China publica libro blanco sobre historia y desarrollo de Xinjiang

 

La Oficina de Información del Consejo de Estado de China publicó el día 26 lunes en Beijing un libro blanco titulado "Historia y desarrollo de Xinjiang", presentando, con una gran cantidad de hechos históricos y datos recientes, la historia de la Región Autónoma Uygur de Xinjiang y los brillantes éxitos logrados por el pueblo de las diversas étnias de la región en más de medio siglo bajo la dirección y el apoyo del Gobierno Central.

El documento, con alrededor de 22.000 caracteres chinos, está compuesto por las siguientes diez partes: Xinjiang es una región de convivencia concentrada multiétnica desde tiempos antiguos; coexistencia y transmisión de múltiples religiones en Xinjiang; administración de Xinjiang por el Gobierno Central de distintas épocas; origen del problema de "Turkestán Oriental"; desarrollo de la economía de Xinjiang tras la proclamación de la Nueva China; progresos en la educación, la ciencia, la tecnología, la cultura y la salud pública; elevación del nivel y de la calidad de vida del pueblo; persistencia en la igualdad y unidad entre las étnias y en la libertad de creencia religiosa; establecimiento, desarrollo y función del Cuerpo de Producción y Construcción de Xinjiang, y respalda del Estado al desarrollo de Xinjiang.

Se informó que es el primer libro blanco que el Gobierno chino publica respecto a Xinjiang.

 

Historia y desarrollo de Xinjiang

Oficina de Información del Consejo de Estado

de la República Popular China

Beijing, marzo de 2003

Introducción

La Región Autónoma Uygur de Xinjiang (abreviadamente Xinjiang) se ubica en la zona fronteriza del noroeste de China e interior del continente euroasiático, posee una extensión de 1.664.900 kilómetros cuadrados, que representan una sexta parte de la superficie del territorio nacional de China, y una frontera terrestre de 5.600 kilómetros limitando con ocho países. Fue lugar importante por donde pasaba la antigua Ruta de la Seda. Los datos estadísticos del año 2000 registran su población de 19.250.000 habitantes, 10.969.600 de ellos pertenecientes a varias minorías étnicas. Xinjiang tiene 47 elementos étnicos y viven en la región principalmente las etnias uygur, han, kazaka, hui, mongola, kirgiz, xibe, tadjik, uzbeka, manchú, daur, tatar y rusa. Es una de las cinco regiones autónomas de minorías étnicas de China.

Desde tiempos antiguos Xinjiang es una zona donde numerosas etnias moran de manera concentrada y muchas religiones coexisten, y parte integrante inalienable del Estado multiétnico unificado desde la dinastía Han del Oeste (año 206 a.n.e.-año 24 n.e.). En los más de 50 años posteriores a la fundación de la República Popular China, el pueblo de las diversas etnias de la región, unido y coordinado, esforzándose por desbrozar nuevos caminos, ha dejado conjuntamente escritas brillantes páginas para el desarrollo, la construcción y la salvaguardia de las zonas fronterizas, y su fisonomía social ha experimentado cambios extraordinarios.

I. Xinjiang es una región de convivencia concentrada multiétnica desde tiempos antiguos

En los tiempos antiguos vivieron de manera concentrada numerosas tribus y etnias en Xinjiang. Respecto a la pertenencia étnica de sus habitantes, tan sólo en la dinastía Han (206 a.n.e.-año 220 n.e.) empezó a haber registros claros. Por aquel entonces la habitaban los sai (sak), rouzhi (tohri), wusun (usun), qiang, xiongnu (hon), han, etc.

Los sak erraban pastoreando en la zona que abarcaba, por el este, las cuencas de los ríos Ili y Chuhe y, por el oeste, la zona del río Sir. Excluidos por los tohri, se habían desplazado hacia el oeste, retrocediendo un grupo hasta la orilla norte del río Sir y, otro, hacia el sur, dispersado en diversos lugares de la meseta Pamir. Los tohri actuaban en amplias zonas desde el Corredor al Oeste del Río Huanghe (Corredor de Gansu) hasta la depresión Tarim en el Período de los Reinos Combatientes (475-221 a.n.e.); la época comprendida entre las dinastías Qin (221-206 a.n.e.) y Han fue la de su mayor poderío. Alrededor del año 176 a.n.e., atacados por los xiongnu (hun), los tohri se vieron obligados a marchar hacia la cuenca del río Ili, de donde expulsaron a los sak para ocupar sus lugares. Los usun se movían en un principio por el Corredor al Oeste del Río; entre finales de la dinastía Qin y comienzos de la subsiguiente Han, atacados por los tohri, se convirtieron en dependencias de los xiongnu; más tarde, con el respaldo de éstos, sorprendieron a los tohri y los sacaron de la cuenca del río Ili. Los qiang eran moradores, en un principio, de las zonas del curso superior del río Huanghe (Amarillo). Durante el Período de la Primavera y el Otoño (770-476 a.n.e.) y el de los Reinos Combatientes, una parte de los qiang, pasando por el Corredor al Oeste del Río, marchó hacia el oeste por las cordilleras Qilian (Kilin) y Kunlun y dejó huellas en Xinjiang, donde entraron los xiongnu principalmente alrededor del año 176 a.n.e. Los han fueron una de las primeras etnias en llegar a Xinjiang. En 101 a.n.e., empezaron a estacionarse tropas de la dinastía Han en Luntai (Bügür), Quli (Lopnur) y otros lugares para roturar tierras extendiéndose más tarde a diversas partes de Xinjiang, y los sitios donde roturaban tierras se convirtieron en sus zonas iniciales luego de llegar a la región. En el año 60 a.n.e. se constituyó el organismo Duhufu de las Regiones Occidentales y desde esa época no se interrumpieron migraciones han hacia allí, siendo funcionarios, o alistados en el ejército, o dedicados al comercio.

La época de Wei, Jin y las Dinastías del Sur y Norte (220-589) fue la de mayor mezcla de etnias chinas, vio frecuentes desplazamientos e intercambios entre ellas, y también la entrada de numerosas otras etnias antiguas en Xinjiang, por ejemplo rouran (jorjan), gaoche, yanda y tuyuhun. Los jorjan fueron descendientes de la antigua etnia donghu en la pradera septentrional. A comienzos del siglo V se erigieron en la pradera Mongolia. En el año 402 establecieron un potente poder y disputaron las regiones occidentales a los Wei del Norte (386-634). Los gaoche, llamados también teli o teles, pastoreaban al principio en los alrededores del lago Baikal y las cuencas de los ríos Orhun y Tula. En el año 487, dirigidos por Afuzhiluo, líder de la tribu Fufuluo (Puwurgur), y su hermano menor Qiongqi, más de 100.000 tribus (familias) gaoche se desplazaron hacia el oeste y fundaron el Estado Gaoche en el noroeste de Chesiqianbu (hoy antigua ciudad Jiaohe de Turpan). Los yanda se originaron en Saibei (nombre con el que antiguamente se conocían las regiones situadas al norte de la Gran Muralla) y en las postrimerías del siglo V entraron, por el este, en la depresión Tarim y, por el sur, atacaron a los tohri, estableciendo sus poderes y, salvando además la meseta Pamir, pudieron controlar durante cierto tiempo parte del sur de Xinjiang. Los tuyuhun procedieron de los xianbei (nombre de una antigua etnia china), a comienzos del siglo IV se desplazaron desde Liaodong (designación genérica de las regiones situadas al este del río Liaohe) y fueron controlando gradualmente a los di (nombre de una antigua etnia china) de Gannan (regiones sureñas de Gansu), Sichuan y Qinghai, a qiang y otras etnias, para finalmente establecer su poder.

En la época de las dinastías Sui (581-618) y Tang (618-907), los tujue (turküt), los tubo y otras etnias antiguas ejercieron una importante influencia en la historia de Xinjiang. Los turküt formaban una etnia nómada activa entre los siglos VI y VIII en las praderas del noroeste y norte de China. En el año 552, los turküt, con Tüman como caudillo, vencieron a los jorjan y establecieron su poder con el Mobei (zonas al norte del gran desierto de la meseta Mongolia) como centro; más tarde, se dividieron en dos partes, del Este y del Oeste, que no cesaron de disputarse el poder Khan. A mediados del siglo VIII, sucumbieron sucesivamente los Khan de Turküt del Este y Turküt del Oeste y sus descendientes se mezclaron con otras etnias. Los tubo fueron ancestros de la etnia tibetana y se originaron a finales del siglo VI en la meseta Qinghai-Tíbet. Luego de apoderarse de Qinghai comenzaron a disputar con la dinastía Tang las regiones occidentales. En el año 755, en las Planicies Centrales se produjeron las “revueltas An-Shi” (rebeliones desatadas por An Lushan y Shi Siming, de la dinastía Tang), y muchas tropas Tang acantonadas en las regiones occidentales fueron trasladadas hacia las regiones del interior, oportunidad ésta aprovechada por los tubo para ocupar Nanjiang (Sur de Xinjiang) y parte de Beijiang (Norte de Xinjiang).

En el año 840, gran número de huihu entró en Xinjiang. Los huihu, originalmente llamados huihe, constituían una de las tribus de los teli (nombre de una antigua etnia china). Vivían al principio en las cuencas de los ríos Selenge y Orhun y más tarde migraron a las regiones al norte del río Tula. En el año 744, los huihu ya fuertes establecieron poder en Mobei y mandaron, en dos ocasiones, fuerzas armadas para ayudar al Poder central de la dinastía Tang para sofocar las “revueltas An-Shi”. En el año 840, el Estado Khan de los huihu cayó desintegrado debido a sorpresivas calamidades naturales, disputas internas del grupo gobernante y ataques desatados por los xiagasi (nombre de una etnia antigua china). Numerosos de sus miembros marcharon hacia el oeste. Una rama de ellos llegó a las zonas actuales de Jimsar y Turpan, estableciendo el reino huihu de Gaochang (Kuju o Idikut). Otra rama se dirigió a las praderas del Asia Central, distribuyéndose entre el Asia Central y Kaxkar, y fundó, junto con geluolu (karluk), yangmo (yagma) y otras etnias, una dinastía Kara Khan. Desde entonces, las zonas circundantes de la depresión Tarim fueron dominadas por el reino huihu de Gaochang y la dinastía Kara Khan. Los aborígenes y los huihu que habían llegado como migrantes se mezclaron recíprocamente, lo cual sentó base para la formación de la posterior etnia uygur.

En el año 1124, el noble de la familia imperial de la dinastía Liao (916-1125), llamado Yelü Dashi (Yollig Taxin), dirigió a un numeroso grupo de habitantes para trasladarse hacia el oeste. Luego de conquistar Xinjiang, estableció el poder Liao del Oeste. Un grupo de los qidan (kidan, una etnia antigua de China), por ello, entró en Xinjiang. A comienzos del siglo XIII, Gengis Khan y sus tropas penetraron allí y tiempo después otorgó como feudos a sus descendientes los lugares por él conquistados. Los huihu se mezclaron y se fusionaron más a parte de los qidan y mongoles.

Wala (Oirat) era la denominación genérica de Mongolia de Moxi (oeste del gran desierto), durante la dinastía Ming (1368-1644). En un principio vivía en las zonas del curso superior del río Yenisay, luego se extendieron sin cesar hacia las cuencas del curso medio del rió Ertis y la del río Ili. A comienzos del siglo XVII, fueron formando cuatro tribus, Junggar, Durbot (Dorbüt), Heshuote (Huxut) y Turhut (Turgut). En los años 70 del siglo XVII, los de Junggar ocuparon la cuenca del río Ili y se convirtieron en jefe de las cuatro tribus, llegando a dominar Nanjiang.

A partir de los años 60 del siglo XVIII, el gobierno de la dinastía Qing (1644-1911), con el fin de fortalecer en mayor grado la defensa fronteriza, trasladó sucesivamente desde el nordeste a militares manchúes, xibe, suolun (daur) y de otras etnias para acantonarlos en Xinjiang, quienes se convirtieron en nuevos miembros de las minorías étnicas de la región. Más tarde, migraron allí la rusa y la tatar, entre otras etnias. Para fines del siglo XIX, vivían en Xinjiang 13 etnias: uygur, han, kazaka, mongola, hui, kirgiz, manchú, xibe, tadjik, daur, uzbeka, tatar y rusa, configurando una nueva convivencia concentrada multiétnica con la etnia uygur como elemento principal.

II. Coexistencia y transmisión de múltiples religiones en Xinjiang

Habiendo sido desde la antigüedad uno de los principales centros de comunicación y de intercambios económicos y culturales entre Oriente y Occidente, Xinjiang se caracteriza por la coexistencia de múltiples religiones. Ya antes de la llegada del islamismo, muchas otras religiones, entre ellas la xian (se refiere al zoroasterismo), la mani y la jing (nestorianismo), así como el budismo y el taoísmo, se transmitieron una tras otra por Xinjiang siguiendo la Ruta de la Seda y se difundieron junto con las religiones primitivas aborígenes. Tras la entrada del islamismo, no sólo continuó manteniéndose la coexistencia de múltiples religiones, sino que a éstas vinieron a añadírseles el protestantismo y el catolicismo.

Antes de la llegada de las religiones foráneas, los habitantes de Xinjiang creían en religiones primitivas aborígenes y en el chamanismo formado por la evolución de las primitivas. Aun hoy día algunas etnias de Xinjiang conservan en distintos grados conceptos y hábitos de las religiones primitivas y del chamanismo.

Alrededor del siglo IV a.n.e., el zoroasterismo, religión originaria de la antigua Persia, entró en Xinjiang a través del Asia Central. Los chinos de entonces la llamaban con el nombre de xian (popularmente, religión de culto al fuego). De las Dinastías del Sur y Norte a la época de las dinastías Sui y Tang, el zoroasterismo estaba bastante extendido en diversos lugares de Xinjiang, más en la zona de Turpan. El Poder de Idikut, en su tiempo, instituyó organismos y puestos de funcionarios, especialmente, para ejercer la administración sobre esta religión. Algunas etnias creyentes en el islamismo fueron en su historia adeptas del zoroasterismo.

