PortadaChinaEconomíaMundoIberoaméricaOpiniónCiencia-TecDeportesCultura-EntreSociedad-SaludVídeo

Información Bilingüe

Actualizado a las 2011:02:14.10:07

Ballet Nacional de Cuba celebra aniversario de Giselle

Ballet Nacional de Cuba celebra aniversario de Giselle

El Ballet Nacional de Cuba (BNC) celebra con un programa especial, que concluye el día 13, los 170 años del estreno de "Giselle", y del bicentenario del natalicio de Théophile Gautier, poeta, crítico, novelista francés y libretista de la obra.

Durante este fin de semana, la sala García Lorca del Gran Teatro de La Habana es escenario del ballet, que tiene una enorme significación en el repertorio de la compañía cubana, pues marcó la trascendencia profesional de la "prima ballerina assolutta", Alicia Alonso, hoy directora y coreógrafa del BNC.

En el homenaje cubano de este fin de semana, las tres funciones han sido protagonizadas por Anette Delgado, Viengsay Valdés y Sadaise Arencibia, en el papel de la joven campesina Giselle; y como el duque Albrecht están Elier Bouzac, Alejandro Virelles y Danni Hernández, quien debuta en el personaje.

La Reina de las Wilis ha sido interpretada por Yanela Piñera y Marizé Fumero.

La historia de "Giselle" en el ballet cubano comenzó aún antes de la fundación del BNC, en 1948, pues el 2 de noviembre de 1943 Alonso debutó en el papel principal en el Metropolitan Opera House de Nueva York.

Más que una noche memorable, aquella función fue el inicio de una relación artista-personaje que trascendería el ámbito puramente teatral para dar paso al nacimiento del mito, a la espiral ascendente en el ámbito de la danza.

Los augurios sustentados por la crítica de entonces se hicieron realidad en aquella primera encarnación de la noble campesina convertida en espíritu danzante, en la que ya se apreciaba el germen de la futura perfección artística.

La concisa narración, ligada al diseño de los bailes y a su situación dentro de "Giselle", traza una parábola entre los dos actos, y logra una manifiesta homogeneidad estilística, un equilibrio dramático y coreográfico desarrollado orgánicamente del primero al segundo acto.

Esa uniformidad no alcanzada en todas las puestas de este ballet, ha contribuido a que la versión del BNC se proclame como la más lograda de cuantas se encuentran en el repertorio internacional.

La versión coreográfica de "Giselle", realizada en 1958 por Alonso, ha sido incorporada al repertorio de prestigiosas agrupaciones dancísticas internacionales, entre ellas el Teatro Colón, de Buenos Aires; el Teatro Griego, de Los Angeles; el Ballet de la Opera de París, y el Ballet del Teatro de Bellas Artes de México.

También la adoptaron el Ballet de la Opera del Estado de Viena, el Ballet del Teatro San Carlo, de Nápoles, y el Ballet del Teatro Nacional Eslovaco.

En 1966, Alicia Alonso recibió el Grand Prix de la Ville de París en el IV Festival Internacional de la Danza celebrado en el Teatro de los Campos Elíseos, por su versión coreográfica e interpretación personal del ballet "Giselle".

Para el crítico Lewis Segal, del diario "Los Angeles Times", "La versión de Giselle creada por Alicia Alonso para el Ballet Nacional de Cuba continúa siendo un sello distintivo de integridad dramática, del estilo romántico y de la grandeza que una compañía es capaz de alcanzar".

Este ballet fue creado cuando la corriente artística del romanticismo vivía su apoteosis en Europa, y el escritor, poeta, crítico literario y arqueólogo francés Théophile Gautier quedó fascinado con un bello libro de mitos alemanes publicado por el poeta Heinrich Heine.

Al poco tiempo, Gautier se puso al habla con el famoso libretista Vernoy de Saint-George, y le contó su sueño de hacer un ballet con el argumento del libro, donde aparecían hadas etéreas, espíritus y genios de las aguas y "willis" blancas como la nieve que bailaban con crueldad.

Sobre el mito de las "willis", escribió Heine en el libro "Tradiciones populares" que representan "la tradición de la bailadora nocturna que se conoce en los países eslavos con el nombre de willis. Las willis son desposadas que han muerto el día antes de sus bodas. Las pobres criaturas no pueden permanecer tranquilas en sus tumbas".

Días después, ya estaba escrito el guión de "Giselle" o "Las willis", y a la semana, el compositor Adolphe Adam finalizaba la partitura que sirvió de fondo a la coreografía creada por Jules Perrot para su esposa, la bailarina italiana Carlota Grissi, primera intérprete de la obra.

Como la mayoría de los ballets románticos, el quehacer de "Giselle" descansa en la prima ballerina, quien debe ser dueña de virtuosismo técnico en el baile y, al propio tiempo, de una alta disposición para la mímica.

"Giselle" ha estado en el repertorio de bailarinas excepcionales como la Grissi, la austríaca Fanny Elssler, la rusa Anna Pavlova, la inglesa Alicia Markova y otras, aunque se considera a la Alonso como la más extraordinaria de todos los tiempos.(Xinhua)
14/02/2011

Noticias relacionadas
·No son joyas, son insectos (12)
·No son joyas, son insectos (11)
·No son joyas, son insectos (10)
·No son joyas, son insectos (9)
·No son joyas, son insectos (8)
 Más  
  • Comentario
  • Nombre y apellido           Anónimo
Noticias de PCCh