PortadaChinaEconomíaMundoIberoaméricaOpiniónCiencia-TecDeportesCulturaSociedad-SaludÚltimas noticias

Información Bilingüe

Actualizado a las 2010:07:15.08:57

Expertos proponen vigorizar mercado interno chino frente a crisis en Europa y cambio de política económica en EEUU

La economía china crecerá al menos 10 por ciento este año, pero la alta dependencia de sus exportaciones en un mundo que se encamina a un crecimiento lento, pondrá a prueba la capacidad del gigante asiático para impulsar cambios que vigoricen el mercado interno y corrijan otros desequilibrios, dijeron el día 14 expertos de El Colegio de México y del Centro de Investigación y Docencia Económica (Cide).

“China enfrenta los riesgos de ser una economía altamente dependiente de las exportaciones y por lo tanto, supeditada a las fluctuaciones del mercado exterior”, dijo a Xinhua el investigador de El Colegio de México, Romer Cornejo.

Según este investigador, la potencia asiática también enfrenta los riesgos de un “creciente aumento” de la desigualdad en la distribución del ingreso, lo que aunado a prácticas corruptas constituyen “una fuente constante de descontento entre la poblacion".

Cornejo dijo sin embargo que China “está en un momento previo a cambios estructurales importantes” derivados de dos variables “íntimamente vinculadas”, entre ellas el desarrollo del mercado interno, o un aumento de la capacidad de consumo de la población rezagada y “un movimiento espacial, hacia el interior del país, de una gran porción de la planta productiva de bienes de consumo”.

Para este investigador de El Colegio de México, una de las instituciones docentes más prestigiadas de este país, China deberá “paralelamente” reforzar una economia basada en el conocimiento de las regiones dónde hasta ahora se ha concentrado el desarrollo industrial”.

En opinión de Cornejo, “es importante” que China adopte medidas que la hagan “menos vulnerable al mercado exterior”, en particular cuando hay peligros de una nueva crisis como la registrada en 2008.

El especialista considera que entre las medidas que podría tomar China deberían incluirse acciones para mitigar la pobreza, el subempleo y en general aquellas que procuren una mejora de las condiciones materiales de vida de la mayoría de la población china.

“China debe replicar las mismas políticas que viene aplicando desde principio de los noventa con el resto del país”, juzga Cornejo, quien cree que “debe llevar gran parte de la industria manufacturera al interior del país, teniendo en mente su propio mercado”, aunque sin frenar las oportunidades de exportación.

Explica que estas medidas también deberían incluir el otorgamiento de estímulos fiscales y un mayor impulso al desarrollo educativo y científico de China.

Cornejo dijo además que la economía china es demasiado compleja y numerosos factores inciden sobre los precios en el mercado doméstico, en particular el desarrollo “desordenado” de sectores como el inmobiliario y otros que apoyan autoridades locales y que repercuten en un aumento de precios.

Pero también, apuntó, un factor “obvio” es el alza de los precios en las materias primas, muchas de las cuales importa China. Dijo que aun cuando es difícil en este contexto hacer una previsión sobre una tasa de inflación para este año, “no creo que se acerque a los dos dígitos”.

En torno a las recientes medidas de política monetaria adoptadas por el gobierno de Beijing, el especialista de El Colegio de México elogió la sensatez de actuar “con cautela y prudencia” en esta materia. “Es importante considerar a los países BRIC –Brasil, Rusia, India y China – y a los del sudeste asiático para crear varias alternativas monetarias internacionales”, dijo.

Cornejo indicó sin embargo que el gobierno chino deberá “poner mucha atención en las desigualdades de la distribución del ingreso”, pero también Ñ”en la corrupción” de los funcionarios locales y provinciales.

Además, opinó, “es importante que tome medidas para reasumir una mayor parte del financiamiento y reordenamiento de la educación y la salud en el interior del país”.

A su vez, y en charla con Xinhua, el investigador del Cide, Alejandro Villagómez, coincidió en que la economía china podría cerrar el 2010 con un crecimiento del 10 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB). El especialista dijo que aun cuando hay “inercias” y algunos “focos” que previenen una ligera desaceleración, el crecimiento chino estaría en el orden del 10 por ciento este año.

Sin embargo, Villagómez dijo que la economía china enfrenta “riesgos internos y externos”, éstos últimos vinculados al entorno global “de una lenta recuperación” en los meses que vienen, lo que impactará “el modelo chino que se basa en la exportación”.Es claro que el crecimiento económico mundial será lento y el comercio exterior no generará “los impactos sustantivos que vimos por ejemplo antes de la crisis en 2008 y 2009, estimó.