Alrededor del siglo I a.n.e. el budismo, originario de la India, entró en Xinjiang a través de Cachemira. Poco después, por el enérgico impulso de los gobernantes de los diversos lugares, el budismo se convirtió en la principal religión de Xinjiang. En su época de apogeo, en los diversos oasis periféricos de la depresión Tarim, se veían por doquier templos budistas y numerosos monjes de ambos sexos, formándose los centros budistas de Yutian (Udun), Shule, Qiuci (Küsan o Kuqa) y Gaochang (Idikut). En Xinjiang, el budismo alcanzó un alto nivel en la escultura, la pintura, la música, la danza, la construcción de templos y grutas líticas, etc., dejando gran cantidad de patrimonio cultural precioso y enriqueciendo el tesoro cultural y artístico tanto de China como del mundo.

Aproximadamente en el siglo V, el taoísmo, que prosperaba en el interior de China, se difundió en Xinjiang a medida del arribo continuo de miembros de la etnia han. Pero el taoísmo no se propagó en mucha amplitud y prosperó principalmente en las zonas de más concentración de los han, Turpan y Hami (Kumul), entre otros lugares. No fue sino durante la dinastía Qing cuando el taoísmo se transmitió por todo Xinjiang.

Alrededor del siglo VI, la religión mani llegó a Xinjiang desde Persia a través del Asia Central. A mediados del siglo IX, los huihu, que tenían la mani como religión real, marcharon hacia oeste hasta Xinjiang donde fomentaron el desarrollo de ese credo. Construyeron en la zona de Turpan templos y grutas, tradujeron cánones religiosos, crearon pinturas murales y ensalzaron la doctrina y cultura mani. Antes y después de la llegada de la mani, la religión jing (nestorianismo) también estuvo presente en Xinjiang, pero en sus primeros tiempos no logró difundirse lo suficientemente amplia. Durante la dinastía Yuan (1206-1368), gracias a que numerosos huihu la aceptaron, esta religión pudo prosperar.

A finales del siglo IX y comienzos del siglo X, el islamismo entró en el sur de Xinjiang a través del Asia Central. A mediados del siglo X, la corte real del Kara Khan adepta al islamismo desencadenó una guerra religiosa contra el reino budista de Yutian (Udun), guerra que duró más de 40 años y que a inicios del siglo XI condujo a la ruina de Udun, donde se impuso el islamismo. Desde mediados del siglo XIV, con la forzosa promoción del Estado Qagatay Khan (estado subordinado establecido en las regiones occidentales por Qagatay, segundo hijo de Gengis Khan), el islamismo se fue convirtiendo, paso a paso, en religión principal entre los mongoles, uygures, kazakos, kirgiz y tadjik. A comienzos del siglo XVI, el islamismo terminó por reemplazar al budismo para ser religión principal de Xinjiang.

Cuando el islamismo se hizo religión principal de que era adepta entre otras etnias la uygur, fueron desapareciendo paulatinamente de Xinjiang el zoroasterismo, la religión mani y el protestantismo, en que originalmente creían esas etnias, pero el budismo y el taoísmo continuaron su existencia. Desde la dinastía Ming, el budismo tibetano, por su parte, logró un importante desarrollo y se convirtió, al igual que el islamismo, en una religión principal de Xinjiang. En las postrimerías del siglo XVII, Apake Hezhuo (Apakhoja), líder de la secta islámica baishan (Ak taglik), con la ayuda de las fuerzas del budismo tibetano, eliminó las fuerzas de su enemigo político, Hoja de la secta heishan (Kara taglik), y, además, arruinó el Estado Yerqiang Khan (Yarkan Hanlik, poder local fundado por los descendientes del mongol Qagatay Khan con hoy Shache como centro entre 1514 y 1680). Esto es suficiente como para ver lo poderoso que era entonces el budismo tibetano. Más o menos desde el siglo XVIII, el protestantismo y el catolicismo entraron sucesivamente en Xinjiang y el budismo, el taoísmo y el chamanismo también lograron un desarrollo considerable. Se veían por doquier templos e iglesias de estas religiones tanto al sur como al norte de Tianshan. Incluso algunos musulmanes cambiaron de creencia para pasar a ser adeptos del cristianismo y demás religiones.

Aunque las religiones de Xinjiang evolucionaron de manera continua a lo largo de la historia, la configuración de coexistencia de múltiples religiones formada a partir de la entrada de las foráneas se ha conservado sin interrupción. Ahora en Xinjiang están principalmente el islamismo, el budismo (incluido el budismo tibetano), el protestantismo, el catolicismo y el taoísmo, entre otras religiones. El chamanismo sigue teniendo considerable influencia entre algunas etnias.

III. Administración de Xinjiang por el Gobierno Central de distintas épocas

Son de prolongados tiempos los estrechos vínculos de Xinjiang con las Planicies Centrales. A comienzos de la dinastía Han del Oeste, las diversas regiones occidentales se encontraban bajo la dominación de los xiongnu. En el año 138 a.n.e., con el objetivo de repeler los saqueos de las zonas fronterizas hechos por los xiongnu, la corte de la dinastía Han envió a Zhang Qian para viajar a las regiones occidentales. En el año 121 a.n.e., las tropas Han consiguieron grandes victorias sobre las fuerzas xiongnu que pastoreaban en las zonas del Corredor al Oeste del Río. La corte de la dinastía Han instituyó sucesivamente cuatro jun (prefectura): Wuwei, Zhangye, Jiuquan y Dunhuang. En el año 101 a.n.e., la corte de la dinastía Han del Oeste acantonó a varios centenares de personas con fines de roturar tierras en Luntai (Bügür), Quli (Lopnur) y otros lugares ubicados al sur de Tianshan, personas que eran comandadas por funcionarios civiles con título de “Xiaowei del Mensajero”, que más tarde fue cambiado por el “Mensajero Protector del Oeste de Shanshan (Pixamxan o Qarqan)”.

En el año 60 a.n.e., segundo año del reinado Shenjue del emperador Xuandi de la dinastía Han, se instituyó una “Oficina Protectora de las Regiones Occidentales”. Por aquel entonces, hubo desórdenes en el interior de las capas gobernantes de los xiongnu. Xiandan, rey Rizhu de los xiongnu estacionados en las regiones occidentales, “dirigiendo varias decenas de miles de jinetes”, se subordinó por su propia voluntad a la corte de la dinastía Han. La corte de ésta nombró a Zheng Ji “Xiyu Duhu “ (Protector de las Regiones Occidentales), para que se acantonara en Wulei (Urli, hoy bajo la jurisdicción del distrito de Luntai o Bügür), con fines de administrar todas las esferas de las regiones occidentales. Los líderes y principales funcionarios de las diversas regiones occidentales recibieron, sin excepción alguna, sellos y bálteos otorgados por la corte de la dinastía Han del Oeste. La instalación de dicha Oficina Protectora de las Regiones Occidentales marcó el inicio del ejercicio de la soberanía estatal sobre las mismas por la dinastía Han del Oeste. Xinjiang se hizo parte integrante del país multiétnico unificado.

La corte de la dinastía Han del Este (25-220) estableció al principio el cargo de “Protector de las Regiones Occidentales”, luego el de “Funcionario Adjunto de las Regiones Occidentales”. En el año 221, el régimen Wei gobernado por la familia Cao entre los años 220 y 265, uno de los tres reinos (los otros dos eran Shu y Wu), heredó el sistema Han, instituyó el cargo de Oficial Militar Wuji, teniendo bajo su administración Idikut (Turpan) y más tarde el de Funcionario Adjunto de las Regiones Occidentales, para controlar sus diversas etnias. En las postrimerías de la dinastía Jin del Oeste (265-316), el fundador del Poder de Liang Delantero (301-376), Zhang Jun, destinó tropas para una expedición al oeste, ocupó la zona de Idikut e instituyó la prefectura de Idikut. La corte de la dinastía Wei del Norte constituyó los poblados de Shanshan (Qarqan) y Yanqi (Kara Xahar) fortaleciendo la administración sobre las regiones occidentales.

Durante la época de las dinastías Sui y Tang, el Gobierno Central reforzó su dominación de Xinjiang. En las postrimerías del siglo VI, con la dinastía Sui se unificaron las Planicies Centrales. El emperador Yangdi (604-618 en el trono) de Sui, a inicios de su posesión, envió a Pei Ju, responsable del Departamento de Personal de la corte, para Zhangye y Wuwei, quien debería encargarse de los asuntos de comercio con las regiones occidentales y conocer sus circunstancias civiles. En el año 608, Sui acantonó tropas en Yiwu (Iwirgol o Kumul), donde se construyeron murallas protectoras. Se establecieron las prefecturas de Shanshan (hoy Nopqan), Qiemo (hoy suroeste de Qiemo) y Iwirgol (ubicado bajo la jurisdicción del hoy Hami o Kumul).

A principios del siglo VII, la dinastía Tang se irguió en sustitución de la Sui. En el año 630, el dueño de la ciudad de Iwirgol, perteneciente antes a Turküt del Oeste, encabezando siete ciudades a él subordinadas, se pasó a la corte de la dinastía Tang. Ésta instituyó la prefectura de Yizhou (Iwirgol) del Oeste (más tarde cambió el nombre por el de Yizhou o Iwirgol). En el año 640, las tropas Tang triunfaron sobre la corte real de la familia Ju de Idikut (501-640) que había seguido a Turküt para oponerse a la corte de la dinastía Tang y en el lugar se instituyó el Xizhou, luego en la ciudad de Khan Futu (Kaganbud, hoy Jimsar), el Tingzhou (o Bexibalik). En el mismo año, en Idikut la corte de la dinastía Tang instituyó una Oficina Protectora para la Pacificación del Oeste. Este fue el primer organismo administrativo militar-civil superior que ella instituyó en las regiones occidentales. Más tarde, la sede de este organismo se mudó a Kuqa, cambiando el nombre por el de Gran Oficina Protectora para la Pacificación del Oeste. Después de derrotar a Turküt del Oeste, la corte de la dinastía Tang unificó las diversas regiones occidentales. En el año 702 instituyó la Oficina Protectora de Bexibalik, elevándolo luego a la Gran Oficina Protectora de Bexibalik, que colocaría bajo su control los asuntos militares y civiles de las zonas al norte de Tianshan y del este de Xinjiang, y la Gran Oficina Protectora para la Pacificación del Oeste controlaría las extensas zonas al sur de Tianshan y al oeste de Congling. Durante el reinado de Xuanzong (712-756) de la dinastía Tang, la corte instituyó el organismo “Alto Oficial de las Regiones Occidentales”, uno de los ocho similares más importantes del país por aquel entonces.

El Gobierno Central de la dinastía Tang practicó un régimen de administración por separado entre los han y los de otras etnias en las regiones occidentales. En Yizhou (Iwirgol), Xizhou (Kuju), Tingzhou (Bexibalik) y otros lugares donde los han vivían concentradamente, ejecutaba el mismo sistema administrativo que en las regiones del interior del país, o sea, fu (provincia), zhou (prefectura), distrito, cantón y li (aldea); en lo económico, el sistema de tierras iguales y sistema de regulación de los alquileres y servicios laborales (sistema tributario); y en lo militar, el sistema fubing (sistema militar Tang). Allí donde vivían otras etnias, la corte instituyó Jixi Fu Zhou, lo cual significaba continuar manteniendo el sistema administrativo de los líderes de las etnias interesadas de los lugares concernientes, concediéndoles títulos de la corte Tang, o sea Duhu, Dudu y Zhoucishi, permitiéndoles controlar a las poblaciones civiles según costumbres tradicionales. A la vez, instituyó sistemas militares en Kuqa, Udun, Shule y Suiye (Suyab, en tiempos Yanqi o Kara Xahar), llamados en la historia los “cuatro poblados pacificadores de las regiones occidentales”.

Durante la época de las Cinco Dinastías, de las dinastías Song, Liao y Jiin, debido a que en las Planicies Centrales los caudillos se disputaban el poder, sin tiempo ni energía para ocuparse de los asuntos de las regiones occidentales, en éstas nació la coexistencia paralela de varios poderes locales. Entre ellos estaban Idikut, Kara Khan y Udun, manteniéndose, empero, estrechos vínculos con las cortes de las dinastías imperiales de las Planicies Centrales.

Tanto el reino de Idikut como el de Kara Khan fueron poderes locales establecidos por los huihu, desplazados hacia el oeste hasta las regiones occidentales, junto con otras etnias que hablaban la lengua turküt, luego de la ruina en el año 840 del Estado Khan de los huihu de Mobei. El reino de Idikut tenía como centro la zona de Turpan y el reino de Kara Khan controlaba las extensas zonas al sur de Tianshan y la Hezhong del Asia Central.

Los huihu que se desplazaron a las regiones occidentales y los poderes por ellos allí establecidos mantuvieron estrechas relaciones con las cortes de las dinastías de las Planicies Centrales. Los gobernantes de Kara Khan se nombraron a sí mismos “Taohuashi Khan” (Tabgaqhan), significando “Khan chino”, con lo cual expresaban ser pertenecientes a China. En el año 1009, la corte de Kara Khan, que ocupaba la zona de Udun, envió un mensajero para hacer ofrendas a la corte de la dinastía Song del Norte (960-1127). En el año 1063, ésta concedió al Khan de la corte de Kara Khan el título de “Rey Fiel Subordinado Protector de Shihouling”. En el solo tercer año posterior a la fundación de Song del Norte, los huihu de Idikut enviaron 42 mensajeros para hacer ofrendas a la corte de esta dinastía.

