Nuestro sitio | Ayuda | Mapa del sitio | Archivo 
   CHINA
   ECONOMIA
   OPINION
   MUNDO
   CIENCIA-EDUC
   DEPORTES
   SOCIEDAD
   ARTICULOS
   GALERIA DE
       FOTOS


  CORREO
  LA VOZ DEL
      LECTOR

  ORGANOS
      ESTATALES

  DIRIGENTES DEL
      ESTADO

  LIBRO BLANCO
  GEOGRAFIA
  CULTURA
  BEIJING
  NUESTRO SITIO
  MAPA DEL SITIO
  AYUDA

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
Actualizado a las 10:03(GMT+8), 06/08/2003
Sociedad  

Chatarras electrónicas: Problema de la alta tecnología

--Con el rápido progreso de la innovación tecnológica, los productos electrónicos actuales se están volviendo obsoletos para muchos consumidores. El Gobierno chino ha comenzado a resolver el problema de cómo eliminarlos en beneficio del público.

Zhang Hongjun ha estado muy ocupado en llamar a sus amigos y parientes para deshacerse de su televisor a color de 21 pulgadas, el cual "se jubiló" ya hace más de seis meses. Cada vez, aún antes de que pudiera terminar su oferta, la persona en el otro lado de la línea se quejaba del mismo problema.

íste es el tercer televisor que desea abandonar en diez años, dijo Zhang. Los primeros dos fueron aceptados con gusto tan pronto como él dio la palabra, pero ahora es incapaz de hacer que alguien acepte el tercero, aunque lo compró menos de tres años atrás.

Zhang se devana los sesos, pero sin encontrar cómo dejárselo a un amigo o pariente. La práctica común es venderlo a un recolector de aparatos domésticos usados, pero él piensa que el precio de unos 40 o 50 yuanes es demasiado bajo, y que más vale regalárselo a un conocido.

La mayoría de las familias urbanas tiene problemas similares. En China, según la Administración Estatal de Estadística, hay 370 millones de televisores, 150 millones de refrigeradores y 190 millones de lavarropas, de los cuales la mayoría fue comprada a finales de la década del 1980. Suponiendo que su vida de servicio es de 10 a 15 años, al menos 5 millones de televisores, 4 millones de refrigeradores y 6 millones de lavarropas se tiran a la basura cada año.

China tiene hoy cerca de 20 millones de computadoras personales y 190 millones de teléfonos celulares. Como estos productos se actualizan más rápido que los aparatos de uso doméstico, unos 5 millones de computadoras y más de 10 millones de celulares se vuelven obsoletos cada año. Lo que es más, mientras las pantallas LCD (siglas en inglés, que significan monitor de cristal líquido) vienen tornándose la corriente principal, los monitores tradicionales están saliendo de uso a un ritmo aún más rápido. Por otro lado, una gran cantidad de basuras de productos tecnológicos irrumpe de contrabando en China desde los países desarrollados.

El problema de los desechos no solamente ha afectado a las personas como Zhang, sino que también ha acarreado una gran presión sobre los gobiernos de los diversos niveles.

Medios de remoción primitivos

Actualmente, la mayoría de los métodos de descartar las chatarras electrónicas en China son rudimentarios, causando la contaminación medioambiental y el deterioro ecológico, e incluso poniendo en riesgo la seguridad del pueblo.

La Estación de Servicio de Desechos Industriales Jinghuan es la única compañía registrada en Beijing, capaz de tratar desperdicios electrónicos. Ha sido señalada por la Administración Municipal de Protección Medioambiental de Beijing para dar tratamiento a los productos usados cuyos fabricantes son Hewlett-Packard, Lucent e IBM. La estación de servicio tiene apenas una docena de empleados, pero a quienes les toca eliminar 1,5 millones de toneladas de chatarras al año. Sin embargo, esta cantidad representa tan sólo una pequeña parte del total de basuras que se produce en la ciudad. La fuerte tarea de trabajo y los salarios bajos son problemas también.

En contraste, algunas empresas no registradas van muy bien. Ellas remontan los aparatos viejos antes de venderlos a altos precios (lo que a menudo lleva a peligros como la explosión de televisores), o extraen los metales raros de los aparatos a través de la disolución o el fuego, procesos que producen grandes cantidades de gas, agua y desechos residuales, contaminando el medio ambiente y despilfarrando los recursos.

Un caso típico es el poblado Guiyu en la provincia sureña de Guangdong. Desde 1995, este poblado pequeño ha reclutado a más de 100.000 campesinos cada año para destruir más de un millón de toneladas de desperdicios, la mayoría de los cuales ha llegado de Estados Unidos, Japón y otros países. Estas empresas, que son talleres pequeños en su mayoría, simplemente prenden fuego a los desechos electrónicos, aunque éstos contienen sustancias químicas nocivas. Lo cual ha generado serios problemas ecológicos.

Una encuesta por muestreo realizada con el sedimento del río de la localidad indica que un buen número de metales de efecto nocivo sobrepasa en muchas veces los estándares internacionales. Por ejemplo, el estaño es 152 veces superior y el plomo 212 veces superior a los estándares de seguridad internacionales. Los contaminantes en el agua son miles de veces más altos que los estándares permitidos para el agua potable. Ahora, el poblado tiene que comprar agua potable desde una distancia de más de 30 km.

?Quién debe asumir la responsabilidad?

?Por qué la industria de remoción de desperdicios, considerada universalmente como un sector en alza en otros países, vive la infancia en China?

