Última hora:  
Español>>Opinión

¿En qué creen los chinos?

Actualizado a las 31/10/2012 - 16:15
Cuando estoy con amigos chinos, ellos aprecian la transformación de China, pero también les preocupa. "¿En qué creemos?" se preguntan. "¿Cuáles son nuestros valores?"
Palabras clave:chinos,creencia,sociedad
¿En qué creen los chinos?

Por Robert Lawrence Kuhn (China Daily)

En 2006, una anciana se cayó, rompiéndose un hueso. Un joven llamado Peng Yu la ayudó a levantarse y la acompañó hasta el hospital. Más tarde, la mujer alegó que Peng era el culpable de que se hubiese caído y lo demandó por daños y perjuicios. El Tribunal culpó a Peng y lo obligó a pagar 46.000 yuanes (7.300 dólares de EE.UU).

En 2011, después de que varios transeúntes auxiliaran y posteriormente fuesen demandados, ocurrió el terrible accidente de "Xiao Yueyue", la niña de dos años, de nombre Yueyue, que fue atropellada por dos coches, uno tras otro. 18 transeúntes pasaron por su lado e ignoraron a la víctima que yacía en el suelo aún viva. Después de 7 minutos, una mujer que recogía basura se acercó a auxiliarla pero la niña ya había muerto. Los chinos quedaron horrorizados con el poco civismo de la sociedad actual.

Cuando estoy con amigos chinos, ellos aprecian la transformación de China, pero también les preocupa. "¿En qué creemos?" se preguntan. "¿Cuáles son nuestros valores?"

Estos son los desafíos a los que se enfrentan los nuevos dirigentes de China.

Durante más de dos milenios, los chinos respetaron los valores de la ética confuciana. Pero cuando la extrema izquierda reemplazó al confucianismo como filosofía de la nación, especialmente durante la caótica y ruinosa "revolución cultural" (1966-76), la enseñanza tradicional del humanismo y la piedad de China fueron desapareciendo. A continuación llegó la economía de mercado, premiando la iniciativa individual, por lo que ya no parecían relevantes los valores colectivistas. ¿Entonces dónde están los valores?

Yang Sheng era un hombre de negocios, y como muchos otros, estaba ocupado ganando dinero. Pero después de haber perdido dinero, su salud se deterioró y tuvo que cambiar de estilo de vida. Yang decidió detener la búsqueda de riqueza y se convirtió en filántropo. Sin ayuda de nadie, buscó a familias con problemas financieros. Su objetivo era ayudar a 10.000 niños desfavorecidos.

En China, cuando alguien desinteresadamente ayuda a los demás, se le conoce como "un Lei Feng viviente". Lei Feng fue un joven soldado del Ejército Popular de Liberación, inmortalizado por su altruismo. Nacido en un entorno muy pobre, quedó huérfano, se unió al Partido Comunista de China y murió en 1962 a los 21 años cuando realizaba su trabajo. El diario de Lei Feng contiene aforismos desinteresados, tales como: "el objetivo de estar vivo es ayudar a otros a vivir una vida mejor". En el Dia de Lei Feng en China, cada año los médicos examinan a sus pacientes de manera gratuita, los barberos cortan el pelo de los más ancianos gratis, y los niños visitan asilos de ancianos.

Pero el pueblo chino ya no "habla con una sola mente". Algunos dicen que el modelo desinteresado, que funciona en una economía colectivista donde el estado es dueño de todo, es inapropiado en una economía de mercado donde la recompensa personal motiva a la acción. Algunos piensan que Lei Feng en sí mismo es una utopía.

Sin embargo, la importancia de Lei Feng es que este personaje personifica la virtud, una imagen idealizada que nos recuerda que debemos ayudar a los demás, tener compasión por el sufrimiento y respetar el código moral.

¿Existe alguna diferencia entre "creer en" Lei Feng, Confucio o Buda? En realidad, para muchos chinos, la religión es algo del pasado. Se guían más por características comunes de las diferentes religiones que por un dogma en particular. Mientras que una creencia inste a las personas a hacer el bien, es una buena creencia. China nunca ha sido un país muy religioso, y aunque ha sufrido sangrientas guerras, no han sido motivadas por la religión.

【1】 【2】

PTVMás

Entrevista a Gonzalo Gutiérrez Reinel, Embajador de Perú en China

EnfoqueMás

ColumnistasMás