กก

Población y grupos étnicos

กก

Población y densidad poblacional

La Región Autónoma del Tíbet tiene la población y densidad demográficas más pequeñas entre los municipios bajo jurisdicción central, provincias y regiones autónomas de China. Desde el siglo VII hasta la dinastía Qing (1644-1911), la población disminuyó en ocho millones, porque los monjes y monjas, que representaban una cuarta parte de la población, eran excluidos de las actividades procreativas. La población se redujo en otros 800.000 a partir de la dinastía Qing hasta 1950. Según las estadísticas de 1951, cuando el Tíbet fue liberado pacíficamente, la población de la región era de 1,15 millones, con una tasa de mortalidad de 28 por mil, la tasa de mortalidad infantil de 430 por mil, y el promedio de la expectativa de la vida de 35,5 años. Durante el censo nacional de 1953, no se llevó a cabo el registro poblacional directo en el Tíbet y Qamdo, y el gobierno local dirigido por Dalai Lama estimó e informó al Gobierno Central de una población de 1,275 millones.

En 1990, la población del Tíbet era de 2.180.500 (un incremento neto de 1.180.500 millones con respecto al año 1950). La densidad poblacional fue de menos de dos personas por kilómetro cuadrado. En 1998, el Tíbet tenía una población total de 2.453.900, con 50.700 nuevos nacimientos y 17.900 fallecimientos. La tasa de natalidad en el año fue de 23,7 por mil y la de mortalidad, 6,9 por mil, con un crecimiento natural de 16,2 por mil. En cuanto a la población de campesinos y pastores, la tasa de nacimiento fue de 22,08 por mil y la de mortalidad, 5,93 por mil, con un crecimiento natural de 16,15 por mil.

En 2000, el Tíbet tenía una población de 2.616.300, de los cuales el 92,2 por ciento eran tibetanos, el 5,9 por ciento, de la etnia han, mientras que otros grupos étnicos representaban el 1,9 por ciento restante. La densidad poblacional como promedio era de 2,03 personas por kilómetro cuadrado, equivalente a una sexagésima parte del promedio nacional. La distribución de la población en el Tíbet es desigual. La mayoría de los habatantes viven en el sur y el este. El curso medio del río Yalun Zangbo y las cuencas de sus principales tributarios, los ríos Lhasa y Nyangqu, son las áreas densamente pobladas, con más de 10 personas por kilómetro cuadrado como promedio. Las planicies de Lhasa, de los cursos medio e inferior del río Nyangqu y de Zetang tienen cerca de 50 residentes por kilómetro cuadrado, y la cifra llega a más de 100 personas en la zona de Chenghuan, en Lhasa. Las áreas de la segunda categoría en en sentido de la densidad más grande son el sector superior del curso medio del río Yalun Zangbo, el curso superior del río Lhasa y la parte noreste de las montañas Hengduanshan en el este del Tíbet, donde residen 3-10 personas por kilómetro cuadrado. De esas áreas, Lhasa, la planicie Sagya, la valle del río Nyang cerca de Nyingchi y la valle del río Lanchangjiang cerca de Qamdo son las más densamente pobladas. Ngari en el oeste de Tíbet y la parte oeste de Nagqu en el norte de Tíbet son las zonas menos habitadas, y suele ocurrir que una persona puede viajar a 50 kilómetros sin ver a ningún habitante. La parte norte del pastizal Changtang es conocido como la "tierra sin hombre".

Los han empezaron a trasladarse al Tíbet en la dinastía Qing y algunos han sido asimilados por los tibetanos. Hoy en día, la mayoría de los han que viven en el Tíbet son técnicos, obreros, profesores, trabajadores de salud y cuadros provenientes de otras provincias, regiones autónomas y municipios bajo jurisdicción central.

Crecimiento poblacional

Desde 1970, la tasa de natalidad y la de crecimiento natural en el Tíbet han sobrepasado los promedios nacionales. Entre 1982 y 1990, la población del grupo étnico tibetano en la región se incrementó en 309.800 personas, con un crecimiento natural de 17,34 por mil, 2,64 puntos por mil más alto que el promedio nacional durante el mismo período. En la última década, la población del Tíbet ha aumentado en 38.000 personas anuales. La salud de los tibetanos también ha mejorado en gran medida, con una expectativa de vida media que se elevó de 35,5 años de antes de la liberación a 67 años en la actualidad.

Desde la década de 1970, China ha implementado en general la planificación familiar, abogando por un hijo por matrimonio. Pero en el Tíbet, el Gobierno Central ha estimulado al gobierno de la región autónoma a adoptar una política de incrementar la cantidad y la calidad de la población. El gobierno regional ha introducido políticas especiales en concordancia con las condiciones locales. La política de un niño por matrimonio ha sido aplicada para los cuadros y trabajadores que sirven en el Tíbet. Los cuadros y trabajadores del grupo étnico tibetano no están obligados a cumplir con la planificación familiar. En 1984, el gobierno de la región autónoma empezó a estimular a los cuadros, trabajadores y residentes urbanos a aplicar la política de planificación familiar, preconizando la tenencia de dos hijos por matrimonio, pero con un período de intervalo. En la actualidad, cerca del 12 por ciento de la población aplica la planificación familiar. El trabajo de planificación familiar se lleva a cabo sobre una base voluntaria, y está prohibido el aborto forzado en cualquier forma. Los campesinos y pastores, que representan el 88 por ciento de la población de la región autónoma, no están sujetos a la política de  planificación familiar, aunque sí reciben educación sobre métodos científicos anticonceptivos, ajuste racional de nacimiento, cómo garantizar el nacimiento de hijos sanos, así como la protección de la salud de las madres y los bebés y la elevación de la calidad de la población. Además, el gobierno ofrece servicios de salud seguros y fiables a los campesinos y pastores que piden voluntariamente la asistencia del control de nacimiento.

