Una visita a 798, fábrica del arte en China(1)
Hubo un tiempo en que sus instalaciones parecían condenadas al olvido y a cubrirse de maleza. Pero llegaron los artistas, en un éxodo tan inesperado como masivo. Y se hizo la luz. En aquellas antiguos talleres de la era de la luna de miel con la antigua URSS, se fue instalando a partir de 2002 un nuevo espíritu, contestatario y proactivo, como siempre suele ser el de la intelectualidad de vanguardia, en cualquier sitio del mundo.
Una visita a 798, fábrica del arte en China(3)
Una visita a 798, fábrica del arte en China(2)
Tema relacionado
Songzhuang, comuna del arte en Beijing
Songzhuang,

 comuna del arte en Beijing
Fotos

798 acoge asimismo los principales foros del llamado Arte Performántico o accion artística en vivo en Beijing. En esta foto, la artista polaca Hana Syczewska presenta su “performance” durante un encuentro mundial de esa disciplina, en el verano de 2009.

Por sus espaciosas áreas, que ocupan unos 10 km2, 798 es sitio ideal para las instalaciones, que hoy resultan medio de expresión obligado para muchos artistas.

El neoexpresionismo alemán ha dejado su huella entre las nuevas hornadas de artistas chinos, como bien afirma el pintor Guan Hongcheng: “Esto se nota en la actual tendencia de los círculos artísticos chinos a favorecer cierta monumentalidad.”

El sentido del humor, los diversos matices de la ironía y la representación en grandes dimensiones marcan los pasos del denominado “Pop Cínico Chino”, una de las tendencias más arraigadas entre la vanguardia plástica del país asiático.

El sentido del humor, los diversos matices de la ironía y la representación en grandes dimensiones marcan los pasos del denominado “Pop Cínico Chino”, una de las tendencias más arraigadas entre la vanguardia plástica del país asiático.

Las esculturas pintadas, dotadas de una alta carga simbólica para la siquis china, son uno de los artículos más buscados por los coleccionistas de todo el mundo.

La escultura moumentaria pop contemporánea china rebasa el terreno meramente artístico, replanteando discursos históricos e ideológicos y abordando con notable perspicacia las angustias sociales de la actualidad.

En las instalaciones de 798 se puede tropezar, literalmente, con el arte a cada paso que se da.

“Servir el viejo vino en nuevo odre”, ha dicho un artista chino de las actuales tendencias prevalecientes en el arte chino.

Con frecuencia, 798 acoge muestras en las cuales el objeto artístico hace gala asimismo de su carácter utilitario, como se observa en esta gran bañera de madera barnizada y metal fundido.

Los otrora talleres que elaboraban elementos electrónicos para el ejército hoy son amplias galerías donde coinciden chinos y extranjeros. Aquí, la pintora pop china Guo Meimei y su modelo cubana Adria.

La fotografía es otra de las artes visuales con espacio preponderante en 798.