Nuestro sitio | Ayuda | Mapa del sitio | Archivo 
   CHINA
   ECONOMIA
   OPINION
   MUNDO
   CIENCIA-EDUC
   DEPORTES
   SOCIEDAD
   ARTICULOS
   GALERIA DE
       FOTOS


  CORREO
  LA VOZ DEL
      LECTOR

  ORGANOS
      ESTATALES

  DIRIGENTES DEL
      ESTADO

  LIBRO BLANCO
  GEOGRAFIA
  CULTURA
  BEIJING
  NUESTRO SITIO
  MAPA DEL SITIO
  AYUDA

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
Actualizado a las 14:51(GMT+8), 29/01/2004
Opinión  

Apertura de archivos diplomáticos es también manifestación de respeto a derecho de conocer hechos

En su artículo publicado en la edición del día 19 del diario Xinjing de Beijing, el comentador especial Shen Jiru señala que la apertura de archivos diplomáticos de China refleja la confianza en sí mismo de un gran país y, a mi juicio, también tiene un significado insoslayable dentro del país.

La apertura de archivos diplomáticos de la División de Archivos del Ministerio de Relaciones Exteriores de China ayudará a los ciudadanos del país a conocer de manera más detallada y más precisa la historia diplomática del país, y ayudará al público a confirmar y corregir algunas leyendas populares. Y constituye una ayuda directa para los eruditos y expertos en la investigación de la historia diplomática y también para los escritores de biografías y escritores de hechos, de modo que sus obras sean indudablemente más detalladas y más exactas, satisfaciendo mejor el deseo de la gente de buscar conocimientos.

En cuanto a los derechos de los ciudadanos, estos tienen el derecho a conocer el real transcurso histórico de la diplomacia de su propio país. En la teoría, aunque la diplomacia de un país la realizan, en apariencia, los dirigentes y el personal diplomático pero, en realidad, las actividades diplomáticas se desarrollan de acuerdo con el deseo de los ciudadanos y con la autorización de ellos. A los otorgadores de poderes no se debe privarles del derecho de conocer las actividades diplomáticas de los apoderados e incluso "historias secretas" siempre que no produzcan influencia negativa para los intereses nacionales. Inclusive, los otorgadores de poderes deben tomar la iniciativa de conocerlas para supervisar a los apoderados. El no perjudicar los intereses del país significa en realidad que el ejercicio del derecho de un ciudadano de conocer los hechos no debe perjudicar los intereses de otros ciudadanos, es decir, que los intereses del país y el derecho a conocer los hechos no chocan, por naturaleza. Por lo tanto, la apertura de aquellos archivos diplomáticos que no produzcan influencia negativa sobre los intereses nacionales es una manifestación de respeto al deseo y derecho de los ciudadanos de conocer los hechos.

Por otro lado, los asuntos exteriores e interiores son inseparables. La política exterior y las "historias secretas" suelen demostrar de manera refracta la verdad de la política interior. A través de las actividades diplomáticas, los ciudadanos suelen conocer más, desde otro flanco, a los ex dirigentes y encontrar la relación entre la diplomacia de aquel entonces y la política interior de aquel entonces y de ahora, de manera que adquieran una clara visión más completa y más profunda sobre la política interior. Si reconocen que los ciudadanos tienen el derecho de conocer profundamente a los dirigentes, el gobierno tendrá la obligación de ayudar a los ciudadanos a observar la política interior desde múltiples ángulos.

La apertura de archivos diplomáticos del Ministerio de Relaciones Exteriores de China demuestra que el derecho de los ciudadanos de conocer los hechos ha logrado ser respetado en un nuevo terreno, progreso "superficial" en apariencia pero "esencial" en realidad.

29/01/2004




En esta sección
 

En su artículo publicado en la edición del día 19 del diario Xinjing de Beijing, el comentador especial Shen Jiru señala que la apertura de archivos diplomáticos de China refleja la confianza en sí mismo de un gran país y, a mi juicio, también tiene un significado insoslayable dentro del país.



 


Todos los derechos reservados 2000, Diario del Pueblo en línea