Udun había sido lugar habitado por los sak. Después de la dinastía Tang, la familia real Yuchi de Udun puso bajo su control el poder. Mantuvo estrechas relaciones con las Planicies Centrales y por recibir títulos de la dinastía Tang se llamó a sí mismo con Li, apellido de la familia imperial Tang. En el año 938, Gaozu de la dinastía Jin Posterior, envió a Zhang Kuangye y Gao Juhui como mensajeros a Udun, y concedió a Li Shengtian el título de “Rey de Udun de Gran Tesoro”. A comienzos de la dinastía Song del Norte, los mensajeros y bonzos de Udun no cesaban de ofrecer presentes a la corte.

Durante la dinastía Yuan, Gengis Khan cumplió con la unificación política del norte y el sur de Tianshan. Los Khan mongoles instituyeron, en un principio, organismos administrativos militares-civiles, como el “Dalu Huachi” (Dargaq, que en mongol significa funcionario defensor) y el “Shangshusheng de Bexibalik”, para controlar al ejército y el poder civil de las regiones occidentales. Luego de fundada la dinastía Yuan, a la vez que desarrollaba la sociedad y la economía de los diversos lugares, estableció un departamento de inspección en la zona de Turpan; más tarde, en Turpan y otras zonas fundó organismos como el Departamento Impresor de Billetes y el Depósito de la Moneda. Asimismo, estableció la Oficina de Mariscal de Bexibalik para administrar concentradamente los asunstos de las nuevas tropas formadas con soldados de la dinastía Song del Sur capturados y para roturar tierras. Envió también tropas a Udun, Qiemo y demás partes para roturar tierras. En Bexibalik se establecieron fundiciones para estimular la fabricación de herramientas agrícolas. Los weiwur (en la dinastía Yuan llamaban a los huihu “weiwur”) practicaban el sistema tributario a base de la unidad de tierra. En el año 1406 la corte de la dinastía Ming instituyó la Guarnición de Kumul, nombrando como funcionarios a los líderes de las familias reales de Kumul para administrar los asuntos militares y civiles, manteniendo la seguridad de la ruta de comercio entre China y Oeste y ejerciendo un férreo control sobre las regiones occidentales.

Escala de la unificación y límites controlados por el gobierno de la dinastía Qing en las regiones occidentales. En el año 1757, la corte de la dinastía Qing apaciguó el poder Junggar que durante largo tiempo ocupaba el noroeste. Dos años después, sofocó las rebeliones de los Hezhuo (Hoja) Grande y Pequeño de la secta Ak taglik del islamismo (Boluo Nidu, el Hoja Grande, y Jahan, el Hoja Pequeño), con lo que consolidó la administración militar-civil de los diversos lugares de las regiones occidentales. En el terreno administrativo, instituyó en el año 1762 un puesto de “General Ili” para ejercer control militar-civil sobre las regiones tanto al sur como al norte de Tianshan, con sede en la ciudad de Huiyuan (hoy en el distrito de Huocheng), con funcionarios Gobernador Militar, Consejero, Secretario y Jefe para controlar los asuntos militares y civiles. El gobierno de la dinastía Qing, teniendo como principio “adecuarse a las condiciones locales” y “ejecutar la administración conforme a las costumbres”, practicó la administración en base al sistema de jun (prefectura) y distrito en las zonas al norte de Tianshan, donde vivían los han y hui; en la zona de Ili y entre los uygures de los diversos lugares al sur de Tianshan mantuvo el “sistema bag”, pero la atribución del nombramiento y remoción de los bag (transcripción del idioma türküt, título de funcionarios locales) pertenecía al Gobierno Central y fue estrictamente separada la religión del Estado; practicó el sistema jazak (transcripción fonética de mongol, con el significado de “asignador” ) entre la etnia mongola, así como entre los uygures de las zonas de Kumul y Turpan, o sea, concediendo títulos de rey, beizi, gong y otros hereditarios. El gobierno de la dinastía Qing adoptó la política de tener a los de la etnia manchú como principales y el uso simultáneo de funcionarios procedentes de otras etnias en el nombramiento y designación de funcionarios gubernamentales; en el terreno económico, fomentó medidas que tenían la agricultura como rama principal, concediendo igual importancia a las actividades agrícolas y ganaderas, alivió la carga tributaria y definió el sistema de subsidio por cuotas fijas en la hacienda. Durante la dinastía Qing, la sociedad y la economía de Xinjiang obtuvieron desarrollo constante.

Tras la Guerra del Opio de 1840, Xinjiang fue víctima de las agresiones de las potencias, entre ellas la Rusia zarista. En el año 1875, Zuo Zongtang, gobernador de Shaanxi-Gansu, asumió el cargo de Ministro Enviado Imperial para supervisar los asuntos de Xinjiang. A finales de 1877, las tropas Qing recuperaron sucesivamente los diversos lugares al norte y sur de Tianshan ocupados por Yakub Bag del Estado Kukan Khan (Ferganna) del Asia Central. En febrero de 1881, recuperaron Ili, ocupado a la fuerza por la Rusia zarista durante once largos años. En 1884, el gobierno de la dinastía Qing instituyó formalmente la provincia de Xinjiang y, sacando el significado “tierras antiguas de nuevo retornadas”, llamó a las regiones occidentales “Xinjiang”. La institución de provincia fue una importante reforma de la administración de Xinjiang aplicada por las dinastías anteriores. De ahí, el Gobernador controlaría de manera unificada todos los asuntos militares y civiles y el centro político-militar de Xinjiang se trasladó de Ili a Dihua (actual Ürümqi). En el año 1909, Xinjiang, constituida en provincia, abarcaba 4 regiones, bajo cuyo nivel estaban 6 departamentos, 10 provincias, 3 prefecturas y 21 distritos o subdistritos. El sistema institucional administrativo de Xinjiang era totalmente igual al de las regiones interiores del país.

Al segundo año del estallido de la Revolución de 1911, los revolucionarios planearon un levantamiento que tuvo éxito en Ili y establecieron la Oficina del Gran Gobernador de Ili de Xinjiang, declarando con ello el término de la dominación de la dinastía Qing en la zona de Ili. Luego de fundarse, el Gobierno de la República no cesó de reforzar la defensa de Xinjiang.

El 25 de septiembre de 1949 Xinjiang se liberó de manera pacífica. Frente a la situación en que la Guerra de Liberación Nacional se desarrollaba y las luchas revolucionarias del pueblo de las diversas etnias de la región estaban en auge, Tao Zhiyue, comandante de Guarnición, y Burhan, presidente del gobierno, de esta provincia, del Guomindang, se declararon en levantamiento. El Primer Cuerpo de Ejércitos de la Primera Campaña del Ejército Popular de Liberación de China, dirigido por el General Wang Zhen, entró en Xinjiang. El primero de octubre de 1949, el pueblo de las diversas etnias de Xinjiang, junto con el del resto del país, acogió la proclamación de la República Popular China.

Resumiendo todo lo antedicho, desde el año 60 a.n.e., cuando la dinastía Han estableció la Oficina del Gran Protector de las Regiones Occidentales en Xinjiang, el Gobierno Central de China en sus distintas épocas ejerció la administración militar-civil de la región. Debido a que la dominación de las distintas dinastías era unas veces poderosa y otras débil, la administración sobre la región de Xinjiang por el Gobierno Central fue también a veces fuerte y a veces débil. El pueblo de las diversas etnias de Xinjiang es desde siempre activo en mantener y salvaguardar las relaciones con el Gobierno Central, haciendo sus propios aportes a la formación y la consolidación de la gran familia de la nación china.

IV. Origen del problema de “Turkütstan Oriental”

En obras árabes de geografía de la Edad Media surgió el término “Turkütstan”, con el significado de “esferas geográficas de los turküt”, refiriéndose a las zonas al norte del río Sir y zonas contiguas, en el Asia Central. Con la evolución de la historia, se definieron una tras otra las diversas etnias del Asia Central en los tiempos modernos. Para el siglo XVIII, era ya bastante borrosa la concepción geográfica de “Turkütstan” y casi nadie la mencionaba en los libros de historia de entonces. A comienzos del siglo XIX, con la profundización de la expansión colonialista de las potencias imperialistas en las zonas del Asia Central, el término geográfico “Turkütstan” fue citado de nuevo. En 1805, el ruso Tjimkovski volvió a usar el calificativo “Turküstan” en el informe de su misión, para referirse en lo geográfico al Asia Central y la cuenca Tarim del sur de Xinjiang de China. En vista de las diferencias de la historia, los idiomas, las costumbres y los hábitos y en cuanto a la pertenencia política, ese ruso llamó “Tutkütstan Oriental” o “Turkütstan de China” a la cuenca del Tarim de Xinjiang de China, ubicada en el este de “Turküstan”. A mediados del siglo XIX, Rusia se anexó sucesivamente Xiwa, Huhala y Kukan, tres Estados Khan del Asia Central, y estableció la “Zona de Gobernación del Turkütstan” en la región de Hezhong del Asia Central. Así de este modo, algunas personas de Occidente empezaron a referirse a aquella ubicada en el Asia Central con la expresión “Turkütstan Occidental” o “Turkütstan Perteneciente a Rusia”, mientras que para referirse a la región de Xinjiang de China utilizaban la expresión “Turkütstan Oriental”.

Luego de iniciarse el siglo XX, un muy reducido número de secesionistas y extremistas religiosos de Xinjiang, influidos por las tendencias ideológicas internacionales del extremismo religioso y el chovinismo étnico, y basándose en las expresiones elaboradas por los viejos colonialistas, politizaron el anormal término geográfico “Turkütstan Oriental”, tejiendo un juego de “sistemas ideológico-teóricos” de la “independencia de Turkütstan Oriental”. Pregonaron que “Turkütstan Oriental” era, desde tiempos antiguos, un país independiente y su etnia poseía una historia de cerca de diez mil años, “siendo la etnia más sobresaliente de la historia humana”; batiendo gongs y tambores, armaron una bulla de que todos los hablantes de la lengua turküt, unidos con las etnias adeptas al islamismo, formarían un país caracterizado por la “integración de la iglesia y el Estado”; negaron la historia de la gran patria creada en conjunto por las diversas etnias de China; pregonaron que iban a “oponerse a toda etnia que no fuera la turküt”, que eliminarían a los “adeptos de otras religiones”, que China fue un “país enemigo de la nación de Turkütstan Oriental durante más de

3.000 años”, etc. etc. Luego de formada la llamada teoría de “Turkütstan Oriental”, secesionistas de toda laya actuaron agitando banderines del “Turkütstan Oriental”, con el intento de cumplir con sus ideas ilusorias de establecer el “ Estado de Turkütstan Oriental”.

Desde comienzos del siglo XX hasta fines de la década del 40 del mismo, las fuerzas del “Turkütstan Oriental”, instigadas y respaldadas por las fuerzas hostiles extranjeras, crearon muchas conmociones. En noviembre de 1933, el damolla Sabit fundó una llamada “República Islámica del Turkütstan Oriental” en Kaxkar. Pero fue objeto del rechazo del pueblo de todas las etnias de Xinjiang y cayó arruinada en menos de tres meses. En 1944, se desencadenó la “Revolución de las Tres Zonas” (por “tres zonas” se entiende Ili, Tacheng o Tarbagatay y Altay) contra la dominación del Guomindang, como parte del movimiento de revolución democrática del pueblo chino. El secesionista Elihan Turai (natural de Uzbekistán, de la entonces Unión Soviética) usurpó la dirección de la “Revolución de las Tres Zonas” en sus primeros tiempos, proclamó la llamada “República del Turhütstan Oriental” y asumió la “Presidencia”. En junio de 1946, Kasimi Ahmat Jan y Abdukerim Abbasov, líderes de la “Revolución de las Tres Zonas”, destituyeron a Elihan Turai del cargo y reorganizaron esa “República” en Asamblea Consultiva de la Prefectura de Ili. Las fuerzas secesionistas sufrieron un golpe mortal.

Tras la liberación pacífica de Xinjiang, las fuerzas del “Turkütstan Oriental” no se resignaron a su derrota. Un reducido número de divisionistas que habían escapado al extranjero se conchabaron con sus semejantes que permanecían en el territorio y, apoyados por las fuerzas antichinas en la esfera internacional, buscaron oportunidades para dedicarse a actividades escisionistas de zapa. Sobre todo al entrar en la década de 1990, bajo la influencia del extremismo religioso, el secesionismo y el terrorismo internacionales, parte de las fuerzas del “Turkütstan Oriental” de dentro y de fuera del territorio viró a recurrir a la violencia terrorista como principales medios en sus actividades divisionistas y destructoras. Algunas organizaciones del “Turkütstan Oriental” difundieron abiertamente que intentarían alcanzar su objetivo por medios violentos terroristas. En Xinjiang de China y en países concernientes, las fuerzas del “Turkütstán Oriental” planearon una serie de explosiones, asesinatos, incendios, envenenamientos, ataques sorpresivos y demás incidentes sangrientos terroristas, amenazando con perjudicar no sólo la seguridad de la vida y los bienes de las masas populares de las diversas etnias y la estabilidad social de China, sino que llegaron a erigirse en una amenaza a la seguridad y la estabilidad de los países y regiones concernientes.

Después del incidente del “11 de Septiembre”, las voces que claman por la lucha y la cooperación internacionales para combatir el terrorismo han venido siendo cada día más enérgicas. Las fuerzas del “Turkütstan Oriental”, a fin de zafarse de su situación embarazosa, otra vez agitan banderines de la llamada defensa de los “derechos humanos”, la “libertad religiosa” y los “intereses de las minorías étnicas”, creando las falacias en el sentido de que “el Gobierno chino aprovecha esta oportunidad para golpear a las minorías étnicas”, buscando confundir y engañar a la opinión pública internacional y escapar de los golpes antiterroristas internacionales.

