Actualizado a las 2008:09:26.13:28

Un paso pequeño en el espacio, un paso grande para China

El 25 de septiembre, el Centro de Lanzamiento de Satélites de Jiuquan de China empleó un cohete “Changzheng-2F” para enviar la nave espacial “Shenzhou-VII” al espacio, de manera que los astronautas Zhai Zhigang, Liu Boming y Jing Haipeng emprendieron el tercer viaje espacial tripulado de China.

Desde un astronauta en la nave “Shenzhou-V”, a dos astronautas en la “Shenzhor-VI” y hasta los tres astronautas en la “Shenzhou-VII”, el avance de la “Shenzhou-VII” no es sólo el aumento de personas en el vuelo, sino, en mayor grado, un importante salto en tecnología espacial clave: La “Shenzhou-VII” cumplirá por primera vez la tarea de actuar fuera de la cabina, haciendo así en realidad el sueño de la “caminata espacial”.

Además de salir de la cabina, el astronauta chino realizará en el curso de esta misión un experimento científico en el espacio exterior—ensayo de revelación de material lubricante sólido y de material básico de célula solar; recoger las muestras de experimentación desde fuera de la cabina será el contenido principal de las actividades fuera de la cabina. Después de terminadas las actividades fuera de la cabina, se pondrá en órbita un pequeño satélite, el cual acompañará el vuelo del módulo orbital. Esta será la primera vez que China libera en órbita un pequeño satélite y también el primer experimento de vuelo de acompañmiento. El primer satélite repetidor de China lanzado al espacio en el primer semestre de este año, “Tianlian-I” será plenamente comprobado durante la misión de la “Shenzhou-VII”. El uso de satélites repetidores podrá elevar enormemente el área de cobertura y eficiencia de la red china de medición y control.

El salto tecnológico grande es una importante característica de la misión de la “Shenzhou-VII”; y detrás del importante salto tecnológico están desafíos y riesgos sin precedentes. La salida de la cabina será el punto más espectacular de la “Shenzhou-VII” y también el punto más difícil. Durante la misión se comprobará el traje espacial fuera de cabina y el módulo de compuerta de aire, ambos hechos en China. Desafiando a la práctica internacional de salir de la cabina 72 horas después de entrar en órbita, un astronauta de la “Shenzhou-VII” deberá superar las influencias de los males de movimiento espacial y cumplir la tarea de salir de la cabina en menos de dos días tras entrado en órbita, lo que constituirá, sin duda alguna, un rigurosa prueba del cuerpo, psicología y capacidad técnica del astronauta. Además, la nave espacial “Shengzhou”, con capacidad estándar de tres personas, vuela por primera vez completamente cargada, lo que significa una importante prueba para los sistemas de control del ambiente y de garantía de la vida. “Con dificultades y desfíos sin precedentes”, un pequeño paso que dé el astronauta de la “Shenzhou-VII” en el espacio será un gran paso del proyecto de vuelo espacial tripulado de China. Para dar este paso, se necesita sabiduría, y más se necesita valor.

Tenemos plena confianza en el primer vuelo de la primera fase del segundo paso del proyecto de vuelo espacial tripulado de China, abrigamos hermosas ilusiones por el futuro desarrollo del vuelo espacial tripulado de China. De acuerdo con el programa, tras cumplidas las actividades fuera de la cabina, el próximo objetivo de China será “reunión y acomplamiento” (para entonces se lanzará un aparato volador objetivo y luego una nave espacial para reunirse y acoplarse con él). Se espera que este objetivo se hará realidad dentro de un tiempo no muy largo. De acuerdo con el programa de “tres pasos” del proyecto de vuelo espacial tripulado, entre las tareas del segundo paso también figurarán el desarrollo y lanzamiento de un laboratorio espacial cuidado durante corto tiempo por personas en tanto que la construcción y lanzamiento de una estación espacial cuidada durante largo tiempo por personas será un importante contenido del “tercer paso”.

El proyecto de vuelo espacial tripulado de China fue arrancado en 1992 y, hasta la fecha, ya ha lanzado cuatro naves no tripuladas y tres naves tripuladas, después de haber dominado numerosas tecnologías clave para el vuelo espacial tripulado. El vuelo espacial tripulado de China se inició más de 40 años más tarde que Estados Unidos y Rusia, pero desde un punto de partida no bajo y, en su conjunto, se vieron las características chinas y progresos tecnológicos de China. En el curso de 16 años, China ha desplegado plenamente la ventaja del sistema de concentrar la fuerza en asuntos primordiales, ha realizado una organización esmerada, una dirección esmerada y una ejecución esmerada, lo que ha permitido que el vuelo espacial tripulado avance paso a paso y cada paso que se ha dado lleva el vuelo espacial chino a una nueva altura y echa una base sólida para el próximo paso de desarrollo.

¡Esperamos el retorno victorioso de los astronautas de la “Shenzhou-VII”! ¡Anhelamos que la vía espacial de China se extienda cada vez más lejos!. (Pueblo en Línea)
26/09/2008

Noticias relacionadas
·Teléfono celular T-Mobile GI de Google se venderá a 179 dólares por unidad
·Idea diseñadora de la motocicleta Farrari V4 es inspiraada en de avión de combate F-16
·Se celebra en Verona festival cultural sino-italiano del amor
·El teléfono de Google costará $179 y se venderá en EEUU el 22 de octubre (6)
·El teléfono de Google costará $179 y se venderá en EEUU el 22 de octubre (5)
 Más  
Noticias de PCCh