ChinaEconomía-FinanzasMundoIberoaméricaOpiniónCiencia-TecnologíaDeportesCultura-EntreSociedad-SaludVídeo

Información Bilingüe

Actualizado a las 2010:12:31.10:18

Costa Rica busca reforma fiscal en 2011 para combatir déficit

El gobierno de Costa Rica promoverá el próximo año una reforma fiscal con la finalidad de combartir el déficit fiscal del país, uno de los más altos de América Latina.

El ministro costarricense de Hacienda, Fernando Herrero, dijo que al terminar este año la diferencia entre ingresos y gastos del gobierno será equivalente a 5,3 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) del país.

"Según un informe de la Comisión Económica para América Latina (CEPAL) tenemos el déficit más alto de América Latina y eso es una amenaza contra la estabilidad y el crecimiento económico", subrayó Herrero.

De acuerdo con la CEPAL, el déficit de Costa Rica aumentó de 3,4 por ciento en 2009 a 5,2 por ciento en 2010, mientras que en América Latina el déficit general pasó de 2,9 a 2,4 por ciento.

Este déficit es el más alto que presenta Costa Rica desde 1985 y se produce después de haber registrado el superávit fiscal más alto de las últimas tres décadas, con 3,5 por ciento del PIB en 2007.

La aplicación de una reforma fiscal en Costa Rica sin embargo no es un asunto sencillo.

El último gobierno que lo intentó aplizar fue el comandado por el ex presidente costarricense Abel Pacheco (2002-2006), el cual pasó casi los cuatro años de de su administración impulsando una reforma fiscal que no logró el consenso político necesario en la Asamblea Legislativa.

El panorama actual no es distinto. Algunos legisladores de los partidos de oposición reclaman una reforma tributaria progresiva, mientras que otros se niegan rotundamente a que se incremente la carga impositiva del país.

Cuando aparecen grupos opositores a los proyectos nos preocupa, porque debe tenerse una discusión amplia y ver los errores que tenga el proyecto, no obstante es preocupante que algunos se nieguen a incrementar la carga tributaria, señaló Herrero.

El ministro dijo que la reducción del gasto es posible y necesaria para cubrir el déficit, sin embargo que éste equivale a pagar solo 25 por ciento de la planilla de gobierno, no dar dinero a las universidades públicas o bajar a 5 por ciento del PIB el gasto estatal en educación.

"No es una cosa que se pueda resolver haciendo pequeños ajustes. Se requiere una acción de gran magnitud. Con el gobierno central mal financiado estamos afectando la seguridad, infraestructura y la educación", añadió.

Los problemas del país tiene se pueden corregir con suficientes recursos fiscales, comentó el titular de Hacienda.

La reforma La propuesta del gobierno costarricense para una reforma fiscal pretende una "equidad horizontal" entre los contribuyentes, lo cual significa que los "iguales" deben pagar lo mismo.

Bajo este principio, los profesionales que trabajan por cuenta propia deberán tributar igual que una empresa con un lucro similar, mientras que los asalariados que paguen impuesto serán sólo los que se ubiquen en 10 por ciento de mayores ingresos.

En el impuesto de ventas, se definiría una canasta básica tributaria que exonerará los productos de consumo prioritario para los grupos más pobres, pero elimina exoneraciones que disfrutan algunos productos que son considerados de lujo.

El ministro Herrero explicó que incluso puede instaurarse un programa para devolver el impuesto de ventas a los grupos más pobres del país.

Se implementará también un Impuesto al Valor Agregado (IVA) que gravará productos y servicios, excepto aquellos que afecten a las personas de menos ingresos.

Otro de los cambios será el pago de impuesto por parte de las principales empresas estatales (bancos, seguros, telecomunicaciones), mientras que se mantendrá en 0 el gravamen para las exportaciones.

Con estas medidas, el gobierno costarricense busca recaudar ingresos equivalentes a 2,5 por ciento del PIB, lo cual a criterio de Herrero permitira manejar la situación fiscal del país.

El funcionario señaló que aún existe un margen de flexibilidad para incrementar el déficit, sin embargo esto implica incrementar el endeudamiento y que el gobierno tenga que saturar el mercado de valores con sus títulos.

Enla actualidad la deuda del gobierno central costarricense equivale a cerca de 33 por ciento del PIB.

Según Herrero, se valora la posibilidad de colocar títulos valores en el mercado internacional el próximo año.

En caso de que no se produzca la reforma, el ministro de Hacienda pronosticó que el déficit fiscal de 2011 se ubicará en 5,8 por ciento.(Xinhua)
31/12/2010

Noticias relacionadas
·Bajan acciones en EEUU por toma de utilidades
·Fuerte caída de petróleo por toma de utilidades
·Dólar estadounidense cierra en promedio en 12,49 pesos mexicanos a la venta
·Destaca presidente español recuperación económica este año
·Empresas estatales de China deberán aportar más ganancias a Ministerio de Hacienda a partir de 2011
 Más  
Noticias de PCCh