De hecho, muchas empresas e individuos aspiran a dedicarse a la eliminación de aparatos electrónicos gastados, pero toda empresa de remoción registrada debe colmar los estándares de protección medioambiental y contar con las tecnologías, equipos y procesos actualizados. Debido a una considerable inversión inicial y a los réditos no inmediatos, así como a las medidas políticas no firmes, muchos inversionistas esperan mirando y vacilando.

En tales circunstancias, la tarea de zafarse de los desechos electrónicos recae sobre los fabricantes y distribuidores de aparatos y sobre el gobierno. Pero durante largo tiempo, el asunto ha sido mirado como uno de nadie y queda archivado, sin que haya una clara definición de la responsabilidad.

Los departamentos oficiales piensan que los fabricantes tienen la responsabilidad de reciclar los aparatos usados, y que las compañías pueden reciclar los productos que fabrican o venderlos a través de sus redes de venta. Por otra parte, muchos fabricantes admiten su obligación de reciclar sus productos usados, pero sostienen que el costo no debe ser sufragado por ellos solos, sino compartido por los distribuidores y el gobierno. Los distribuidores insisten en que ellos no pueden costear las tarifas de reciclaje y no tienen el deber de compartirlas, porque su operación consiste sólo en prestar servicios como intermediarios.

En realidad, algunos distribuidores intentaron una vez recuperar los aparatos usados para promover sus productos, pero dejaron de hacerlo a causa de los altos costos. A finales de 2002, la sucursal de Beijing de Gome, una tienda de cadena de aparatos electrónicos, empezó a recomprar aparatos a un precio 150 yuanes más elevado que en el mercado, lo cual fue cálidamente aclamado por los residentes. Compró de regreso más de 100 televisores usados a diario.

No obstante, la promoción tuvo que suspenderse al cabo de tres semanas. "Cuanto más pagábamos para recuperar los televisores viejos, tanto más perdíamos", dijo Chen Haiyan, gerente del Departamento de Mercado de la sucursal de Beijing de Gome. "Los aparatos recomprados se guardan en los almacenes, no sirven para nada, a menos que sean regalados como donaciones".

Es difícil establecer un sistema estandarizado de reciclaje de productos electrónicos. Por lo tanto, los almacenes de muchas empresas están llenos de chatarras electrónicas, de las cuales la mayoría son computadoras usadas, y algunas han estado allí muchos años.

Se espera legislación

Dada la situación, la tarea más urgente consiste en legislar sobre el reciclaje de aparatos electrónicos y definir las obligaciones y responsabilidades con claridad.

De acuerdo con un reporte del Diario de Guangzhou, las Medidas de Administración del Reciclaje de Aparatos Electrónicos Usados, que son el primer proyecto de ley de su tipo en China, serían promulgadas y entrarían en vigor en la primera mitad de 2003. Sus puntos principales incluyen la responsabilidad de los fabricantes, la obligación de los distribuidores de recuperar los aparatos usados y devolverlos a los fabricantes, y la obligación de los consumidores de entregar de regreso los aparatos usados a los distribuidores. El reglamento proporcionará un marco legal para la industria de reciclaje nacional.

Al mismo tiempo, se está redactando un documento titulado "Principios Generales sobre el Uso y el Reciclaje de Electrodomésticos". Según los Principios Generales, los fabricantes, los distribuidores, los consumidores y el gobierno deberán atenerse al principio básico de compartir el trabajo, pero la división detallada de las responsabilidades todavía está en el proceso de consideración.

Conforme a ambos reglamentos legales, serán aprobadas dentro de poco las Medidas de Administración para la Prevención de la Contaminación Resultante de los Productos Electrónicos, que han sido elaboradas por el Ministerio de Industria Informática. Uno de sus artículos dice: "Los fabricantes de productos informáticos electrónicos deben garantizar la implementación de las medidas de producción a partir del 1 de julio de 2003 para reducir los materiales dañinos y venenosos, y a partir del 1 de julio de 2007 no se podrán usar el plomo, el mercurio, el PBB o el PBDE en los productos con destino al mercado que caben en las categorías de supervisión del gobierno". Esto evitará que las sustancias químicas nocivas entren en el suministro de agua.

Las nuevas reglas han sido notificadas a las compañías nacionales y extranjeras. Gao Mingyue, director del Departamento de Servicio de Postventa de la Cía. Panasonic Matsushita Electric (China) Ltda., declaró que Panasonic recuperaría sus aparatos usados en China una vez que las reglas entraran en efecto. La manera como diseñar aparatos pequeños que sean fáciles de recuperar y menos perniciosos para el medio ambiente se ha convertido en un foco de interés de muchas compañías, especialmente las transnacionales.

Visto a la larga, la industria de reciclaje y eliminación de aparatos electrónicos usados será una nueva área para la inversión. Además, China está mejorando también el mecanismo de acceso al mercado para asegurar que las empresas calificadas, entre ellas las de capital extranjero, puedan dedicarse a las operaciones de reciclaje de aparatos electrónicos. (De Beijing Informa)

06/08/2003






En esta sección
 

--Con el rápido progreso de la innovación tecnológica, los productos electrónicos actuales se están volviendo obsoletos para muchos consumidores. El Gobierno chino ha comenzado a resolver el problema de cómo eliminarlos en beneficio del público.



 


Todos los derechos reservados 2000, Diario del Pueblo en línea