Por ello, apuntó que “es importante” que las economías que descansan fuertemente en el mercado exportador, vayan dinamizando sus mercados internos. Son los casos de China y de México, que son exportadores fuertes, agregó.Está a la vista, dijo Villagómez, que Estados Unidos, el gran mercado chino, “no está creciendo tan aceleradamente”.

Pero además, añadió el especialista del Cide, Estados Unidos requiere en estos momentos un cambio de su motor de crecimiento para privilegiar el mercado exportador antes que su mercado interno. “Esto choca un poco con la política china”, dijo.

A este panorama se añade, apuntó Villagómez, la crisis de deuda soberana en Europa, que obliga a una mayor austeridad, mayores restricciones al menos en el corto plazo y un ambiente de mayor recesión con una consecuente baja de demanda de productos, en especial los originados en China.

En consecuencia, según Villagómez, a China sólo le quedarían los mercados de América Latina, incluyendo Brasil, o incluso La India, pero éstos son sólo mercados emergentes y sin una demanda capaz de reemplazar a Estados Unidos o Europa.

Villagómez sostuvo que China “tendría que modificar el mercado externo hacia el interno”. Esto para dar al mercado interno un mayor papel en el proceso de crecimiento, algo que sin embargo “es complicado” porque no se trata de un asunto que se resuelva por decreto.

En realidad, un mayor acento en el desarrollo del mercado interno chino demanda “condiciones e incentivos adecuados” para favorecer su crecimiento. Dicho sea de paso, expuso Villagómez, “esto no es sólo un problema chino, sino también mexicano.”

Consideró que estos dos países requieren “una masa crítica en la masa del mercado interno, lo que no es fácil por los niveles de ingresos en la mayoría de la población”.

En torno al presunto aletargamiento económico chino, el especialista del Cide admite que “hay indicadores mixtos”. Refiere por ejemplo el superávit comercial chino como reflejo de una economía “fuertemente atada” a las exportaciones. Ese superávit refleja ese dinamismo, indica Villagómez.

Añade sin embargo que en meses recientes, ese superávit se había contraido, pero informes esta semana revelaron un nuevo repunte. “Son indicadores mixtos”, argumenta, tras señalar que hasta este momento “no queda clara una tendencia”, aun cuando sí hay ciertos elementos para sostener “una merma del dinamismo”.

Lo que si es claro, señala villagómez, es “que en el resto del mundo la recuperación es lenta y el impacto se verá ahora y hasta el 2011”. De hecho, abunda, “la proyección de crecimiento económico mundial es menor, reflejando esta relentización de la actividad económica mundial”.

Aun cuando Villagómez admite que hay poca información del mercado interno chino, señala que “se requiere dinamizar la demanda interna”, pese a presiones inflacionarias que en su opinión “tampoco me parecen tan fuertes”.

Juzga que una causa de la inflación en China deriva del acelerado crecimiento que trae la economía china. Aun en crisis, China creció en 2008 y 2009 por arriba del 9 por ciento.Eso es una presión sobre los precios y otra es que la moneda se mantiene depreciada o subvaluada. “Eso también genera inflación” porque bajo esas condiciones sus importaciones son más caras que sus exportaciones”.

Esto, insiste Villagómez, repercute en un “traspaso inflacionario, que retroalimenta presiones inflacionarias”.

Otro de los problemas críticos de la economía china, refiere, apunta hacia los desequilibrios internos, como por ejemplo la importación de alimentos, que también genera inflación.

En este sentido también coincide en que la reciente flexibilización del yuan, la moneda china, resulta una medida “positiva” porque reduce parte de las presiones inflacionarias internas en una economía derivada de lo que suele llamarse traspaso inflacionaria por las importaciones. En resumen, considera el experto, una flexibilización monetaria “tampoco es una panacea, pero si un elemento positivo”. (Xinhua)
15/07/2010

Noticias relacionadas
·Acciones en EEUU tienen cierre mixto por señales económicas confusas
·Inicia China construcción de puente carretero hacia isla fronteriza con Rusia
·El consumo de electricidad de China aumenta en un 14,14 por ciento en junio
·Aumenta presión inflacionaria en China pero es manejable, dice economista de BAD
·Caen 57,8% exportaciones de café salvadoreño
 Más  
  • Comentario
  • Nombre y apellido           Anónimo
Noticias de PCCh