Nuestro sitio | Ayuda | Mapa del sitio | Archivo 
   CHINA
   ECONOMIA
   OPINION
   MUNDO
   CIENCIA-EDUC
   DEPORTES
   SOCIEDAD
   ARTICULOS
   GALERIA DE
       FOTOS


  CORREO
  LA VOZ DEL
      LECTOR

  ORGANOS
      ESTATALES

  DIRIGENTES DEL
      ESTADO

  LIBRO BLANCO
  GEOGRAFIA
  CULTURA
  BEIJING
  NUESTRO SITIO
  MAPA DEL SITIO
  AYUDA

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
Actualizado a las 15:20(GMT+8), 14/01/2004
Opinión  

Optimismo económico en región de Asia y el Pacifico

A pesar de la guerra contra Irak y la epidemia del Síndrome Respiratorio Agudo y Grave en 2003, la economía de la región de Asia y el Pacífico mantiene altas cotas de confianza, a la vez que recibe con optimismo el nuevo año.

(El autor es director de la División de Economía Mundial, del Instituto Chino de Estudios Internacionales)

Lo acontecido en el mundo en 2003 dejó abundantes cintillos noticiosos, incluidos dos hechos que ejercieron un especial efecto debilitante sobre la economía internacional, regional y local. Los altos precios del petróleo, como consecuencia de la guerra liderada por EE.UU. contra Irak, ejercieron un impacto negativo en el desarrollo económico de varios países, mientras que la epidemia del SARS (siglas en ignlés del síndrome respiratorio agudo y grave) se convirtió en azote devastador para buena parte del mundo, asestando un duro golpe a las industrias de la aviación y el turismo. La región de Asia y el Pacífico, en general, ostenta la recuperación económica más rápida del planeta. Si se tiene en cuenta la actual tendencia de desarrollo regional, es razonable ver con optimismo las perspectivas de dicha área geográfica para 2004.

Lo más destacado

Al darse por concluidas oficialmente las secuelas inmediatas del SARS y el conflicto con Irak, las principales economías asiáticas recuperaron rápidamente su tradicional ímpetu. Además de China, con su economía en constante alza, Japón arrojó resultados económicos positivos durante varios trimestres consecutivos. Se esperaba que la economía india, que abarca el 75 por ciento de Asia meridional, creciera en 7 por ciento en 2003, después de 10 años de apertura y reforma, para situarse entre las economías líderes del área. Países como Tailandia y Malasia también mantuvieron una tendencia sólida de desarrollo.

En años recientes, se pronosticó que la economía de China mantendría una tasa de crecimiento en espiral y alcanzaría un crecimiento de 8,5 por ciento en 2003. Esto no solamente estimulará la exportación, sino también la importación de mercancías y servicios. China es cada vez más destino para los productos de muchas naciones y regiones asiáticas, especialmente en el este, sureste y sur de la región. Cuarto mercado principal para las exportaciones de Australia, China es también el segundo mayor mercado de Japón y la República de Corea, así como el mayor receptor para las exportaciones de Hong Kong y Taiwan. Crece por días la percepción internacional de que el desarrollo de la economía china no plantea amenaza alguna a Asia, pues el desarrollo económico de dicho país proviene principalmente de la riqueza de su capital doméstico -- los descomunales depósitos de ahorro, así como su abundante mano de obra especializada. China, donde la inversión extranjera directa ayuda a ampliar las exportaciones, también proporciona un potencial de mercado ilimitado para los países asiáticos vecinos.

La cooperación económica entre los países asiáticos, aunque retrasada en comparación con las naciones europeas y americanas, ha ganado en ímpetu en años recientes, atrayendo de forma creciente la atención mundial. Desde octubre de 2003, ha tenido lugar una serie de reuniones internacionales, tales como la IX Cumbre de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ANSEA) y la cumbre de la ANSEA con China, como señal de una nueva etapa en la cooperación en Asia oriental. En la IX Cumbre de la ANSEA, en octubre, se concluyó la II Concordia de Bali, un ambicioso acuerdo que prevé la formación para 2020 de una comunidad económica al estilo de la Unión Europea (UE). El pliego fija además objetivos más definidos y concretos para la cooperación futura entre los países de la ANSEA. En la reunión de Bali, China se sumó al Tratado de Amistad y Cooperación (TAC), adoptado por la ANSEA en 1976 como pacto fundacional.

Optimismo para 2004

Aunque la recuperación económica del exterior crea un ambiente favorable, el impulso al desarrollo económico de Asia depende más de su consumo interno. Las fuerzas que lideraron el desarrollo económico asiático en 2003 continuarán ejerciendo su impacto en el nuevo año. Es posible pronosticar que Asia mantendrá su posición como región en desarrollo con el ritmo de crecimiento más acelerado del mundo.

Tadao Chino, presidente del Banco Asiático de Desarrollo (BAD), dijo que la sostenibilidad de la economía asiática demuestra que la misma alcanzará un crecimiento más rápido en los dos años próximos. Según la valoración del BAD, la economía asiática registrará una tasa de crecimiento del 6,2 por ciento en 2004, elevándose de modo marginal a 6,3 por ciento en 2005.