V. Desarrollo de la economía de Xinjiang tras la proclamación de la Nueva China

En el Xinjiang anterior a la fundación de la República Popular China, la economía era una natural eminentemente agrícola y ganadera, la industria estaba atrasada, no había ni una pulgada de ferrocarril, no había lo que hoy llamamos fábricas y minas, la escasez de alimentos era constante y la vida del pueblo era paupérrima. El 25 de septiembre de 1949, Xinjiang se liberó por medios pacíficos. El primero de octubre de 1955 se fundó la Región Autónoma Uygur de Xinjiang, con lo cual se abrió un nuevo capítulo en la historia del desarrollo de Xinjiang. En estos 50 años, su economía y sociedad han protagonizado un rápido desarrollo en los diversos dominios.

Aumento veloz de la economía nacional. En el año 2001, el Producto Bruto Interior (PBI) de Xinjiang llegó a los

148.548 millones de yuanes que, a precio cotejable, significaban un incremento de 41,9 veces respecto al año 1952, a un ritmo anual del 8,0%; el PBI per capita pasó de los 166 yuanes en 1952 a los 7.913 yuanes en 2001, en que los ingresos fiscales alcanzaron los 17.807 millones de yuanes, una elevación de 101,9 veces respecto a los 173 millones de yuanes del año 1955, año de la fundación de la Región Autónoma Uygur de Xinjiang. La estructura sectorial económica ha experimentado regulación y optimización continuas. En el año 2001, las proporciones de los sectores primario, secundario y terciario en el PBI fueron, respectivamente, el 19,4%, 42,4% y 38,2%; en comparación con 1955, el peso del sector primario descendió 35 puntos porcentuales, el del sector secundario bajó 16,3 puntos porcen-tuales y el del sector terciario aumentó 18,7 puntos porcentuales.

Elevación notable del poderío de la producción integral de la agricultura. Mediante el desarrollo y la construcción de más de 50 años, sobre todo los transcurridos desde el inicio de la reforma y apertura, Xinjiang ya posee de manera preliminar una red de riego de tierras agrícolas y ve elevado el nivel de equipamiento modernizado. En el año 2001, la fuerza motriz de las máquinas agrícolas totalizó los 8.808.500 kilovatios, el volumen de fertilizantes químicos de uso agrícola (purificados) fue de 832.900 toneladas, el de electricidad usada en las zonas rurales fue de 2.545 millones de kilovatios-hora; la superficie total de sembrados de Xinjiang fue de 3.404.120 hectáreas, un incremento del 100% respecto a 1955; la producción global de cereales, algodón y remolacha fue, por separado, de 7,96 millones de toneladas, 1,57 millones de toneladas y 4,55 millones de toneladas, cifras que representaron aumentos respectivos de 4,4, 61,5 y 4.550,2 veces en relación con 1955. Las uvas de Turpan, las fragantes peras de Korla, los melones de Hami, etc., con gran renombre desde tiempos remotos, encuentran buena venta en los mercados tanto nacionales como internacionales. La horticultura y los cultivos peculiares se han desarrollado velozmente en los últimos años. No cesa de progresar la moderna ganadería que combina la agricultura y la ganadería, y se apoya en los adelantos científicos y tecnológicos. En el año 2001, el ganado de corral fue de 46.037.800 cabezas, un crecimiento de 1,8 veces respecto a 1955. Xinjiang se ha convertido en el mayor centro productor de algodón comercial, lúpulo y salsa de tomate, y en importante base de derivados ganaderos y azúcar de remolacha.

Fortalecimiento rápido de la fuerza real de las industrias. A principios de la proclamación de la Nueva China, Xinjiang contaba tan sólo con 363 empresas industriales, cuyo valor de producción era de 98 millones de yuanes. En el año 2001, en toda la Región Autónoma funcionaban 6.287 empresas industriales, rindiendo un valor industrial agregado de 45.000 millones de yuanes; la producción industrial principal aumentó en varias veces; la de crudo fue de 19.469.500 toneladas, la de carbón 28.196.100 toneladas, la de hilos de algodón 302.700 toneladas, la de electricidad 19.762 millones de kilovatios-hora, con aumentos respectivos de 590,78 veces, 42,68 veces, 80,8 veces y 358,3 veces en relación a 1955; la producción mecanizada de azúcar fue de 419.800 toneladas, la de acero

1.318.300 toneladas, la de cemento 9.812.900 toneladas, y la de fertilizantes químicos, 729.000 toneladas. El poderío real de la industria se fortaleció en gran medida, el nivel técnico se elevó evidentemente, formando un sistema industrial moderno que tiene el procesamiento a fondo de los productos agrícolas y secundarios como fuerza principal, y posee como cuerpo principal las industrias petrolera, petroquímica, de acero y hierro, hullera, eléctrica, textil, de materiales de construcción, química, farmacéutica, ligera, alimentaria, etc., y cuenta con gamas básicamente completas y determinada envergadura.

Notables éxitos en las construcciones hidráulicas. Basándose en las características de “ecología de oasis, agricultura de riego”, Xinjiang ha desplegado a gran escala construcciones hidráulicas del campo agrícola, poniendo en marcha el proyecto de domeño integral del río Tarim, transfiriendo un total de 1.050 millones de metros cúbicos de agua desde el lago Bosteng (Bagrax) hacia las cuencas inferiores, en cuatro ocasiones. Las obras modernas de gran tamaño y cantidad de obras en los brazos troncales y ramales y de prevención contra las filtraciones de agua, terminadas, que tienen como representantes el embalse de Kizil y el complejo hidráulico de Wuluwati (Ulug Ata) de Hotan, contribuyen en gran medida a aumentar rápidamente el volumen de conducción del agua, el volumen de conservación del agua en embalses y la superficie con regadíos eficaces en toda la Región Autónoma. Para el año 2000 se habían terminado de construir 485 embalses, cuyas reservas totalizaban 6.716 millones de metros cúbicos, significando un aumento de 162 y 200 veces, respectivamente, en relación con el año 1949; la superficie total con regadío era de 3.388.000 hectáreas; se había concluido la construcción de 5.129 kilómetros de diques para la prevención de inundaciones, 17,7 veces respecto a los 289 kilómetros del año 1949.

Vertiginoso avance en las comunicaciones y el transporte. En el Xinjiang anterior a la fundación de la Nueva China, cuando la gente quería viajar y transportar cosas, dependía principalmente de la fuerza animal. La comunicación moderna era igual a cero. En los más de 50 años posteriores a la proclamación de la República Popular China, Xinjiang ha experimentado cambios trascendentales en sus comunicaciones y transportes. Cuando terminaba el año 1962, los rieles del ferrocarril Lanxin llegaron a la ciudad de Ürümqi, con lo cual se dio fin a su historia sin ferrocarril. En el año 1984, el sector de Turpan a Korla Oeste del ferrocarril Nanjiang (Sur de Xinjiang), con 476 kilómetros de longitud, se puso en servicio; en 1990 se terminó y se abrió al transporte felizmente el sector occidental del ferrocarril Lanxin, de Ürümqi al paso de Alatav, de 460 kilómetros, y con ello se dejó comunicado el segundo gran puente continental euroasiático. En el año 1994 entró en servicio el ferrocarril Lanxin de doble vía. En el año 1999 se concluyó para entrar en funcionamiento el tramo entre Korla Oeste y Kaxkar, componente del ferrocarril Nanjiang con 975 kilómetros de longitud. En el año 2001, ya se encontraban en operación 3.010,4 kilómetros de ferrocarril. En 1949 Xinjiang sólo poseía varias carreteras rudimentarias, que totalizaban

3.361 kilómetros; para fines del año 2001, toda la Región Autónoma tenía en servicio 80.900 kilómetros de carreteras, de los cuales 428 eran autopistas, 230 eran carreteras de primera categoría y 5.558 de segunda categoría. La que atraviesa el gran desierto de Taklimakan es la primera gran carretera de categoría del mundo construida en una inmensidad de terrenos arenosos muy erráticos. Actualmente existe una red de carreteras que tiene a Ürümqi como centro, 7 vías nacionales como estructura principal, unida por el este con Gansu y Qinghai, y por oeste se dirige hacia el Asia Central, Asia Occidental, con el Tibet por el sur, entrelazada con 68 vías provinciales, manteniendo vinculadas todas las prefecturas, municipios, distritos y cantones de la Región Autónoma. Para su navegación aérea Xinjiang ha construido o ampliado el de Ürümqi y otros 10 aeropuertos, abierto líneas internacionales comunicándose con Alma-Ata, Tashkent, Moscú e Islamabad, una línea charter hasta Hong Kong, líneas hasta otras provincias, regiones autónomas y municipios bajo jurisdicción central, y líneas dentro de la Región Autónoma, totalizando 92 líneas que forman una red de transporte aéreo con Ürümqi como centro, extendida hacia 65 ciudades grandes y medianas de China y del exterior y las 12 prefecturas, prefecturas autónomas y municipios, con una longitud de 161.800 kilómetros.

Las instalaciones de telecomunicaciones se desarrollan al mismo paso que en el resto del país. Actualmente Xinjiang ya tiene terminadas las líneas troncales de microondas digitales de Ürümqi a Ili a través de Kuytun y Bole, de Kuytun a Altay a través de Karamay, de Turpan a Hotan a través de Korla, Aksu y Kaxkar. La obra de microondas digitales de Nanjiang y Beijiang (Norte de Xinjiang), de Xi’an (capital de la provincia de Shaanxi) hasta el puerto de Korgas pasando por Lanzhou (capital de la provincia de Gansu), Ürümqi y Yining, 4 haces troncales de fibras ópticas; la segunda línea de salida de Xinjiang por Mangya, que parte de Ürümqi, pasando por Turpan, Korla y Ruoqiang, o sea, cables de fibras ópticas euroasiáticas; los cables de fibras ópticas desde Ürümqi hasta las diversas prefecturas, prefecturas autónomas y municipios tanto del sur como del norte de la Región Autónoma. Todos los distritos y municipios se comunican mediante teléfonos de discado directo con todo el país. La Región posee 2.626.000 abonados telefónicos. La red de comunicación digital y de multimedia se desarrolla con rapidez, concluyendo sucesivamente las redes de banda ancha ATM que cubren las diversas prefecturas, prefecturas autónomas y municipios, y ha desplegado la construcción de la red interurbana regional de banda ancha IP. La red de comunicación celular se eleva en gran margen y ha terminado de construirse la que cubre toda la Región. La capacidad de conmutación celular llega a 2.924.000 abonados.

Desarrollo acelerado del comercio exterior. Las formas flexibles y variadas han contribuido al desarrollo próspero del comercio exterior de Xinjiang, como comercio en monedas extranjeras en efectivo, comercio fronterizo en volúmenes pequeños, procesamiento con materiales mandados por el cliente, comercio compensatorio, comercio-turismo, etc. En el año 2001, Xinjiang tenía relaciones comerciales con 119 países y regiones, y 22 variedades con más de mil surtidos de artículos; 10 variedades de exportación cuentan con un valor de 10 millones de dólares cada una. El volumen global de importaciones y exportaciones llegó a los 1.770 millones de dólares. La estructura de las exportaciones mejora de continuo, expandiéndose desde los productos primarios en grandes cantidades con un valor agregado relativamente bajo hacia productos con alto valor agregado, tales como equipos mecánico-eléctricos, instrumentos de precisión, etc. Actualmente la cuota de los productos industriales acabados asciende al 67% del de las exportaciones. Como una importante región que ejecuta apertura fronteriza del país, Xinjiang ya ha formado una configuración de apertura al exterior a lo largo de la frontera, del puente euroasiático y las líneas troncales de transporte, extendiéndose hacia la esfera internacional y el interior del país, una apertura de múltiples direcciones, niveles y esferas amplias, erigiéndose así en pionera de la apertura de China hacia el oeste.

Turismo en próspero desarrollo. Respaldado en sus paisajes naturales misteriosos y peculiares, así como sus coloridas costumbres populares, el desarrollo del turismo de Xinjiang ha dejado admirados a todos. En el año 2001, Xinjiang recibió a 273.000 turistas extranjeros, obteniendo 98,56 millones de dólares como divisa derivada del turismo; el número de turistas nacionales fue de 8.393.000 personas-veces, lo que rindió 7.180 millones de yuanes. Se eleva en gran margen la capacidad de atención a turistas. En el año 2001, en toda la Región funcionaban 250 hoteles al servicio del turismo, 173 de ellos con varias estrellas. La industria turística se ha convertido en nuevo punto de crecimiento en el desarrollo de la economía nacional de Xinjiang.

VI. Progresos en la educación, la ciencia, la tecnología, la cultura y la salud pública

En los más de 50 años transcurridos desde la proclamación de la Nueva China, las diversas causas sociales de Xinjiang han experimentado cambios de carácter histórico.

Constante desarrollo de la educación. Comparando el año 2001 con 1949, la cantidad de escuelas primarias en toda la Región pasó de 1.335 a 6.221; la de secundarias, de 9 a 1.929; la de secundarias especializadas, de 11 a 99; la de centros docentes superiores de carreras normales, de una a 21; y el número de universitarios en curso, de 400 a 110.000 personas, habiéndose preparado en total a 185.000 graduados. El número de alumnos en curso en las escuelas secundarias especializadas ascendió de 2.000 a 97.300 personas. La educación básica viene fortaleciéndose de continuo. 65 distritos (municipios y distritos urbanos) han cumplido con la educación obligatoria de nueve años. La educación de adultos bajo formas diversas ha registrado un desarrollo ulterior. Deja verse básicamente el sistema de capacitación de técnicas profesionales con niveles y formas múltiples. La proporción de la población objeto de educación en toda la Región ha aumentado notoriamente y la de analfabetos jóvenes y adultos ha descendido hasta debajo del 2%.

