PortadaChinaEconomíaMundoIberoaméricaOpiniónCiencia-TecDeportesCultura-EntreSociedad-SaludVídeo

Información Bilingüe

Actualizado a las 2011:03:31.18:09

Sam Voutas promueve su “revolución roja” en Beijing

Isidro Estrada


Cartel oficial de Red Light Revolution, una comedia "95% china" sobre la próspera industria de los juguetes eróticos.


Como niño con juguete nuevo andaba el pasado domingo el australiano residente en Beijing Sam Voutas. No era para menos, teniendo en cuenta que ese día estrenaba su primer largometraje de ficción, en presentación especial para un reducido público de la capital china. Pero la frase hecha devino más literal aún en su caso, porque su filme, Red Light Revolution (红灯梦), gira en buena medida alrededor de la industria de juguetes en China. Sólo que no son precisamente juguetes para párvulos, sino los denominados eróticos o sexuales.

“Me lancé a la piscina sin averiguar si había agua”, me cuenta el realizador, a punto de proyectar le película, y lo dice remecido de entusiasmo, el mismo ánimo con el que los espectadores recibimos su historia ese día, y, según sus palabras, el que también marcó todo el proceso de filmación y postproducción del filme. “Porque,” apostilla, “nos divertimos a mares durante el proceso: Nada que ver con las tensiones que con frecuencia se acumulan en proyectos de este tipo”.

Pero la metafórica zambullida de Voutas en realidad va para largo. Sus éxitos inciales, que han ido acumulándose desde la premiere mundial en el Festival de Cine de Sao Paulo, el pasado 24 de noviembre, apenas son el primer paso del largo camino que le queda por recorrer para llegar a su meta: mostrar su obra en la gran pantalla china.


El actor-director australiano de Red Light Revolution, Sam Voutas y la productora del filme, la chino-canadiense Melanie Ansley, en la premiere de Beijing.


Sam está bien consciente de que el tema resulta cuando menos sensible para los censores cinematográficos chinos. Si bien se contabilizan ya 2.000 comercios de este tipo de juguetes por toda la ciudad – en comparación con sólo uno en 1994 - , el tema ha estado hasta ahora a buen recaudo de los medios de comunicación masiva locales, cine incluido. En el actual Beijing cualquiera con el dinero para ello puede comprar consoladores y muñecas inflables, entre otros artilugios de placer íntimo, a la vuelta de la esquina y con total amparo legal. Pero, ojo, que éstos todavía no han conseguido boleto de acceso a la todopoderosa Administración Estatal de Radio, Cine y Televisión, cancerbero de la moral de 1.300 millones de seres humanos.

Este “detalle” lo tuvo muy presente Sam, según propia confesión. “Por eso me medí mucho al escribir el guión, que hice originalmente en inglés, pero siempre pensando cómo sonaría en chino, tratando asimismo de no extralimitarme en ningún momento”.

Esta cautela del actor nacido en Melbourne y criado en Taipei, Manila y Beijing es evidente en el filme. El malhadado héroe de Red Light Revolution, Shunzi (Zhao Jun), tras perder empleo y esposa en un mismo día, intenta reencauzar su suerte abriendo una tienda de sexo en su barrio. Poco menos que un escándalo a los ojos de ciertos vecinos. De una escena a otra hay un continuo trasiego de los más diversos adminículos de goce sexual, pero bajo la dirección de Voutas se obvian regodeos y términos o gestos explícitos, que de existir hubieran aumentado aún más la distancia entre el filme y su posibilidad de codearse con la gran audiencia china.

Filmada totalmente con cámara digital Red One 4k, en formato de Alta Definición, la película contiene momentos de gran hilaridad, en virtud del carisma del cuadro de actores, su protagonista muy en especial. La producción cuenta con una banda sonora responsabilidad de varias agrupaciones locales de rock.

Si hay algo que tanto Voutas como la productora, la chino-canadiense Melanie Ansley, compañera sentimental del realizador, mantienen bien guardado es el monto de la producción. Ambos prefirieron eludir cifras de prespuesto en nuestra conversación. Ansley se limitdó a decir: “fue modesto, mucho menos que el de Terremoto (Aftershock, película relizada en 2010 por el cinesta chino Feng Xiaogang)”(Pueblo en Línea)

31/03/2011

Noticias relacionadas
·Angelina Jolie: los labios más sexis del mundo (3)
·Angelina Jolie: los labios más sexis del mundo (2)
·Angelina Jolie: los labios más sexis del mundo
·Angelababy, sensual en portada de revista de la moda (4)
·Angelababy, sensual en portada de revista de la moda (3)
 Más  
  • Comentario
  • Nombre y apellido           Anónimo
Noticias de PCCh