Última hora:  
Español>>Economía

Recuperan al Alto Huallaga de las garras de la coca

Actualizado a las 28/04/2012 - 16:34
LIMA, 27 abr (Xinhua) -- La zona cocalera del Alto Huallaga, en Perú, es recuperada con la introducción de productos alternativos como café y cacao con apoyo internacional, afirmó el representante de la Oficina de las Naciones Unidas Contra la Droga y el Delito para Perú y Ecuador (ONODC), Flavio Mirella.
Palabras clave:

Por Juan Limachi

LIMA, 27 abr (Xinhua) -- La zona cocalera del Alto Huallaga, en Perú, es recuperada con la introducción de productos alternativos como café y cacao con apoyo internacional, afirmó el representante de la Oficina de las Naciones Unidas Contra la Droga y el Delito para Perú y Ecuador (ONODC), Flavio Mirella.

Esa región amazónica donde hasta hace poco tenían presencia columnas armadas de Sendero Luminoso, ahora en proceso de pacificación, viene integrándose en los programas de sustitución de cultivos de las Naciones Unidas que cuenta con cooperación económica internacional.

"Apoyamos a los agricultores peruanos a cambiar de una economía ilícita basada en la coca a una economía de alta demanda", dijo a Xinhua durante una travesía por las comunidades del Alto Huallaga, ubicada a 543 kilómetros al noreste de Lima.

Durante el recorrido por una trocha intransitable, llena de huecos, que es el único camino hacia esa región desde la ciudad de Tingo María, el funcionario de ONODC acompañado de periodistas se adentró en la zona conflictiva de Bolsón Cuchara, antigua zona liberada de Sendero Luminoso.

La zona, ahora, en proceso de pacificación, después de la reciente captura del último líder histórico de Sendero Luminoso, Florindo Eleuterio Flores, "Camarada Artemio", también es considerada una de las mayores zonas productoras de coca.

En ese valle, del margen izquierdo del río Huallaga, sobresale la población de Venenillo, y le siguen desperdigadas a lo largo de esa cuenca hídrica unas 20 poblaciones que han puesto su esperanza en el cultivo del café y el cacao.

Por ahora, sólo 14 empresas asociativas y cooperativas han empezado a caminar apostando por la sustitución de los antiguos campos de cultivo de coca por café y cacao, y alejándose de los cultivos ilícitos de la hoja de coca combatido por el gobierno peruano.

"El café y el cacao están cotizados altamente en el mercado internacional", afirmó durante un encuentro con los agricultores, quienes pese al duro trabajo en la tierra manifiestan su empeño en progresar.

Mirella, quien sigue de cerca el desarrollo de este proyecto internacional, se reúne con los agricultores y los llena de esperanzas "que solo de este modo podrán superar la pobreza, que agobia a sus familias".

La ONODC desarrolla esta iniciativa de cultivos alternativos en sociedad con la Comisión Nacional para el Desarrollo y Vida Sin Drogas (Devida), una agencia gubernamental encargada de erradicar cultivos ilegales de coca en Alto Huallaga.

"Estamos apoyando al Estado peruano a desarrollar el modelo alternativo de productos de alta demanda que están dirigidos hacia el mercado europeo y estadounidense", detalló.

Los resultados en las comunidades y cooperativas participantes han sido óptimos y se han beneficiado alrededor de 8 mil familias, que representan a 40 mil personas.

El representante de la ONU también destacó que durante el año pasado, las exportaciones de productos alternativos representaron para esas comunidades cerca de 152 millones de dólares.

Agregó que desde que se inició el programa, en el 2000, esas zonas ex cocaleras realizaron exportaciones por más 700 millones de dólares a mercados de Alemania, Bélgica y Estados Unidos, hacia donde va dirigido el 58 por ciento de las ventas.

El presidente de la Asociación de Productores Agropecuarios de Venenillo, Sergio Rodas, reconoció que ha habido avances significativos y algunas comunidades ya observan estos resultados, pero aún hay mucho trabajo por delante porque la zona es muy extensa.

"Tenemos el compromiso de sustituir nuestras plantaciones con café y cacao y estamos entusiasmado con el pronto de las ONODC, que se puso en marcha en Venenillo desde el año pasado", expresó.

Después de dar las gracias a la oportunidad que se les abre con esta iniciativa, este curtido hombre del Alto Huallaga, también "pisa tierra" y considera que todavía hay otros retos que superar.

Se queja de los intermediarios, quienes les pagan precios bajos por sus productos debido a que la única vía de comunicación terrestre con las principales ciudades es un camino de lodo y tierra intransitable, que dificulta el transporte de sus productos.

Entre otros pedidos, los pobladores de esa zona, donde antes se cultivaban grandes extensiones de cultivos ilegales de coca, ahora se han embarcado en el empeño de contar con una planta de procesamiento, con lo que podrán elevar sus ganancias.

La presencia de la presidenta ejecutiva de Devida, Carmen Masías, en esa zona remota, acompañada de escolta militar, se convirtió en un acontecimiento histórico para los representantes de las 20 comunidades que se reunieron para evaluar las ventajas de este proyecto internacional.

"Hay una intención política del presidente Ollanta Humala de invertir en esta zona y por eso estamos apoyando el proyecto de las Naciones Unidas", afirmó la alta funcionaria gubernamental al dirigirse a los labriegos.

Masías reconoció a los técnicos y funcionarios de la ONODC que se empeñan desde hace 12 años en sacar a los agricultores del Alto Huallaga de las garras del cultivo ilegal de coca y ofrecerles una oportunidad de inserción social productivo.

"Bienvenida la cooperación internacional, esto que se ha logrado con el apoyo de Naciones Unidas es una maravilla. Somos socios estratégicos", puntualizó.

Ahora en un Alto Huallaga pacificado, y con la esperanza de construir un mejor futuro, sin violencia, y con las columnas de Sendero Luminoso ausentes, las cerca de 40 mil personas del Bolsón Cuchara apuestan por una mejor vida, con mejores carreteras, asistencia médica y oportunidades económicas.

En lo que va del 2012, el proyecto ha sembrado 5 mil hectáreas de cacao y café, y tiene la meta de llegar a las 12 mil hectáreas este año, y espera alcanzar las 30 mil hectáreas en el 2016.

Paralelamente, en lo que va del año, las autoridades peruanas han erradicado más de 5 mil hectáreas de cultivos ilegales de hoja de coca y la meta es superar las 12 mil hectáreas al finalizar el 2012.

PTVMás

Entrevista con el Embajador de España en China

EnfoqueMás

ColumnistasMás