INFORME SOBRE LA LABOR DEL GOBIERNO

     

(Presentado el 5 de marzo de 2003 ante

la I Sesión de la X Asamblea Popular Nacional)

  Zhu Rongji

  Primer Ministro del Consejo de Estado

 

Estimados diputados:

       El presente Gobierno asumió las funciones en marzo de 1998 y pronto va a terminar su mandato. Ahora, en nombre del Consejo de Estado, voy a presentar ante la I Sesión de la X Asamblea Popular Nacional el informe sobre la labor realizada en el último lustro así como las propuestas para el trabajo de este año, para que ustedes lo examinen y los honorables miembros del Comité Nacional de la Conferencia Consultiva Política del Pueblo Chino hagan las observaciones pertinentes.

 

I. MIRADA RETROSPECTIVA A LA LABOR DEL GOBIERNO

 EN EL QUINQUENIO PASADO

 

       Estos cinco años transcurridos desde la I Sesión de la IX Asamblea Popular Nacional han sido unos años poco ordinarios en el sentido de que en el período inicial de este Gobierno fuimos testigos tanto de los impactos de la crisis financiera asiática y de una desaceleración del crecimiento económico mundial, como de una contradicción muy pronunciada en la estructura sectorial de la economía nacional, del desplazamiento de sus puestos de numerosos trabajadores en las empresas de propiedad estatal y de las calamidades causadas sucesivamente por las gravísimas inundaciones de 1998 y 1999. Bajo la dirección del Partido Comunista de China, el pueblo de las diversas etnias del país, unido en impetuoso avance y tenazmente entregado a la lucha, ha superado múltiples dificultades y obtenido grandes éxitos mundialmente reconocidos en la reforma, la apertura y el desarrollo económico y social. Hemos cumplido triunfalmente la meta estratégica del segundo paso para la modernización y empezado a marchar hacia la del tercer paso.

       Durante el lustro pasado, la economía nacional mantuvo una positiva tendencia de desarrollo y la reestructuración económica de carácter estratégico dio pasos importantes.

       Crecimiento económico continuo y bastante rápido. El producto interno bruto (PIB) aumentó de 7.400.000 millones de yuanes en 1997 a 10.200.000 millones en el año 2002, calculados a precios constantes, representando un incremento medio anual del 7,7%. Se produjeron efectos visibles en el reajuste de la estructura sectorial de la economía. En lo referente al suministro de cereales y otros productos agrícolas principales, se dio un paso histórico, pasando de la escasez crónica al equilibrio en su volumen global y a la excedencia en los años de buena cosecha. Se desenvolvieron velozmente las industrias de alta y nueva tecnología con industria informática como sector insignia. Se aceleró la reconversión de las tradicionales. Se fomentó de modo rápido el sector de servicios modernos. La calidad y la rentabilidad del crecimiento económico mejoraron sin cesar. La recaudación tributaria estatal registró incrementos considerables año tras año. Los ingresos fiscales de todo el país se incrementaron de 865.100 millones de yuanes en 1997 a 1.891.400 millones en 2002, con un aumento medio anual de 205.300 millones; las reservas estatales en divisas ascendieron de 139.900 millones de dólares a 286.400 millones. Durante los cinco años pasados, las inversiones de toda la sociedad en activos fijos alcanzaron 17.200.000 millones de yuanes. Sobre todo, la emisión de 660.000 millones de yuanes de bonos del Estado a largo plazo destinados a la construcción motivó una inversión de 3.280.000 millones de yuanes provenientes de los préstamos bancarios y de otros fondos sociales, con lo cual se lograron materializar muchas grandes obras que durante tantos años habíamos pensado hacer pero no teníamos la capacidad suficiente. Las fuerzas productivas sociales ascendieron a un nuevo nivel más alto, mientras que se robustecieron evidentemente la fuerza económica real, la capacidad de contrarrestar los riesgos y la competitividad internacional del país.

       Logros notables en la construcción infraestructural. Concentrando nuestra fuerza, terminamos la construcción de un buen número de grandes infraestructuras que importan al país en su conjunto. Se llevó a cabo la construcción de las obras hidráulicas de mayor magnitud desde la fundación de la Nueva China. Durante los cinco años pasados invertimos 356.200 millones de yuanes en la construcción de obras hidráulicas en todo el país, suma que, deducido el factor de cambio de los precios, equivale al total de las inversiones a escala nacional hechas de 1950 a 1997 en este aspecto. Se inició o finalizó la construcción de una serie de importantes proyectos hidráulicos. Empezó la ejecución de obras de consolidación de los diques para los ríos a lo largo de 35.000 kilómetros; concluyeron las obras de reforzamiento de los diques troncales del río Changjiang en una longitud de más de 3.500 kilómetros y de los diques de defensa del río Huanghe en cerca de 1.000 kilómetros, incrementándose con creces sus capacidades de prevención contra las inundaciones. Pronto va a terminar la segunda fase de la construcción del complejo hidráulico de las Tres Gargantas del río Changjiang, obra que llama la atención del mundo; han entrado en funcionamiento varios complejos hidráulicos, incluyendo el de Xiaolangdi del río Huanghe, y ha accedido a la construcción el proyecto de transvase de aguas del sur al norte. La construcción de las vías de comunicación registró un desarrollo nunca conocido, y se llegó a configurar en lo inicial un sistema integral de transporte moderno. En el último quinquenio se invirtieron 1.234.300 millones de yuanes en la construcción de carreteras a lo ancho del país, suma que, descontado el factor de cambio de los precios, supone 1,7 veces el conjunto de las inversiones a escala nacional de 1950 a 1997 hechas en este sentido. El kilometraje de las carreteras abiertas al tráfico se incrementó de los 1,23 millones de kilómetros en 1997 a los 1,76 millones en 2002, entre ellos se encuentra el de las autopistas con un aumento de 4.771 kilómetros a 25.200, lo que llevó a China al segundo lugar del mundo desde el trigesimonoveno. En cuanto a los ferrocarriles, la longitud de líneas puestas en operación se acrecentó de 65.969 kilómetros a 71.500; en el último quinquenio se tendieron 5.944 kilómetros de nuevas líneas, entre ellos 4.603 de líneas de doble vía y 5.704 de líneas eléctricas. Se construyeron, reconstruyeron o ampliaron 50 aeropuertos. Los atracaderos de categoría de más de 10.000 toneladas en los puertos aumentaron la capacidad de carga y descarga en 144 millones de toneladas. El fomento de los correos y telecomunicaciones avanzó a pasos agigantados. La longitud de los cables de fibra óptica para la comunicación a larga distancia ascendió de los 150.000 kilómetros en 1997 a los 470.000 en 2002; el número de usuarios de teléfonos fijos y móviles se incrementó de los 83,54 millones a los 421 millones, lo que sitúa a nuestro país en el primer puesto del mundo. Continuó fortaleciéndose la construcción de obras de generación energética. La capacidad instalada de generación eléctrica creció de los 254 millones kilovatios/hora en 1997 a los 353 millones en 2002. La planificación urbana y la construcción de instalaciones públicas se reforzaron de manera remarcable, lo que imprimió grandes cambios a la fisonomía de numerosas ciudades. El notorio mejoramiento de las infraestructuras incrementó grandemente la fuerza de nuestro país para su desarrollo económico ulterior.

       Buen inicio de la explotación en gran escala de las regiones occidentales. Durante los tres años transcurridos desde la puesta en práctica de la estrategia de explotación en gran escala de las regiones occidentales, el Estado impulsó enérgicamente el desarrollo de estas regiones recurriendo a medidas tales como el aumento de las inversiones en la construcción, el incremento de la transferencia de pagos y la aplicación de las políticas fiscal y tributaria preferenciales. Se inició la construcción de 36 nuevas obras clave, con una inversión total de más de 600.000 millones de yuanes. Tanto el ferrocarril de Qinghai-Tíbet, el envío de gas del oeste al este, la transmisión de electricidad del oeste al este, los complejos hidráulicos, las carreteras troncales, así como otros importantes proyectos se encuentran en feliz proceso de marcha. Se aceleró la ejecución de los programas para hacer llegar “los caminos asfaltados a cada distrito”, “la electricidad a cada cantón” y “la radio y la televisión a cada aldea”. Se intensificaron la protección medioambiental y el mejoramiento del entorno ecológico. En las zonas rurales se aceleró la construcción de carreteras, obras hidráulicas pequeñas y medianas, obras de suministro de agua potable para la población y el ganado, así como instalaciones para el fomento de la ciencia, la tecnología y la educación. Se fortaleció aún más la cooperación económica y tecnológica entre el Este, por un lado, y el Centro y el Oeste, por el otro.

       Incremento de la capacidad del desarrollo sostenible. En los últimos cinco años, en todo el país se invirtieron 580.000 millones de yuanes en lo relacionado con la protección medioambiental y el mejoramiento del entorno ecológico, cifra que es 1,7 veces el total de las inversiones hechas entre 1950 y 1997. Se ejecutaron por completo las seis obras de mejoramiento del entorno ecológico en la silvicultura, entre ellas, la reconversión de tierras de labranza en bosques, la protección de las selvas silvestres y el acondicionamiento de las zonas donde se originan las tormentas de arena que afectan a Beijing y Tianjin. En los cinco años pasados, en todo el país se reforestaron 27,87 millones de hectáreas, de las cuales, 3,82 millones de hectáreas corresponden a la reconversión de tierras de labranza en bosques, y se acordonaron 31,53 millones de hectáreas en zonas montañosas para la repoblación forestal; se controló la pérdida de agua y suelo en una superficie de 266.000 kilómetros cuadrados y la desertización en otra de 5,7 millones de hectáreas. En general, se controló la tendencia de agravamiento de la polución ambiental. Se redujo constantemente el volumen total de la emisión de las principales substancias contaminantes. Mejoró en cierta medida la calidad del medio ambiente en las ciudades y zonas clave. La protección de recursos naturales hizo nuevos progresos. Se consiguieron abundantes logros en la investigación geológica. Los éxitos en la prevención y mitigación de las calamidades naturales fueron notables. La tasa de crecimiento vegetativo ha descendido al 6,45‰, de modo que nuestro país ha entrado en un período de bajo y estable nivel de natalidad.

Durante los cinco años transcurridos, los avances relativos a la reforma y la apertura fueron espectaculares, y se estableció en lo preliminar el sistema de economía de mercado socialista.

       —Reajuste y perfeccionamiento en mayor medida de la estructura de la propiedad. La economía de propiedad pública se desarrolló y consolidó en medio del reajuste y reforma, y se consiguieron éxitos en la exploración de las diversas formas para la realización de la propiedad pública. Se aceleró el paso de la reestructuración de la economía de propiedad estatal, a tenor de lo cual su poder de control y competitividad se fortalecieron notablemente. Se cumplieron en lo fundamental los objetivos fijados para la reforma y superación de dificultades de las empresas estatales en tres años. En la mayoría de las grandes y medianas empresas clave de propiedad estatal se estableció, de modo preliminar, el sistema empresarial moderno, por lo que surgió un buen número de empresas ventajosas por su fuerza, vitalidad y competitividad. Se liberalizaron y agilizaron aún más las pequeñas y medianas empresas estatales. La reforma de la estructura administrativa en los sectores monopolistas dio pasos substanciales. La economía colectiva tanto urbana como rural registró nuevo desarrollo. La economía del sistema accionario aumentó sin cesar. La economía de propiedad no pública como la individual y la privada se desarrolló con relativa rapidez, desempeñando un papel importante en el desarrollo económico, el aumento de empleos, la activación del mercado y la expansión de las exportaciones.

       Despliegue en todos los aspectos de la construcción del sistema de mercado moderno. Se amplió aún más el grado de mercantilización de la economía nacional y se acentuó visiblemente el papel básico del mercado en la asignación de los recursos. Se profundizó de manera continua en la reforma de precios en los terrenos de los servicios públicos, la energía y el transporte. Se aceleró el desarrollo de los mercados de capital, propiedad, suelo, tecnología y fuerza laboral. Se fueron expandiendo las formas modernas de circulación y mercadotecnia. Se consiguieron resultados por fases en la rectificación y la reglamentación del orden de la economía de mercado. En el país se desplegaron amplia e impetuosamente una tras otra las actividades específicas para asestar golpes al contrabando, el fraude tributario, la estafa en divisas y la manufactura y venta de productos falsificados, adulterados o de mala calidad, y se llevaron a cabo las rectificaciones específicas del orden en los mercados cultural, turístico, de construcción, las ferias, etc., así como en la seguridad para la producción. Se investigó y sancionó según la ley un gran número de casos de infracción económica, y se castigó a los criminales que habían socavado gravemente el orden del mercado. Así que han mejorado gradualmente el ambiente de mercado y el de consumo.

       Mayor profundización de la reforma de los sistemas financiero, fiscal y tributario, y de inversión y financiación. Se configuró de manera preliminar el sistema financiero apropiado al desarrollo de la economía de mercado socialista. Se completó gradualmente el modo de regulación y control financieros. Se reformó el sistema de administración del Banco Popular de China, y se implantó a nivel nacional el sistema centralizado y unificado de supervisión y control de las instituciones de valores y seguros. Prosiguió su marcha la reforma de los bancos comerciales de fondos exclusivamente estatales y de los de orientación política, a la vez que se optimizó la estructura orgánica de los bancos comerciales pequeños y medianos. Se obtuvieron avances importantes en la rectificación y la reglamentación de las instituciones financieras no bancarias. Persistiendo en el principio de “legalidad, supervisión y control, autodisciplina y reglamentación”, el sector de valores se desarrolló en medio de la reglamentación gradual. Se profundizó de continuo en la reforma del sector de seguros. Se revisaron y suprimieron las fundaciones cooperativas rurales. Según la ley se suprimieron en la sociedad las operaciones bancarias ilícitas y otras actividades infractoras. Se reforzaron paulatinamente la supervisión y el control de las instituciones financieras, se obtuvieron logros en la prevención y neutralización de los riesgos financieros, y fue rebajándose la proporción de los préstamos fallidos de las instituciones bancarias. Se estableció de modo preliminar el marco estructural de finanzas públicas adecuado a las exigencias del sistema de economía de mercado socialista. Sobre la base de la reforma en favor del sistema de reparto de ingresos tributarios, en el sistema fiscal se llevó a término la reforma para implantar el reparto de los ingresos procedentes de los impuestos sobre la renta. Se aplicó el sistema de presupuestación departamental a los niveles central y provincial, y se impulsaron a pasos seguros la administración de los ingresos y gastos por dos vías separadas y los experimentos piloto de la reforma para la institución del sistema de cobros y pagos centralizados por el tesoro público. Los resultados obtenidos en la reforma del sistema tributario y de la recaudación y administración de los impuestos fueron notables. Se profundizó gradualmente en la reforma del sistema de inversión y financiación y se ensancharon en mayor medida sus canales, se diversificaron los modos de inversión y financiación, y se establecieron de modo inicial los sistemas de responsabilidad de la persona jurídica en los proyectos, de licitación pública, de administración por contrato y de supervisión sobre la ejecución de las obras de construcción. Se lograron resultados notables en la reforma del sistema de viviendas en las ciudades y los poblados.