En la actualidad, la tasa de natalidad anual del Tíbet sobrepasa los 23 por mil y el crecimiento natural demográfico sobrepasa los 15 por mil. La meta estatal es de 16 por mil.

Composición étnica

La Región Autónoma del Tíbet, con 45 por ciento del total de la población del grupo étnico tibetano del país, es la región donde el grupo étnico tibetano vive más unido. Además de los tibetanos, en la región hay otros grupos étnicos, incluidos los moinba, lhoba, han y hui, y los de deng y xiaerba.

Tibetanos

Principales habitantes del Tíbet. Hablan la lengua del subgrupo tibetano del grupo tibetano-birmano, de la familia de lenguas chino-tibetanas. Hay tres dialectos principales: U-Tsang, Kham y Amdo. La mayoría de los tibetanos se dedican a la agricultura y la ganadería. Los residentes urbanos trabajan en artesanía, industria y comercio. Creen en el budismo tibetano. La comida principal es zanba (harina tostada de qingke, cebada o guisante). A los tibetanos les gusta tomar té con mantequilla o leche y cerveza de qingke. También les gusta comer carne de res y carnero. No comen perisodáctilos. En la antigüedad los tibetanos enterraban los muertos en la tierra, pero en tiempos modernos practican el entierro celestial (por lo cual los cuerpos se exponen a los aves de rapiña), cremación, y entierro en agua.

Moinba

Distribuidos principalmente en la prefectura de Moinyu en la parte sur de la región, con algunos esparcidos en los distritos de Medog, Nyingchi y Cona. Lingüísticamente, los moinba pertenecen a subgrupo de moinba del grupo tibetano-birmano de la familia de la lengua sino-tibetana. Con dialectos complejos, no tienen escritura. La mayoría de los moinba pueden hablar y escribir tibetano. Su vida se basa en la agricultura, complementada con la cría de animales, la silvicultura, la caza y las artesanías. Las comidas principales son arroz, maíz, alforfón y jizhaogu (mijo glutinoso de las tierras altas). La mayoría de los moinba creen en el budismo tibetano, pero en ciertas áreas, algunas personas practican el shamanismo tradicional. Generalmente practican entierro en agua, y también entierro en la tierra, al cielo abierto y la cremación.

Lhoba

Están distribuidos principalmente en la prefectura de Lhoyu en el sureste del Tíbet, pero hay algunas comunidades en los distritos de Mainling, Medog, Zayu, Lhunze y Nang. Su lengua también pertenece al grupo tibetano-birmano de la familia sino-tibetana. Como no tienen escritura, usan normalmente el tibetano para las comunicaciones por escrito. Se dedican principalmente a la agricultura. Son buenos para tejer bambú. Sus alimentos principales son maíz y jizhaogu. También comen arroz y alforfón.

Hui

La mayoría de los hui que viven en el Tíbet ahora son descendientes de los hui que se trasladaron de las provincias de Gansu, Shaanxi, Qinghai, Sichuan y Yunnan durante la dinastía Qing. Un pequeño número de ellos proviene de Asia Central. La mayoría viven en las ciudades y cantones, entre ellos Lhasa, Xigaze y Qamdo, haciendo negocios y artesanías, o trabajando como mataderos. Usan tanto el idioma tibetano como el chino en la vida diaria, y el urdu y el árabe en las actividades religiosas. Creen en el islamismo y tienen mosquetas en Lhasa y otros sitios.

Deng

Viven principalmente en el distrito de Zayu y la prefectura de Nyingchi. Su lengua también está incluida en el grupo tibetano-birmano de la familia sino-tibetana. Debido a que no tienen escritura, consignan hechos clavando madera, haciendo nudos en cordel o poniendo en orden palillos o ramas. Los deng creen en espíritus. Construyen casas de dos pisos: ellos viven en el piso superior y los animales y aves domésticos, en el piso bajo. Antes de la década del 1950, los deng vivían en su mayoría en las montañas y bosques, manteniéndose con el cultivo, la tala de árboles y  la quema de la tierra, la recolección y la caza. Después, se trasladaron a los valles de ríos con terraplén con la ayuda del gobierno.

Xiaerba

Viven principalmente en el cantón Lixin cerca de los puertos de entrada y salida Zhamu y Chentang en el distrito de Dinggye. Se dividen en cuatro apellidos y los del mismo apellido no se pueden casar entre sí. Creen en budismo. Viven en casa de estructura de madera de dos pisos.