Progresos constantes en la ciencia y la tecnología. Se ha reforzado en gran medida el poderío íntegro de la ciencia y la tecnología. Se han establecido sistemas de estudios y desarrollo, de promoción de tecnologías, de administración y servicios científicos y tecnológicos, con especialidades relativamente completas, distribución racional y plenos de características regionales. Se ha preparado a un grupo de expertos en ciencia y tecnología imbuidos de conocimientos académicos bastante profundos. Se ha creado un contingente científico y tecnológico multiétnico que posee capacidades relativamente fuertes en la investigación y el estudio, la explotación, la experimentación, la promoción y la administración. Se han construido, con puntos prioritarios, una serie de centros de experimentación y bases de ensayo que reflejan las ventajas de Xinjiang en ciencia y tecnología. Se ha acelerado el proceso de industrializar y comercializar adelantos científicos y tecnológicos. Han cambiado los modos tradicionales de la producción y operación de la agricultura de Xinjiang, habiéndose conseguido notables resultados en áreas como cultivo de carácter protector, técnicas de riego, mejoramiento de variedades, etc. La transformación tecnológica de las empresas industriales ha contribuido a elevar su rendimiento económico y su capacidad real de competencia en el mercado, mientras que la ciencia y la tecnología juegan un papel importante en el desarrollo de la economía nacional y en el progreso social. Para fines del año 2001, los técnicos de diversas especialidades empleados en las entidades empresariales e institucionales de toda la Región Autónoma sumaban 385.100. En los más de 50 años transcurridos desde la fundación de la Nueva China, Xinjiang ha conquistado

7.102 importantes adelantos científicos y tecnológicos, 201 de los cuales han logrado premios estatales. La técnica para la mejora de las ovejas Meilinu de China ha alcanzado el nivel nacional avanzado. La tecnología para la construcción de carreteras en desiertos se encuentra entre los más altos niveles del mundo.

Florecimiento cultural y artístico. Antes de la proclamación de la Nueva China, Xinjiang no contaba con un grupo de artes especializado, ni entidad de investigación artística ni escuela al respecto. En el año 2001, funcionaban en toda la Región Autónoma 89 grupos de representación artística, 107 entidades de investigación y creación artísticas, y una serie de escuelas de artes. Varias etnias, como la uygur, la kazaka, la hui, la kirgiz, la mongola, la tadjik y la xibe, tienen cuerpos especiales artísticos propios, de los que ha nacido un número de sobresalientes artistas étnicos. Antes de la proclamación de la Nueva China, Xinjiang no poseía ni biblioteca ni museo, y ahora tiene 81 bibliotecas públicas y 23 museos. En años recientes, las emisiones de radio y de televisión han registrado un desarrollo veloz: actualmente funcionan 41 estaciones de emisión y retransmisión radiofónicas, y 826 estaciones de emisión y de transmisión de señales de televisión, cuya cobertura es, respectivamente, del 91.3% y el 90,93% de la población de la Región Autónoma. Las creaciones literarias y artísticas han dado frutos abundantes, una serie de destacadas obras artísticas, entre otras “Arco iris de Tianshan” y “Vanguardia en Muqam”, han logrado importantes premios de nivel nacional; la danza “Nuestro Xinjiang es lindo lugar” se ha difundido por todo el país. Una cantidad considerable de obras literarias y artísticas plenas de denso estilo étnico ha salido de Xinjiang y va hacia el mundo. La publicación de libros, periódicos y revistas aumenta sin cesar. En 1952 se editaban 4 periódicos, cifra que en el 2001 llegó a 98, de ellos 43 en lenguas de diversas etnias.

Acelerado desarrollo de la salud pública. En 1949 Xinjiang sólo poseía 54 entidades de tratamiento médico y 696 camas de hospital, 1,6 camas y 0,19 médicos por diez mil habitantes, concentrándose las instituciones sanitarias en algunos pocos poblados y ciudades. En el 2001 funcionaban 7.309 instituciones sanitarias de formas distintas, entre ellas 1.357 hospitales, 11 hospitales de tercer nivel y superior, 71.000 camas, 35,1 camas por diez mil habitantes; 97.500 técnicos de sanidad especializados, 33.600 de ellos pertenecientes a minorías étnicas. Xinjiang ha sobrepasado el promedio nacional en lo que se refiere al número de médicos por cada mil habitantes, el número de camas en clínicas de cantón y poblado por mil habitantes de zonas rurales y el número de sanitarios de cantón y poblado. En las extensas zonas agrícolas y ganaderas ya está formada una red de profilaxis y protección de la salud a nivel de distrito, cantón y aldea. Ahora cada uno de los 85 distritos (municipios) de la Región Autónoma posee su propio hospital, centros de profilaxis sanitaria e instituciones de protección de la salud materno infantil, todos los cantones tienen sus clínicas y las aldeas sus locales respectivos. Así, se ha puesto punto final a la situación en la que los campesinos y pastores no tenían médicos ni medicamentos y sufrían numerosas enfermedades. El nivel de tratamiento médico se ha elevado en un grado considerable. Los hospitales de la Región Autónoma y algunas prefecturas y prefecturas autónomas están utilizando una cantidad conside-rable de equipos modernos para el diagnóstico y el tratamiento médicos. El tratamiento médico es cada día más especializado y muchas enfermedades difíciles y poco conocidas pueden ser atendidas dentro de la Región Autónoma. En la actualidad hay 207 centros profilácficos sanitarios y 17 centros de prevención y tratamiento especializados para casos endémicos. Han sido eliminadas en lo fundamental aquellas enfermedades endémicas y contagiosas que perjudicaban la salud de las masas populares de las diversas etnias. La proporción de vacunación inmunizadora planificada, con la Región Autónoma, los distritos (municipios) y cantones (poblados) como unidades, ha alcanzado al 85%. La reincidencia de las enfermedades contagiosas ha bajado evidentemente. Gracias a la solicitud concedida por el Gobierno Central, la Región Autónoma ha desplegado a gran escala proyectos para la reforma del suministro de agua con fines preventivos, habiendo conseguido éxitos de carácter de etapa y beneficiando a más de 8,5 millones de habitantes, 8 millones de los cuales consumen agua suministrada por cañerías. El trabajo de sanidad materno-infantil recibe atención. Actualmente la proporción de partos por nuevos medios es superior al 70% y alrededor del 50% de los partos se producen en los hospitales. La cobertura del control sistemático de la protección de la salud de embarazadas y parturientas alcanza el 90% en las ciudades y el 50% en las zonas rurales; la de niños, 70% y 30% respectivamente.

VII. Elevación del nivel y de la calidad de vida del pueblo

Al compás del desarrollo de la economía y de las distintas actividades sociales el nivel de vida del pueblo de las diversas etnias de Xinjiang viene elevándose año a año.

Crecimiento continuo de los ingresos de los habitantes urbanos y rurales. En el año 2001, el ingreso neto de los campesinos per cápita fue de 1.710,44 yuanes, llegando a tener más que lo suficiente para alimentarse y vestirse; el salario medio anual de los obreros y empleados en función de las ciudades y poblados fue de 10.278 yuanes. Los habitantes de las ciudades y poblados han alcanzado en términos conjuntos un nivel de vida modestamente acomodado.

Optimización constante de la estructura del consumo. Desciende año a año el coeficiente Engel (peso proporcional del consumo de alimentos). Entre los habitantes de las zonas rurales, ese coeficiente bajó del 60,8% en el año 1978 al 50,4% en el 2001; entre los de la ciudad y poblado, del 57,3% al 35,5%.

Aumento rápido de la cantidad de artículos de consumo duradero. En el año 2001, cada cien familias poseía 122,3 bicicletas, 93,3 televisores, 22,13 lavadoras, 53,1 grabadoras, aumentando, respecto al año 1985, el 78,4%, 8,3 veces, 9,5 veces y 6,1 veces; en promedio por cien familias urbanas, la posesión de televisores en color fue de 107,39 unidades, la de refrigeradoras 84,47 unidades, la de lavadoras 94,69 unidades, la de cámaras fotográficas 41 unidades, con aumentos de 1,9 veces, 7 veces, 76,7% y 3,3 veces respectivamente, además de 42,96 apartatos de videodiscos, 18,59 grabadoras, 17,33 equipos de sonido y 15,89 teléfonos celulares. En lo referente a la vivienda, la superficie per cápita de los campesinos en el año 2001 fue de 18,04 metros cuadrados, un incremento de 1,3 veces respecto al año 1981; la de los habitantes urbanos fue de 15,54 metros cuadrados, un aumento de 1,6 veces sobre el año 1981.

Elevación notoria de la calidad de vida de los habitantes. Se generaliza la educación y el nivel educacional se eleva; es amplia la cobertura de las emisiones radiofónicas y televisivas; las actividades culturales y deportivas de las masas son ricas y pintorescas; y las condiciones de tratamiento médico, sanitario y de protección de la salud han experimentado importantes mejoras. La vida de las masas de las diversas etnias tanto en la ciudad como en el campo es cómoda y estable. Actualmente, la expectativa de vida promedio en Xinjiang alcanza los 71,12 años. La modalidad demográfica presenta las características de baja tasa de nacimientos, baja mortalidad y bajo crecimiento. En 1985 Xinjiang fue considerado por la Sociedad de Medicina Natural Internacional como una de las cuatro regiones de más prolongada edad poblacional y ocupa el primer lugar de China en cuanto al número de personas con edad superior a los cien años entre cada millón de habitantes.

VIII. Persistencia en la igualdad y unidad entre las etnias y en la libertad de creencia religiosa

A partir de la fundación de la República Popular, el Gobierno chino ha elaborado una serie de políticas con respecto a las etnias y las religiones, que enriquece y mejora constantemente por medio de la práctica, con el fin de hacer realidad la igualdad, la unidad y el desarrollo conjunto de todas las etnias del país. Xinjiang, siendo una de las regiones donde se practica la autonomía de minorías étnicas de China, ha ejecutado en todos los sentido las políticas del Gobierno Central relacionadas con las etnias y religiones, salvaguardando los intereses fundamentales del pueblo de las diversas etnias, ha formado y consolidado las relaciones interétnicas de nuevo tipo caracterizadas por la igualdad, la unidad y la ayuda recíproca.

Garantía de la igualdad y fomento de la unidad entre las etnias. La Constitución de la República Popular China establece lo siguiente: “Todas las etnias de la República Popular China son iguales. El Estado garantiza los derechos e intereses legítimos de las diversas minorías étnicas, defiende y desarrolla las relaciones de igualdad, unidad y ayuda mutua de las diversas etnias. Prohíbe cualquier discriminación y opresión contra cualquier etnia. Prohíbe actos de zapa a la unidad étnica y de creación de escisión étnica”.

La Constitución garantiza a los ciudadanos de las diversas etnias el disfrute de los derechos de igualdad concedidos por la Constitución y las demás leyes. Los ciudadanos mayores de 18 años, sin diferenciación de etnia, raza, sexo y creencia religiosa, gozan del derecho a elegir y a ser elegidos; la libertad física y la dignidad personal de los ciudadanos de las diversas etnias no deben ser agredidas; todas las etnias tienen derecho a la libertad de creencia religiosa; los ciudadanos de todas las etnias tienen derecho a recibir educación; todas las etnias tienen libertad de usar y desarrollar sus propias lenguas orales y escritas, etc., etc. El Gobierno adopta variadas medidas políticas especiales esforzándose por poner eficazmente en práctica y garantizar los derechos a la igualdad de todas las etnias establecidos por la Constitución y demás leyes en la vida social y en los actos gubernamentales.

Luego de la fundación de la República Popular China, el gobierno local de Xinjiang promulgó órdenes administrativas, anulando los términos y nombres de lugar que tenían carácter humillante: “Dihua” fue reemplazado por “Ürümqi”, “Zhenxi” por “Balikun”, etc. Algunos calificativos referentes a minorías étnicas, aunque no tenían significado de carácter humillante, han sido modificados conforme a la voluntad propia de la etnia interesada, por ejemplo en el año 1958, de acuerdo de la voluntad de los mismos habitantes de la etnia, “dahur” fue sustituido por “daur”.

Con el objetivo de consolidar y desarrollar en mayor medida la gran unidad de las diversas etnias, el Gobierno de la Región Autónoma Uygur de Xinjiang efectúa, todos los años a partir de 1983, dentro de la Región y de manera concentrada, actividades de Mes de Educación en la Unidad Étnica, en las cuales, realiza educación y propaganda de modo concentrado, amplio y profundo, bajo formas vivaces y activas y con contenido de carácter de época, posibilitando que la igualdad, la unidad y el progreso sean los acentos principales de las relaciones mutuas de las diversas etnias, y la confianza, el respeto, el aprendizaje, el apoyo y la comprensión recíprocos sean normas de actuación observadas en común por el pueblo de todas las etnias.

Los derechos autonómicos de las minorías étnicas están garantizados por la ley y por el sistema. Basándose en la Constitución de la República Popular China, las regiones de vivencia concentrada de las minorías étnicas practican autonomía regional, siendo éste su sistema político básico. La Región Autónoma Uygur de Xinjiang es un lugar de autonomía étnica con la etnia uygur como elemento principal. Dentro de la jurisdicción de la Región Autónoma existen zonas donde viven otras minorías étnicas de manera concentrada. En esas zonas también se han constituido lugares de autonomía de etnias correspondientes. Actualmente en Xinjiang hay cinco prefecturas autónomas de cuatro etnias: kazaka, hui, kirgiz y mongola; 6 distritos autónomos de 5 etnias: kazaka, hui, mongola, tadjik y xibe; y 43 cantones étnicos.

De acuerdo con lo establecido en la Constitución y la Ley de Autonomía Regional Étnica, las zonas de autonomía étnica gozan de amplios derechos autonómicos. Mientras ejercen las atribuciones de las instituciones estatales locales, practican los derechos a la legislación, derechos a la ejecución transformada o cese de la ejecución de las decisiones de los órganos estatales de nivel superior que no se ajusten a las circunstancias reales del lugar de autonomía étnica dado, derechos al desarrollo de la economía, derechos a la hacienda, derechos a la formación y empleo de cuadros de origen de minorías étnicas, derechos al desarrollo de la educación y la cultura étnicas, etc. La Asamblea Popular de la Región Autónoma Uygur de Xinjiang y su Comité Permanente, a base de las atribuciones otorgadas por la Ley de Autonomía Regional Étnica y la realidad de Xinjiang, han elaborado diversos reglamentos y resoluciones acomodados a las características y necesidades, garantizando conforme a la ley los derechos autonómicos de los lugares de autonomía étnica. Para fines del año 2000, la Asamblea Popular de la Región Autónoma y su Comité Permanente habían definido 119 reglamentos de carácter local, 71 resoluciones y decisiones de carácter jurídico, habían aprobado 31 reglamentos de carácter local definidos por las localidades y 3 estatutos específicos; el Gobierno de la Región Autónoma había elaborado, por su lado, 173 reglamentos administrativos.