—Establecimiento básico del marco del sistema de seguridad social. Se dieron pasos importantes en la institución del sistema de seguros de vejez básicos y el de seguros de asistencia médica básica en las ciudades y los poblados. Fueron implantadas las “tres líneas de garantía”, es decir, el sistema de garantía de la manutención básica de los trabajadores desplazados de las empresas estatales, el de seguros de desempleo y el de garantía del nivel de vida mínimo de los habitantes urbanos. A consecuencia de la constante ampliación de la cobertura de la seguridad social, se incrementó en gran margen el número de beneficiarios de los seguros de vejez básicos, de los seguros de asistencia médica básica y de los seguros de desempleo en las ciudades y los poblados de todo el país, mientras que los residentes urbanos necesitados que cumplían los requisitos fueron gradualmente incluidos dentro de la garantía del nivel de vida mínimo, de modo que se garantizó la cobertura fundamental a todos los que debían ser beneficiados. Se estableció el fondo nacional de seguridad social, con una suma acumulada de 124.200 millones de yuanes. En las ciudades y poblados los progresos relacionados con la reforma del sistema de seguros de asistencia médica básica de los trabajadores, la del sistema de asistencia médica y sanidad y la del sistema de producción y circulación de medicamentos resultaron importantes. Comenzó a experimentarse con el sistema de asistencia médica cooperativa rural de nuevo tipo en sitios seleccionados. La implantación acelerada del sistema de seguridad social proporcionó una fuerte garantía al mantenimiento de la estabilidad social, a la profundización de la reforma, a la reestructuración económica y al impulso del desarrollo.

—Profundización y ampliación de la apertura al exterior. El comercio exterior ha dado continuos saltos adelante. El volumen total de las importaciones y exportaciones del país creció de los 325.200 millones de dólares en 1997 a los 620.800 millones en 2002, con lo cual China avanzó del décimo al quinto puesto de la clasificación mundial; el volumen total de las exportaciones aumentó de los 182.800 millones de dólares a los 325.600 millones, y se hizo más óptima la diversificación de los rubros exportables. Se desarrolló con pasos seguros el comercio de servicios y se incrementaron en gran medida tanto el número de turistas que entraron al país como los ingresos de divisas en este campo. Se elevó de manera notable el nivel de uso del capital foráneo. En el lustro pasado se utilizó efectivamente una inversión directa foránea acumulativa de 226.100 millones de dólares, sobrepasando el total registrado en el período 1979-1997. Las industrias de alta y nueva tecnología, las instalaciones infraestructurales y el sector de servicios conocieron incrementos evidentes en la captación de capital foráneo. Con la implementación de la estrategia de “salida”, se expandieron sin pausa la inversión en el extranjero, la contrata de obras de ingeniería y la cooperación laboral en el exterior. Al cabo de quince años de arduos esfuerzos, nuestro país se incorporó oficialmente a la Organización Mundial del Comercio (OMC) en diciembre de 2001, lo que marcó la entrada de su apertura al exterior en una nueva etapa. Después de nuestro ingreso en la OMC, hemos sido fieles a los compromisos, cumplido las obligaciones y ejercido los derechos, ganando así buen prestigio y promoviendo la cooperación con el exterior.

       En los últimos cinco años la capacidad de innovación científica y tecnológica se fortaleció palpablemente y la educación se desarrolló con ímpetu.

       Importantes avances de la investigación básica, la de alta tecnología y la de tecnologías aplicadas. Se impulsó activamente la institución del sistema estatal de innovación. Se consiguieron éxitos relevantes en la tecnología informática, la ciencia de la vida, las tecnologías aeronáutica y cosmonáutica y otros campos. La conclusión del mapa detallado del genoma de arroz índica, la construcción de la obra de ensayo del reactor nuclear de 10 megavatios a altas temperaturas y con enfriamiento a gas, el desarrollo exitoso de las computadoras de superdimensión y procesamientos paralelos y los exitosos ensayos de las naves espaciales de la serie Shenzhou, marcaron la incorporación de China a las primeras filas del mundo en estos terrenos. Se finalizó la construcción de un grupo de laboratorios estatales clave, se puso en ejecución una serie de importantes proyectos científicos y se construyó un grupo de centros estatales de investigación de las tecnologías de ingeniería. Se apresuró obviamente el proceso de la comercialización e industrialización de los adelantos científicos y tecnológicos. En el último quinquenio, más de 140.000 de estos adelantos accedieron al registro estatal, obteniendo 520.000 derechos de patente. Se obtuvo una partida de logros alentadores en la investigación de la filosofía y las otras ciencias sociales. Se reforzó en mayor medida la protección de la propiedad intelectual.

—Acelerado desarrollo de la educación. A lo largo del país, la cobertura poblacional de la generalización básica de la educación obligatoria de nueve años y de la eliminación fundamental del analfabetismo entre jóvenes y adultos ascendió del 65% en 1997 al 91% en 2002. Se potenció el ciclo superior de la enseñanza secundaria. Debido a la continua ampliación de la admisión universitaria a partir de 1999, la tasa de admisión se elevó del 36% al 59%; en 2002 el número de los estudiantes matriculados en los centros de enseñanza superior fue de 16 millones, lo que equivale a 2,3 veces la cifra de 1997, y en el último lustro los graduados de la carrera normal y carrera corta en todo el país fueron 13 millones, en tanto que la cifra de postgraduados fue de 310.000. En la reforma relativa a la socialización del servicio logístico de los centros docentes superiores se lograron progresos importantes; se construyeron y reconstruyeron 48 millones de metros cuadrados de apartamentos para estudiantes, cifra que superó el total registrado en el período 1950-1997. Culminó en lo básico la institución del sistema de formación vocacional y de educación para adultos dotado de una estructura comparativamente completa y una variedad de especialidades completas. Se dio importancia a la educación especial y la educación preescolar. La enseñanza no pública se desarrolló con rapidez. La educación cualitativa se fortaleció de forma continua, promoviendo el desarrollo integral de los estudiantes en lo moral, intelectual, físico y estético.

       En estos últimos cinco años se obtuvieron resultados notables en el fomento de la política democrática socialista y la civilización socialista en lo espiritual.

—Incesante fortalecimiento de la construcción de la política democrática. Los gobiernos de los diversos niveles aceptaron a conciencia la supervisión de las asambleas populares de las mismas instancias y sus comités permanentes, reforzaron por iniciativa propia contactos con la Conferencia Consultiva Política del Pueblo Chino (CCPPCh), y atendieron concienzudamente las opiniones de los partidos democráticos, las federaciones de industria y comercio, las personalidades sin afiliación partidaria y las organizaciones populares. Se amplió en mayor grado la democracia en los niveles de base. Se practicaron paso a paso el autogobierno de los aldeanos y de los residentes urbanos y la información pública sobre los asuntos administrativos de las aldeas, de las fábricas y de los gobiernos. Continuó desarrollándose la construcción de las comunidades urbanas. Se implementó el plan básico de gobernar el país según la ley, se persistió en ejercer la administración conforme a la ley y el gobierno aceleró el fomento del sistema legal. En el lustro pasado, el Consejo de Estado presentó 50 proyectos de ley y promulgó 150 reglamentos administrativos. En respuesta a los requisitos de desarrollo de la economía de mercado socialista y a lo que nos exige nuestra incorporación a la OMC, se llevó a cabo una revisión completa de 756 reglamentos administrativos emitidos antes de finales de 2000, se abrogaron 71 y se declararon caducos 80. Los diversos departamentos del Consejo de Estado revisaron en total 2.300 reglamentos relacionados con el exterior y estipulaciones políticas pertinentes, abolieron 830 y enmendaron 325. El trabajo de la divulgación de las leyes y la educación en ellas se desplegaron en profundidad, acentuando así el sentido de la legalidad entre los ciudadanos. Se elevó incesantemente el nivel de administración legalizada de la sociedad. La inspección administrativa, la auditoría y la supervisión económica fueron potenciadas y desempeñaron un importante papel, entre otros aspectos, en el impulso del ejercicio de la administración según la ley, en la lucha contra la corrupción y el fomento de la moralización administrativa y en la investigación y tratamiento de casos de importante cuantía y gravedad. Se cumplió totalmente la tarea de delimitar las fronteras terrestres entre las áreas administrativas y se desplegó en todos los dominios el trabajo de delimitación de los espacios marítimos. Se intensificó la atención a las diversas agrupaciones sociales. Fueron prescritas con firmeza las organizaciones sectarias. Se llevaron a efecto en mayor grado las diversas medidas de saneamiento coordinado del orden público, con lo cual se mejoró la situación en este sentido y se aumentó la sensación de seguridad entre las masas.

—Nuevos logros en el fomento de la civilización en lo espiritual. Se desarrollaron en profundidad las actividades de estudio y divulgación de la teoría de Deng Xiaoping y del importante pensamiento de la “triple representatividad”*. Se persistió en combinar la administración del país según la ley con la administración del mismo según la moral. Se desplegaron vigorosamente las actividades dirigidas a fomentar la civilización en lo espiritual, tomando como contenidos principales la promoción de la urbanidad y el cultivo de nuevos hábitos y costumbres. Siguió fortaleciéndose la formación ideológica y moral. Se popularizaron aún más los conocimientos científicos y se exaltó el espíritu científico. Se desarrollaron en todos los aspectos la literatura y el arte, la prensa y la edición, la radiodifusión, el cine y la televisión, así como otras actividades pertinentes, y se produjeron sin cesar obras excelentes. Se elevaron palpablemente la capacidad y calidad de cobertura de la radiodifusión y la televisión. Se aceleraron la reforma y el desarrollo en los campos de la cultura, la sanidad y los deportes. Se redobló la inversión en la construcción de instalaciones culturales y la de fondos en otros proyectos especiales, y se construyó, reconstruyó y amplió un grupo de bibliotecas, museos, pabellones de ciencia y tecnología, archivos, casas culturales, etc. Se obtuvieron nuevos éxitos en la protección del patrimonio cultural y en la labor de archivos. Se profundizó sin cesar en la lucha contra las publicaciones pornográficas e ilegales. Fueron más activos que nunca los intercambios culturales con el exterior. Se fortaleció el trabajo sanitario en las ciudades y el campo, en tanto que la prevención y control de las enfermedades de consecuencias graves arrojaron resultados positivos. Debido a que se fortaleció la prevención de brotes epidémicos y otras enfermedades después de las calamidades, se logró evitar la incidencia de esos males tras el paso de las descomunales inundaciones. Se promulgó e implementó el Programa de Desarrollo de las Mujeres y los Niños de China. Se reforzaron la educación y la protección de los adolescentes y jóvenes. Se desarrolló en mayor medida el trabajo con la tercera edad. La causa relativa a los minusválidos cobró gran desarrollo. Las actividades deportivas de masas se desenvolvieron impetuosamente y los deportes de competición fueron coronados con excelentes resultados en repetidas ocasiones. En las competiciones internacionales importantes celebradas en el último lustro, los atletas chinos ganaron 485 títulos mundiales y sentaron 193 récords mundiales. El éxito logrado por Beijing al solicitar la sede de los Juegos Olímpicos de 2008 y la adjudicación a Shanghai del derecho a acoger la Exposición Universal de 2010, han estimulado el entusiasmo patriótico de las diversas etnias del país e incrementado el orgullo y la fuerza cohesiva de la nación.

—Fortalecimiento del trabajo relacionado con las minorías étnicas, la religión y los asuntos de los chinos de ultramar. Se desarrollaron aún más las relaciones étnicas socialistas de igualdad, unidad y ayuda mutua. Se fue perfeccionando el sistema de autonomía regional de las minorías étnicas. Quedaron garantizados los derechos de igualdad de los grupos étnicos minoritarios y el derecho de autonomía de las localidades de autonomía étnica. El Estado incrementó su apoyo a las regiones de minorías étnicas, acelerando su desarrollo económico y social. Se implementó en mayor grado la política de libertad de credo religioso, y la administración de los asuntos religiosos siguió gradualmente la vía de reglamentación y de afianzamiento de la legalidad. Se continuó llevando a la práctica la política de asuntos de los chinos de ultramar y se fortaleció continuadamente el trabajo pertinente.

       En el quinquenio pasado, las condiciones de vida del pueblo mejoraron considerablemente y en general alcanzaron un nivel modestamente acomodado.

—Incremento continuado de los ingresos de los residentes urbanos y rurales. Los ingresos disponibles per cápita de los habitantes de las ciudades y los poblados pasaron de 5.160 yuanes en 1997 a 7.703 en 2002, lo que significó un promedio de incremento anual real del 8,6%. Los ingresos netos por habitante rural se elevaron de los 2.090 a los 2.476 yuanes, con un promedio de aumento anual real del 3,8%. El saldo de las cuentas de ahorro en renminbi de la población urbana y rural se incrementó de los 4.600.000 millones de yuanes a los 8.700.000 millones. También aumentaron en buena medida las acciones, los bonos de deuda y otros activos financieros en posesión de los residentes. La población pobre en el campo disminuyó de 49,6 millones de personas a 28,2 millones. En estos cinco años, gracias al crecimiento relativamente rápido de la economía y al nivel relativamente bajo de los precios, las masas populares percibieron más beneficios reales.

Ascenso notable del nivel de consumo. Se respiró prosperidad en los mercados urbanos y rurales. El volumen de las ventas al por menor de los bienes de consumo de toda la sociedad pasó de los 2.730.000 millones de yuanes en 1997 a los 4.100.000 millones en 2002, lo que significa un aumento promedio anual real del 10,5%. La superficie construida de viviendas por residente en las ciudades y poblados ascendió de 17,8 a cerca de 22 metros cuadrados, y la superficie habitada de viviendas por residente rural, de 22,5 a 26,5 metros cuadrados. El uso de televisores, lavadoras, neveras y otros electrodomésticos se generalizó en mayor medida, y cada vez más familias dispusieron de computadoras y automóviles. Las instalaciones de servicio público y la superficie de zonas verdes per cápita continuaron en aumento. Como resultado del incremento de los feriados oficiales, aumentó en gran medida el número de ciudadanos que salen de viaje. Creció notablemente el consumo vinculado a los deportes y el fortalecimiento de la salud y a las actividades culturales y recreativas. Las condiciones de la asistencia médica y prevención sanitaria mejoraron sin cesar, y se elevó el estado de salud de las masas populares. La esperanza de vida del chino llegó a los 71,8 años en 2002, aproximándose al nivel de los países medianamente desarrollados.

Es una gran victoria del sistema socialista y constituye un nuevo jalón en la historia de desarrollo de la nación china que el pueblo en su conjunto haya alcanzado un nivel de vida modestamente acomodado en un país como el nuestro con una población de cerca de 1.300 millones de habitantes.

En los cinco años transcurridos se dieron nuevos pasos en la edificación de la defensa nacional y del ejército. El ejército popular, aplicando la orientación estratégica militar de los nuevos tiempos, implementó la estrategia de reforzar sus filas mediante la ciencia y la tecnología. Siguieron consolidándose la revolucionarización, la modernización y la regularización del ejército y se robustecieron la fuerza real de la defensa nacional y la capacidad de operación defensiva de las fuerzas armadas. Se cumplió en el plazo establecido la tarea de reducir 500.000 efectivos. Se llevó a cabo un trabajo sólido y eficaz en la formación ideológica y política. Se siguió profundizando en la reforma del sistema de aseguramiento logístico. Se elevó notablemente el nivel de modernización de los armamentos y equipamientos. El Ejército Popular de Liberación, las unidades de la policía armada, las del servicio de reserva y la milicia popular hicieron importantes aportes en cuanto a la salvaguarda de la soberanía nacional y la seguridad estatal, el apoyo a la construcción económica y la lucha contra las calamidades naturales y los casos de emergencia. Se reforzó la investigación científica para la defensa nacional, y la ciencia y tecnología y la industria dedicadas a la defensa nacional registraron un nuevo desarrollo. Se hicieron progresos permanentes en el trabajo de movilización para esta defensa. Se desplegaron a fondo las actividades de apoyo al ejército y de atención a las familias de los militares por parte del pueblo, así como las de apoyo al gobierno y de amor al pueblo por parte del ejército, lo que afianzó en mayor medida la unidad entre el ejército y el gobierno y entre el ejército y el pueblo.   

