Última hora:  
Español>>China

Confianza mutua entre China y UE beneficiará a ambas partes

Actualizado a las 20/09/2012 - 08:46
BEIJING, 19 sep (Xinhua) -- Ante la recesión de la economía global y la actual crisis de deuda, China y la Unión Europea (UE), dos de las mayores economías del mundo, están preparadas para reunirse en su inminente cumbre para buscar una asociación estratégica integral más profunda.
Palabras clave:

BEIJING, 19 sep (Xinhua) -- Ante la recesión de la economía global y la actual crisis de deuda, China y la Unión Europea (UE), dos de las mayores economías del mundo, están preparadas para reunirse en su inminente cumbre para buscar una asociación estratégica integral más profunda.

Se espera que la XV Cumbre China-UE, que se celebrará entre los días 19 y 20 de este mes en Bruselas, ayude a promover la confianza mutua y a aliviar los conflictos comerciales, justo cuando la reciente disputa por los paneles solares ha ensombrecido las relaciones bilaterales.

Los dos próximos días serán un buena oportunidad para los dos lados de sentarse y resolver los asuntos comerciales, que han obstaculizado la cooperación entre los dos gigantes en medio de una prolongada crisis de la deuda.

China y la UE, que han sido dos importantes socios comerciales durante muchos años, deben conocer que sólo fortaleciendo la confianza política mutua y la cooperación económica se pueden superar la crisis de deuda y lograr una relaciones de ganancia compartida.

Para encarar la crisis, las dos economías son bastante complementarias. Las empresas europeas, que han sido muy golpeadas por la crisis, están ansiosas por lograr inversiones extranjeras para evitar la bancarrota, mientras que China desea conseguir un apoyo técnico para su reestructuración económica a través de la inversión.

Por lo tanto, el proteccionismo comercial es siempre la peor solución. La adopción de acciones en contra de las importaciones de paneles solares, así como otros productos chinos, afectará finalmente a las empresas europeas, pues éstas perderán el importante y estratégico mercado chino, porque muchos materiales y equipos clave para estos productos son de fabricación occidental.

El desequilibrio comercial existe entre China y la UE, pero este fenómeno no es raro en el comercio global, especialmente entre unas economías en diferentes etapas de desarrollo.

Además, China ha demostrado una gran iniciativa para resolver tal desequilibrio mediante el aumento de las importaciones y del consumo nacional, así como de la reducción de su dependencia de las exportaciones.

Los datos de Eurostat muestran que el déficit comercial de la UE con China bajó a 67.000 millones de euros (87.500 millones de dólares) en el primer semestre de 2012, cifra que supone una reducción frente a los 75.000 millones de euros registrados durante el mismo periodo de 2011.

China ha mantenido una mente abierta para promover las actividades comerciales globales desde el inicio de reforma y apertura. En los últimos 30 años, el país se ha convertido en uno de los mercados más importantes para las corporaciones e inversores de todo el mundo.

Para la UE, establecer unas restricciones a los productos chinos y a las exportaciones de alta tecnología a China son soluciones no muy sabias que provocarán pérdidas para ambas partes.

La historia ha probado en repetidas veces que la confianza mutua y la cooperación son las únicas llaves para luchar contra la crisis de deuda y lograr beneficios a largo plazo.

Noticias relacionadas:

PTVMás

Entrevista con actriz y cantante argentina Susana Rinaldi

EnfoqueMás

ColumnistasMás