Nuestro sitio  | Ayuda  | Mapa del sitio  | Archivo    
   CHINA
   NEGOCIOS
   OPINION
   MUNDO
   CIENCIA-EDUC
   DEPORTES
   SOCIEDAD
   ARTICULOS
   GALERIA DE
       FOTOS


  CORREO
  LA VOZ DEL
      LECTOR

  ORGANOS
      ESTATALES

  DIRIGENTES DEL
      ESTADO

  LIBRO BLANCO
  GEOGRAFIA
  CULTURA
  BEIJING
  NUESTRO SITIO
  MAPA DEL SITIO
  AYUDA
  EMPLEO
 
Actualizado a las 14:53(GMT+8), 20/02/2001
Mundo  

CEPAL considera frustrante crecimiento de América Latina

El director de la Comisión Económica para América Latina (CEPAL), José Antonio Ocampo, consideró como frustrante el crecimiento registrado por los países de la región en la década de los 90.

El crecimiento de un 3,3 por ciento anual de la economía latinoamericana en la década pasada, dos puntos por debajo del que se dio de 1945 a 1980, pero superior al de la "década perdida" de los años 80, es "frustrante", dijo.

Ocampo presentó este lunes el documento "Una década de sombras y luces", en el cual se hace el balance sobre la economía y el desarrollo social de la región en la década anterior.

Para el funcionario, sólo mediante un aumento importante en la tasa de ahorro interno y la adopción de políticas de desarrollo de productividad y competitividad será posible acelerar la tasa de crecimiento.

La creciente inserción internacional de la región, que aumentó significativamente los flujos de comercio, ocasionó también una mayor exposición a la volatilidad de los flujos financieros externos, que se sintió adversamente en la segunda mitad de la década por las crisis en Rusia y Asia.

El funcionario de la CEPAL también presentará en Bogotá los resultados de estudios de la CEPAL sobre equidad, desarrollo y ciudadanía y sobre el desarrollo rural en América Latina.

Ocampo, ex director de Planeación y ex ministro de Agricultura y Hacienda de Colombia, destacó como resultados favorables de la década pasada la disminución de la inflación, una gestión macroeconómica más confiable y el crecimiento de las exportaciones a una tasa anual de 9 por ciento real y su diversificación.

Como realidades negativas, el especialista mencionó el deterioro de las condiciones laborales, que se reflejó en que cada vez más trabajadores carecen de un contrato por escrito, y la persistencia de altos niveles de pobreza.

Según la CEPAL, la población por debajo de la línea de pobreza en la región pasó de 200 millones en 1990 a 224 millones en 1999, 24 millones más.

Ocampo mencionó como un factor que ha acentuado la falta de equidad regional la creciente brecha entre el nivel de ingreso de quienes tienen educación y el de los que no la tienen.

El documento hace un balance de los impactos de la globalización de la economía regional, las transformaciones en el comercio exterior y en la ejecución y administración de infraestructura y sobre la situación social, así como los resultados de las políticas ambiental y de desarrollo sostenible en el último decenio del siglo XX.

Ocampo señaló que la corrupción en América Latina "no necesariamente ha sido mayor en la última década que en la anterior, lo cierto es que se destaca hoy con mucha más frecuencia", por la existencia de regímenes democráticos.

La desaceleración de la economía estadounidense tendrá especial impacto en México y las naciones centroamericanas y del Caribe, por su alto grado de integración comercial con esa nación, en especial en bienes manufactureros, dijo.

En el caso de los países suramericanos, Ocampo indicó que el efecto estará más determinado por el comportamiento de los precios de las materias primas, pues la intensificación de las relaciones

comerciales de bienes manufactureros entre esas naciones se ha constituido para ellos una fortaleza.



20/02/2001






En esta sección
 

El director de la Comisión Económica para América Latina (CEPAL), José Antonio Ocampo, consideró como frustrante el crecimiento registrado por los países de la región en la década de los 90.



 


Todos los derechos reservados 2000, Diario del Pueblo en línea