En los cinco años transcurridos se registraron nuevos progresos en la gran causa de la reunificación de la patria. Después del retorno de Hong Kong a la patria, nuestro Gobierno reanudó en diciembre de 1999 el ejercicio de soberanía sobre Macao. Perseverando en la orientación de “un país, dos sistemas”, se aplicaron la Ley Fundamental de la Región Administrativa Especial de Hong Kong y la Ley Fundamental de la Región Administrativa Especial de Macao. El Gobierno Central dio todo su apoyo a los Jefes Ejecutivos y los gobiernos de estas dos regiones administrativas especiales en el ejercicio de la administración con sujeción a la ley. En Hong Kong y Macao imperó la estabilidad económica y social. Siguiendo con firmeza los principios fundamentales de “reunificación pacífica” y “un país, dos sistemas” y la propuesta de ocho puntos del Presidente Jiang Zemin para la solución del problema de Taiwan, hemos librado luchas resueltas contra las fuerzas secesionistas que intentan maquinar la “independencia de Taiwan”. Hemos promovido los intercambios y contactos entre los dos lados del estrecho de Taiwan y sus lazos directos en el transporte, el comercio y los servicios postales, y hemos llevado a cabo gran cantidad de trabajos dirigidos a impulsar el proceso de la reunificación pacífica de la patria.

En los cinco años pasados se abrieron nuevas perspectivas en el trabajo diplomático. De cara a los cambios complicados de la situación internacional, nuestro país, ateniéndose a la política exterior independiente y de paz, ha desplegado amplias actividades diplomáticas bilaterales y multilaterales y ha participado con dinamismo en los intercambios y la cooperación internacionales, de modo que se ha logrado elevar notablemente su status internacional. Se han desarrollado aún más las relaciones de buena vecindad, amistad y cooperación entre el nuestro y los países de su entorno geográfico, se han afianzado constantemente la unidad y cooperación con los países en vías de desarrollo y se han mejorado y desarrollado las relaciones con los países desarrollados. Con el establecimiento de la Organización de Cooperación de Shanghai se han promovido la estabilidad y la cooperación económica en la región. Se ha iniciado el proceso de creación de una zona de libre comercio de China-ANSEA y se ha fortalecido nuestra cooperación con esta organización en múltiples terrenos. Nuestro país ha desempeñado un positivo papel en las Naciones Unidas y en las demás organizaciones internacionales y regionales. Hemos salvaguardado resueltamente la soberanía estatal, la integridad territorial y la dignidad nacional y frustrado los complots de las fuerzas del exterior encaminados a intervenir en asuntos internos de nuestro país, granjeándonos el amplio apoyo de la comunidad internacional. China ha tomado parte activa en la cooperación antiterrorista en el plano internacional y ha jugado un papel constructivo en ella.

Estimados diputados:

       En los cinco años transcurridos, se cumplió con éxito el IX Plan Quinquenal y se dio buen inicio al X Plan Quinquenal. Estos cinco años han representado un lustro en que el pueblo de las diversas etnias del país, guiándose por el espíritu del XV y XVI Congresos Nacionales del Partido, ha avanzado a pasos agigantados por la senda del socialismo con peculiaridades chinas, un lustro en que el panorama de nuestro país se ha renovado día a día, las diversas actividades sociales han prosperado y la vida del pueblo ha mejorado de manera notable, y un lustro en que China ha vivido una estabilidad social, una cohesión interétnica y una creciente influencia en el plano internacional. En cumplimiento concienzudo de sus atribuciones y responsabilidades, el presente Gobierno ha contribuido como es debido al fomento de la prosperidad del país y al aumento del bienestar del pueblo.

       En el trabajo del Gobierno en los cinco años pasados, persistiendo siempre en guiarnos por la teoría de Deng Xiaoping, aplicando a conciencia el importante pensamiento de la “triple representatividad” y emancipando la mente y buscando la verdad en los hechos, implementamos en todos los sentidos la línea y el programa fundamentales del Partido, tomamos con firmeza la construcción económica como tarea central, impulsamos con energía la reforma y la apertura, tratamos correctamente la relación entre la reforma, el desarrollo y la estabilidad y promovimos activamente un desarrollo coordinado de la civilización en lo material y en lo espiritual. A través de la práctica rica y vívida acumulamos bastantes experiencias provechosas.

       Nuestras principales experiencias del trabajo adquiridas en los últimos cinco años abarcan los siguientes aspectos.

1. Persistimos en dominar con acierto el rumbo y la intensidad de la regulación y el control macroeconómicos y aplicamos la política fiscal activa y la política monetaria prudente.

Para desarrollar la economía de mercado socialista, es necesario reforzar y mejorar la regulación y el control macroeconómicos, y, a tal efecto, es preciso prestar atención al mantenimiento de un crecimiento económico estable y relativamente rápido, percibir con sensibilidad los cambios de la situación económica nacional e internacional y potenciar la previsión, el enfoque y la efectividad en el trabajo. En los últimos años, frente a la difícil situación derivada del severo ambiente económico internacional y de la insuficiencia de una demanda interna efectiva, las medidas más importantes que adoptamos consistían en trasladar decididamente el énfasis de la regulación y el control macroeconómicos, anteriormente puesto en la aplicación de las políticas fiscal y monetaria de austeridad apropiada y el control de la inflación, a la implementación de la orientación de ampliar la demanda interna, la ejecución de una política fiscal activa y una política monetaria prudente encaminadas a inhibir la tendencia deflacionista, y el mejoramiento oportuno en la práctica de las políticas y medidas y el dominio debido de la intensidad de la regulación y el control, con el fin de asegurar resultados exitosos.

Persistir en mantener el equilibrio de los ingresos y gastos fiscales y ajustar los gastos a los ingresos constituye un importante principio a que hemos de atenernos en nuestro trabajo económico. La política fiscal activa y la emisión de bonos del Estado a largo plazo destinados a la construcción que han sido aplicadas en estos años son políticas especiales implementadas en circunstancias específicas. Persistimos siempre en evitar los déficits en los presupuestos corrientes y en que el saldo negativo de los presupuestos de desarrollo no superara lo prefijado a principios de año. En condiciones en que los depósitos bancarios experimentaban un aumento relativamente grande, el suministro de materiales era abundante, los precios mantenían un continuo crecimiento negativo y el nivel de los tipos de interés era bastante bajo, la emisión de bonos del Estado con destino a la construcción no sólo permitió utilizar la capacidad productiva ociosa e impulsar el crecimiento económico, sino que también sirvió para disminuir la carga de intereses que pesaba sobre los bancos, además de no provocar la inflación, por lo que las ventajas fueron múltiples. En cuanto a la utilización de los fondos provenientes de los bonos del Estado a largo plazo destinados a la construcción, dimos apoyo prioritario a la construcción infraestructural con preferencia en las regiones centrales y occidentales, combinándolo con el impulso del reajuste de la estructura sectorial de la economía, la reconversión técnica de las empresas, el desarrollo de la ciencia, la tecnología y la educación, y el mejoramiento del entorno ecológico. Reforzamos la administración de los proyectos financiados con fondos de la deuda pública, previniendo los casos de construcción duplicada y de obras excesivamente anticipadas, a fin de elevar el rendimiento del uso de los fondos. Al tiempo de ampliar la demanda de inversión, prestamos atención al cultivo y ampliación de la demanda de consumo. Principalmente, hicimos esfuerzo por aumentar los ingresos de aquellos habitantes urbanos y rurales con renta media o baja. A partir del año 1999, se elevó en tres ocasiones tanto el nivel de salario base de los funcionarios y empleados como las pensiones de los jubilados y retirados de los organismos administrativos e instituciones públicas, se aplicó el sistema de primas únicas de fin de año y se implantó el sistema de subsidios a los que trabajaban en las zonas apartadas y de condiciones duras. Se incrementaron las pensiones de los jubilados y retirados de las empresas estatales. Se elevó en márgenes considerables el nivel de subvención a los diversos beneficiarios de la seguridad social. Se adoptaron múltiples medidas para aumentar los ingresos del campesinado. Se aplicó la política de estímulo al consumo, en un esfuerzo por crear un doble impulso del crecimiento económico tanto por la demanda de inversión como por la del consumo.

Los éxitos logrados de los últimos años en la regulación y el control macroeconómicos se deben también a que hemos atribuido suma importancia al trabajo bancario y seguido la política monetaria prudente. A la vez que mantuvimos el apoyo necesario de parte de la banca al desarrollo económico, prevenimos una flexibilización a ciegas en la concesión de créditos bancarios. Los bancos otorgaron con prioridad préstamos complementarios a los proyectos financiados con fondos de la deuda pública y dieron apoyo a las empresas que gozaban de crédito y cuyos productos tenían aceptación en el mercado y resultaban rentables, satisfaciendo su necesidad de préstamos para los fondos circulantes y para los dedicados a la reconversión técnica. Conforme a los cambios en la oferta y la demanda de fondos y a la necesidad de desarrollo económico, se bajaron en cinco ocasiones desde 1998 los tipos de interés de los depósitos y préstamos bancarios. Se desarrollaron créditos de consumo, tales como los préstamos a los habitantes para la compra de viviendas y los créditos estudiantiles, con un saldo de 1.070.000 millones de yuanes al cierre de 2002. Estas medidas jugaron un papel importante en el aumento de las inversiones de las empresas y del consumo de los habitantes.

La política fiscal activa y la política monetaria prudente que aplicamos con perseverancia contribuyeron a dar enérgico impulso al crecimiento económico relativamente rápido y también a fomentar y ampliar las fuentes financieras. Al mismo tiempo, debido a la continua mejora de la estructura fiscal y tributaria y al afianzamiento de la recaudación y la administración impositivas, la hacienda central ganó notable fuerza y fue incrementando su transferencia de pagos a las localidades. Aparte de los ingresos tributarios devueltos a éstas por la hacienda central y los subsidios institucionales, el monto total de la transferencia aumentó de 66.400 millones de yuanes en 1997 a 402.500 millones en 2002, alcanzando una suma total de 1.231.900 millones en un lapso de cinco años. De dicha transferencia de pagos, 177.700 millones de yuanes fueron destinados a las localidades para el “doble aseguramiento”, esto es, asegurar el pago puntual e íntegro tanto del importe destinado a la manutención básica de los trabajadores desplazados de las empresas estatales como de las pensiones de vejez básicas de los retirados y jubilados de dichas empresas, y para la garantía del nivel de vida mínimo de los residentes urbanos, mientras que 175.500 millones se destinaron al aumento salarial de los funcionarios y empleados de los organismos administrativos e instituciones públicas de las localidades. Todo ello desempeñó un papel importante en la ampliación de la demanda interna, el impulso de un coordinado desarrollo regional y el mantenimiento de la estabilidad social.

2. Persistimos en tomar la reestructuración económica como línea principal, haciendo hincapié en la elevación de la calidad y la rentabilidad del crecimiento económico.

El desarrollo es lo que cuenta y la clave para la solución de todos los problemas de nuestro país, por lo que es imperativo hacer que la economía nacional mantenga un ritmo de desarrollo relativamente rápido. Se impone diseñar nuevos lineamientos para el desarrollo, pues sólo un ritmo de desenvolvimiento que sea aceptable para el mercado y rentable resultará un desarrollo auténtico y sano. En las nuevas circunstancias en que se producen cambios por fases en el desarrollo económico de nuestro país, es necesario introducir con firmeza reajustes estratégicos a la estructura económica. Nos cuidamos de conducir los principales esfuerzos de las diversas partes al reajuste estructural y a la elevación de la calidad y la rentabilidad del crecimiento económico y lograr que el ritmo de desarrollo se coordine con la estructura, la calidad y la rentabilidad.

Persistimos en reajustar en todos los aspectos la estructura sectorial de la economía y coordinar el desarrollo económico entre las diversas regiones y entre la ciudad y el campo, centrándonos en el reajuste de la estructura sectorial como clave. Primero, intensificamos la construcción infraestructural. Se trata de una opción inevitable para llevar a cabo la reestructuración, teniendo en cuenta la capacidad productiva excedente de la industria procesadora, ya que sirve tanto para eliminar los “cuellos de botella” que suponen la insuficiencia de las instalaciones de infraestructura, como para activar el desarrollo del sector manufacturero de equipos y de otros sectores conexos. En el curso de la construcción de infraestructuras, nos atuvimos a los principios de planificación con una visión de conjunto, acentuación de las prioridades, distribución geográfica racional y colocación de la calidad por encima de todo. Se sometió a riguroso control la ejecución de nuevos proyectos en la industria procesadora para evitar la repetición en la construcción de obras de bajo nivel. Segundo, desarrollamos enérgicamente las industrias de alta y nueva tecnología y, en especial, la informática, e impulsamos dinámicamente la informatización de la economía nacional y de la sociedad. Organizamos la ejecución de más de 1.000 obras de demostración para la industrialización de alta y nueva tecnología, en virtud de lo cual se industrializó en poco tiempo una cantidad de importantes adelantos científicos y tecnológicos con propiedad intelectual china. Pusimos en pleno juego el papel de las zonas de desarrollo de las industrias de alta y nueva tecnología y el de los parques industriales, y fomentamos con entusiasmo el sistema de servicios a la industrialización de alta y nueva tecnología. Como resultado del impulso de la reforma y apertura y el aumento de las inversiones, la industria informática de nuestro país logró desarrollarse a saltos. Tercero, hicimos activos esfuerzos por la reconversión y actualización de las industrias tradicionales. Mediante el pago de intereses crediticios con fondos de la deuda pública, el mejoramiento de los trámites de examen y ratificación de proyectos sujetos a la reconversión tecnológica y otros métodos, prestamos apoyo a la misma reconversión y la reestructuración en gran escala de las ramas, empresas y productos prioritarios. En los cinco años pasados, se invirtió un total de 2.660.000 millones de yuanes en la reconversión tecnológica a escala nacional, con un aumento del 67% sobre el lustro anterior. Un buen número de empresas grandes encontraron un nuevo camino para actualizar su nivel tecnológico y potenciar su competitividad con sus propios esfuerzos. Entretanto, valiéndonos en forma integral de los medios económicos, jurídicos y administrativos necesarios y tomando la rama textil como punto de arranque, extendimos gradualmente la reconversión y actualización a las ramas hullera, metalúrgica, petroquímica, azucarera, de materiales de construcción, etc.; cerramos un gran número de empresas que fabricaban productos de mala calidad, malgastaban recursos naturales, contaminaban gravemente el entorno y carecían de las condiciones necesarias para la seguridad en la producción; eliminamos un número similar de instalaciones, técnicas y tecnologías atrasadas, y acortamos una parte de la capacidad productiva excedente. Cuarto, hicimos esfuerzos por fomentar el sector de servicios. Ampliamos el acceso al mercado, mejoramos el entorno de desarrollo e impulsamos la aplicación de los métodos y técnicas de gestión modernos, de modo que el sector de servicios tradicionales logró nuevos progresos. Y al mismo tiempo, adoptamos diversas medidas para respaldar y estimular activamente el desarrollo acelerado del sector de servicios modernos.

Elevar la calidad de los productos constituye una vía para revigorizar el país, y también un medio fundamental para elevar la rentabilidad económica y la competitividad. Debido a la adaptación de normas internacionales, la divulgación de tecnologías avanzadas, el fortalecimiento del trabajo de certificación y confirmación, y la intensificación del control de calidad, conseguimos mejorar de continuo la calidad tanto de los productos como de los servicios de los distintos sectores de la economía.

3. Persistimos en poner en el plano prominente las cuestiones relativas a la agricultura, el campo y el campesinado para consolidar y fortalecer la posición de la agricultura como rama básica.

Los problemas de la agricultura, el campo y el campesinado atañen a la situación global de la reforma, la apertura y la modernización del país, y en ningún momento deben ser desdeñados ni descuidados. En estos últimos años, la fuerza productiva integral de la agricultura dio un gran paso adelante, lo que contribuyó enérgicamente al desarrollo de la economía nacional y a la estabilidad social. Al mismo tiempo, sin embargo, surgieron problemas como el exceso de oferta de productos agrícolas por encima de la demanda, la caída de sus precios y la lentitud del aumento de los ingresos de los campesinos. Si no se logra cambiar esta situación, se verá seriamente mermado el entusiasmo de los campesinos, se debilitará la posición de la agricultura como base, e incluso peligrará toda la economía nacional. Persistimos en otorgar la máxima prioridad de nuestro trabajo económico al fortalecimiento de la agricultura, el fomento de la economía rural y el incremento de los ingresos de los campesinos, cuestiones a las que dedicamos ingentes esfuerzos.

