Actualizado a las 2009:03:27.16:09

Siete preguntas a Dalai Lama

A partir de marzo de este año, Dalai Lama XIV ha vuelto a comenzar frecuentes actividades en ultramar, haciendo alarde de cómo se esfuerza por los derechos humanos, la democracia y la libertad en el Tíbet y declarando que actualmente el pueblo de la etnia tibetana “ha quedado en la miseria como un infierno humano” y que sólo el Tíbet del pasado era un “Tíbet libre”.

Las palabras de Dalai, haciendo caso omiso de los hechos y confundiendo lo negro con lo blanco, no corresponden a los hechos fehacientes y van contra los sentimientos del pueblo chino, incluida la población tibetana.

Pregunta 1: ¿Por qué Dalai no reconoce que el Tíbet pertenece a China ya en la historia?

El pasado 10 de marzo, en una reunión conmemorativa del 50º aniversario de la supuesta “lucha pacífica contra la violencia”, Dalai llegó al extremo de declarar que “reconocer que el Tíbet pertenece a China en la historia es injusto y va contra la razón.”

El 22 de abril de 1956, Dalai, quien asumió la presidencia del Comité Preparatorio para la Región Autónoma del Tíbet, exclamó: “Desde ahora, la población tibetana se ha librado para siempre de la subyugación y yugo imperialistas y ha retornado a la gran familia de la patria.” Hoy día cuando Dalai niega categóricamente que el Tíbet forma parte de China en la historia, lo que intenta no es sino inventar “fundamentos históricos” y “racionalidad práctica” para la “independencia del Tíbet”.

Los datos históricos muestran que a partir de la dinastía Yuan, el gobierno central de China ejerce jurisdicción administrativa indiscutible y efectiva sobre el
Tíbet. El problema de la soberanía es el problema fundamental; al negar la soberanía de China sobre el Tíbet en la historia, Dalai está, en realidad, buscando fundamentos jurídicos para la “independencia”, “semiindependencia” o “independencia en forma disfrazada” del Tíbet. En la actualidad, todos los países del mundo reconocen que el Tíbet forma parte de China y ningún país considera que el Tíbet es un país independiente, y ningún país reconoce al supuesto “gobierno en exilio” de Dalai, lo que constituye una actitud oficial, formal y seria de los diversos países del mundo.

Lian Xiangmin, investigador del Centro Chino de Investigación Tibetológica, señaló: En la clasificación idiomática mundial, el tibetano y el chino pertenecen a un mismo sistema idiomático y en el idioma tibetano existen grandes cantidades de vocablos extraídos de la lengua china en diversos períodos históricos; la medicina tradicional tibetana contiene grandes cantidades de crema teórica y experiencia práctica de la medicina tradicional china. El pensamiento confucionista y la doctrina de Confucio y Mencio también se han infiltrado en la cultura tradicional tibetana; Confucio es noblemente denominado como “rey prodigioso”. Tomar unilateralmente los rasgos característicos nacionales tibetanos como razón para la independencia del Tíbet es extremadamente absurdo. Las características culturales y religiosas de la etnia tibetana no impiden en lo más mínimo que forme parte de la gran familia de la nación china.

Pregunta 2: ¿Lo que desataron las fuerzas reaccionarias tibetanas en 1959 fue una “lucha pacífica contra la violencia”?

El 10 de marzo hace 50 años, la camarilla reaccionaria de la capa superior tibetana encabezada por Dalai, temiendo miedo a la pérdida de su posición gobernante y a la Reforma Democrática, desató una rebelión armada, la cual fracasó con mucha rapidez y, acto seguido, Dalai huyó a la India y organizó un llamado “gobierno provisional”. El pasado 10 de marzo, en la reunión conmemorativa del 50º aniversario de la supuesta “lucha pacífica contra la violencia”, Dalai embelleció la rebelión armada como una “lucha pacífica contra la violencia”.

Aunque Dalai negó una y otra vez, las tres cartas escritas de su propia mano revelan enérgicamente la verdad histórica de la llamada “lucha pacífica contra la violencia”. Tras iniciada la rebelión en Lhasa el 10 de marzo de 1959, Dalai escribió al responsable de las unidades del Ejército Popular de Liberación en el Tíbet el 11, el 12 y el 13, respectivamente. Dice en las cartas: “Los elementos malvados reaccionarios, so pretexto de proteger mi seguridad, están realizando actividades de hacerme daño, por lo que estoy tratando de apaciguarlos.” “La conducta de la camarilla reaccionaria en contra de la ley me deja infinitamente triste…Estoy haciendo todo lo que esté a mi alcance para tratar el incidente provocado so pretexto de proteger mi seguridad y destinado a desunir seriamente las relaciones entre la autoridad central y la local.”

Estas tres cartas de puño y letra de Dalai revelan definitivamente la verdad histórica de la supuesta “lucha pacífica contra la violencia”. La actitud que Dalai mantiene hoy día es diametralmente opuesta a su criterio de aquel entonces frente a la rebelión.

Pregunta 3: ¿Demandó o no el retiro de los han desde el Tíbet?