La dirección principal de los lugares de autonomía étnica es asumida por ciudadanos de la etnia que practica la autonomía. En los lugares de autonomía a diversos niveles, los cargos de presidente de gobierno, presidente de prefectura autónoma y alcalde de distrito son asumidos por ciudadanos de la etnia del lugar practicante de la autonomía regional; entre los demás integrantes del Gobierno Popular de los lugares autonómicos también están personas de la etnia practicante de autonomía local y demás minorías étnicas. Para garantizar efectivamente los diversos derechos de la autonomía regional étnica y de las diversas etnias, Xinjiang concede suma atención a crear oportunidades de estudio y capacitación de los cuadros de minorías étnicas, mandando gran número de cuadros de minorías étnicas para estudiar en centros docentes superiores del interior del país; ha establecido también en la propia región escuelas y cursos de capacitación de cuadros de las diversas etnias, preparando gran número de cuadros administrativos y técnicos de minorías étnicas dedicados a la política, la economía, la cultura y otros dominios. En 1950, Xinjiang tenía tan sólo

3.000 cuadros procedentes de las minorías étnicas; en 1955, cuando se fundó la Región Autónoma Uygur de Xinjiang, este número ascendió a 46.000; actualmente ha alcanzado a

348.000, representando el 51,8% del total de cuadros de la Región y las cuadros de minorías étnicas, más del 46% del total de las cuadros de la Región.

Las minorías étnicas tienen plenos derechos de representación en la Asamblea Popular de diversos niveles. A fin de garantizar efectivamente los derechos de las minorías étnicas, en la Asamblea Popular a sus diversos niveles, la proporción de los delegados procedentes de las minorías étnicas es superior en 4 puntos porcentuales a la que representan las minorías étnicas en cuanto a la población de las minorías étnicas durante el mismo período de mandato en los diversos lugares de Xinjiang. Entre los delegados procedentes de Xinjiang ante la Asamblea Popular Nacional de diversos mandatos, la proporción de la nómina que ocupan las minorías étnicas supera al 63%, por encima de la proporción en la población de todo Xinjiang en el mismo período.

Son plenamente respetados y asegurados la libertad y los derechos de las minoría étnicas de usar y desarrollar las lenguas orales y escritas propias. El Gobierno de la Región Autónoma promulgó en 1988 y 1993 el “Reglamento Provisional de Uso y Administración de las Lenguas Étnicas de la Región Autónoma Uygur de Xinjiang” y el “Reglamento sobre el Trabajo de Lenguas Orales y Escritas de la Región Autónoma Uygur de Xinjiang”, asegurando por ley en mayor grado la libertad y el derecho de su uso. Tanto en las áreas judicial, administrativa y educacional como en la vida política y social, las lenguas orales y escritas de las minorías étnicas son ampliamente empleadas. Cuando los órganos de la Región Autónoma ejecutan los asuntos públicos, usan dos o más lenguas orales y escritas al mismo tiempo; los de las prefecturas autónomas y distritos autónomos en las similares ocasiones también lo hacen con dos o más lenguas orales y escritas. Las minorías étnicas gozan del derecho a usar sus propias lenguas orales y escritas para elecciones o pleitos. La prensa, las ediciones, la transmisión de la radio, el cine y la televisión usan ampliamente lenguas orales y escritas de etnias. La Radio Popular de Xinjiang emite en cinco lenguas: uygur, han, kazaka, mongola y kirgiz. La Televisión de Xinjiang posee programas en lenguas uygur, han y kazaka. Las etnias uygur, han, kazaka, kirgiz, mongola y xibe cuentan con periódicos, libros y revistas en sus propias escrituras.

Las costumbres y hábitos de las minorías étnicas son plenamente respetados. Las costumbres y hábitos de las minorías étnicas están íntimamente ligados a las actividades de producción y la vida de las masas y están estrechamente relacionados con las creencias religiosas. A fin de garantizar el respeto sobre las costumbres y los hábitos de las minorías étnicas, tanto el Gobierno Central como el Gobierno Popular de la Región Autónoma han promulgado una serie de reglamentos. Con el objeto de garantizar el suministro de los alimentos de necesidades especiales de las minorías étnicas, sobre todo de aquellas creyentes en el islamismo, el Gobierno Popular ha dado a conocer leyes y reglamentos y ha adoptado una serie de medidas concretas, exigiendo mantener en las ciudades grandes y medianas y las pequeñas ciudades y poblados donde viven practicantes del islamismo cierta cantidad de restaurantes musulmanes; en las vías de comunicación importantes y entidades donde trabajan empleados y obreros procedentes de minorías étnicas se establecen “comedores para musulmanes” o “cocinas para musulmanes”; para el abastecimiento de las carnes bovina y ovina hay que sacrificar y tratar los animales de acuerdo con la costumbre, y transportarlas y venderlas aparte; en las fiestas tradicionales propias de las minorías étnicas, por ejemplo durante “Kurbán” y “Rozi”, disfrutan de vacaciones y días festivos establecidos por la ley y abastecimiento de alimentos especiales para estas ocasiones; entre aquellas etnias que conservan el hábito del entierro, el gobierno no promueve la incineración y adopta medidas concretas, como la transferencia de terrenos de uso especial y el establecimiento de cementerios para garantizar el entierro; no se limitan algunos hábitos étnicos de tono religioso, como ceremonias nupciales y funerarias, circuncisión, bautismo religioso, etc.

Constante ascenso del nivel de educación de las minorías étnicas. Después de la fundación de la Nueva China, a fin de cambiar el estado de mucho atraso educacional entre las minorías étnicas, se adoptaron una serie de medidas, teniendo el desarrollo de su educación como punto muy importante del trabajo en este dominio, haciendo disposición y respaldo prioritarios e importantes a la misma en la planificación del desarrollo, en la inversión de fondos, en la formación del personal docente y en otras áreas. Con el objetivo de enfrentar problemas como el atraso de la educación en las zonas de pastoreo, se invirtieron enormes sumas en la construcción de escuelas de internados, estableciendo, además, becas para los alumnos de más dificultades económicas procedentes de las minorías étnicas en las escuelas de internados, en las universidades y en escuelas secundarias especiales. En el año 2002, por ejemplo, se subvencionó con 12 millones de yuanes como pago de los manuales de las escuelas de internados y otros 30 millones de yuanes como becas; se efectúa la enseñanza gratuita a los alumnos de escuelas primarias y secundarias de la etapa de enseñanza obligatoria de las prefecturas de Hotan, Kaxkar, Aksu y la prefectura autónoma kirgiz de Kezlesu del sur de Xinjiang, donde viven concentradamente las minorías étnicas, prorrogándose el tiempo de la enseñanza obligatoria, lo que posibilita a los alumnos procedentes de las minorías étnicas recibir enseñanza obligatoria de 9 a 12 años. Se exime del pago de gastos escolares y de manuales a los alumnos de escuelas primarias y secundarias de minorías étnicas de algunos distritos fronterizos y distritos con escasos recursos económicos. En toda la Región Autónoma se han construido por su propia cuenta 5.882 escuelas primarias y secundarias de minorías étnicas, representando el 69% del total de escuelas primarias y secundarias de Xinjiang. Al mismo tiempo, en no pocas escuelas se practica la integración de alumnos procedentes de minorías étnicas y de etnia han. Actualmente la Región Autónoma ya tiene formado un sistema educativo de minorías étnicas con estructura racional, administración de la enseñanza por múltiples niveles y desarrollo coordinado. En el año 2001, la tasa de ingreso a la escuela de los niños en edad escolar llegó al

97,41%, y la de ingreso a la escuela secundaria, al 82,02%. En los exámenes de admisión para los centros docentes superiores, basándose en las circunstancias presentes, se adoptan medidas políticas preferenciales como la rebaja del límite de los puntos entre los alumnos de minorías étnicas.

La cultura tradicional de las minorías étnicas es objeto de protección y desarrollo. El pueblo de las diversas etnias de Xinjiang ha creado una rica y colorida cultura e historia tradicional, haciendo peculiares contribuciones al desarrollo de la cultura de la nación china. El Gobierno de la Región Autónoma organiza de manera planificada la recopilación, catalogación, traducción y publicación de los patrimonios culturales de las minorías étnicas, protege los sitios de valor histórico, valiosos objetos arqueológicos y demás tesoros del patrimonio cultural e histórico. Desde 1984, la Oficina de Catalogación de Libros Antiguos de la Región Autónoma ha recolectado más de 5.000 ejemplares de libros antiguos de minorías étnicas y ha catalogado y publicado más de 100 obras. Las dos grandes obras, Kutadgu Bilig (Sabiduría de Fuyue) y Gran Diccionario de la Lengua Turküt, de la época de la dinastía Kara Khan del siglo XI, por poco desaparecidas, gracias a la enérgica ayuda y los esfuerzos mancomunados de los eruditos de las diversas etnias, pudieron ser traducidas y publicadas en uygur en los años 80 del siglo XX y más tarde en idioma han. De entre las tres grandes epopeyas de las minorías étnicas, de las dos que se originaron entre la etnia mongola y la etnia kirgiz de Xinjiang, tituladas Janger y Manas, la recopilación, la catalogación y el estudio han conseguido muchos éxitos. El “Doce Mukam”, música antigua voluminosa de la etnia uygur, en serie, calificada como la “madre de la música” de esta etnia, se encontraba al borde de extinción antes de la fundación de la Nueva China. Ahora esta obra musical en serie, que hace medio siglo sólo dos o tres artistas eran capaces de cantar en su totalidad, ve sus propios conjuntos artísticos y estudio y es ampliamente interpretada. Los deportes tradicionales étnicos se han desarrollado. Por ejemplo, la disputa por ovejas, las carreras de caballos, el tiro con arco, etc., se generalizan en gran medida y son bien acogidos por las masas populares. El darwaz, deporte tradicional uygur, esto es, desplazamiento por cable a gran altura, goza de fama tanto en China como en el exterior en los últimos años.

Política de natalidad más indulgente para las minorías étnicas que para la han. Conforme a la política estatal de planificación familiar y en combinación con las circunstancias concretas, la Asamblea Popular de la Región Autónoma definió un “Reglamento Provisional de la Planificación Familiar de las Minorías Étnicas de la Región Autónoma Uygur de Xinjiang”, adoptando una política menos estricta para las minorías étnicas, lo cual ha asegurado el crecimiento de su población y posibilitado un incremento vegetativo demográfico de las mismas más rápido que el de la etnia han. En el año 2001, este aumento fue del 13,04 por mil entre las minorías étnicas, y el

8,25 por mil entre la han. En 1953, año en que se realizó el primer censo demográfico nacional, Xinjiang tenía una población de 4,54 millones de habitantes de minorías étnicas; en el 2000, año en que se efectuó el quinto, la población de minorías étnicas de la región era de 10.969.600 habitantes.

La libertad de creencia religiosa es respetada y protegida. Las masas populares de las minorías étnicas de Xinjiang, en su mayoría, tienen creencias religiosas. Algunas etnias creen en masa en cierta religión. Por ejemplo las etnias uygur, kazaka, hui y otras creen en el islamismo, mientras que las etnias mongola, xibe y daur, en el budismo. La libertad y el derecho del pueblo de las diversas etnias a la creencia religiosa reciben pleno respeto y las actividades religiosas normales son protegidas por la ley. Xinjiang posee 24.000 locales de actividades religiosas, de entre ellos, 23.753 mezquitas; 26.800 personas empleadas en los servicios religiosos, de los que

26.500 son musulmanes. El Gobierno transfiere cada año fondos especiales para el mantenimiento de los templos y mezquitas más importantes. Tan sólo en el año 1999 el Gobierno Central asignó 7,6 millones de yuanes para la restauración de las mezquitas Yanghang de Ürümqi, Baytulla de Yining y Jama de Hotan.

Las personalidades de los círculos religiosos gozan de plenos derechos a participar y discutir los asuntos estatales. Actualmente, más de 1.800 personalidades de los círculos religiosos de Xinjiang tienen cargos en la Asamblea Popular y la Conferencia Consultiva Política del Pueblo Chino en distintos niveles, uno de ellos en la Asamblea Popular Nacional, 4 en el Comité Nacional de la Conferencia Consultiva Política del Pueblo Chino, 21 en la Asamblea Popular y 27 en el Comité de la Conferencia Consultiva de la Región Autónoma. En representación de las masas creyentes, estas personalidades toman parte activa en la asistencia y discusión de los asuntos estatales y ejercen la supervisión sobre la aplicación por el Gobierno de la política respecto a la libertad de creencia religiosa. Con el fin de garantizar a las personalidades de los círculos religiosos el cumplimiento de sus funciones, el Gobierno concede algunos subsidios para aquellas que sufren de dificultades en la vida cotidiana.

Garantía legal de los derechos e intereses legítimos de las organizaciones religiosas. Desde el año 1982, en toda la Región Autónoma se han restaurado y fundado 88 organizaciones religiosas de distintos niveles, entre ellas una Asociación Islámica y una Asociación Budista de la Región Autónoma, 13 asociaciones islámicas, 3 asociaciones budistas y un “Comité del Movimiento Patriótico de las Tres Autonomías”, de filiación cristiana, de prefectura, prefectura autónoma y municipio; 65 asociaciones islámicas, dos asociaciones budistas y dos “comités del movimiento patriótico de las tres autonomías” a nivel distrital y municipal. Los distintos grupos religiosos, dentro de los límites permitidos por ley, despliegan de manera independiente sus actividades. Las diversas organizaciones religiosas desempeñan un importante papel en la preparación, educación y administración del personal docente religioso, en el establecimiento de centros docentes religiosos, así como en el desarrollo de las actividades de intercambio religioso internacional.