Primero, impulsamos la reestructuración agrícola. Mediante el apoyo en materia de política y el fortalecimiento de los servicios técnicos y de información, se condujo a los campesinos a reajustar la estructura de los cultivos y la de variedades en función de la demanda del mercado y a desarrollar la ganadería y la acuicultura, y se propulsó la redistribución geográfica de la producción agrícola. Se popularizaron con energía diversas modalidades de gestión como la de “empresas más familias campesinas” y la de “producción agrícola por encargo” y se fomentó la gestión industrializada de la agricultura, con el objetivo de guiar a miles y miles de familias campesinas al mercado. Al mismo tiempo, aprovechando la coyuntura positiva que propiciaba el abundante suministro de cereales, se llevó a efecto la reconversión de tierras de labranza en bosques, lo que fomentó la reestructuración de la agricultura y, a la vez, incrementó directamente los ingresos de los campesinos. En el curso de la reestructuración agrícola, persistimos en adoptar medidas apropiadas a las condiciones locales y respetar la voluntad de los campesinos en vez de recurrir al autoritarismo administrativo.

Segundo, profundizamos en la reforma del sistema de circulación mercantil de cereales y algodón. El rumbo fundamental que ha de tomar la reforma de este sistema debe pasar por la regulación de la adquisición y venta en función del mercado. Pero en cuanto a los pasos a seguir en esta reforma, debemos atenernos a la realidad y poner atención en la protección de los intereses de los campesinos y de la fuerza productiva agrícola para así llevar adelante la reforma de modo dinámico y seguro. En 1997, empezamos a aplicar, entre otras, la política de adquisición estatal irrestricta y a precios de protección de los cereales excedentes de los campesinos. En 1998, dimos un paso más al formular tres políticas y una reforma, o sea, la adquisición estatal irrestricta y a precios de protección de los cereales excedentes de los campesinos, la venta de cereales a precios normales por parte de las empresas estatales de adquisición y venta cerealícolas y la operación cerrada de los fondos destinados a la adquisición de cereales, y la aceleración de la reforma de las empresas cerealícolas estatales. En 2001, al mismo tiempo que seguimos, en las principales zonas cerealícolas, la política de adquirir sin restricción y a precios de protección los cereales excedentes de los campesinos, flexibilizamos los mercados de adquisición de este producto en las principales zonas compradoras y liberalizamos su precio, lo que surtió efectos favorables. El Estado invirtió una gran suma de fondos para propiciar la reforma del sistema de circulación mercantil de cereales. La reforma en favor de la mercantilización de la compra y venta del algodón también registró avances sustanciales en el proceso de su profundización.

Tercero, pusimos en práctica el experimento piloto de la reforma tributaria y tarifaria en el campo. A fin de aliviar las excesivas cargas que pesaban sobre los campesinos, adoptamos una serie de políticas y medidas. A partir del año 2000, empezamos a efectuar en la provincia de Anhui y otras localidades el experimento piloto de la reforma tributaria y tarifaria en el campo, experimento que se extendió en 2002 a veinte provincias, regiones autónomas y municipios bajo jurisdicción central. En las zonas experimentales las cargas de los campesinos se redujeron en un promedio del 30%. Este año, el presupuesto de la hacienda central designará 30.500 millones de yuanes para apoyar esta reforma. Paralelamente, se emprendieron reformas complementarias, incluyendo las de los organismos de cantón y poblado, la educación rural y la estructura fiscal a nivel de distrito y cantón. Se cambió la anterior forma de pago salarial a los maestros rurales de primaria y secundaria por la de la administración unificada a cargo de las instancias distritales de Hacienda, para garantizar su pago oportuno e íntegro y disminuir la carga de los campesinos. La reforma impositiva y tarifaria en las zonas rurales constituye, tras la implantación del sistema de gestión con base en la contrata familiar, otro gran cambio en las zonas rurales del país, que ha desempeñado y seguirá desempeñando un importante papel en el aumento de los ingresos del campesinado y la reducción de sus cargas, en la promoción del desarrollo de la agricultura y en el mantenimiento de la estabilidad rural, en atención a lo cual, se ha granjeado el sincero apoyo de cientos de millones de campesinos.

Cuarto, aumentamos la inversión en la agricultura y en el campo. Se trata de una medida de suma importancia para solucionar los problemas relativos a la agricultura, el campo y el campesinado y promover el desarrollo armonioso entre las zonas urbanas y rurales. Durante el lustro pasado, por concepto de gastos en apoyo de la producción rural y otros gastos de explotación agrícola, la hacienda estatal invirtió 407.700 millones de yuanes, lo que supuso un aumento de 185.200 millones respecto a la suma total de los cinco años anteriores. Dedicamos una parte de los fondos provenientes de la deuda pública a la agricultura y la construcción de obras infraestructurales rurales, prioritariamente al acondicionamiento de los grandes ríos y lagos, la renovación de las redes eléctricas rurales, la construcción de silos estatales para cereales de reserva, etc., además del apoyo dado a la construcción de pequeñas obras de infraestructura agrícolas y rurales. Todas estas medidas han desempeñado un importante papel en el mejoramiento de las condiciones de producción y vida de los campesinos.

Quinto, intensificamos el desarrollo de las zonas rurales pobres como forma de ayuda a los indigentes. Efectuamos con seriedad y cumplimos básicamente el “Plan septenal de ayuda a los 80 millones de ciudadanos pobres”, y elaboramos y pusimos en ejecución el “Programa de ayuda a las zonas rurales con escasos recursos económicos” para los primeros diez años del nuevo siglo. Nos mantuvimos firmes en el principio de desarrollo de las zonas pobres como forma de ayuda a los necesitados y aumentamos las asignaciones para esta ayuda. Durante el último quinquenio, la hacienda estatal dedicó un total de 48.000 millones de yuanes para los fondos de ayuda a las zonas pobres y los fondos de asistencia a los necesitados en forma de pago de sus jornales, además de la asignación de 77.000 millones de yuanes como préstamos de ayuda a los indigentes con interés pagado por la Hacienda, y ambas sumas fueron obviamente superiores a las anteriores. Persistimos en desarrollar la cooperación entre el Este y el Oeste para ayudar las zonas pobres occidentales. A través de la exploración de muchos años, hemos hallado un camino de desarrollo de las zonas pobres en forma de ayuda a los necesitados, camino apropiado a las condiciones específicas de China.

Sexto, orientamos la mano de obra rural para que su movimiento fuera racional y ordenado. El desplazamiento de la fuerza laboral sobrante en el campo hacia las ramas no agrícolas, las ciudades y los poblados es una tendencia inevitable en los procesos de industrialización y modernización. Persistimos en aplicar la estrategia de urbanización, desarrollando activa y prudentemente las pequeñas ciudades y los poblados. Apoyamos a los campesinos en su traslado a las ciudades para prestar servicios laborales o buscar empleo, revisamos y rectificamos las políticas discriminatorias y cobros arbitrarios relacionados con los campesinos que laboran en la ciudad, con el fin de proteger sus derechos e intereses legales y, al mismo tiempo, reforzamos la orientación y la administración sobre estos trabajadores. De tal modo, promover el desarrollo de las zonas rurales sobre la base de la prosperidad urbana e impulsar un desarrollo coordinado entre las ciudades y el campo constituye una importante vía para resolver los problemas de la agricultura, de las zonas rurales y del campesinado bajo la nueva situación.

La práctica ha demostrado que las decisiones y las disposiciones de la dirección central sobre la agricultura y el trabajo rural en la nueva etapa son acertadas. El presente Gobierno ha dedicado enorme energía a la solución de estos problemas y ha logrado resultados positivos. Se requiere un tenaz esfuerzo para resolver radicalmente los problemas de la agricultura, del campo y del campesinado por ser una tarea a largo plazo y difícil.

4. Persistimos en impulsar la reforma de las empresas estatales y potenciamos efectivamente el trabajo relativo al reempleo y al fomento del sistema de seguridad social.

La reforma de las empresas estatales constituye el eslabón central de la reforma de la estructura económica en su conjunto. De no impulsar con firmeza la reforma, las empresas estatales quedarían ante un callejón sin salida. En los cinco años transcurridos, mantuvimos con firmeza el rumbo de la reforma en favor de la economía de mercado socialista y, avanzando pese a las dificultades, desafiando las duras pruebas y redoblando los esfuerzos en nuestra labor, libramos una batalla decisiva para profundizar en la reforma de las empresas estatales en los siguientes aspectos:

Primero, fomentamos de modo acelerado el sistema empresarial moderno. Con arreglo a la exigencia de “claridad en los derechos de propiedad, explicitud en las atribuciones y las responsabilidades, separación entre la administración gubernamental y la gestión empresarial y métodos científicos en la administración”, trabajamos con dinamismo por llevar adelante la reforma en favor del sistema de sociedades reglamentado y del sistema accionario, perfeccionar el régimen de administración por parte de la persona jurídica, profundizar en la reforma de los sistemas de distribución de los ingresos, de personal y de trabajo en el seno de las empresas y establecer en las mismas mecanismos de estímulo y de condicionamiento. Paralelamente, alentamos a las grandes empresas estatales que reúnen las condiciones necesarias a que cambiaran de régimen para cotizar en bolsa. A lo largo de los últimos cinco años, 442 empresas y holdings estatales adicionales cotizaron en bolsas de dentro o de fuera de la parte continental, logrando reunir de manera acumulada fondos por un valor total de 743.600 millones de yuanes, incluyendo 35.200 millones de dólares de fondos recaudados en el exterior. Segundo, establecimos el mecanismo eliminatorio con respecto a las empresas. Junto con el reajuste estratégico de la distribución geográfica de la economía de propiedad estatal y la reorganización de las empresas estatales, apoyamos a las grandes compañías y grupos empresariales aventajados en su mayor fortalecimiento y expansión, para que se convirtieran en los pilares de la economía nacional y la importante fuerza participante en la competencia internacional. Por otra parte, el Estado adoptó políticas y disposiciones como las relativas a la ubicación adecuada de los trabajadores, a la compensación económica a los trabajadores en caso de conclusión de su relación laboral con la empresa y a la verificación y liquidación, previa autorización del Consejo de Estado, de las cuentas bancarias fallidas o incobrables de las empresas, de modo que un número de minas cuyos recursos se habían agotado y empresas deficitarias por largo tiempo, incapaces de cubrir el pasivo con su activo y carentes de esperanza de eliminar sus pérdidas, pudieron declararse en quiebra o cerrar sin contratiempos, configurándose así el mecanismo de salida del mercado de las empresas de condiciones desventajosas. Tercero, redujimos las cargas y los lastres históricos de las empresas. Junto con la reforma encaminada a la solución concentrada de los préstamos fallidos de los bancos comerciales del Estado, creamos cuatro compañías para administrar los activos de las instituciones financieras y determinamos la conversión en acciones de los créditos concedidos a 580 empresas grandes y medianas de propiedad estatal que cumplían los requisitos. Las empresas que han efectuado tal conversión han disminuido su tasa de endeudamiento y, en su mayoría, han pasado de deficitarias a rentables. Se adoptaron medidas eficaces para resolver problemas como el exceso de personal en las empresas y la asunción por parte de éstas de las funciones que corresponden a los servicios sociales. Cuarto, fomentamos activamente las innovaciones en materia de administración empresarial. Se hicieron grandes esfuerzos por impulsar la informatización de las empresas, reforzar la administración relacionada con los costes, los fondos y la calidad y elevar integralmente el nivel de administración moderna de las mismas. Quinto, fortalecimos enérgicamente la supervisión y el control externos de las empresas. El Consejo de Estado envió en diferentes ocasiones consejos supervisores a 192 empresas clave de propiedad estatal y un cierto número de instituciones financieras estatales para efectuar la auditoría de la responsabilidad económica con respecto a los dirigentes de las mismas empresas e instituciones. Todo ello ha desempeñado un importante papel para estimular a las empresas a mejorar su gestión y administración y prevenir la fuga de los activos estatales.

La razón vital que ha permitido el avance trascendental en la reforma de las empresas estatales radica en nuestra persistencia en el principio de alentar la absorción de empresas, reglamentar su declaración de quiebra, trasladar su personal excedente a otros puestos, aumentar la rentabilidad mediante la reducción de la plantilla y llevar a cabo el programa de reubicación laboral, así como en nuestros esfuerzos eficaces por llevar a buen término el reempleo y el fomento del sistema de seguridad social. En los últimos años el Comité Central del Partido y el Consejo de Estado convocaron dos conferencias nacionales de trabajo sobre el reempleo y elaboraron y aplicaron una serie de políticas y medidas al respecto. Al personal excedente que debía desplazarse a otros puestos, se le garantizó la manutención básica, se le pagó el seguro social y se le facilitó el reempleo mediante el establecimiento de centros de servicio de reubicación. Para el cierre o quiebra de empresas, es necesario, ante todo, recolocar adecuadamente a sus trabajadores. A partir de 1998, más de 27 millones de trabajadores de las empresas estatales fueron desplazados de sus puestos, más del 90% se incorporó a los centros de servicio de reempleo y más de 18 millones consiguieron nuevas plazas por diversas vías y medios. Entretanto, se perfeccionaron gradualmente las “tres líneas de garantía”. Las diversas instancias del gobierno aumentaron año a año su inversión de fondos en la seguridad social y el reempleo, y en 2002, los fondos destinados por la hacienda central al “doble aseguramiento” y a la garantía del nivel de vida mínimo de la población urbana, ascendieron a 59.400 millones de yuanes, o sea, 6,2 veces la cifra de 1998. El ensayo efectuado a partir de 2001 en toda la provincia de Liaoning para perfeccionar el sistema de seguridad social en las ciudades y poblados dio notables resultados, y con ello acumulamos experiencias para generalizarlo paulatinamente a lo largo y ancho del país.

La práctica ha corroborado que la serie de orientaciones y políticas de la dirección central correspondientes a la reforma de las empresas estatales, la promoción del reempleo y el fortalecimiento del sistema de seguridad social es acertada y constituye un sistema completo cuyos componentes se complementan mutuamente. Sólo aplicando cabalmente estas orientaciones y políticas es posible garantizar la realización de los objetivos de la reforma de las empresas estatales.

5. Persistimos en la elevación integral del nivel de apertura al exterior y participamos dinámicamente en la cooperación y la competencia internacionales en los terrenos económico y tecnológico.

En circunstancias en las que la globalización económica evoluciona en profundidad y la competencia internacional es cada día más aguda, sólo adaptándonos a la corriente del desarrollo mundial y persistiendo en ampliar la apertura al exterior podremos hacer mejor uso de los mercados y recursos tanto nacionales como internacionales y, por consiguiente, acelerar nuestro propio crecimiento y fortalecimiento. Frente al severo ambiente económico internacional, respondimos de manera activa sorteando el mal por el bien y convirtiendo los retos en oportunidades y, como consecuencia, logramos abrir nuevas perspectivas para la apertura al exterior.

