Última hora:  
español>>Cultura-Entretenimiento

La fiebre de la ciberliteratura en China

Actualizado a las 19/04/2017 - 16:26
Palabras clave:

BEIJING, 19 abr (Xinhua) -- Los medios de comunicación impresos, radiofónicos, televisivos y de internet, además de difundir, participan actualmente en la creación de informaciones. En ese sentido, internet lidera tal avance como nuevo medio en el siglo XXI. Su vigoroso desarrollo ha cambiado los modelos tradicionales de comunicación, lo cual se refleja con total relevancia en China, según informó recientemente en español la revista China Hoy.

La red ha influido profundamente en la literatura tradicional en los últimos años. Como una nueva forma de creación, la literatura en línea o ciberliteratura se ha desarrollado desde principios de este siglo hasta convertirse en un fenómeno cultural, según la misma fuente.

Ganar lectores

La ciberliteratura no significa volver a publicar en formato digital obras literarias creadas de manera tradicional sino elaborarlas especialmente para internet, con un primer lanzamiento en línea y un proceso creativo propio. Esta disciplina asume las características propias del medio: alta velocidad de producción, fácil acceso, alto nivel de imaginación y, especialmente, interacción en línea.

Se derivan de ella nuevas formas literarias, tales como la ciberpoesía, los blogs literarios, la microficción o la escritura colaborativa, entre otras. La mayoría de esas nuevas formas literarias se caracterizan por la interacción directa entre el autor y los lectores, algo difícil de conseguir en las publicaciones impresas.

Una encuesta realizada por el sitio web Sootoo.com revela que 350 millones de chinos consumieron regularmente ciberliteratura en el primer trimestre de 2015. Tres años antes la cifra había sido de 233 millones. El 85 % de los encuestados aseguró leer más obras en formato digital que publicaciones en papel.

El sondeo también muestra que los que tienen la lectura como entretenimiento favorito pasan diariamente unos 84,6 minutos leyendo libros o artículos largos en dispositivos móviles.

El interés de los chinos por la literatura en línea es obviamente mayor que por otras actividades de ocio en los dispositivos móviles: 72,6 minutos escuchando música, 66,1 minutos en los medios de comunicación social, 54,6 minutos jugando en línea y 45,8 minutos viendo videos en línea.

Los valores generados por el mercado de la ciberliteratura en China aumentaron de 2.700 millones de yuanes (cerca de 380 millones de dólares) en 2012 a 7.000 millones de yuanes (unos 1.100 millones de dólares) en 2015. La ciberliteratura se ha convertido en un terreno con perspectivas infinitas en el sector cultural.

Gigantes de internet de China como Alibaba y Tencent han hecho grandes inversiones en este nuevo terreno. En sus propias plataformas de lectura aparecen escritores desde hace mucho tiempo. Tencent gestiona QQ, el software más exitoso de mensajería instantánea para ordenador de China, y Wechat, la aplicación más popular de mensajería móvil.

Desde inicios del año pasado, Tencent coopera con Cloudary, una editorial en línea del Grupo Shanda, para explorar dicho mercado.

Cloudary, el mayor suministrador de ciberliteratura de China, gestiona cinco sitios web de éxito desde inicios de 2008, en los que aparecen seis millones de obras de 1,6 millones de escritores. La cooperación entre estos dos gigantes realza la importancia que dan los magnates de internet de China a este nuevo sector.

El encanto de la interacción

¿Por qué la ciberliteratura tiene tanto éxito en China, y en Occidente solo ocupa una pequeña parte del mercado? ¿Qué factores permiten a esta nueva forma expresiva ganar el favor de los lectores y los comerciantes?

Para responder a estas interrogantes es necesario estudiar el desarrollo de la literatura china después de la aplicación de la política de reforma y apertura al exterior.

Durante un largo período, las revistas literarias desempeñaron un papel clave en China. Eran consideradas el único medio para que la literatura convencional tuviera acogida entre los lectores y sirvieron de trampolín para que autores jóvenes talentosos alcanzaran reconocimiento. La tendencia de la reforma y apertura ofreció nuevas oportunidades y las revistas literarias fueron perdiendo poco a poco su protagonismo.

La fuerza de internet, que surgió a finales de la década de 1990, cubrió esta brecha. La ciberliteratura, con su fácil acceso y nuevas formas de expresión, ofreció reglas inéditas para los escritores jóvenes poco conocidos y los numerosos aficionados a la literatura.

Fundado en 1997, Rongshuxia.com fue el primer sitio web de literatura en línea de China en el que los cibernautas podían publicar sus obras literarias y leer gratis. En esta plataforma crecieron muchos escritores jóvenes, como Han Han, Ning Caishen, Jin Hezai o Murong Xuecun, entre otros.

Más tarde, la ciberliteratura entró en una época dorada. Su desarrollo ha pasado de la etapa experimental y de búsqueda de identidad a una nueva de creciente mercantilización y de fundación de editoriales en línea. Este cambio no ha reducido el gran entusiasmo de los lectores.

Las obras son más apreciadas por jóvenes que viven en grandes ciudades como Beijing y Shanghai. La encuesta de Sootoo.com demuestra que el 85 % de los lectores tienen menos de 40 años, y que la mayoría de los escritores nacieron después de los años 70 u 80. Todos pertenecen a la clase media emergente.