Con el propósito de garantizar las actividades religiosas normales, Xinjiang ha fundado un Instituto de Doctrina Islámica especializado en dedicarse a formar personal religioso de nivel superior. Las organizaciones de prefectura, prefectura autónoma y municipio, basándose en sus propias necesidades prácticas, instituyen cursos de escrituras islámicas para preparar a personal religioso. A fin de elevar el nivel de conocimiento de las personalidades religiosas y preparar contingentes de religiosos de alta aptitud, se han establecido sistemas de formación de tres niveles: regional, prefectural y distrital. El Gobierno transfiere fondos de la hacienda pública para capacitar rotativamente al personal con cargos religiosos y organiza a personalidades religiosas para visitas destinadas a ampliar su visión y aumentar sus conocimientos.

Garantía a las personalidades religiosas en su obtención de las escrituras y demás lecturas religiosas. Xinjiang ha publicado en las lenguas uygur, kazaka y han el Corán, Selección de Worz y Colección de discursos de Worz de nueva edición y una serie de otros cánones islámicos y demás libros y revistas religiosos, así como clásicos del budismo, del cristianismo y de otras religiones. Se distribuye en idiomas uygur y han la revista Muslín Chino. Con el objetivo de dar facilidades a las masas creyentes, los diversos lugares han aprobado el establecimiento de locales especiales para vender revistas y libros religiosos.

Las actividades religiosas normales están protegidas por la ley. Basándose en la Constitución y demás leyes, el Gobierno de la Región Autónoma ha elaborado y dado a conocer el “Reglamento de la Región Autónoma Uygur de Xinjiang para la Aplicación Provisional de la Administración de los Locales de Actividades Religiosas” y otros documentos. Las masas creyentes, sobre la base en las estipulaciones y ritos de la religión en que creen, realizan sus actividades normales, lo cual es objeto de protección por la ley. En años recientes, se ha coronado con éxito la reencarnación de los nuevos budas vivientes. Gracias a la paulatina elevación del nivel de vida del pueblo, varias decenas de miles de muslines chinos han podido peregrinar a La Meca. Los estudiantes del Instituto de la Doctrina Religiosa han participado en concursos internacional y nacionales de recitación del Corán, obteniendo buenos éxitos.

IX. Establecimiento, desarrollo y función del Cuerpo de Producción y Construcción de Xinjiang

El Cuerpo de Producción y Construcción de Xinjiang, organizado en el año 1954, tiene a su cargo los deberes confiados por el Estado de roturar tierras y guarecer la frontera. Es una organización social especial que, dentro de las zonas roturadas bajo su jurisdicción y conforme a las leyes y reglamentos del Estado y de la Región Autónoma Uygur de Xinjiang, controla por cuenta propia los asuntos administrativos y judiciales internos, ejecuta planes específicos del Estado y se encuentra bajo la doble dirección, la del Gobierno Central y la del Gobierno Popular de la Región Autónoma. Se llama ahora también con el nombre de “Compañía (Grupo) Xinjian de China”. El Cuerpo posee 14 divisiones (zonas de roturación) y 174 granjas-regimientos agrícolas y ganaderas y 11 regimientos de ingeniería de construcción, 4.391 empresas industriales, de construcción, de transporte y comerciales; cuenta con perfectas entidades de institución social de investigaciones y estudio científicos, de educación, de cultura, de salud pública, de deporte, de finanzas, de seguros, y organismos judiciales. Tiene una población de

2.453.600 habitantes, de ellos 933.000 empleados y obreros en función activa.

Trasfondo histórico especial en que constituyó el Cuerpo de Producción y Construcción de Xinjiang. En 1949 Xinjiang fue liberado de manera pacífica. A fin de consolidar la defensa fronteriza, acelerar el desarrollo, aliviar la carga económica del gobierno local y el pueblo de las diversas etnias de Xinjiang, las unidades del Ejército Popular de Liberación allí acantonadas entregaron fuerzas principales a la producción y construcción, desplegando actividades concernientes a gran escala. Para 1954, dichas unidades, mediante arduos trabajos creadores, habían establecido 34 granjas agrícolas y 8 granjas ganaderas, y contaban con 77.200 hectáreas de tierras de cultivo, satisfaciendo sus propios suministros logísticos con los productos agrícolas y ganaderos obtenidos; habían construido un grupo de empresas modernas industriales, mineras y comerciales; habían edificado una cantidad de escuelas, hospitales y demás entidades institucionales públicas.

En octubre de 1954, el Gobierno Popular Central ordenó que la mayoría de las unidades del Ejército Popular de Liberación acantonadas en Xinjiang pasaran de manera colectiva a trabajos civiles en las localidades donde se encontraban, se separaran de las filas de defensa fronteriza y se organizaran en el “Cuerpo de Producción y Construcción de Xinjiang”, cuya misión residía en roturar tierras y guarecer la frontera combinando las labores civiles y militares. Desde mayo de 1956 el Cuerpo recibía la doble dirección, la del entonces Ministerio de Roturación Agrícola y la de la Región Autónoma Uygur de Xinjiang.

La roturación de tierras guareciendo la frontera ha sido una herencia de varios milenios de historia de explotación y defensa de las zonas fronterizas de China. Conforme a los registros históricos, China tomó la roturación de tierras guareciendo la frontera como una de las importantes medidas políticas nacionales durante las distintas dinastías y épocas para la explotación de las zonas fronterizas y la consolidación de la defensa fronteriza. Esta actividad que el Gobierno Central efectuaba a gran escala se inició durante la dinastía Han del Oeste y fue heredada por las dinastías posteriores. Esto desempeñó importante papel histórico en la unificación nacional, la consolidación de la defensa fronteriza y el fomento del desarrollo socioeconómico de Xinjiang. En 1954, el Gobierno Popular Central de la República Popular China decidió organizar cuerpo de producción y construcción en Xinjiang, lo que constituyó continuación y desarrollo de estas experiencias de la historia bajo las nuevas condiciones históricas.

El Cuerpo de Producción y Construcción de Xinjiang se desarrolló y se robusteció en medio de duras condiciones iniciando empresas. Luego de constituirse, el Cuerpo de Producción y Construcción de Xinjiang tomó como misión propia roturar tierras y guarecer la frontera y crear beneficios para el pueblo de las diversas etnias de la región, y se desenvolvió con rumbo hacia la combinación entre la industria, la agricultura, el comercio, la enseñanza y las fuerzas armadas, el desarrollo general de la agricultura, la silvicultura, la ganadería, las ocupaciones secundarias y la piscicultura y las operaciones integrales entre la industria, las comunicaciones, el transporte, las construcciones y los servicios.

En la década de 1950 y comienzos de la de 1960, conforme al principio de no disputarse los beneficios con el pueblo local, el Cuerpo se dedicó a la construcción de obras hidráulicas y la roturación en eriales de los márgenes de los desiertos Taklimakan y Gurbantünggüt, y a lo largo de la frontera con muy duras condiciones naturales, creando redes de economía ecológica de oasis en el inmenso Gobi caracterizadas por tierras cultivadas entrelazadas, canales entretejiendo, franjas forestales y caminos de fluido movimiento. Dando los primeros pasos con la industria de procesamiento de los productos agrícolas y secundarios, comenzó a desarrollar la industria moderna, y logró formar gradualmente un sistema industrial con departamentos y ramas bastante numerosos, que tenía la industria ligera y textil como ramas principales, además de las industrias siderometalúrgica, hullera, de materiales de construcción, de energía eléctrica, química y mecánica. A medida de la definición del sistema de la economía nacional del Cuerpo, la educación, las ciencias, las tecnologías, la cultura y otras actividades también experimentaron un desarrollo significativo. Para fines de 1966, el Cuerpo había alcanzado niveles bastante altos en sus diversas actividades.

En diciembre de 1981, el Gobierno Central decidió restaurar el Cuerpo de Producción y Construcción de Xinjiang anulado en 1975, lo cual significó para el mismo un segundo nacimiento. Su construcción y desarrollo entraron en una nueva etapa. El Cuerpo de Producción y Construcción de Xinjiang, realizando construcciones hidráulicas, plantando árboles y creando bosques, previniendo vientos y fijando arenas en los bordes de los dos grandes desiertos, había formado, para el año 2001, un “biombo” verde que se prolongaba por varios miles de kilómetros, 1.064.000 hectáreas de oasis nuevos y un grupo de ciudades y poblados como Shihezi y Wujiaqu; su PBI representaba el 13,2% del de la Región Autónoma.

El Cuerpo de Producción y Construcción ha jugado un importante papel en el desarrollo de Xinjiang. Mientras pagan impustos a los gobiernos de las localidades donde estén, conforme a la ley, las granjas-regimientos agrícolas y ganaderos, las empresas industriales, de comunicaciones y transporte, de construcción y comerciales del Cuerpo, durante varios decenios, persisten en la finalidad de servir al pueblo de las diversas etnias de Xinjiang y dan activos apoyos a sus obras de construcción, trasladando cada año un gran número de técnicos para celebrar cursillos de capacitación en temas de cultivos y máquinas agrícolas para los distritos, cantones y aldeas vecinos y promover técnicas avanzadas. Desde 1964, cada año reúnen fondos para ayudar a las localidades en sus programaciones y construcciones, realizan tratamiento médico y envían medicamentos a los miembros de las diversas etnias y les brindan ayudas en diversos aspectos. Para apoyar a Xinjiang en su desarrollo industrial, el Cuerpo ha entregado sin cobro alguno a las localidades un grupo de empresas industriales, de transporte, de construcción y comerciales considerablemente grandes.

Como fuerzas importantes para la estabilidad de Xinjiang y la consolidación de la defensa fronteriza, el Cuerpo persevera en combinar los trabajos civiles con funciones militares, constituyendo un sistema de defensa aliada uniendo en un todo único el ejército, la policía armada, el Cuerpo y las masas civiles. En cerca de 50 años ha desempeñado especial papel irremplazable en asestar golpes y resistir a las actividades de sabotaje e infiltración de las fuerzas secesionistas, tanto de dentro como fuera del territorio, y en salvaguardar la estabilidad y la seguridad de la frontera de la patria.

Establecimiento de estrechas relaciones con el gobierno local en medio de la roturación de tierras guareciendo la frontera. El Cuerpo acepta conscientemente la dirección del Gobierno Popular de la Región Autónoma, observa los reglamentos y órdenes judiciales, respeta las costumbres, hábitos y creencias religiosas de las minorías étnicas, se esfuerza por realizar obras buenas y prácticas en bien del pueblo de las diversas etnias de Xinjiang y desarrolla activamente la economía tipo inherente, estrechando relaciones de uña y carne con las masas de las diversas etnias y llegando a defender en conjunto la frontera, compartir los recursos, complementar las ventajas recíprocamente y prosperar de manera mancomunada.

En su desarrollo el Cuerpo ha sido siempre objeto de la ayuda y respaldo otorgados por los gobiernos de los diversos niveles y las masas populares de todas las etnias de la Región Autónoma. A comienzos de la roturación de tierras guareciendo frontera, recibió de las masas populares de las distintas etnias todo tipo de ayudas en el sentido de guías y herramientas de producción, y grandes extensiones de eriales, pastizales, minas, bosques y otros recursos de propiedad estatal transferidos por los gobiernos de los distintos niveles de la Región Autónoma, sentando bases para el desarrollo. Desde la reforma y apertura, considerable cantidad de medidas políticas anunciadas por el Gobierno Popular de la Región Autónoma son claramente adaptadas al Cuerpo, fomentando el desarrollo armonioso de la economía tanto del Cuerpo como local.

En el curso de largo tiempo de desenvolvimiento, el Cuerpo de Producción y Construcción de Xinjiang ha llegado a contar con 37 elementos étnicos, entre otros, han, uygur, kazako, hui y mongol. En las zonas de roturación hay, principalmente, islamismo, budismo, iglesias protestante y católica; unos

250.000 habitantes de minorías étnicas del Cuerpo creen en el islamismo. El Cuerpo ejecuta en todos los sentidos las políticas definidas por el Gobierno Central respecto a las etnias y religiones y se apoya en las leyes para administrar los asuntos religiosos, haciéndose una gran familia de unión de las diversas etnias.

El Cuerpo de Producción y Construcción de Xinjiang, con su desarrollo de cerca de 50 años, desempeña en la región un papel muy importante en la aceleración del desarrollo de la economía, en el fomento de la unión de las etnias, en el mantenimiento de la estabilidad social, en la consolidación de la frontera y en la salvaguardia de la unidad de la patria.

X. Respaldo del Estado al desarrollo de Xinjiang

Desde la fundación de la República Popular China, el Gobierno Central, conforme a lo establecido en la Constitución, ha tomado como una política nacional básica el ayudar a las zonas de minorías étnicas fronterizas a desarrollar la política, la economía y la cultura, y seguir el camino de prosperidad conjunta de todas las etnias del país.

Aumento de inversiones en activos fijos de Xinjiang. En el curso de la definición y ejecución de los diez “planes quinquenales”, el Gobierno Central siempre toma como rubros de importancia nacional los proyectos de construcción de las infraestructuras, de desarrollo básico de la agricultura y de integración de un sistema industrial moderno de Xinjiang, y ha dado a conocer una serie de medidas políticas preferenciales y especiales con fines de asegurar la feliz aplicación de los planes. En los más de 50 años transcurridos desde la proclamación de la Nueva China, bajo el enérgico apoyo del Estado, en Xinjiang se han efectuado a gran escala inversiones y construcciones; entre 1950 y 2001, las inversiones de toda la sociedad en los activos fijos sumaron 501.515 millones de yuanes, de los cuales 266.223 millones correspondieron a las autoridades centrales, representando un 53,1% de las realizadas por toda la sociedad en el mismo período; se concluyeron en total más de 90.000 rubros que han entrado en producción, de los cuales 178 son de tamaño grande y mediano; un grupo significativo de rubros tienen una importante influencia en el desarrollo de la economía de Xinjiang, sentando todo ello sólidas bases para el crecimiento sostenido.