Durante estos años, al atenernos al principio de ampliación de la demanda interna, no decaímos en lo más mínimo en nuestro empeño de aumentar las exportaciones. En la segunda mitad de 1998, a causa del impacto de la crisis financiera de Asia, las exportaciones de nuestro comercio exterior sufrieron un crecimiento negativo. A despecho de esta situación, persistimos en no devaluar el renminbi y tomamos con decisión una serie de políticas y medidas para estimular la exportación. Se implementaron con perseverancia la estrategia de diversificación del mercado y la de ganar el terreno en virtud de la calidad, abriendo de manera enérgica nuevos mercados, mejorando con empeño la composición de las mercancías de exportación y elevando su calidad y categoría. Se profundizó en la reforma del sistema de economía y comercio con el exterior, se llevó adelante la diversificación de gestores en este sector, y se elevaron el nivel de administración de los puertos y la capacidad de tramitación aduanera. Gracias a estas eficaces medidas, se vencieron las diversas dificultades y se consiguió un amplio incremento de la exportación. Al mismo tiempo, se importó gran cantidad de equipos y tecnologías que necesitaba con urgencia el país y de materias primas y materiales carentes o escasos para nosotros, lo que promovió el desarrollo económico y el progreso tecnológico. La práctica ha constatado que son acertadas las decisiones y medidas tomadas para estabilizar la tasa de cambio del renminbi y expandir la exportación por todos los medios.

Estimulamos a las empresas de las diversas formas de propiedad que reúnen las condiciones necesarias a salir del país para ganar terreno en el mercado internacional e invertir y montar empresas en el extranjero, a fin de promover la exportación de equipos, piezas de repuesto y accesorios y la de servicios laborales. Se han adoptado diferentes modalidades de inversión y cooperación según las condiciones de los distintos países. Con respecto a aquellos en vías de desarrollo, particularmente los de nuestro entorno geográfico, se les ha proporcionado ayuda económica y tecnológica, se han desarrollado las modalidades de contrata de proyectos con inversión, gestión con inversión y concesión de créditos sin interés o con interés bajo. Esto no sólo ha permitido consolidar la amistad tradicional, sino que también ha contribuido a la reciprocidad y beneficio mutuo y al desarrollo conjunto, por lo que reviste un gran significado.

       Conforme a las nuevas características del flujo del capital internacional, aprovechamos las oportunidades para extender con dinamismo la utilización de los fondos foráneos y elevar con empeño la calidad del uso de estos fondos, combinando su captación con el reajuste de la estructura sectorial de la economía, la reorganización y reconversión de las empresas estatales y la explotación a gran escala de las regiones occidentales. En estos años transcurridos, gracias a los enérgicos esfuerzos por mejorar el ambiente de inversión, se operaron grandes cambios en medios físicos como el transporte y las instalaciones de comunicaciones, mientras que el afán por perfeccionar el sistema legal, aumentar la transparencia de las políticas y prestar servicios de buena calidad contribuyó a mejorar considerablemente los medios no físicos. Se trata de una actuación fundamental y eficaz para aumentar la atracción de fondos extranjeros.

       6. Persistimos en implementar la estrategia de vigorizar el país mediante la ciencia y la tecnología y elevamos la capacidad de innovación científica y tecnológica y las cualidades de la población nacional.

Desarrollar la ciencia, la tecnología y la educación es un plan de importancia capital para materializar la vitalización económica y la modernización del país. En los últimos años, tomando en todo momento la ejecución de la estrategia de vigorizar el país mediante la ciencia y la tecnología como tarea de suma importancia, adoptamos una serie de medidas que principalmente se refieren al aumento de la inversión, la profundización de la reforma y el perfeccionamiento de las políticas.

       Se incrementó en considerable medida la inversión en la ciencia, la tecnología y la educación. En el último quinquenio, en beneficio de la ciencia y la tecnología la hacienda estatal invirtió un total acumulado de 250.000 millones de yuanes, es decir, más del doble que en el quinquenio anterior. Los gastos en todo el país por concepto de investigación, experimentación y desarrollo ascendieron de los 50.900 millones de yuanes de 1997 a los 116.100 millones de 2002, con un porcentaje en el PIB aumentado del 0,64% al 1,13%. La hacienda central incrementó en proporción relativamente grande las inversiones específicas en el plan estatal de investigación y desarrollo de alta tecnología, en el fondo estatal de ciencias naturales, en la institución del sistema estatal de innovación, etc. El notable mejoramiento de las condiciones de investigación científica contribuyó al surgimiento de las innovaciones científicas y tecnológicas. En cuanto a la educación, en el año 2002 se invirtieron en todo el país 336.600 millones de yuanes como gastos fiscales, suma que es 1,8 veces la del año 1997, ascendiendo su porcentaje en el PIB del 2,5% al 3,3%. A partir del año 1998, la hacienda central elevó anualmente la proporción de las partidas destinadas a la educación en un punto porcentual, lo que supuso un aumento de 48.900 millones de yuanes sólo para este rubro en los cinco años. Asignó también gran cantidad de fondos para solucionar problemas como el impago de salarios de los maestros de las escuelas de primaria y secundaria y la restauración de sus edificios en estado de peligro. Al mismo tiempo, se estableció un sistema de políticas para ayudar a los estudiantes, principalmente, por medio de premios, créditos, becas, subsidios y exención parcial o total de los pagos de matrícula, con lo cual se procuró evitar que los alumnos provenientes de familias con escasos recursos económicos dejaran los estudios.

       Se profundizó en todos los sentidos la reforma estructural en los campos científico, tecnológico y educacional y se fomentó con dinamismo la estrecha integración de estos sectores con el desarrollo económico y social. A partir de 1999, se ha ido llevando a término tanto la reforma encaminada a la implantación del régimen empresarial en las instituciones de investigación de ciencias aplicadas subordinadas a los departamentos del Consejo de Estado y las adscritas a las autoridades provinciales, como la reforma conducente a la orientación al mercado en múltiples formas, en aquellas instituciones de investigación científica para beneficio público que reunían las condiciones necesarias. Todo esto configuró en forma preliminar un mecanismo eficaz de aplicación práctica e industrialización de los adelantos científico-tecnológicos. Las instituciones que han adoptado el régimen empresarial están convirtiéndose en una fuerza dinámica de las industrias de alta y nueva tecnología de nuestro país. Gracias a estas reformas, las empresas están convirtiéndose gradualmente en protagonistas de las innovaciones tecnológicas, mientras que las fuerzas científico-tecnológicas de las instituciones estatales de investigación científica, de las universidades y de las entidades locales se han robustecido sin cesar. A través de la adopción de formas como las de organización conjunta, reajuste, cooperación y fusión, se llevó a cabo una importante reforma en la estructura administrativa de los centros docentes superiores, y se configuró como consecuencia un nuevo sistema de administración gubernamental de los niveles central y provincial, con este último como principal, lo que permitió iniciar la modificación de la situación por años prevaleciente de la compartimentación vertical y horizontal, la excesiva pequeñez de algunos centros docentes y la gama demasiado reducida de especialidades, optimizando la disposición de los recursos educativos. Se hicieron esfuerzos por llevar adelante la reforma de las asignaturas y de los sistemas de evaluación incluyendo el de examen. Con respecto a la educación obligatoria en las zonas rurales se implantó un nuevo sistema caracterizado por la asunción de responsabilidad por parte de los gobiernos locales y la administración escalonada con el nivel distrital como principal bajo la dirección del Consejo de Estado, con lo cual se dio un enérgico impulso a la reforma y el desarrollo de la educación rural.

       Se perfeccionaron el sistema de evaluación y el régimen de premios estatales con respecto a los adelantos científicos y tecnológicos y se formuló una política de participación de la tecnología y la administración en la distribución de los ingresos, a fin de recompensar tanto a los científicos y técnicos como al personal encargado de gestión y administración que habían hecho contribuciones sobresalientes. Se hicieron esfuerzos por implementar el régimen de contratación laboral dentro de las instituciones de investigación científica. Se otorgaron premios a los profesores jóvenes sobresalientes de los centros de enseñanza superior. El Estado elevó en varias ocasiones el nivel salarial del personal docente y mejoró sus condiciones de trabajo y vida. Se estimuló a los innovadores destacados para que continuaran formándose. Estas medidas, todas muy eficaces, despertaron la iniciativa del amplio contingente de personal científico, técnico y docente.

       Se aplicó la estrategia de vigorización del país mediante las personas de valía, tomando su preparación, atracción y empleo adecuado como una tarea de gran importancia. Se elaboraron y aplicaron el programa nacional de formación del contingente de personas de valía y el plan decenal de preparación de personas especializadas del Oeste, y se reforzó la formación de los funcionarios públicos, las personas especializadas en gestión y administración de empresas y los profesionales y técnicos, y se perfeccionaron los sistemas y medidas de formación, introducción y empleo de las personas calificadas, a fin de crear un ambiente favorable para el pleno despliegue de sus aptitudes y su presencia permanente. Se profundizó en la reforma del sistema de cuadros, promoviendo el régimen de admisión mediante oposiciones, el de empleo por competencia, y el de alternación e intercambio de puestos y de capacitación de funcionarios públicos. Se perfeccionó el sistema de selección de expertos, objeto de la gratificación especial del gobierno. Persistiendo en la política de apoyar los estudios en el extranjero de los chinos, estimularles a volver al país y darles libertad de entrada y salida, se establecieron polígonos para que los regresados de ultramar desarrollaran su iniciativa, y se financiaron sus investigaciones científicas y proyectos para crear sus empresas, lo que ha motivado a muchos de ellos a regresar al país.

       En los últimos años, adhiriéndonos al principio de tomar el trabajo con las dos manos y tener la misma firmeza en ambas, hicimos ingentes esfuerzos por fomentar la civilización socialista en lo espiritual y mejorar constantemente tanto la calidad ideológica y moral como la calidad científica y cultural de toda la nación, lo que ha proporcionado una poderosa fuerza motriz espiritual y apoyo intelectual a la modernización y también ha promovido enérgicamente la coordinación del desarrollo económico y social.

        7. Persistimos en el camino de desarrollo sostenible, fomentando la coordinación del desarrollo económico con la población, los recursos naturales y el medio ambiente.

       Aplicar la planificación familiar y proteger el medio ambiente y los recursos naturales son políticas fundamentales de nuestro país. Por eso, no se permite en absoluto procurar el desarrollo económico temporal a expensas del medio ambiente y los recursos naturales. Siempre hemos concedido suma importancia a la aplicación de la estrategia de desarrollo sostenible, e incrementado la inversión en gran medida, tratando los problemas en su origen y persistiendo en darles una solución tanto paliativa como radical.

       Primero, redoblamos los esfuerzos por la protección medioambiental y el mejoramiento del entorno ecológico. Después de las descomunales inundaciones que tuvieron lugar en 1998, aleccionados por las experiencias, pusimos en práctica las medidas fundamentales de “acordonamiento de montañas para la plantación de árboles y reconversión de tierras de labranza en bosques; reintegración de tierras de cultivo a lagos y demolición de muros protectores familiares en favor del paso de las crecidas; asistencia a los necesitados mediante la oferta de trabajo y construcción de poblados para los habitantes desplazados de las zonas afectadas, y consolidación de los diques troncales y encauzamiento de los ríos”. Aplicamos el programa de protección de los bosques naturales en las zonas forestales prioritarias y los cursos superior y medio de los ríos Changjiang y Huanghe y llevamos a cabo, de forma metódica y a gran escala, la reintegración de tierras de labranza a la silvicultura y a la praticultura en las zonas de medio ambiente precario. Adoptamos los métodos de reconversión de tierras de labranza en bosques, de acordonamiento de montañas en favor de su forestación, de pago de los jornales con cereales en vez de con dinero y de disposición de trabajos por contrata individual, y divulgamos las siguientes experiencias sintetizadas: “el derecho de gestión del bosque, el núcleo; el suministro de cereales, la clave; el cultivo de plantones, la prioridad, y los cuadros, la garantía”. El Estado proporcionó en forma gratuita cereales, plantones y subsidios para la vida a las familias campesinas pertinentes, lo que despertó en los campesinos un gran entusiasmo por la reintegración de tierras de cultivo a la silvicultura y a la praticultura. Todo esto ha desempeñado un importante papel en la mejora del entorno ecológico y la aceleración del paso de las zonas pobres de la pobreza a la prosperidad. En la cuenca del río Changjiang, como resultado de la implementación de políticas tales como la demolición de muros protectores familiares en favor del paso de las crecidas, la reintegración de tierras de cultivo a lagos y la construcción de poblados para los habitantes trasladados de las zonas afectadas, logramos recuperar 2.900 kilómetros cuadrados de superficie de agua y aumentar la capacidad de almacenamiento de crecidas en 13.000 millones de metros cúbicos y, de la superficie recuperada, la reintegrada a los lagos de Poyang y Dongting es de 880 y de 600 kilómetros cuadrados respectivamente. Esto contribuyó a materializar el cambio histórico que implica el paso de la práctica milenaria de represar lagos para obtener tierras de cultivo y de luchar por tierras en contra de ellos a la reintegración en gran escala de tierras de labranza a los lagos.

       Segundo, fortalecimos la protección y la utilización racional de los recursos. Potenciamos el control de las tierras, minerales, aguas dulces, mares, recursos biológicos y otros recursos naturales. Se elaboró y se puso en práctica el programa general de utilización de las tierras y se aplicó un riguroso sistema de control de su uso, con el fin de proteger efectivamente las tierras de cultivo. Se rectificó y reglamentó con firmeza el orden en la administración de los recursos minerales para poner coto a las extracciones arbitrarias y excavaciones abusivas. Se comenzó a encauzar la utilización y administración de los espacios marítimos hacia la vía legal. A partir de 1999, se empezó a disponer de manera unificada los recursos hídricos a lo largo y ancho de las cuencas de los ríos clave. Se inició el saneamiento integral de las cuencas de los ríos Tarim y Heihe. Gracias a la ejecución de los proyectos de transvase de emergencia como el traslado de aguas del Huanghe en auxilio al municipio de Tianjin, se garantizó en forma fundamental el suministro de agua en las ciudades que la requerían.     

Tercero, reforzamos la prevención y control de la contaminación. Concentramos las fuerzas en descontaminar las cuencas, regiones, áreas marítimas y ciudades importantes. Intensificamos la construcción de infraestructuras medioambientales y elevamos la tasa de tratamiento centralizado de las aguas residuales y desperdicios de las ciudades. Se perfeccionaron la legislación y la normativa sobre el medio ambiente, aumentó el rigor en la aplicación de la ley y emprendieron la producción limpia y la certificación del sistema de administración medioambiental. Se dio apoyo al desarrollo de la industria de la protección medioambiental y a la economía reciclable. Se fortaleció la preservación de los recursos y el entorno en las reservas naturales y en las zonas de valor histórico y cultural y otros lugares de interés turístico. Se impartió la educación ejemplar en la salvaguardia del medio ambiente, que sirvió para reforzar la participación consciente de toda la población en la protección medioambiental.

       Cuarto, intensificamos la labor relacionada con la planificación familiar. Persistimos en poner bajo control la cantidad de la población y en mejorar su calidad. Estabilizamos la política vigente de planificación familiar y mantuvimos una natalidad baja. Pusimos el acento en realizar adecuadamente el trabajo de planificación familiar en las zonas rurales, particularmente en las regionales centrales y occidentales del país, y reforzamos la planificación familiar en la población flotante. Implantamos y mejoramos el sistema de responsabilidad por la administración de los objetivos relativos a la población y la planificación familiar, de modo que esta última fuera efectivamente puesta en práctica como política fundamental del país.

       8. Persistimos en mantener con toda energía la estabilidad social a fin de crear un ambiente favorable para la reforma y el desarrollo.