Para los aficionados, el encanto de la ciberliteratura consiste en el pleno aprovechamiento de la interacción de los nuevos medios de comunicación. El vínculo directo entre el escritor y los lectores empieza con el proceso de creación de una obra, que no se limita a dejar comentarios a la obra publicada.

Han surgido nuevas formas literarias como, por ejemplo, la escritura colaborativa (obra creada con la participación de varios escritores, o que es continuada por un cibernauta).

En China, la microficción es otra forma literaria que goza de mucha popularidad. Igual que en Twitter, el autor debe limitar su escrito a menos de 140 carácteres. En 2012, el escritor de microficción Chen Peng se destacó con su obra Life of eilikochen. Su colección de piezas literarias alcanzó gran éxito en internet.

La forma más común de ciberliteratura china sigue siendo el estilo narrativo clásico, por ejemplo, la novela. Los cibernautas jóvenes tienen especial preferencia por las novelas de la Corte Imperial, las policíacas, las fantásticas y las de ciencia ficción. También por las que hablan de la vida de los estudiantes, de aventuras de robo de tumbas o de asuntos históricos, entre otros temas.

La cadena industrial

Quien tiene éxito en internet tiene la oportunidad de explorar el mercado literario tradicional. La típica trayectoria de una obra exitosa es alcanzar primero popularidad en línea y luego tener una edición impresa. Al final se adapta al cine, la televisión, a cómics o a juegos en línea.

En pocos años, la ciberliteratura china ha formado una cadena industrial desarrollada, y el ciclo desde el éxito en la red hasta la gran promoción en el mercado es cada vez más corto.

El caso de Europa, Estados Unidos y de países vecinos como Japón y la República de Corea es muy diferente. Los mecanismos comerciales de la cultura popular estaban bien establecidos en los medios de comunicación antes de la llegada de internet.

Después de publicarse en papel, las novelas se adaptaban al cine, la televisión o al cómic para una segunda promoción en el mercado y así alcanzar grandes beneficios. Sin embargo, en China el mecanismo económico se estableció más tarde. Los países desarrollados solo realizaron pequeños ajustes en sus estructuras de mercado después del surgimiento de internet. Pero en China el cambio fue más acusado.

Con el éxito de internet se abrió un nuevo espacio en el que los jóvenes escritores, profesionales o aficionados, mostraron plenamente su talento. Los sitios web más pujantes han comprado una gran cantidad de recursos de la literatura tradicional.

En los países con mercados literarios desarrollados, estos recursos están controlados por editoriales de publicaciones impresas. En los últimos años, los nuevos competidores de China no solo han formado grandes grupos de seguidores a través de internet, sino que también poseen garantías de grandes beneficios en animación y juegos en línea.

Según datos de Sootoo.com, el 76 % de los lectores de ciberliteratura de China son hombres, también seguidores de la animación, los juegos y las series de televisión de Estados Unidos y Japón, lo que facilita el mercado en línea.

Los escritores más exitosos de China reciben millones de yuanes en concepto de derechos de autor. En 2015 el triunfador fue Tangjia Sanshao, que ganó 110 millones de yuanes (aproximadamente 16,4 millones de dólares). Wu Shulin, vicepresidente de la Asociación China de Publicaciones, reveló en la conferencia internacional de este año denominada "Story drive", organizada por la Feria del Libro de Fráncfort: "Cinco autores de ciberliteratura ganaron más de 50 millones de yuanes (7,4 millones de dólares aproximadamente) en China el año pasado, y los ingresos de otros 160 superaron el millón de yuanes (aproximadamente 150.000 dólares)".

Wu reconoció que entre los varios millones de escritores de ciberliteratura solo unos pocos alcanzan el éxito, por lo que estas historias no son comunes, y admitió que existe disparidad en cuanto a la calidad de las obras. Los críticos literarios creen que la ciberliteratura tiene una propensión a lo comercial y que muchas obras solo buscan la promoción bajo el disfraz de la literatura.

A diferencia de las obras impresas, a la ciberliteratura le faltan críticos experimentados. El interés de los cibernautas es lo más importante. "Es preocupante que algunas obras preconicen la violencia u otros aspectos sombríos. Además, en la protección de los derechos de propiedad intelectual todavía tenemos un largo camino por recorrer", manifiesta Wu.

En la conferencia "Story drive 2016", Jürgen Boos, director de la Feria del Libro de Fráncfort, afirmó que la función de las editoriales es garantizar la calidad, lo que también es imprescindible para el sector literario de China.

Es innegable que China ha desarrollado exitosamente la ciberliteratura, convirtiéndola en una industria cultural ampliamente aceptada por los cibernautas. La calidad de la misma depende de la exigencia creciente de los lectores.

La prosperidad de internet en China ha creado un terreno muy atractivo, que se nutre de los pensamientos de los escritores y lectores nacidos después de los años 70 y 80 del siglo pasado. Tal desarrollo aportará mayor ímpetu a la industria cultural china y servirá como referencia para su desarrollo en los países occidentales.


【1】【2】【3】

Noticias relacionadas:

PTV videoMás

Chile se convierte en la principal huerta de frutas de China

EnfoqueMás

Los 10 productos de gama alta y tendencias más populares en China