Nuestro sitio  | Ayuda  | Mapa del sitio  | Archivo    
   Tian'anmen
   El Monumento a los Héroes del Pueblo
   Palacio Imperial
   Palacio de Verano
   Templo del Cielo
   Parque Beihai y la Ciudad Redonda
   Palacio Yonghe (Eterna Armonía)
   Gran Muralla
   Las Trece Tumbas Ming

   CHINA
   NEGOCIOS
   OPINION
   MUNDO
   CIENCIA-EDUC
   DEPORTES
   SOCIEDAD
   ARTICULOS
   GALERIA DE
       FOTOS


  CORREO
  LA VOZ DEL
       LECTOR

  ORGANOS ESTATALES
  DIRIGENTES DEL ESTADO
  LIBRO BLANCO
  GEOGRAFIA
  CULTURA
  BEIJING
  NUESTRO SITIO
  MAPA DEL SITIO
  AYUDA
  EMPLEO
 
Tian'anmen
Puerta de paz celestial
Sirviendo de marco a la Plaza Tian'anmen, corazón de la urbe, se encuentra la Puerta Tian'anmen, de espaldas al Palacio Imperial y frente a la Puerta Zhengyangmen. La sensación de solemnidad que el visitante experimenta al llegar a la Plaza proviene de su amplitud y de la imponencia de las construcciones que allí se levantan: el Monumento a los Héroes del Pueblo, el Palacio Conmemorativo del Presidente Mao, la regia estructura sede de los Museos de la Revolución China y de la Historia de China, el mayestático Gran Palacio del Pueblo. Tangencialmente a la Plaza se desliza la más amplia avenida de Beijing: la Avenida Chang'an que va de este a oeste y lleva a los centros comerciales de Wangfujing, Dashilan y Xiadan entre otros.

La Plaza Tian'anmen
Delante de la Puerta Tian'anmen se extiende la Plaza del mismo nombre, rectangular, de 50 hectáreas, 500 metros este-oeste y 800 metros sur-norte. El pabellón nacional, con sus cinco estrellas sobre el fondo púrpura, flamea en el centro de la Plaza.

La Puerta Tian'anmen
La Puerta Tian'anmen, conocida como Chengtianmen(puerta de sucesión celestial)en tiempos de la dinastía Ming,y hoy el símbolo de la RPCh, era la puerta frontal de la ciudad imperial Ming y Qing. Fue construida en 1420. Reconstruida durante el octavo año del emperador Shunzhi de la dinastía Qing (1651) recibió el nombre que lleva hasta la fecha.

La Tribuna Tian'anmen
Es precisamente en los altos de esta puerta donde se halla la regia Tribuna Tian'anmen, una estructura arquitectónica de dos pisos, en madera, decorada con columnas rojas y tejas amarillas, alero doble, y en el remate de su techado 10 figuras vítreas de animales y mitológicos: dragones, fénix, leones, unicornio macho, hipocampos, caballos celestiales, peces y otros animales fabulosos.
La Tribuna tiene diez metros de altura; su piso y zócalo, en losas de mármol de 24 kilos cada una, se halla a 23 metros sobre los fundamentos de la Puerta, por encima de las bóvedas de acceso.
Tras el parámetro de la Puerta Tian'anmen, a sus costados, se yerguen el Templo Imperial de los Antepasados (hoy el Palacio de la cultura del Pueblo Trabajador), y el Altar del Dios de la Tierra y el Grano (hoy el Parque del Dr. Sun Yat-sen).

Los Puentes de Aguas Doradas
La corriente del río Aguas Doradas alimentaba y dio nombre a los fosos interiores y exteriores que circunvalaban la ciudad imperial. Frente a la Puerta Tian'anmen, siete puentes salvan el foso exterior. El puente central llamado Yulu, más ancho que los otros y decorado con dragones tallados en el mármol, era de uso exclusivo del emperador. Sucesivamente a sus lados, los dos puentes Wanggong para servicio de los príncipes los dos puentes Pinji para altos funcionarios civiles y militares, y los dos puentes Gongsheng para funcionarios de bajo rango, soldados y sirvientes. Estos seis puntes sólo están decorados con motivos de lotos. La decoración de puentes y su distribución es un reflejo del sistema feudal de categorías. Las cinco bóvedas de acceso bajo la Tribuna, obedecían también a este sistema de categorías.

Las Estelas
Custodian la Puerta Tian'anmen dos parejas de soberbios leones y la engalanan dos pares (uno interior, otro exterior) de estelas, todo en mármol. Las estelas, de 10 toneladas cada una, finalmente esculpidas con dragones que danza entre las nubes del espacio, rematan con un león que mira o bien al norte (en las estelas interiores, de cara a los palacios), o bien al sur (en las estelas exteriores, de espalda a los palacios).
Las estelas en China tienen larga historia. La primera la levantó el legendario emperador Yao para que su pueblo alabara y censurara a sus funcionarios. Después ellas sirvieron de hitos en los límites. Más tarde se levantaron en las tumbas, caminos, puentes y en las costas.
Según la leyenda, en estas estelas, los leones que miran al sur "observan al cielo", es decir, observaban los actos del emperador luego que éste salía del Palacio como para inducirlo a que no cayera en la lujuria y la corrupción. Los leones que miran los palacios vigilaban la vida del soberano, lo inducían a olvidarse de sus concubinas con miras a que conociera las penalidades del pueblo.



Todos los derechos reservados 2000, Diario del Pueblo en línea