Última hora:  
español>>Sociedad

ESPECIAL: "Ya no voy a sufrir dolor": enfermos reciben atención en buque hospital chino en República Dominicana

Actualizado a las 07/11/2018 - 09:51
Palabras clave:

SANTO DOMINGO, 6 nov (Xinhua) -- Santa Tejedo, una dominicana de 62 años, se recuperaba hoy en una cama, aliviada de saber que caminará sin el dolor que un lipoma en una pierna le causaba desde hace un año.

Médicos del buque hospital chino Arca de la Paz trabajaron por más de cuatro horas en el quirófano para retirarle la masa adiposa en su rodilla izquierda, cuidando no afectar el nervio al que estaba pegada, en una cirugía llamada exéresis de lipoma.

La habitante de Santo Domingo, capital de República Dominicana, en cuyo puerto ancló la embarcación la semana pasada, relató que la "bola" que le había crecido debajo de la piel era tan grande, que el médico no podía cerrar la mano con que se la mostró tras la operación.

"No cerraba la mano porque era muy grande ¡Grande, grande!", describió Santa, quien es ama de casa y madre de dos hijos.

El buque hospital de la Armada de China llegó a la capital de República Dominicana el pasado 1 de noviembre, como parte de su misión "Armonía 2018" por más de diez países de diferentes continentes iniciada en junio pasado.

La embarcación de 178 metros de largo, 24 de ancho y 35,5 de alto cuenta con ocho quirófanos, 300 camas clínicas, un helicóptero ambulancia y, en total, 2.666 dispositivos distribuidos en sus diferentes departamentos médicos.

En la cama donde se recupera Santa apoyada por enfermeras, la paciente contó que las autoridades de salud del país caribeño la seleccionaron para ser parte de un grupo de enfermos que los médicos chinos operarían en su visita, la cual concluye mañana miércoles.

Santa recordó que el lipoma, que es un crecimiento de células de tejido adiposo comúnmente benigno, comenzó a padecerlo hace un año, produciéndole un intenso dolor cuando caminaba o subía las escaleras de su casa.

Tras la cirugía practicada el pasado 2 de noviembre, Santa ya no siente ese dolor cuando mueve la pierna en su cama y le alegra saber que podrá hacer su vida con normalidad.

Cuando sea dada de alta del buque recibirá las instrucciones para su recuperación total, que el médico dominicano que apoyó en la cirugía le adelantó que tardará unos tres meses.

"Estoy muy agradecida porque ya no voy a sufrir de este dolor, me dieron una atención maravillosa. Todo muy bien", agregó la mujer.

En el buque, 120 médicos de hospitales de la Armada china operan o atienden en consulta a los dominicanos que lo abordan en el muelle de la terminal Don Diego del puerto, frente a los centenarios edificios de la zona colonial de la ciudad.

Algunos habitantes fueron internados en la embarcación para ser operados por cálculos en la vesícula biliar, padecimiento con incidencia en la República Dominicana que afecta principalmente a mujeres, según explicaron médicos de ese país.

Entre esos pacientes figura Estefany, quien platicó en su cama que esas "piedras" en el órgano bajo el hígado la doblaron de dolor hace tres meses, cuando cuidaba a su bebé recién nacido en su casa.

"Iba a mis citas al hospital Moscoso Puello y de ahí me trajeron aquí. Van a sacarme la vesícula", señaló la madre de tres hijos enfundada en su ropa de hospital de rayas azules.

El buque de ocho cubiertas y fabricado en China hizo escala en Santo Domingo para brindar atención a enfermos de manera gratuita y emprender una cooperación médica con República Dominicana, luego de que ambos países establecieron lazos diplomáticos en mayo pasado.

En su primer día en el país caribeño, la tripulación china y las autoridades dominicanas hablaron sobre oportunidades para cooperar en la formación de recursos humanos e intercambio científico, entre otros rubros.

Apenas abrió sus puertas, cientos de dominicanos que se enteraron por las noticias de su visita comenzaron a llegar en busca de atención, como Carmelina, quien llevaba en brazos a su pequeño hijo Wilfer, quien padece de microcefalia y no camina.

"Tengo que hacerle estudios para la terapia y por recursos económicos no se los he podido hacer", comentó la madre soltera de 30 años, quien dijo estar desempleada.

En el área de medicina tradicional china, Venero, un carnicero de 56 años, recibía acupuntura en su codo derecho para aliviarse de un golpe, mientras que a una mujer se le aplicaban ventosas en la espalda porque no podía levantar el brazo.

A Daisy, una ama de casa de 62 años, el ortopedista chino le revisó sus rodillas, ya que desde hace 10 meses le duelen por una degeneración del cartílago articular, así que le recetó medicamentos que surtieron en el buque.

El Ministerio de Salud dominicano estimó que por lo menos 2.000 personas recibirán consulta durante la estancia del buque hospital, el cual ha recorrido 41 países, navegado más de 200.000 millas náuticas y atendido a más de 200.000 personas en sus misiones.

Los médicos navales trabajan a bordo de la embarcación, en servicio desde 2008, con homólogos de hospitales de Santo Domingo, quienes traducen a los pacientes los comentarios e indicaciones.

Como ejemplo, la médico cirujano Ana de la Cruz participaba en las consultas en el departamento de Ortopedia en atención a casos de lumbalgia, hernias de disco en la columna y otras enfermedades.

"La organización ha sido muy buena, la atención muy bien y todo muy bien equipado. Hasta ahora se ha podido dar con el contraste de cada enfermedad", apuntó la médico del hospital Moscoso Puello de la capital dominicana.

Comentario

Noticias relacionadas:

PTV videoMás

http://spanish.peopledaily.com.cn/n3/2018/1105/c31621-9515011.html

EnfoqueMás