en el espacio.
Se espera que China lance tres satélites adicionales más adelante, para conectarlos con el Tiangong-1. La tripulación del Shenzhou-8, la Shenzhou-9 y la nave espacial Shenzhou-10 están diseñados para conectarse automáticamente al módulo de la Tiangong 1, en el primer atraque en órbita.

Si el Tiangong-1 entra con éxito su órbita terrestre baja, esperará por el acoplamiento con la nave espacial Shenzhou-8, que se lanzará un mes más tarde, y la nave espacial Shenzhou-9 y -10, que serán lanzadas sucesivamente para nuevos intentos de atraque. Se espera que el módulo permanezca en órbita durante dos años.

Durante los próximos dos años, China probablemente tratará de lanzar una misión Tiangong piloteada por astronautas, después de dos ensayos no tripulados. De acuerdo con el plan para el programa espacial tripulado de China, la Shenzhou-10 será una nave espacial tripulada, posiblemente por una mujer intentará un encuentro y acoplamiento manual con la Tiangong-1.

El Tiangong-1, de 8,5 toneladas de peso, una longitud de 10,4 metros y un diámetro máximo de 3,35 metros, servirá como un importante hito para el programa espacial del país. Las autoridades competentes han expresado su intención de construir una estación espacial tripulada de 60 toneladas en 2020, el mismo tamaño del Skylab de la NASA en la década de los 70.

Además de actuar como un banco de pruebas importante para las aspiraciones de la estación espacial, la Tiangong-1 también efectuará experimentos médicos y de ingeniería en el espacio.

Sin embargo, para cumplir sus sueños, China tiene que superar sus limitaciones en la tecnología coheteril. En comparación con los cohetes portadores que Estados Unidos y Rusia han utilizado para lanzar vehículos de alunizaje y componentes de estación espacial, el Larga Marcha de China es mucho menos potente. Por ejemplo, un cohete portador debe tener una capacidad de carga de al menos 20 toneladas para enviar una sola parte de la Estación Espacial Internacional a la órbita terrestre baja.

En la actualidad, China es la tercera nación en poner seres humanos en órbita de manera independiente, después de Estados Unidos y Rusia. La primera misión tripulada, la Shenzhou-5, fue pilotada por Yang Liwei en 2003. Aquella odisea de 21 horas fue seguida por otras dos misiones tripuladas en 2005 y 2008.
Hoy, China mantiene amplia cooperación e intercambios con países como Rusia y Alemania, así como con la Federación Astronáutica Internacional (IAF), desde que comenzó su programa espacial tripulado en 1992.
Zhou Jianping, diseñador jefe del programa espacial tripulado de China, citado por Xinhua, al decir que "la intención de China al desarrollar la tecnología espacial es explorar los recursos del espacio y hacer uso de ellos para bien de la Humanidad."

Por lo tanto, los fines pacíficos de la exploración espacial del Gobierno chino están fuera de toda duda. La exploración activa y pacífica del espacio exterior son principios básicos sobre los cuales China erige su programa espacial. (Pueblo en Línea)

29/09/2011

Noticias relacionadas
·Distribuidores automáticos de condones: hora de abrirles los campus
·Ridícula utilización de ingresos fiscales
·China debe ser cuidadosa al ampliar su presencia económica en Europa
·Necesidad de supervisar proyectos de reparación
·¡Mi papá es el alcalde!
 Más  
  • Comentario
  • Nombre y apellido           Anónimo
Noticias de PCCh