Actualizado a las 2007:12:18.13:29

Cultura China en el Mundo: Instituto Confucio, una carrera contrarreloj

El pasado año había más de cien centros del Instituto Confucio y para noviembre de este año ya eran 209, repartidos por 64 países de todo el mundo y con 46.000 estudiantes, según informaciones del periodico chino El Globo.

De media, se inaugura un centro del Instituto Confucio cada tres días, una velocidad de vértigo que despierta incomprensión en el exterior y recelo en China por los posibles problemas que puedan surgir en esta carrera a marchas forzadas.

"El mundo necesita con urgencia conocer la cultura china, por lo que no podemos esperar", explicó Xu Lin, directora de la Oficina del Consejo de Promoción Internacional de Lengua China, organismo dedicado a dar a conocer el idioma chino en el exterior y del que dependen los centros del Instituto Confucio.

"La influencia de China en el escenario internacional es cada día mayor, y el desconocimiento de nuestro país en el mundo es muy grande. De forma natural ha surgido la necesidad de aprender chino ", afirmó Xu.

"El rápido desarrollo chino y la ansiedad de los extranjeros de conocer a China nos llevan a crear de forma acelerada centros del Instituto Confucio", indicó.

En opinión de Xu Lin, si se desaprovecha esta oportunidad entre un millón, la tarea en el futuro requerirá un esfuerzo hercúleo.

Dar a conocer China en el mundo es una labor a largo plazo, en la que cada generación tiene un papel asignado. "Esperar llevar a cabo una tarea hasta que se la proyecte a la perfección equivale a no hacer nada", subrayó.

Aunque se había controlado a lo más estricto la condición de instalar un centro del Instituto Confucio, se autorizó más de cien dentro de un año, dado que abundan las solicitudes al respecto.

A juicio de un subrector permanente de la Universidad Waseda de Japón, establecer el centro del Instituto Confucio es para el beneficio de la propia universidad privada, ya que "en una epoca de integración económica, es posible que los japoneses acudan a trabajo en la mañana a Shanghai y regresen en la noche a Tokio, por eso nuestros estudiantes necesitan aprender el chino".

Según un estudio llevado a cabo en el Reino Unido, muchas familias británicas consideran que la totalidad de los menores que tienen en la actualidad 10 años tendrán en el futuro algún contacto con China.

El director del 48 Group Club, una red independiente de empresarios dedicados a promover las relaciones entre el Reino Unido y China, aconsejó a su hijo que trabaja en China que estudiara el chino porque "los chinos sólo con saber inglés pueden entender a los ingleses, pero si un inglés no habla chino, nunca entenderá a un chino".

Xu Lin recuerda que durante un viaje a Egipto se encontró con un guía que llevaba un libro de enseñanza de chino de los elaborados por la Oficina de Lengua China que ojeaba durante los desplazamientos.

"Los guías egipcios que hablan chino cobran el doble que los que hablan francés, por lo que nada más anunciarse la apertura del Instituto Confucio en El Cairo se inscribieron más de 20.000 estudiantes", dijo el guía.

La directora de la oficina señaló que la enseñanza de lengua china es sólo la mitad del trabajo de los centros, que para muchos constituyen una ventana a través de la cual aproximarse a la cultura china.

Hay quien se acerca a los centros para preguntar cuál es la mejor estación para viajar a China o qué productos típicos pueden comprar allí; hay quien desea abrir una oficina en China y quiere aprender algunas frases sencillas y conocer un puñado de costumbres; y hay quien busca aprender chino para encontrar en el futuro un buen puesto de trabajo.

El Instituto Confucio se extiende por el mundo a una gran velocidad, pero si lo comparamos con otras instituciones similares de otros países, por ejemplo el Reino Unido y Francia, sus primeros pasos han sido tardíos.

El primer centro abrió sus puertas el 21 de noviembre de 2004 en Corea del Sur, mientras que el primer Goethe Institut, dedicado a la promoción del alemán, se creó en 1951.

Hay que destacar además la carencia de profesionales con formación específica para ejercer como profesores de chino como lengua extranjera, frente a otros idiomas como el inglés o el francés, lenguas en las que el número de profesores dedicados a formar a hablantes no nativos es de 7.000 y 3.000 respectivamente.

Xu Lin reconoció que todavía quedan cuestiones que se han de solucionar en torno al Instituto Confucio, que debe asumir una mayor capacidad y ser más perseverante, superando los problemas uno a uno.(Xinhua)
18/12/2007

Noticias relacionadas
·Google construye una nueva enciclopedia para competir con Wikipedia
·Participantes en programa de sonda lunar de China firman acuerdo para administrar satélite
·Supermodelo china impartirá clases en la Universidad Politécnica de Tianjin
·"El Orfanato" y "13 rosas", favoritas para los premios Goya
·Cada día más estudiantes africanos estudian en universidades chinas
 Más  
Noticias de PCCh