El optimismo con que se asume el desarrollo económico asiático en 2004 se vincula a las razones siguientes:

¡¤ Los ajustes económicos domésticos hechos por los países asiáticos han obtenido éxito inicial, sentando bases importantes para una recuperación económica más rápida. Desde la crisis financiera en 1997, los países asiáticos orientales han mejorado sus estructuras económicas, la política industrial y los medios financieros. Por ejemplo, Japón puso en vigor la reforma estructural, el plan de reformas de Indonesia resultó encomiado por el Fondo Monetario Internacional (FMI), y países como Tailandia y Malasia también progresaron en la reforma económica.

¡¤ La recuperación económica de EE.UU. y Japón ayudó al aumento de las exportaciones asiáticas. Bajo el estímulo de la demanda doméstica, hubo un repunte para las economías de EE.UU. y Japón, mientras que la de Europa también alcanzó mejores resultados. El índice compuesto de las principales potencias industriales registró un fuerte repunte económico en los meses siguientes. El FMI pronosticó que el desarrollo económico global en 2004 alcanzaría 4,1 por ciento, como parte del cual EE.UU. alcanzaría un crecimiento del 3,9 por ciento, el área del euro, un 1,9 por ciento y Japón, 1,4 por ciento. Se espera que la extensión económica global afecte particularmente la industria de la tecnología de punta. Luego que esta industria experimentara una prolongada recesión, las compañías asiáticas orientales encuentran especial significado en la producción ampliada de la misma.

¡¤ La recuperación de los mercados financieros internacionales restaura la confianza en la recuperación económica global. En 2003, las principales bolsas globales experimentaron un fuerte repunte, lo que pareció tener una incidencia crucial en el tránsito de un mercado en baja a uno alcista. El índice Dow Jones de EE.UU. subió de 7.800 puntos en febrero a casi 10.000 puntos en noviembre, y el Nasdaq se recuperó de 1.300 puntos en febrero a 1.900 puntos en noviembre, registrando su punto más alto en los 14 meses pasados. El índice Nikkei 225 saltó de 7.607 puntos en febrero, el más bajo desde el desplome de las economías de burbujas, a 10.000 puntos en noviembre. En Londres el índice de FTSE 100 se levantó de 3.500 puntos en febrero a 4.311 puntos en octubre. En Asia, la bolsa también se recuperó en gran medida en el tercer trimestre. El índice Seng Hong-Kong subió acelerada y súbitamente de 8.331 puntos en abril a 11.935,83 puntos en octubre, el más alto de los pasados 17 meses. Se augura que con la recuperación de los mercados financieros, habrá un despegue en la confianza de los inversionistas en el desarrollo económico.

¡¤ La creciente cooperación entre los países asiáticos orientales ayudará a promover el crecimiento económico regional.

Preocupaciones

La región de Asia y el Pacifico hará frente a algunos desafíos en 2004. Se espera que éstos sean los siguientes:

¡¤ Los países asiáticos no han concluido sus reformas económicas. Aunque algunos se han anotado éxitos durante varios años de aplicación de estos procesos, queda mucho por hacer. Japón en particular enfrentará una situación compleja, por lo arraigado de ciertos problemas en su sistema económico.

¡¤ La recuperación económica global sigue siendo vulnerable, dado que EE.UU. sigue sometido a los efectos de déficits masivos de comercio de finanzas, la UE carece de vitalidad y Japón no ha suprimido sus males estructurales. Para colmo de males, las negociaciones comerciales globales han alcanzado pocos progresos y el proteccionismo está renaciendo.

¡¤ La ampliación de exportaciones todavía está bajo presión, particularmente debido a la fluctuación de la tasa de cambio del dólar. En cierto sentido, la depreciación del dólar significa la subida de los costes de exportación y la declinación de la competitividad de las exportaciones de los países asiáticos.

¡¤ El índice de desempleo todavía es alto. La economía global se caracteriza hoy por un alto índice de desempleo en la recuperación económica. Hay un panorama similar en las potencias industriales principales y los países emergentes de Asia. Los expertos dicen que el nuevo año será testigo de un crecimiento en la tasa de desempleo - el incremento de los puestos de trabajo, a la par que se mantiene el desarrollo económico, se ha convertido en un nuevo tema de discusión global.

¡¤ No se deben ignorar los riesgos geopolíticos. A pesar del anuncio oficial del término de hostilidades en Irak, sobreviven factores de incertidumbre en el área, mientras el espectro del aumento del terrorismo global sigue siendo una posibilidad. En algunos países asiáticos, el riesgo que entrañan los ataques terroristas, las guerras domésticas y la inestabilidad de la arena política siguen siendo Espada de Damocles pendiente sobre las cabezas de los habitantes de la región. (De Beijing Informa)

14/01/2004






En esta sección
 

A pesar de la guerra contra Irak y la epidemia del Síndrome Respiratorio Agudo y Grave en 2003, la economía de la región de Asia y el Pacífico mantiene altas cotas de confianza, a la vez que recibe con optimismo el nuevo año.



 


Todos los derechos reservados 2000, Diario del Pueblo en línea