PortadaChinaEconomíaMundoIberoaméricaOpiniónCiencia-TecDeportesCulturaSociedad-SaludÚltimas noticias

Información Bilingüe

Actualizado a las 2010:04:01.13:25

Presidente panameño apuesta por las empresas estatales en Panamá

Por Juan Limachi

El presidente panameño Ricardo Martinelli presentó la nueva Empresa Nacional de Autopistas (ENA) nada más anunciar el éxito cosechado en las negociaciones para recuperar la administración de las principales autopistas de la capital, en manos de empresas mexicanas.

"Estos contratos han sido resueltos de forma beneficiosa para el pueblo panameño", así valoró Martinelli su plan de adquisición de los dos corredores que se encontraban en manos de las corporaciones mexicanas Ingenieros Civiles Asociados (ICA) y Proyectos Especiales (Pycsa).

Ahora, ambas vías rápidas serán puestas bajo la jurisdicción de la nueva empresa estatal, creada especialmente por el Gobierno panameño para administrar estos bienes que habían sido cedidos a las mencionadas empresas en 1994.

Durante las arduas negociaciones entre los representantes del Gobierno y de ICA, empresa que administraba el Corredor Sur, ambas partes lograron ponerse de acuerdo para que el proceso de recuperación total tenga un costo de 420 millones de dólares USA.

El Gobierno panameño también adquirió el 51 por ciento de las acciones de Corredor Norte, en manos de Pycsa, después de comprometerse a pagar por este derecho 280 millones de dólares.

Una de las razones que llevó a Martinelli a recuperar la administración de las dos autopistas de la capital panameña es que las condiciones que se estipulaban en los contratos de concesión eran desventajosas para el país.

Según explicó el mandatario, en los acuerdos suscritos entre el Gobierno panameño de aquel entonces y los representantes de ambas corporaciones sólo se reconocía el 12 por ciento de los ingresos obtenidos, lo cual hacía casi imposible su retorno a jurisdicción panameña.

Estas recientes medidas, que han sorprendido a muchos sectores de la sociedad panameña, podrían tener el propósito de crear nuevas empresas públicas con solvencia económica y altos niveles de eficiencia.

Martinelli, quien procede del sector empresarial y es fundador de una de las cadenas de supermercados más populares en Panamá, enfatizó que esta negociación se llevó a cabo respetando la seguridad jurídica y los derechos de las concesionarias extranjeras.

"Como Estado, hemos logrado adquirir la totalidad de las acciones de la empresa ICA, del Corredor Sur, y el 51 por ciento de las acciones de la empresa Pycsa, del Corredor Norte", dijo el mandatario panameño en la sede del palacio presidencial.

En contraste con la "moda" de la década de 1990, cuando los gobiernos latinoamericanos privatizaron "precipitadamente" las principales empresas estatales encargadas de generación eléctrica, agua, servicios de telefonía y transporte, entre otras, ahora hay un resurgimiento de la estatalización.

Con estas últimas medidas, la administración Martinelli busca dejar atrás la percepción de que el Estado no puede ser un buen gestor de empresas públicas.

El apoyo popular a la recuperación de las dos autopistas refleja el respaldo a esta política de estatalización, que se refuerza por el descontento derivado del encarecimiento de los servicios eléctricos privatizados en la década de 1990.

Otro de los argumentos esgrimidos por el presidente panameño para recuperar la administración de los corredores fue que, si continuaban en manos de las empresas mexicanas, "los costos de inversión se iban a triplicar".

Aseguró que las cláusulas del contrato permitían que el Corredor Norte llegase a costar más de mil millones de dólares y el Corredor Sur más de 600 millones de dólares, siendo irrecuperables para los panameños.

En Panañá, las empresas públicas o autónomas exitosas tienen tradición. Entre ellas destacan la empresa Tocumen S.A., que administra el Aeropuerto Internacional de Tocumen, y la emblemática Autoridad del Canal de Panamá (ACP), que administra el Canal de Panamá.

Precisamente, una de las empresas autónomas modelo es esta última, que también ha sido elogiada por sectores empresariales, como el Sindicato de Industriales de Panamá, por su alta eficiencia y rentabilidad.

El Gobierno de Martinelli, pese a su vocación por la economía de mercado, no ha cerrado los ojos ante las necesidades sociales y apuesta por que Panamá tenga un equilibrio entre la libertad de mercado y los intereses del país.

Prueba de esta política social se refleja en programas novedosos en la región, como los 100 para los 70, que entrega una ayuda de 100 dólares mensuales a ancianos pobres sin seguro, y la entrega de un bono de 20 dólares destinado a estudiantes.

Estas medidas sociales y su forma directa de gobernar han influido en la popularidad del presidente panameño, que disfruta de un 75,9 por ciento de aceptación entre sus conciudadanos.(Xinhua)
01/04/2010

Noticias relacionadas
·Exponen en Cuba firmas constructoras de 23 países
·Espera OPEP que volatilidad de precios de petróleo sea cosa del pasado
·Disminuyen activos del Fondo de Divisas de Hong Kong en febrero
·Productores satisfechos con precio de petróleo, mientras existe inconformidad con precio de gas
·Mejora confianza empresarial en Japón por cuarto trimestre consecutivo
 Más  
  • Comentario
  • Nombre y apellido           Anónimo
Noticias de PCCh