El 10 de marzo, Dalai declaró en la reunión conmemorativa del 50º aniversario de la llamada “lucha pacífica contra la violencia”: “No he dicho nunca que el Ejército de Liberación debe retirarse del Tíbet.”

Zhou Yuan, investigador del Centro Chino de Investigación Tibetológica, indicó: El “Programa de Paz de Cinco Puntos para el Tíbet” dado a conocer por Dalai en 1987 en Estados Unidos escribe con toda claridad en blanco y negro: “El establecimiento de una región pacífica en el Tíbet exigirá que China retire sus tropas e instalaciones militares”. El artículo 2 dice: “Si la nación tibetana procura la subsistencia, tiene que cesar necesariamente en el traslado de la población y hacer que los inmigrantes han en el Tíbet retornen a China.”

De acuerdo con el concebimiento de Dalai, tras el retiro de las tropas chinas, él convocará a una “reunión internacional de paz” para convertir la “región tibetana” en una “región internacional de paz”.

Pregunta 4: ¿De quién era la Shangri-La del viejo Tíbet?

Dalai ostenta constantemente que el Tíbet antes de la Reforma Democrática era un “Tíbet libre”, lleno de derechos humanos, igualdad y libertad.

El tibetólogo norteamericano A. Tom Grunfeld señaló: Aunque algunos dicen que antes de 1959, en la vida de los tibetanos comunes y corrientes había inagotable té con leche, gran cantidad de carne y diversos tipos de verduras, una investigación hecha en 1940 en el este del Tíbet muestra: El 38% de las familias nunca habían tomado té, el 51% de las familias no se permitían el lujo de consumir mantequilla y el 75% de las familias se veían a veces obligadas a comer hierbas silvestres preparadas junto con hueso de res y copos de avena o harina de habichuelas. “No hay pruebas que muestren que el Tíbet era un oasis de paz del ideal utopista.”

Antes de la Reforma Democrática de 1959, el propio Dalai tenía 160.000 liang de oro, 95 millones de liang de plata y más de 20.000 joyas, objetos de jade y otros tesoros. Su familia ocupaba 27 granjas y 30 ranchos con un total de más 6.000 siervos.

El código legal del viejo Tíbet clasifica a las personas en tres categorías y nueve niveles: el valor de la vida de los superiores “equivale a la cantidad de oro igual al peso de su cadáver”, en tanto que “el valor de la vida de las mujeres, mendigos vagabundos, herreros, matachines” y otras personas inferiores era “una cuerda de paja”. En el viejo Tíbet había un dicho popular: “Por encima de los siervos cuelgan tres cuchillos—numerosos servicios, altos arriendos y altos intereses; los siervos tienen delante tres salidas—huirse del hambre, ser esclavos o mendigos.” ¿Fue acaso éste “el Tíbet libre” elogiado por Dalai?

Pregunta 5: ¿Es libertad y felicidad o “caer en el infierno humano”?

¿Cuál Tíbet es mejor? ¿El nuevo o el viejo? Los que tienen mayor derecho de palabra son nada más que el millón de siervos tibetanos ya liberados.

Dainzhen Basang, de 68 años, habló con emoción de los cambios y el desarrollo del Tíbet. “Mis padres, mi familia, éramos de generación a generación siervos del Monasterio Sela. Mi familia no tenía nada, ni casa, sin tierra, ni libertad personal. Dormíamos junto con el ganado por la noche. Si alguien habla bien del viejo Tíbet, es mentiroso,” dijo que se han producido cambios titánicos en su familia después de la Reforma Democrática. Gracias al proyecto de vivienda cómoda llevado a cabo en la Región Autónoma del Tíbet, las condiciones de vivir de la familia de Dainzhen Basang han mejorado mucho. Según Dainzhen Basang, su familia construyó una gran vivienda con una superficie construida de 500 metros cuadrados con 25.000 yuanes de subsidio estatal, 25.000 yuanes de préstamo bancario y sus ahorros.

Los pasos del desarrollo del Tíbet en los últimos 50 años atestiguan la afirmación de Dalai de hace 50 años: “El Acuerdo de 17 Puntos” hace que el pueblo tibetano “goce plenamente de todos los derechos de igualdad étnica y haya tomado un brillante camino conducente a la libertad y felicidad”:

-- Se ha dado un salto histórico en el sistema social y el pueblo tibetano ha entrado desde entonces en una nueva época de hacerse dueños de su propio destino. En la actualidad, entre los diputados a la Asamblea Popular Nacional, hay 12 ciudadanos tibetanos, uno de la nacionalidad momba y uno de la nacionalidad lopa.

-- Se ha registrado un desarrollo a saltos en la construcción económica. El producto interno bruto regional del Tíbet llegó de 174 millones de yuanes a 39.591 millones de yuanes entre los años 1959 y 2008, un aumento de 65 veces por cálculos según precios comparables, lo que supone un aumento anual de 8,9%. A partir de 1994, el producto interno bruto del Tíbet ha aumentado a una tasa anual de 12,8%, más alto que el nivel promedio de aumento nacional en el mismo período. Entre los años 1959 y 2008, el PIB per cápita del Tíbet se elevó de 142 yuanes a 13.861, un aumento de 13.719 yuanes.