       Perseveramos en la aplicación del principio de predominancia de la estabilidad por encima de todo, y prestamos suma atención a cómo tratar adecuadamente la relación entre la reforma, el desarrollo y la estabilidad, razón por la cual, a la par de los progresos sustanciales registrados en la reforma y de la aceleración del desarrollo económico, salvaguardamos con eficacia la estabilidad social. Primero, persistimos en conjugar la intensidad de la reforma y la velocidad del desarrollo con el grado de aguante de la sociedad. Al elaborar y poner en práctica cada uno de los proyectos de reforma importantes, siempre tomamos en plena consideración la capacidad de soporte de las finanzas estatales, de las empresas y de las masas, teniendo muy en cuenta el sentido de oportunidad para su lanzamiento, su ritmo de aplicación y su intensidad, y, a tenor de las nuevas circunstancias y problemas surgidos en el proceso de su aplicación, efectuamos los reajustes y mejoramientos oportunos. En cuanto a las medidas de reforma importantes, persistimos en aplicarlas primero a modo de ensayo en puntos piloto, y luego las difundimos paulatinamente una vez logradas las experiencias. Nos esforzamos por mantener un crecimiento económico estable y relativamente rápido evitando que se produjeran grandes fluctuaciones. Segundo, nos preocupamos en todo momento por los intereses vitales de las masas populares y nos esforzamos especialmente por solucionar los problemas prácticos surgidos en la producción y la vida de las masas necesitadas. Al llevar a feliz término con dinamismo el trabajo relativo a la seguridad social, y el reempleo en las ciudades y la ayuda a los pobres en el campo, dedicamos ingentes esfuerzos para resolver los problemas del atraso en el pago de salarios a los trabajadores y de las cargas excesivas que pesaban sobre los campesinos. En el proceso de la neutralización de los riesgos financieros ocultos, el Estado destinó una considerable cantidad de recursos financieros para dar solución al problema de la deuda, legado del pasado, que concernía a los intereses personales de las masas. Tercero, tratamos acertadamente las contradicciones existentes en el seno del pueblo bajo la nueva situación. Solucionamos adecuadamente los incidentes repentinos o de carácter masivo y nos empeñamos en resolver las contradicciones y los litigios en los niveles de base, eliminándolos en su etapa embrionaria. Cuarto, fortalecimos el saneamiento coordinado del orden público. Propinamos, conforme a la ley, duros golpes a los diversos actos delictivos de gravedad y delitos económicos y solucionamos con prioridad los problemas relevantes de desorden público en algunas localidades. Desplegamos en profundidad actividades encaminadas al fortalecimiento de la seguridad en los niveles de base. Prevenimos y redujimos de forma activa los casos de infracciones y delitos. Atribuimos importancia a la seguridad en la producción y la potenciamos, y perfeccionamos el sistema de responsabilidad en este sentido. Quinto, salvaguardamos efectivamente la seguridad del Estado. Mantuvimos una estricta vigilancia sobre la infiltración, subversión y sabotaje de las fuerzas hostiles procedentes de dentro y fuera de nuestro territorio y les asestamos duros golpes conforme a la ley, además de golpear con energía y según la ley a las fuerzas separatistas étnicas, las violentas y terroristas y las religiosas extremistas. Sexto, perfeccionamos gradualmente el mecanismo de garantía de los gastos destinados al trabajo de seguridad pública, fiscalía y justicia, haciendo esfuerzos por proporcionar las condiciones necesarias para el desarrollo de la labor en los organismos de estos tres ámbitos.

       9. Persistimos en transformar las funciones gubernamentales y nos esforzamos por construir un gobierno limpio, diligente, pragmático y altamente eficiente.

       Para instituir y perfeccionar el sistema de la economía de mercado socialista, es preciso separar la administración gubernamental de la gestión empresarial, transformar las funciones del gobierno y cambiar su modo y estilo de trabajo. En estos últimos años, hicimos grandes progresos en el fortalecimiento de la autoconstrucción del gobierno. Emprendimos, en primer lugar, una importante reforma de los organismos gubernamentales, que consistió principalmente en reorganizar los departamentos encargados de la administración económica global convirtiéndolos en departamentos de regulación y control macroeconómicos, reajustar y disminuir los departamentos económicos especializados, y fortalecer los de supervisión y control y de aplicación de la ley. En 1998 se redujeron a 29 los anteriores 40 departamentos componentes del Consejo de Estado y se simplificó una cuarta parte de los organismos internos, con un recorte de la mitad de la plantilla total. Además, en 2001 se suprimieron 9 direcciones estatales encargadas de distintas ramas de actividad y se elevaron en mayor medida las atribuciones y el status de los departamentos de supervisión y control y de aplicación de la ley en el mercado. Mientras tanto, los gobiernos de las diversas instancias locales también reformaron de manera correspondiente sus organismos. Como resultado de ello, se redujo en 1,15 millones el personal administrativo en todo el país. Esta reforma modificó aún más el marco de los organismos gubernamentales configurado desde hacía mucho tiempo bajo el sistema de economía planificada. A pesar del alto grado de dificultad que se presentó, la reforma marchó sin sobresaltos debido a las medidas apropiadas y el trabajo esmerado. Al mismo tiempo, mejoró notablemente la socialización del servicio logístico en los organismos administrativos y se dieron pasos importantes con respecto a la separación entre la administración gubernamental y la gestión empresarial. Los organismos centrales y locales del Partido y del Gobierno se desvincularon de las entidades económicas por ellos creadas y de las empresas bajo su administración directa, en tanto que el ejército, las unidades de la policía armada y los organismos de seguridad pública, fiscalía y justicia cesaron sus actividades comerciales y empresariales. La solución de estos problemas, que se fueron acumulando durante años y fueron motivo de fuertes críticas de las masas, reviste un significado importante y de largo alcance.

       Bajo las condiciones de la economía de mercado socialista, las funciones gubernamentales consisten principalmente en la regulación económica, la supervisión y control del mercado, la administración social y los servicios públicos. El gobierno debe ocuparse efectivamente de los asuntos de su competencia, pero de ningún modo debe ocuparse de los que no lo son. Hay que saber coordinar las funciones en materia de la toma de decisiones, su aplicación y la supervisión de la una y la otra. Para cambiar las funciones gubernamentales, es imperativo reformar el régimen de examen y aprobación administrativos. Al revisar los proyectos sujetos a examen y aprobación, el Consejo de Estado suprimió 1195 proyectos de examen y aprobación administrativos, y los gobiernos locales de los diversos niveles hicieron lo mismo con otro número de proyectos de la misma índole. Para cumplir sus atribuciones y responsabilidades, las diversas instancias de gobierno deben ejercer la administración según la ley, defender la dignidad de ésta y proteger los intereses de las masas. Los departamentos del Consejo de Estado y los gobiernos locales de todas las instancias elevaron constantemente su nivel de ejercicio de la administración según la ley y tomaron la delantera en la aplicación de la ley con rigor. Impulsamos la reforma en favor del sistema de aplicación de la ley en relación con la administración y llevamos a efecto experimentos piloto de centralización relativa del poder de sanción administrativa. Reforzamos la supervisión sobre la aplicación de la ley y realizamos concienzudamente el trabajo de reconsideración administrativa. Aumentamos la transparencia de las labores gubernamentales y apoyamos a las masas populares y los medios de comunicación en la supervisión de las mismas labores. Atribuimos suma importancia al buen cumplimiento del trabajo de atención a las cartas y visitas de parte de las masas. Impulsamos continuamente el fomento de la administración electrónica. Promovimos con dinamismo la ética profesional de honradez y credibilidad e hicimos esfuerzos por establecer el sistema de credibilidad social. Todo ello ha desempeñado un importante papel en la elevación del nivel de aplicación de la ley así como de la eficiencia laboral.

       El presente Gobierno prestó mucha atención a la construcción de su contingente y de su estilo de trabajo. Desde el comienzo, exigió a su personal “honestidad, diligencia, trabajo pragmático y alta eficiencia”. Puso énfasis en tener bien presente que somos servidores del pueblo y debemos servirle de todo corazón; en cumplir los deberes escrupulosamente y osar decir la verdad; en ejercer la administración con rigor sin temer por ello ofender a las personas involucradas; en actuar con integridad y honestidad y castigar la corrupción; y en estudiar con afán y trabajar con ahínco. Todo ello ha contribuido a promover con energía la moralización administrativa, elevar la eficiencia del manejo de los asuntos administrativos y estrechar los vínculos entre el gobierno y las masas populares. Fortalecimos la educación y formación de los funcionarios públicos y de los dirigentes de las empresas estatales y, en torno al cumplimiento de la tarea central y los trabajos prioritarios del Partido y del Estado, organizamos una serie de cursos de capacitación y de estudio sobre temas especiales. Desplegamos incansablemente la lucha contra la corrupción, rectificamos con energía las prácticas malsanas en las actividades de diversos departamentos y sectores, y castigamos conforme a la ley a un determinado número de elementos corruptos infractores de la disciplina y la ley. Hemos llegado al profundo convencimiento de que sólo reforzando constantemente la autoconstrucción del gobierno, será posible adaptarnos mejor a la nueva situación de la reforma y apertura y de la modernización, y lograr que todas las instancias gubernamentales gocen del sincero apoyo de las masas populares y que éstas se sientan satisfechas de dichas instancias.

       Estimados diputados:

       Los éxitos registrados en los diversos aspectos de nuestro país durante el último lustro no han sido nada fáciles de conseguir. Todos estos éxitos han sido resultado tanto de la dirección y las decisiones acertadas de la colectividad directiva central de la tercera generación con el camarada Jiang Zemin como núcleo, como de los esfuerzos mancomunados y la lucha ardua de todas las etnias del país; son asimismo inseparables del apoyo y ayuda brindados por los compatriotas de ultramar y los amigos del extranjero. En esta ocasión, en representación del Consejo de Estado, ¡extiendo nuestros elevados saludos a los obreros, campesinos, intelectuales, cuadros, mandos y combatientes del Ejército Popular de Liberación, a los oficiales y soldados de la policía armada y a los policías y oficiales de seguridad pública de todo el país, expreso nuestro sincero agradecimiento al pueblo de las diversas etnias del país, a los diversos partidos democráticos, a las organizaciones populares y a las personalidades de otros círculos sociales por la confianza y el apoyo que han prestado al Gobierno, y manifiesto nuestra cordial gratitud a los compatriotas de las Regiones Administrativas Especiales de Hong Kong y Macao, a los compatriotas de Taiwan y a los numerosos compatriotas residentes en el extranjero que se interesan por la construcción y reunificación de la patria y les brindan su apoyo, así como a todos los amigos de los diversos países que están interesados en la modernización de China y le prestan su apoyo!

Mas también somos conscientes de que aún subsisten algunas dificultades y problemas relevantes en la actual vida económica y social de nuestro país. He aquí los principales: La demanda interna efectiva es insuficiente y la estructura de la oferta no se corresponde con los cambios en la demanda del mercado; el crecimiento de los ingresos de los campesinos y de una parte de la población urbana ha sido lento; el número de desempleados va en aumento y una parte de las masas todavía vive con muchas dificultades; las relaciones de distribución de los ingresos aún no se han racionalizado; la tarea de la reforma de las empresas estatales sigue siendo bastante pesada; el orden de la economía de mercado está por rectificarse y reglamentarse de continuo; de vez en cuando se producen graves accidentes por falta de seguridad en la producción; el orden público en algunas localidades dista de ser deseable; el medio ambiente de algunas localidades se ha deteriorado; el divorcio con respecto a las masas, el formalismo, el estilo de trabajo burocrático, la falsedad y el fraude, así como la ostentación y el derroche que se observan en ciertos funcionarios gubernamentales son bastantes graves, y algunas manifestaciones de corrupción siguen siendo prominentes. Algunos de estos problemas son resultado de su prolongada acumulación; otros, difíciles de evitar por completo durante el proceso de cambio de sistemas y reestructuración, y otros, causados por los defectos y deficiencias que se han deslizado en nuestro trabajo. De aquí en adelante, debemos seguir tomando medidas para solucionarlos de forma concienzuda.

 

II. PROPUESTAS SOBRE LA LABOR DEL GOBIERNO

PARA EL PRESENTE AÑO

 

El XVI Congreso Nacional del Partido Comunista de China ha planteado los objetivos de lucha de nuestro país para construir integralmente una sociedad modestamente acomodada en los primeros veinte años del presente siglo, señalando de este modo el rumbo para abrir nuevas perspectivas a la causa del socialismo con peculiaridades chinas. El año 2003 es el primero en que pondremos en práctica en todos los aspectos el espíritu del XVI Congreso Nacional del Partido y, por tanto, la realización exitosa de la labor de este año reviste gran significado.

La exigencia general planteada por el Comité Central del Partido Comunista de China para la labor del presente año es como sigue: Guiándonos por la teoría de Deng Xiaoping y el importante pensamiento de la “triple representatividad” y aplicando a conciencia el espíritu del XVI Congreso Nacional del Partido, persistir en tomar el desarrollo como un asunto primordial para la gobernación y la vigorización del país por parte del Partido, hacer frente de manera dinámica a las dificultades y los desafíos que acarrean los cambios del ambiente interno y externo, adherirnos al principio de ampliar la demanda interna, continuar poniendo en ejecución la política fiscal activa y la política monetaria prudente, profundizar aún más en la reforma, elevar en todos los ámbitos el nivel de la apertura al exterior y acelerar el reajuste estratégico de la estructura económica, a fin de promover el desarrollo continuo, acelerado y sano de la economía nacional y realizar la concordancia de la velocidad con la estructura, la calidad y la rentabilidad. Tratar correctamente la relación entre la reforma, el desarrollo y la estabilidad y reforzar efectivamente el fomento de la democracia y de la legalidad, la promoción de la civilización en lo espiritual y la construcción del Partido, con miras a impulsar el desarrollo coordinado de la civilización socialista en lo material, en lo político y en lo espiritual. De acuerdo con esta exigencia general y teniendo en cuenta que en la I Sesión de la X Asamblea Popular Nacional se renovará el Gobierno, el Consejo de Estado, después de un estudio concienzudo, presenta las siguientes propuestas sobre la labor de gobierno para este año:

1. Continuar ampliando la demanda interna para lograr un crecimiento económico estable y relativamente rápido

Mantener una buena tendencia de desarrollo económico constituye una base para llevar a buen término los diversos trabajos. Analizadas integralmente las diversas circunstancias internas y externas, la meta prevista para el crecimiento económico del presente año se define en un 7% aproximado, meta que es necesaria y podrá ser alcanzada mediante nuestro esfuerzo. La clave para conseguirla consiste en hacer hincapié en el reajuste y la optimización de la estructura y elevar con empeño la calidad y la rentabilidad del crecimiento económico. Hay que seguir con firmeza el principio de ampliar la demanda interna, continuar implementando la política fiscal activa y la política monetaria prudente y mantener el doble impulso del crecimiento económico tanto por la demanda de consumo como por la demanda de inversión.

Ante todo, es preciso hacer esfuerzos por ampliar la demanda de consumo. En las circunstancias actuales, su ampliación es más importante que el aumento de la demanda de inversión. Es necesario continuar acrecentando los ingresos de los habitantes urbanos y rurales, especialmente de los que tienen bajos ingresos, y esforzarse por elevar el nivel de vida de las masas populares. Incrementar por todos los medios los ingresos de los campesinos y aliviar la carga que pesa sobre ellos. Resolver efectivamente los problemas que se presentan en la producción y la vida de las masas necesitadas. Teniendo en consideración la necesidad de solucionar con prioridad las dificultades en la vida de los habitantes urbanos con bajos ingresos y de coordinar las relaciones de interés de las diversas partes, fue aplazada para este año la ejecución de la decisión que se había tomado para elevar en la segunda mitad del año pasado los salarios de los funcionarios y empleados de los organismos administrativos e instituciones públicas y las pensiones de los jubilados y retirados de estas entidades. Es preciso seguir mejorando el clima de consumo, perfeccionar la política relativa al mismo y ensanchar su área.