Respaldo financiero a Xinjiang en enormes sumas. De acuerdo con datos estadísticos preliminares, desde 1955, año de la fundación de la Región Autónoma Uygur de Xinjiang, hasta el año 2000, el Gobierno Central le proporcionó un total de

87.741 millones de yuanes como subsidios financieros. A partir del año 1996, sobre todo, a medida de su fortalecimiento financiero y la ejecución de la estrategia de explotación del oeste a gran escala, fue aumentando año tras año ese subsidio financiero de carácter ordinario: en el mismo año, de 5.907 millones de yuanes; en 1997, de 6.838 millones de yuanes; en 1998, de 8.012 millones de yuanes; en 1999, de 9.400 millones de yuanes; en 2000, de 11.902 millones de yuanes, y, en 2001, de 18.382 millones de yuanes. Además, mediante los pagos de traslado financiero en rubros especiales diversos y pago de traslado financiero de políticas preferenciales étnicas, aumenta sus inversiones y su respaldo en fondos.

Apoyo al Gobierno de la Región Autónoma en el aprovechamiento activo de los préstamos otorgados por organizaciones financieras internacionales y gobiernos extranjeros. Para fines del año 2001, bajo el apoyo y disposición del Gobierno Central, la Región Autónoma había cumplido o estaba ejecutando 22 rubros de préstamos del Banco Mundial, con un total de 1.798,95 millones de dólares de inversiones, equivalentes, en tipo de cambio vigente, a 14.931,28 millones de yuanes; tres empresas de inversiones conjuntas chino-extranjeras habían sido autorizadas para usar 5.524.000 dólares del Banco de Desarrollo Asiático; aprovechando 410,67 millones de dólares de préstamos otorgados por Canadá y otros países y gobiernos, así como organizaciones finaneieras, 68 rubros habían entrado en vigencia para su ejecución y conclusión. El aprovechamiento pleno de préstamos conferidos por las organizaciones internacionales y los gobiernos extranjeros ha desempeñado un positivo e importante papel en el fomento del desarrollo económico de Xinjiang.

Crear beneficios para Xinjiang mediante la explotación del petróleo y el gas natural. Xinjiang es rico en recursos de petróleo y gas natural. A partir de la fundación de la Nueva China, el Gobierno Central, con el fin de impulsar el desarrollo de la economía de Xinjiang, ha persistido en la orientación de prospectar, explotar e invertir a gran escala en el petróleo y gas natural, para crear beneficios al pueblo de las diversas etnias de la Región. Con el objetivo de cumplir con el esquema estratégico de convertir Xinjiang en la mayor base de la industria petroquímica de todo el país, en circunstancias en que el precio del petróleo tanto en China como en el exterior desciende y el costo de la prospección y explotación del petróleo y gas natural de Xinjiang es relativamente elevado, el Gobierno Central aumenta año a año sus inversiones en estas áreas: en el año 1995 fueron de 18.196 millones de yuanes y en el 2000, de 29.223 millones de yuanes. Para la obra de “conducir el gas natural del oeste hacia el este” que tiene Xinjiang como fuente principal del gas natural y cuya construcción se ha iniciado, la inversión planificada supera los 120.000 millones de yuanes.

La rápida explotación del petróleo y gas natural, así como el desarrollo de la industria petroquímica, no sólo han satisfecho la demanda de Xinjiang sobre los energéticos y productos petroquímicos, sino que han promovido fuertemente el desarrollo en las industrias mecánica, las comunicaciones y transporte, las telecomunicaciones, la energía eléctrica, la energía hidráulica, las industrias alimentaria, textil, química, de plástico, cauchera y farmacéutica, así como el de la agricultura, estimulando el incremento de las ramas de servicios, y han ejercido una importante influencia en la formación y actualización de la estructura económica regional de Xinjiang; han fomentado en gran medida la creación de empleo; tan sólo en la prefectura autónoma de la etnia mongola de Bayan Goleng, desde el año 1994, gracias a la explotación del campo petrolífero de Tarim, cada año se crean un 18% más de puestos de trabajo; han impulsado enérgicamente el proceso de urbanización, dando a la luz en el desierto de Gobi y los eriales un grupo de ciudades modernas, como Karamay, Maytag, Fudong y Poskam; han acelerado la construcción moderna en Ürümqi, Korla, Fukang, Luntai y otras ciudades; han respaldado eficazmente el desarrollo de la economía local, los grandes campos petrolíferos de Karamay, Tuha y Tarim, y las diversas empresas petroquímicas de gran envergadura de Poskam, Maytag, Ürümqi y Karamay ponen en pleno juego sus superioridades en recursos humanos, en fondos y en tecnologías, apoyando a las empresas locales e invierten en la construcción. La carretera para el transporte del petróleo que atraviesa el desierto de Taklimakan de norte a sur fue construida con 785 millones de yuanes invertidos por el campo petrolífero de Tarim. El desarrollo de la industria petrolífera y de gas natural, así como de la industria petroquímica, también han contribuido a aumentar en gran margen los ingresos financieros de Xinjiang. Tan sólo el rubro de “conducir el gas natural del oeste hacia el este” puede incrementar cada año un ingreso financiero de más de 1.000 millones de yuanes para Xinjiang, haciendo enormes contribuciones para fomentar el desarrollo de sus diversas actividades.

Definición de medidas políticas de trato preferencial para fomentar el desarrollo de Xinjiang. Desde la fundación de la Nueva China, en particular desde la aplicación de la política de reforma y apertura, el Gobierno Central ha dado prioridad a Xinjiang en el desarrollo económico y las diversas políticas. Ha promulgado para su ejecución reglamentos y leyes relacionados con la estrategia de apertura de las regiones a lo largo de la frontera, concediendo a Xinjiang y otras zonas occidentales ocho medidas políticas preferenciales de apertura al exterior; ha formulado la eficaz ejecución de la construcción de bases de producción de cereales y algodón de Xinjiang, la construcción de proyectos de bosques protectores de “Sanbei” (Nordeste, Norte y Noroeste), así como la prevención y el tratamiento del avance de la arena; aplica las diversas medidas políticas preferenciales de respaldo al desarrollo económico de las zonas en dificultades y pobreza; construye carreteras fronterizas, mejora el acabado de las instalaciones de carretera para los puertos fronterizos; acelera el control integral del ecosistema y los recursos acuáticos del río Tarim, dando prioridad a disponer rubros de explotación de recursos y de construcción de infraestructuras en Xinjiang; ejecuta el sistema de pago de traslado financiero central reglamentado, aumentando paulatinamente el apoyo financiero y elevando la proporción de préstamos de carácter político del Estado y empréstitos otorgados por organizaciones financieras internacionales y los préstamos concedidos por gobiernos extranjeros. En el año 2001, en el “Comunicado de las opiniones acerca de la ejecución de algunas medidas políticas para la explotación del centro y el oeste a gran escala”, el Gobierno Central estableció y formuló 68 medidas políticas preferenciales concretas en 18 áreas. Basándose en estas disposiciones estatales, el Gobierno de la Región Autónoma ha elaborado y promulgado “Opiniones de ejecución de la Región Autónoma Uygur de Xinjiang sobre los problemas referentes a las medidas políticas preferenciales en el cobro de impuestos en el curso de la explotación del oeste a gran escala”, dando a conocer 10 medidas políticas preferenciales concretas en materia de cobro de impuestos para atraer empresas nacionales y extranjeras y los campesinos y pastores a participar en las inversiones y operaciones de infraestructuras sociales, proyectos de protección del entorno ecológico, en las industrias con ventajas y peculiaridades, en las industrias de alta ciencia y tecnologías, y en otras áreas.

Envío y preparación de técnicos especializados sobresalientes para Xinjiang. A partir de la fundación de la Nueva China, en vista de las dificultades de Xinjiang expresadas en su ubicación y en el atraso y en la escasez de personas de alta capacidad, el Estado ha mandado por medio de distribución, traslado y estímulo a más de 800.000 intelectuales y técnicos especializados del interior del país para trabajar en Xinjiang y le ha enviado gran número de graduados universitarios, científicos, técnicos y talentos especializados con carreras elevadas para sus ramas de actividad como industria, agricultura, educación, cultura, investigaciones científicas, tratamiento médico y salud pública. Ellos han hecho sobresalientes contribuciones a la modernización de Xinjiang.

Desde 1989, el Gobierno Central ha organizado más de 80 centros docentes superiores del interior del país para apoyar a Xinjiang, que han admitido 10.000 estudiantes en carreras normales y en carreras de corta duración procedentes de las diversas minorías étnicas de la Región Autónoma, han preparado 640 estudiantes de postgrado para ramas específicas, han capacitado a más de 860 docentes y cuadros administrativos de educación para las minorías étnicas, 1.400 cuadros administrativos en economía y empresas de las mismas, enviando determinado número de eruditos para el perfeccionamiento profesional en el exterior. Desde 2000, las escuelas secundarias de segundo ciclo importantes de nivel provincial pertenecientes a las 12 ciudades desarrolladas, Beijing, Shanghai, Tianjin, Nanjing, Hangzhou, Guangzhou, Shenzhen, Dalian, Qingdao, Ningbo, Suzhou y Wuxi, celebran clases de segundo ciclo de escuela secundaria de Xinjiang, admitiendo cada año 1.540 alumnos procedentes de las diversas minorías étnicas de la región. El Gobierno proporciona subsidios financieros a estos alumnos en curso.

Las demás provincias, regiones autónomas y municipios bajo jurisdicción central de todo el país brindan enérgico apoyo a Xinjiang. Durante varios decenios, las diversas provincias, regiones autónomas y municipios bajo jurisdicción central han proporcionado a Xinjiang gran número de técnicas y recursos humanos de valía para apoyarla. Bajo circunstancias en que Xinjiang se encontraba atrasado en el desarrollo de empresas industriales, el Gobierno Central trasladó allí por entero algunas empresas y fábricas de las zonas relativamente desarrolladas del litoral suroriental, hizo entrar en la misma región ingenieros y técnicos de las zonas del interior del país para las empresas vertebrales recién construidas y seleccionó a un gran número de obreros de minorías étnicas para el perfeccionamiento y prácticas en las empresas avanzadas del interior, todo lo cual contribuyó a formar en corto tiempo un contingente vertebral de ingeniería y tecnología en Xinjiang. Desde la aplicación de la reforma y apertura, a medida del paulatino establecimiento de la economía de mercado socialista, surgen y se amplían de día en día la cooperación y los intercambios económicos y tecnológicos, y el movimiento mutuo de personas de valía entre Xinjiang y otras provincias, regiones autónomas y municipios bajo jurisdicción central. Se desarrollan rápidamente nuevas formas de apoyar el desarrollo económico y social de Xinjiang, que tienen al mercado como orientación guía, el capital como lazo, “el movimiento de mercancías” y “el movimiento de personas de valía” como características y la complementación recíproca de las ventajas como principio. Sobre todo, en los últimos años, basándose en las demandas del Gobierno Central, más de 20 provincias y municipios bajo jurisdicción central relativamente desarrollados, entre ellos Beijing, Shanghai, Guangdong, Shandong y Zhejiang, apoyan en ramas similares a las diversas prefecturas, prefecturas autónomas y municipios de Xinjiang, consiguiendo notables resultados.

Conclusiones

Bajo la dirección y apoyo del Gobierno Central, y mediante una ardua lucha del pueblo de las diversas etnias de Xinjiang durante más de 50 años, en el desarrollo económico y social y de otros aspectos, la Región ha logrado brillantes éxitos de carácter histórico. Pero debido a su ubicación en la frontera noroccidental de China, a sus relativamente malas condiciones naturales y a su base económica débil, Xinjiang enfrenta no pocas dificultades en el desarrollo de su educación, cultura, salud pública y otras áreas sociales y tiene ante sí una muy ardua tarea por cumplir para elevar el nivel de vida del pueblo de sus diversas etnias. Acelerar el desarrollo constituye el deseo conjunto del pueblo de las diversas etnias de Xinjiang y también la planificación estratégica del Gobierno Central.

En 1999, el Gobierno Central tomó la importante decisión de ejecutar la estrategia de explotación del oeste a gran escala. Esto proporcionó a Xinjiang una coyuntura histórica difícilmente conseguida para su desarrollo. Basándose en las disposiciones globales estatales de esta estrategia, la Región Autónoma ha elaborado su X Plan Quinquenal y programa de desarrollo para el año 2010. Conforme a ellos, para el año 2005, el PBI de la Región Autónoma, contado a precio del año 2000, alcanzará los 210.000 millones de yuanes, con un aumento medio anual del 9%; el PBI per cápita anual será superior a los 10.000 yuanes; las inversiones de toda la sociedad en activos fijos serán de alrededor de 420.000 millones de yuanes; los ingresos disponibles de los habitantes urbanos de toda la Región aumentarán aproximadamente un 7% y los ingresos netos de los campesinos aumentarán en 150 yuanes anuales; la superficie construida de viviendas de las ciudades y poblados de toda la Región llegará a los 23 metros cuadrados per cápita; y mejorarán en gran medida el ambiente de vivir, la calidad de la vivienda y las condiciones sanitarias. Para el año 2010, se habrá más que duplicado el PBI del año 2000 y la vida del pueblo será más holgada.

Las perspectivas del desarrollo económico y social de Xinjiang son espléndidas. Con el apoyo brindado por el Gobierno Central y las diversas provincias, regiones autónomas y municipios hermanos bajo jurisdicción central, y mediante sus arduos esfuerzos, el pueblo de las diversas etnias de Xinjiang ha de hacer su gran tierra más rica y bella. (CRI)

27/05/2003