-- El nivel de vida de pueblo se ha elevado en grandes márgenes y las condiciones de subsistencia y desarrollo han mejorado sobremanera. Antes de la Reforma Democrática, los campesinos y pastores tibetanos no tenían medios de producción; casi endeudados por toda la vida; ni mucho menos hablar de ingresos netos. En 2008, el ingreso neto per cápita de los campesinos y pastores tibetanos llegó a 3.176 yuanes. El aumento anual promedio contado desde 1978 es de 10,1% y el contado desde 2003, 13,1%.

Pregunta 6: ¿Están al borde de extinción la religión, idioma y características étnicas del Tíbet?

Al ser entrevistado el 6 de marzo por un medio de comunicación occidental, Dalai dijo: “Los han quieren exterminar nuestro idioma y cultura.” El 10 de marzo, Dalai repitió su viaja cantinela en el sentido de que “están al borde de extinción la religión, idioma y características étnicas” del Tíbet.

El investigador An Tseden, director de la Biblioteca del Centro Chino de Investigación Tibetológica, indicó que la educación en el viejo Tibet se concentraba en la nobleza y los monasterios. Los tibetanos ordinarios no tenían acceso al estudio en lo fundamental. Ahora, a través del apoyo de la legislación y políticas, el gobierno central ha hecho que el idioma tibetano logre una popularización nunca vista.

Slang Geleg, subdirector de la Comisión de Nacionalidades y Religiones de la Conferencia Consultiva Política del Pueblo Chino en la Región Autónoma del Tíbet, no ha encontrado nunca en los archivos existentes ningún registro sobre la inversión del gobierno local del viejo Tíbet en la construcción y reparación de monasterios. Pero, sólo a partir de los años 80 del siglo pasado, el gobierno ha asignado más de 700 millones de yuanes para la reparación y el mantenimiento de monasterios y templos tibetanos.

Pregunta 7: ¿Quién siembra rencor y escisión entre las etnias?

En la reunión conmemorativa del 50º aniversario de la supuesta “lucha pacífica contra la violencia” realizada el 10 de marzo, Dalai dijo a tono de incitación que el gobierno chino provocaba rencor y escisión entre las etnias han y tibetana. Todo al contrario, Dalai trató de provocar, en muchas ocasiones, rencor y escisión entre las etnias han y tibetana. Samdhong, cabecilla de su “gobierno en exilio”, expresó de manera más clara que las personas no pertenecientes a la nacionalidad tibetana que viven en la Región Autónoma del Tíbet no gozan de autonomía y todos los funcionarios y empleados del gobierno de las regiones autónomas de minorías nacionales deben ser integrantes de minorías nacionales.

Champa Phuntsok, presidente del Gobierno Popular de la Región Autónoma del Tíbet, dijo que una gran cantidad de datos muestran que el desarrollo y progreso del Tíbet se benefician del poderoso apoyo del gobierno central y de la solidaridad y concertación del pueblo de todas las nacionalidades.

-- El enorme apoyo del gobierno central y de todas las provincias y regiones del país. Según las estadísticas, el 94,9% de los 87.586 millones de desembolsos fiscales de la Región Autónoma del Tíbet desde su establecimiento proviene de los subsidios del gobierno central.

--Durante el período del “XI Plan Quinquenal” (2006-2010), el gobierno central se propone hacer una inversión de 77.800 millones de dólares en 80 proyectos de construcción clave en el Tíbet, los que requieren una inversión total de 109.700 millones de dólares.

--En cuanto a los impuestos, el Tíbet es el único lugar donde se practica una política tributaria preferencial con un 3% inferior al nivel nacional. Además, los campesinos y pastores están libres de todo tipo de impuestos. En el terreno financiero, en el Tíbet se ha venido practicando una política preferencial sobre la tasa de intereses de préstamos bancarios con 2% inferior al nivel nacional y una baja póliza.

-- Políticas de exención de gastos de atención médica para los campesinos y pastores así como comida y alojamiento gratuitos para sus hijos.

La historia contemporánea tibetana de medio siglo prueba que sin la Reforma Democrática, no habrá liberación del pueblo trabajador que representa el 95% de la población tibetana ni desarrollo económico y social a saltos del Tíbet.

La abolición del sistema feudal de siervos ha sido no sólo la demanda inevitable del progreso histórico del Tíbet, sino, en mayor grado, un gran logro de la causa de los derechos humanos del mundo. Esta es la conclusión de la historia. (Pueblo en Línea)
27/03/2009

Noticias relacionadas
·Centro de China abrirá sus puertas en nuevo World Trade Center de Nueva York
·China planea poner término a “la época del dólar”, Medio inglés
·Reporte militar de EEUU tergiversa desarrollo de defensa nacional de China
·Dalai Lama no está invitado al Foro Mundial Budista
·XI Panchen Lama asistirá a Foro Mundial Budista
 Más  
Noticias de PCCh