Hay que mantener un incremento relativamente acelerado de la inversión. Teniendo en cuenta de manera integral los diversos factores, se planea emitir este año bonos del Estado a largo plazo destinados a la construcción por valor de 140.000 millones de yuanes. Es necesario reajustar el destino de la colocación de los fondos provenientes de la deuda pública, asignarlos, ante todo, a los proyectos que se hallan todavía en construcción o en fase de terminación y programar, por otra parte, el inicio de unos nuevos proyectos indispensables. Se debe intensificar el apoyo a la explotación de las regiones occidentales, al mejoramiento de las condiciones de producción y vida en las zonas rurales, a la reconversión tecnológica de las empresas, al mejoramiento del entorno ecológico, al desarrollo de la ciencia, la educación, la cultura, la salud pública y a otras actividades. Es menester ensanchar los canales de inversión de la sociedad y de financiación de las empresas, orientar a la sociedad a invertir sus fondos en las industrias y los proyectos de construcción estimulados por el Estado. Prevenir de manera decidida los casos de repetición en la construcción de obras de bajo nivel. Mantener un alto grado de vigilancia ante los fenómenos que suceden en algunas localidades: el excesivo ímpetu del crecimiento de las inversiones en bienes inmuebles y la explotación desmesurada de proyectos de bienes raíces de elevada categoría, a fin de evitar los riesgos y pérdidas que acarrea el desarrollo a ciegas.

Al propio tiempo que se continúa previniendo y neutralizando los riesgos financieros, es preciso que la banca aumente su apoyo al desarrollo económico. Los bancos deben proporcionar con prioridad préstamos complementarios para los proyectos financiados con fondos de la deuda pública, incrementar los préstamos a las empresas que son rentables, tienen buena reputación y fabrican productos con buena salida en el mercadoreforzar su apoyo crediticio a la agricultura, la economía rural, las pequeñas y medianas empresas y el sector de servicios, y reglamentar y desarrollar los créditos de consumo. Es necesario mejorar los servicios bancarios e intensificar la supervisión y la administración de la banca. Es menester reglamentar y desarrollar el mercado de valores, el de seguros y el monetario.

Hay que llevar a cabo a conciencia el trabajo fiscal y tributario. Seguir haciendo grandes esfuerzos para acrecentar los ingresos y disminuir los gastos. Intensificar la recaudación y la administración de los impuestos conforme a la ley y asestar severos golpes a los actos de evasión, fuga y fraude tributarios, con el fin de recaudar todos los impuestos que deben ser cobrados. Los diversos niveles de la Hacienda deben reajustar efectivamente la composición de los gastos y garantizar los gastos prioritarios. Hay que asegurar, en primer lugar, el pago puntual e íntegro de los salarios, seguir aumentando los gastos para la seguridad social, incrementar las inversiones en la agricultura y en la educación obligatoria y la sanidad en las zonas rurales y elevar la transferencia de pagos a las regiones centrales y occidentales del país y a las zonas pobres.

2. Promover el desarrollo integral de la agricultura y la economía rural

Es necesario seguir tomando el desarrollo de la agricultura y de la economía rural y el aumento de los ingresos de los campesinos como prioridad máxima del trabajo económico. Es menester planificar con una visión de conjunto el desarrollo económico y social de las ciudades y el campo y llevar a feliz término los trabajos relacionados con la agricultura, el campo y el campesinado.

Hay que acelerar la reestructuración de la agricultura y de la economía rural. Continuar impulsando el reajuste de la distribución regional de la agricultura Desarrollar con grandes esfuerzos la ganadería, la acuicultura y la industria procesadora de productos agrícolas. Fomentar con dinamismo la gestión agrícola industrializada, elevar el grado organizativo del acceso al mercado de parte de los campesinos e incrementar la rentabilidad integral de la agricultura. Intensificar la reintegración de tierras de labranza a la silvicultura y a la praticultura. Empeñarse en cumplir el programa nacional de protección y restablecimiento ecológicos de los prados. Fortalecer los sistemas de calidad y seguridad de los productos agrícolas y el de servicios socializados de la agricultura. Seguir con firmeza y perfeccionar la política de contrata de tierras, llevar a buen término la administración, regulación y control de las tierras para uso no agrícola, y prohibir estrictamente el apoderamiento abusivo y la expropiación arbitraria de tierras de cultivo. Seguir profundizando en las diversas reformas rurales. Generalizar a escala nacional los experimentos piloto de la reforma tributaria y tarifaria en el campo basándose en el resumen de las experiencias y el perfeccionamiento de las políticas pertinentes. Poner en práctica a conciencia las diversas políticas y medidas encaminadas a aliviar la carga de los campesinos. Profundizar en mayor medida en la reforma del sistema de circulación mercantil de cereales y algodón y proteger efectivamente los intereses del campesinado.

Es necesario incrementar la inversión en la construcción de infraestructuras agrícolas y en el fomento de la ciencia y tecnología agrícolas. Acelerar la construcción de obras de riego con ahorro de agua, de instalaciones de suministro de agua potable para la población y el ganado, de carreteras distritales y cantonales, de obras de generación de energía en el campo, de instalaciones para la educación, la asistencia médica y la prevención sanitaria en las zonas rurales, etc. Intensificar el apoyo a las principales zonas productoras de cereales. Llevar a efecto la ayuda a las zonas pobres mediante la explotación. Acrecentar el poderío real de la economía colectiva. Impulsar el desarrollo de la economía distrital. Apresurar el proceso de urbanización. Fomentar la construcción de pequeñas ciudades y poblados con sujeción a la planificación científica y distribución racional. Reforzar la coordinación y orientación respecto al desplazamiento de la mano de obra excedente en el campo y proteger los derechos e intereses legítimos de los campesinos de prestar servicios laborales y buscar empleos en las ciudades.

3. Impulsar con dinamismo el reajuste de la estructura sectorial de la economía y la explotación a gran escala de las regiones occidentales

Hay que acelerar el reajuste de la estructura sectorial de la economía conforme a la exigencia de seguir un nuevo camino de industrialización. Desarrollar de manera dinámica las industrias de alta y nueva tecnología que desempeñan un importante papel propulsor para el crecimiento económico. Impulsar con energía la informatización y utilizarla para llevar adelante la industrialización, a fin de acelerar la marcha de su proceso. Emplear ampliamente las técnicas avanzadas y adaptativas para transformar las industrias tradicionales y hacer esfuerzos por vigorizar la industria manufacturera de equipos. Llevar a feliz término la planificación y el reajuste en cuanto al desarrollo de sectores tales como el acero, los automóviles y los materiales de construcción, previniendo un desarrollo a ciegas y una competencia deseordenada. Eliminar en mayor medida la capacidad productiva atrasada. Desarrollar de manera activa el sector de servicios modernos y el turismo. Prestar suma atención al fomento de los servicios comunitarios.

Hay que impulsar en forma efectiva la explotación a gran escala de las regiones occidentales. Para ello es preciso acentuar las prioridades, dar importancia a los efectos reales y asentar bases bien sólidas. Continuar fortaleciendo el mejoramiento del entorno ecológico y la construcción de infraestructuras. Realizar efectivamente la reintegración de tierras de cultivo a la silvicultura, la protección de bosques naturales y la prevención y el control de la desertización. Poner en práctica el programa de suspensión del pastoreo en prados naturales para devolverlos a la praticultura y fortalecer la implantación de leyes y reglamentos correspondientes. Empeñarse en la construcción de los importantes proyectos, garantizando efectivamente su marcha y su calidad. Desarrollar de manera dinámica la economía con peculiaridades propias y los sectores económicos aventajados. Acelerar el desarrollo de la ciencia, la tecnología y la educación. Potenciar los intercambios económicos y la cooperación entre las regiones orientales, centrales y occidentales para promover de esta manera la complementación de unas y otras con sus respectivas ventajas y su desarrollo conjunto. Evitar que los equipos industriales atrasados ya eliminados y las empresas contaminantes se trasladen a las regiones occidentales. Adoptar medidas enérgicas para apoyar a la región Nordeste y otras antiguas bases industriales en la aceleración de su reajuste y reconversión, a las ciudades y zonas que tienen la extracción de recursos naturales como actividad principal para que desarrollen las industrias sustitutorias, así como a las antiguas regiones revolucionarias y las zonas de minorías étnicas en la promoción acelerada de su desarrollo.

4. Profundizar en la reforma del sistema económico y expandir la apertura al exterior

Es necesario mantener y perfeccionar el sistema económico básico caracterizado por el desarrollo conjunto de las economías de múltiples formas de propiedad con la de propiedad pública como la principal; consolidar y desarrollar sin vacilación alguna la economía de propiedad pública, y estimular, apoyar y orientar de igual manera el desarrollo de la economía individual, la privada y otras economías de propiedad no pública. Partiendo de la exigencia de implantar un sistema empresarial moderno, se debe seguir impulsando la reforma encaminada al establecimiento del sistema de sociedades reglamentado y al fomento del sistema accionario en las empresas estatales, y mejorar el mecanismo de supervisión. Hay que apoyar activamente a las grandes empresas que reúnan las condiciones necesarias para que coticen en bolsas fuera de la parte continental. Acelerar la creación de grandes compañías y grandes grupos empresariales que se destaquen por sus actividades principales y estén dotados de derechos de propiedad intelectual chinos y marcas renombradas, así como de una fuerte competitividad internacional. Es necesario dar nuevos pasos para llevar a buen término el reajuste, la reorganización y la superación de dificultades en las empresas de la industria militar y de otras ramas en aprietos. Seguir cumpliendo la reforma de sectores como la energía eléctrica, las telecomunicaciones y la aviación civil. Realizar de arriba abajo y de modo ordenado la reforma del sistema de administración de los activos de propiedad estatal. Ampliar los terrenos autorizados al capital extraoficial del país para su acceso al mercado y crear un ambiente de competencia leal entre los diversos sujetos del mercado. Apoyar el desarrollo de las pequeñas y medianas empresas de distintas modalidades de propiedad, especialmente las de carácter científico-tecnológico y las de utilización intensiva de mano de obra. Promover con seguridad la reforma del sistema financiero. Impulsar de continuo las reformas en lo referente a los sistemas fiscal y tributario, y de inversión y financiación. Profundizar en la reforma del sistema de distribución de los ingresos y racionalizar gradualmente las relaciones de distribución.

       Rectificar y reglamentar el orden de la economía de mercado constituye una tarea prolongada y ardua, por lo que es imperativo llevarla adelante de forma constante e incansable. Al rectificar y reglamentar el orden, hay que proceder tanto de manera paliativa como de manera radical, poniendo énfasis en el uso de la última variante. Es preciso seguir empeñándose como es debido en las rectificaciones específicas con prioridades bien definidas, asestando golpes, según la ley, a los actos infractores y delictivos de producción y venta de artículos falsificados y adulterados. Se debe potenciar la construcción institucional y el fomento del sistema legal y aplicar la ley con rigor, encauzando gradualmente la administración del mercado por la vía legal y de reglamentación. Es menester intensificar la investigación y el tratamiento de los casos de importante cuantía y gravedad que sabotean seriamente el orden de la economía de mercado. Hay que acelerar la implantación del sistema de credibilidad social. Dar suma importancia a la seguridad en la producción y fortalecer de manera efectiva la supervisión y el control al respecto, con el fin de proteger la seguridad de las vidas y los bienes del pueblo. Dar pasos acelerados para establecer un nuevo orden de la economía de mercado socialista a través de la reforma y la rectificación.

       Se impone persistir en combinar la estrategia de “introducción” y la de “salida” y elevar en todos los sentidos el nivel de la apertura al exterior. Seguir realizando como es debido los trabajos correspondientes en el período de transición tras nuestra incorporación a la OMC, ejercer de forma concienzuda los derechos y cumplir los compromisos y obligaciones. Estabilizar las diversas políticas y medidas de estímulo a la exportación, llevar a cabo la estrategia de diversificación del mercado, persistir en ganar el terreno por la calidad y expandir el comercio de mercancías y el de servicios. Cultivar y apoyar a las marcas nacionales ventajosas y elevar su competitividad en el plano internacional. Optimizar la composición de las importaciones. Profundizar en la reforma del sistema de comercio exterior. Seguir utilizando activa y eficazmente los fondos foráneos, poner acento en la introducción de tecnologías avanzadas, experiencias de administración moderna y profesionales especializados, y apoyar a las empresas del país para que cooperen de múltiples formas con compañías transnacionales. Hacer esfuerzos por mejorar el ambiente de inversión y reglamentar las actividades para la atracción de negocios y captación de capital foráneo. Alentar y apoyar a las empresas de diversas modalidades de propiedad y con ventajas comparativas en la adopción de formas como inversión mixta, inversión exclusiva y gestión asociada para desarrollar operaciones transnacionales y, a la vez, promover la exportación de mercancías nacionales, sobre todo de bienes de capital. Impulsar enérgicamente las cooperaciones económicas multilateral, bilateral y regional.

5. Realizar aún mejor los trabajos relacionados con la creación de empleo y la seguridad social

       Las diversas instancias gubernamentales deben tomar el mejoramiento del ambiente laboral y el aumento de empleo como deberes y responsabilidades de gran importancia. Es necesario persistir en la orientación de que “el trabajador elige el empleo de manera independiente, el mercado lo regula y el gobierno lo fomenta”, con vistas a promover por todos los medios el empleo y el reempleo. En la reforma de las empresas estatales se debe perseverar en combinar el aumento de la rentabilidad mediante la reducción del personal con el fomento de la reubicación. Es preciso poner en práctica concienzudamente las diversas políticas y medidas destinadas a fomentar la recolocación de los trabajadores desplazados de sus puestos y los desempleados. Ampliar las fuentes de empleo, desarrollar de manera dinámica las industrias de utilización intensiva de mano de obra y poner en pleno juego el importante papel que desempeñan el sector terciario, las pequeñas y medianas empresas, la economía individual y la privada en el aumento del empleo. Reglamentar y desarrollar el mercado laboral. Estimular la búsqueda de empleo por cuenta propia y la iniciativa de crear empresas de manera autónoma y promover y divulgar activamente formas de colocación flexibles y variadas. Desarrollar enérgicamente la capacitación profesional y los servicios relativos al empleo. Se impone fortalecer la labor de orientación y servicio con respecto al empleo y la creación de empresas de los graduados de centros docentes superiores y de escuelas profesionales.

       Hay que seguir reforzando el “doble aseguramiento” y el trabajo de garantía del nivel de vida mínimo de la población urbana, y efectuar como es debido la conexión de las “ tres líneas de garantía”. Mejorar los sistemas de seguros de vejez básicos y de seguros de asistencia médica para los trabajadores de las empresas en las ciudades y poblados y continuar ampliando la cobertura de los diversos seguros sociales. Es necesario impulsar con paso seguro el proceso de sustitución de la garantía de subsistencia básica de los trabajadores desplazados de las empresas estatales por el seguro de desempleo. Definir de forma racional las normas de la garantía del nivel de vida mínimo de la población urbana y el nivel de subsidios para los beneficiarios pertinentes, de modo que la garantía cubra efectivamente a todos los que deben ser cubiertos. Resolver de manera apropiada los problemas de subsistencia básica de los trabajadores de las empresas estatales que se hallan en dificultades y de las empresas cerradas o declaradas en quiebra. Es preciso reunir por múltiples canales fondos de seguridad social y administrarlos como es debido. Es necesario implantar y perfeccionar el sistema de auxilio a las personas con bajos ingresos y atribuir importancia a la solución de los problemas a que se enfrentan las familias urbanas particularmente difíciles en cuanto a la vivienda, el acceso de los hijos a la escuela, la asistencia médica y la calefacción, etc. Llevar a buen término el ensayo piloto del sistema de asistencia médica cooperativa de nuevo tipo en las zonas rurales. Desarrollar el bienestar y el socorro sociales, el trato preferencial y el ofrecimiento de colocación tanto a los exmilitares minusválidos como a los familiares de los mártires y militares, la ayuda recíproca comunitaria y otras actividades de seguridad social. Defender los derechos e intereses legítimos de las mujeres y niños. Dar nuevos pasos para llevar a buen término el trabajo relativo a la tercera edad. Apoyar el desarrollo de las actividades en favor de los minusválidos.

