Última hora:  
Español>>China

Una madre derrotada por la educación primaria

Actualizado a las 24/10/2012 - 16:45
Lin Yao, madre de una niña de 6 años, recientemente escribió en su blog acerca de sus preocupaciones por la educación de su hija. Sus comentarios desencadenaron una gran reacción en internet.
Palabras clave:China,educación,niños,caligrafía

Un extracto del artículo 《¿Qué será de mi hija después de seis años de educación primaria? 》publicado recientemente en el Diario de la Juventud China que provocó mucha discusión en el internet.


Por Lin Yao

Pekín, 17/10/2012(El Pueblo en Línea)- Nunca esperé que mi hija pudiera escribir caligrafía a los 6 años de edad. Pero su maestra de la escuela primaria, así lo exige.

Me quedé muy sorprendida cuando recibí un mensaje de la maestra que criticaba a mi hija por su mala caligrafía, pocos días después de haber comenzado las clases.

Es horrible pensar que la educación elemental china se ha vuelto tan dura y rigorosa. Criticar a un niño por su escritura defectuosa después de unas cuantas lecciones simplemente va en contra de toda lógica.

Pensé que quizás era mejor exponer a mi hija a juegos divertidos, dibujo y manualidades, en vez de enviarla a una escuela que le enseñara matemática, ciencias y tecnología, pero de hecho esto ha causado que se atrase con respecto a los “genios” de sus compañeritos de clase.

Solía tener mucha confianza en la manera en que educo a mi hija, y creía que la ayudaría a convertirse en una persona única y distinguida.

No tengo la menor idea de por qué los maestros de educación elemental prefieren empujar a los niños y negarles la posibilidad de desarrollarse en una manera y a un ritmo que le sean propios.

Siempre discutimos sobre modos de cultivar la creatividad de las mentes jóvenes. Sin embargo, parece que vamos en la otra dirección, con niños y niñas a los que se les pide que tengan los mismos cuadernos, lápices y zapatos de danza.

Incluso los nombres sobre la portada de los libros tienen que estar escritos exactamente de la misma manera.

No quiero que mi hija sea alguien que salió de una línea de producción.

La educación no está para forzar a los niños a que acepten los conceptos de las generaciones pasadas, sino más bien para motivarlos a alcanzar sus potenciales.

Estoy preocupada. Mi hija tiene ahora muchas dificultades para practicar caligrafía.

Sé que tarde o temprano va a poder escribir bien. Estoy preparada para esperar.

Noticias relacionadas:

PTVMás

Entrevista a Gonzalo Gutiérrez Reinel, Embajador de Perú en China

EnfoqueMás

ColumnistasMás