6. Implementar a conciencia la estrategia de vigorización del país mediante la ciencia y la educación y la de desarrollo sostenible

       Hay que seguir aumentando la inversión en la ciencia, la tecnología y la educación. Empeñarse en la elaboración y ejecución del programa nacional de desarrollo científico y tecnológico a largo y mediano plazo. Impulsar el establecimiento de un sistema estatal de innovación. Potenciar efectivamente las investigaciones básicas y la investigación de alta tecnología e incrementar la capacidad de innovación y la competitividad en los ámbitos científico y tecnológico. Intensificar la ejecución del “Plan estatal de investigación y desarrollo de alta tecnología” y el “Plan estatal de desarrollo de las investigaciones básicas prioritarias”, así como los importantes proyectos especiales científico-tecnológicos. Esforzarse por dominar técnicas medulares y contar con una partida de derechos de propiedad intelectual chinos en los terrenos clave y en ciertos campos de vanguardia del desarrollo científico-tecnológico. Reforzar la creación de condiciones básicas para la ciencia y tecnología. Continuar profundizando en la reforma de la estructura del trabajo científico y tecnológico, perfeccionar el sistema de servicios a este trabajo, fortalecer la protección de la propiedad intelectual, estimular las invenciones y creaciones y acelerar la transformación de los adelantos científicos y tecnológicos en fuerzas productivas reales. Atribuir con perseverancia la misma importancia a las ciencias sociales que a las naturales y desarrollar y hacer florecer la filosofía y las demás ciencias sociales. Profundizar en la reforma estructural de la educación, y persistir en la innovación en la educación e impulsar en todos los aspectos la formación cualitativa. Acelerar el desarrollo de la educación en todos los niveles y modalidades y mejorar la calidad de la misma. Perfeccionar el sistema de administración de la educación obligatoria en las zonas rurales con el distrito como sujeto principal. Seguir dedicándose con entusiasmo al trabajo relativo a los créditos estudiantiles y la creación de premios de estudio estatales. Fortalecer la educación y formación profesionales. Es preciso reglamentar con arreglo a la ley y apoyar de manera activa el desarrollo de la enseñanza no pública. Aplicar de manera continua la estrategia de vigorizar el país valiéndose de las personas de talento y preparar y atraer a personas de distintas especialidades, sobre todo las de alto nivel, a quienes el país necesita con urgencia, y creando condiciones favorables para que pongan en pleno juego su inteligencia y aptitudes y logren éxitos en el emprendimiento de sus empresas.

       Hay que continuar realizando como es debido el trabajo relativo a la población y la planificación familiar para estabilizar el bajo nivel de natalidad. Potenciar la planificación urbana y rural. Proteger efectivamente y explotar de modo racional los diversos recursos naturales y utilizarlos con ahorro. Llevar a efecto la explotación marítima. Fortalecer la protección y el mejoramiento del entorno ecológico y desarrollar con gran empeño las industrias de protección medioambiental. Reforzar la prevención y el control de la contaminación en las cuencas fluviales y regiones terrestres y marítimas prioritarias, así como el saneamiento coordinado del medio ambiente de las ciudades. Efectuar como es debido el trabajo de prevención y mitigación de las calamidades naturales.

7. Fortalecer la construcción de la democracia y el sistema legal socialistas y el fomento de la civilización en lo espiritual

       Hay que desarrollar la política democrática socialista y fomentar la civilización socialista en lo político. Es preciso consolidar la construcción del poder político de base y el fomento de la política democrática en los niveles básicos de las zonas urbanas y rurales. Combinar la administración del país según la ley con la administración del mismo según la moral. Fortalecer la construcción del sistema legal socialista, perfeccionar los reglamentos administrativos, elevar el nivel de la aplicación de la ley en las actividades administrativas y mejorar la calidad de todo el pueblo en lo jurídico. Es menester tomar con firmeza el rumbo de desarrollo de la cultura avanzada e intensificar con ingentes esfuerzos el fomento de la civilización socialista en lo espiritual. Poner en práctica concienzudamente el Programa para el Fomento de la Moralidad Cívica, fortalecer la educación en el patriotismo, y desplegar y cultivar el espíritu nacional. Desarrollar ampliamente las actividades de masas destinadas a fomentar la civilización en lo espiritual. Hacer prosperar aún más la literatura, el arte, la prensa, la edición, la radio, el cine, la televisión, así como otras actividades, y poner el acento en la publicación y emisión de un determinado número de obras sobresalientes. Profundizar en la reforma de la estructura cultural y desarrollar con dinamismo las actividades y la industria culturales. Reforzar la protección de las reliquias y el patrimonio culturales. Potenciar los intercambios culturales internacionales. Divulgar los conocimientos científicos, combatir la superstición y fomentar un modo de vida civilizado y sano. Desplegar incansablemente la lucha contra las publicaciones pornográficas e ilegales. Fortalecer la creación y la supervisión de los sitios web de Internet. Impulsar activamente la reforma y el desarrollo de la salud pública y la educación física. Desplegar con energía las actividades para el fortalecimiento de la salud de las masas y elevar constantemente el nivel de los deportes de competición. Cumplir a conciencia los trabajos preparativos de la etapa preliminar de los Juegos Olímpicos del año 2008 en Beijing y de la Exposición Universal de Shanghai de 2010. Se precisa salvaguardar con toda fuerza la estabilidad social. Persistir en el principio del castigo severo a la delincuencia, y combinar la lucha con la prevención tomando esta última como lo principal, y poner en práctica cabalmente las diversas medidas de saneamiento coordinado del orden público. Asestar, conforme a la ley, duros golpes a las diversas actividades infractoras y delictivas. Prevenir y castigar las actividades delictivas de las sectas destructivas.

8. Fortalecer efectivamente la autoconstrucción del gobierno

En las nuevas circunstancias, cuando se impulsan con energía la reforma, la apertura y la modernización, es de suma importancia fortalecer aún más la autoconstrucción del gobierno y, sobre todo, la construcción de su estilo de trabajo.

Hay que profundizar en la reforma de la estructura administrativa. Se impone persistir en separar la administración gubernamental de la gestión empresarial y, conforme al principio de simplificación, unificación y eficiencia, dar nuevos pasos en el cambio de las funciones gubernamentales, reajustar la estructura de los organismos gubernamentales, racionalizar la división funcional de los diversos departamentos, reducir los trámites administrativos de examen y aprobación, elevar el nivel administrativo del gobierno y esforzarse por formar una estructura administrativa caracterizada por la conducta reglamentada, el funcionamiento coordinado, la equidad, la transparencia, la limpieza y la alta eficiencia. Será sometido a la presente sesión para su examen y deliberación el “Proyecto de reforma de los organismos del Consejo de Estado” elaborado por el mismo Consejo de acuerdo con las “Opiniones sobre la profundización en la reforma de la estructura administrativa y de los organismos”, documento examinado y aprobado en la II Sesión Plenaria del XVI Comité Central del partido.

Es necesario perseverar en ejercer la administración según la ley y con rigor. Se precisa mejorar el sistema de funcionarios públicos y formar un contingente de funcionarios públicos altamente cualificados. Se debe acelerar el fomento de la administración electrónica. Es preciso seguir desplegando a fondo la lucha contra la corrupción, rectificar con gran empeño las prácticas malsanas en las actividades de las diferentes ramas y departamentos e investigar y tratar con rigor toda clase de casos de infracción de la ley y la disciplina. Potenciar la construcción institucional, la supervisión administrativa y la supervisión mediante la auditoría, y hacer esfuerzos por corregir la corrupción en su origen mismo. Llevar a buen término el trabajo de atención a las cartas y visitas de las masas y reforzar la supervisión de la opinión pública y la de la sociedad. Cabe cambiar efectivamente el estilo de trabajo, oponerse al formalismo y al burocratismo, repudiar las “obras de buena imagen”, con las que se busca celebridad y honor y en las que se malgastan recursos humanos y económicos, corregir el nefasto estilo de hacer informes falsos o exagerados y de recurrir a la coacción y el autoritarismo, y combatir la suntuosidad y el derroche. Los funcionarios de los diversos niveles gubernamentales deben ir a las entidades de base, adentrarse en las masas, escuchar atentamente su voz, preocuparse por sus penalidades y resolver en forma oportuna los problemas que provocan fuertes quejas y descontento entre ellas. Bajo la nueva situación, deben fortalecer su conciencia de inquietud y preocupación, pensar en peligros eventuales aun en tiempos de paz, y seguir siendo modestos, prudentes y libres de arrogancia y precipitación en su estilo de trabajo y perseverando en su estilo de vida sencilla y lucha dura.

Estimados diputados:

Fortalecer la cohesión interétnica y salvaguardar la unidad de la patria y la estabilidad social supone el deseo común del pueblo de las diversas etnias del país. Debemos aplicar en todos los aspectos la política del Partido hacia las minorías étnicas, mantener y mejorar el sistema relativo a su autonomía regional, y hacer grandes esfuerzos para formar a cuadros provenientes de ellas. Seguiremos impulsando las acciones encaminadas a hacer prosperar las zonas fronterizas y a sus habitantes, y aumentaremos el apoyo a las etnias de escasa población, con el fin de fomentar la prosperidad y el progreso en común de todos los grupos étnicos del país. Nos oponemos con firmeza a los actos tendientes a dividir la patria y socavar la unidad interétnica. Debemos aplicar por completo la política del Partido relacionada con la libertad de credo religioso, manejar los asuntos religiosos de conformidad con la ley, conducir activamente la religión a adaptarse a la sociedad socialista y atenernos al principio de independencia y autonomía. Debemos implementar a conciencia la política del Partido sobre los asuntos de los chinos de ultramar y dar nuevos pasos para llevarlos a buen término.

Fortalecer la construcción de la defensa nacional y del ejército constituye una infalible garantía para la seguridad del Estado y la modernización del país. Se debe, de acuerdo con el requisito general de buena calificación política, fuerte capacidad militar, excelente estilo de trabajo, rigurosa disciplina y eficaz aseguramiento logístico, hacer esfuerzos por elevar a un nuevo nivel la revolucionarización, la modernización y la regularización del ejército. Hay que aplicar la orientación estratégica militar de defensa activa para el nuevo período e intensificar los preparativos en pro de la lucha militar. Perseverar en el desarrollo coordinado de la construcción de la defensa nacional y de la expansión económica. Es necesario conceder importancia a la investigación científica relacionada con la defensa nacional y al desarrollo de los armamentos y equipamientos, y acrecentar la capacidad de operación defensiva de todo nuestro ejército en condiciones de alta tecnología. Es menester potenciar la construcción de la logística. Es preciso impulsar con dinamismo el reajuste, la reforma y el desarrollo de la ciencia y tecnología y las industrias dedicadas a la defensa nacional. Los diversos niveles del gobierno deben apoyar en forma enérgica la construcción de la defensa nacional y del ejército, y elevar en todo el pueblo la conciencia sobre esta defensa. Es imperativo fortalecer sin cesar la construcción de las fuerzas de reserva para la misma y llevar efectivamente a buen término el trabajo de movilización para la defensa nacional. Hay que desplegar a fondo, entre el pueblo, las actividades de apoyo al ejército y de atención a las familias de los militares, así como, entre el ejército, las de apoyo al gobierno y de amor al pueblo, para poder consolidar de esta manera la unidad tanto entre el ejército y el gobierno como entre el ejército y el pueblo.

Mantener la prosperidad, la estabilidad y el desarrollo de Hong Kong y Macao es nuestro objetivo invariable. Debemos seguir llevando a efecto el principio de “un país, dos sistemas” y proceder estrictamente de acuerdo con la Ley Fundamental de Hong Kong y la de Macao. Prestar todo nuestro apoyo a los Jefes Ejecutivos y gobiernos de estas dos regiones administrativas especiales en su ejercicio de la administración a tenor de la ley. Promover activamente los intercambios y cooperación de la parte continental con Hong Kong y Macao en las esferas económica, comercial, educacional, científica, tecnológica, cultural, etc.

Implementaremos en todos los sentidos los principios fundamentales de “reunificación pacífica” y de “un país, dos sistemas” y la propuesta de ocho puntos para la solución del problema de Taiwan, en un esfuerzo por retomar, a base del principio de una sola China, lo más pronto posible el diálogo y las negociaciones entre las dos orillas del estrecho de Taiwan, y nos opondremos resueltamente a toda declaración y acto encaminado a fraguar la “independencia de Taiwan”, “dos Chinas” o “una China y un Taiwan”. Es menester ampliar aún más los intercambios de personal entre ambas orillas del estrecho y los intercambios y cooperación económicos, culturales y en otros dominios, e impulsar con dinamismo los lazos directos en el transporte, el comercio y los servicios postales entre ambos lados del estrecho. Se precisa reforzar el intercambio de opiniones con todos los partidos y personalidades de los diversos sectores sociales de Taiwan sobre el desarrollo de las relaciones entre ambos lados del estrecho y sobre la promoción de la reunificación pacífica de la patria. Se impone seguir apoyando a los compatriotas de ultramar en su desarrollo de actividades contra la “independencia de Taiwan” y en pro de la reunificación. Estamos convencidos de que, a través de la lucha infatigable de todos los hijos de la nación china, la completa reunificación de la patria no tardará en ser una realidad.

La paz y el desarrollo siguen siendo los temas principales de nuestra época. La tendencia de multipolarización mundial y de globalización económica evoluciona por un camino tortuoso. En el entorno internacional al que se enfrenta nuestro país, las oportunidades siguen siendo más que los retos, sin embargo, los factores de incertidumbre en la situación internacional han aumentado en cierto modo. Aplicaremos invariablemente la política exterior independiente y de paz. Continuaremos consolidando y fomentando la unidad y cooperación con los países en vías de desarrollo, y les apoyaremos en la salvaguarda de sus propios derechos e intereses legítimos. Seguiremos profundizando en las relaciones de buena vecindad y amistad y potenciaremos la cooperación regional, con el fin de llevar a un nuevo nivel el intercambio y la colaboración con los países circundantes. Iremos mejorando y fomentando las relaciones con los países desarrollados y, sobre la base de los Cinco Principios de Coexistencia Pacífica, ampliaremos los intereses comunes y solucionaremos las divergencias de manera apropiada. Continuaremos participando con dinamismo en las actividades diplomáticas multilaterales y abogando por la democratización de las relaciones internacionales y la diversificación de las modalidades de desarrollo. Nos opondremos a todas las formas de hegemonismo y a la política de fuerza y combatiremos el terrorismo en todas sus manifestaciones. El pueblo chino está dispuesto a llevar adelante la noble causa de la paz y el desarrollo mundiales junto con los demás pueblos.

Estimados diputados:

El XVI Congreso Nacional del Partido ha elaborado el grandioso proyecto y el programa de acción para construir integralmente en el país una sociedad modestamente acomodada en el nuevo siglo y en la nueva etapa. Nuestra gran patria, situada ya en un punto de partida histórico aún más alto, ha emprendido una nueva marcha de expedición esplendorosa. Ninguna dificultad ni obstáculo podrá detener los pasos de avance triunfal del pueblo chino. Al extender la vista hacia el futuro de nuestra patria, se nos presentan unas perspectivas infinitamente hermosas. Nos asiste la firme convicción de que, bajo la dirección del Comité Central con el camarada Hu Jintao como Secretario General, el pueblo de las diversas etnias del país, manteniendo en alto la gran bandera de la teoría de Deng Xiaoping, aplicando en todos los sentidos el importante pensamiento de la “triple representatividad”, uniéndose en una sola voluntad y haciendo tenaces esfuerzos por la prosperidad de la patria, ¡será capaz de llevar adelante ininterrumpidamente la causa del socialismo con peculiaridades chinas y avanzar de una victoria a otra aún mayor!



* El pensamiento consiste en que el Partido Comunista de China debe representar siempre lo que se exige para el desarrollo de las fuerzas productivas avanzadas de China, el rumbo por el que ha de marchar su cultura avanzada, así como los intereses fundamentales de sus masas populares más amplias.